domingo, 31 de mayo de 2015

Concierto Shinova. Madrid (28-05-2015)

Shinova vinieron este pasado jueves a presentar a la sala Costello su disco “Ana Y El Artista Temerario”. Sufriendo un poco con el autobús 146 de la EMT, debido a la salida de la gente de la plaza de toros de Las Ventas tras una corrida de toros de la presente Feria de San Isidro, llegamos a tiempo al centro. Con un aforo completo del recinto, los de Vizcaya salieron al escenario pasadas las 22.00h y comenzaron con fuerza y arrojo su actuación, con una de las canciones que completan el título del último disco “Artista temerario”. La potencia del sonido venía ya desde la batería de Froufe, el cual ya en los primeros compases llegó a partir alguna baqueta. Gabriel se mostraba con seguridad al micrófono, apuntalando las composiciones con su notable registro en el micro. Siguieron en los primeros compases desgranando más canciones de “Ana Y El Artista Temerario” como la curiosamente titulada “Shakespeare in shock” o “La ventana del voyeur”; ésta última citada nos gustó especialmente en la toma que nos ofrecieron Shinova en este show.
En cuestiones de listado de temas interpretados, Shinova, aunque tienen en su haber ya 3 discos, hicieron un poco como Najwa y pasaron bastante de las canciones de sus anteriores trabajos “La Ceremonia De La Confusión” de 2011 y de “Latidos” de 2009. De los mismos solamente hubo cabida, eso sí, como cierre de honor, para “El peso de los días” de “Latidos”.
Al margen del extenso, exhaustivo e intenso escrutinio de las canciones del notable lp que es “Ana Y El Artista Temerario”, hubo lugar para un tema nuevo de título “El primero de muchos”, del que luego comentaremos algo más que aconteció a su interpretación, y para una versión bastante apañada del “Ni tú ni nadie” de Alaska Y Dinarama (la “amenaza” de tocar versiones de Alaska sin parar durante 36 horas se quedó solamente en esto). Por lo demás, Shinova, como ya hemos dicho, se centraron a fondo en su nuevo disco. Y las canciones sonaron con solvencia y potencia. El grupo no metió en los primeros compases ninguno de los temas de mayor repercusión mediática del disco (bueno, sí, quizás “Artista temerario” sí que ha tenido su repercusión con su videoclip y campaña que el grupo movió por la red, la verdad) y apostaron por otras composiciones que si bien no han sido single, sí que merecen mucho la pena como la muy rítmica y vertiginosa “Atlántico” o la más reflexiva “Las marcas del tiempo” que vendría después de ésta y que el cantante de Shinova explicara que dentro de la temática del disco el tiempo tiene un peso importante.
Los que nosotros personalmente consideramos los hits del último disco del grupo son los singles “Lo que fuimos” y “Paisajes”. Curiosamente, dentro de la estructura del concierto, Shinova decidieron meterlos seguidos en sector central del show, con un resultado de conseguir que el público no se saliera de la actuación en unos momentos en los que introducir temas de un perfil bajo pueden suponer una distracción de la gente. Cumplieron sobradamente bien su papel estos dos temas notables, pero realmente no supusieron un momento extremadamente destacado, lo cual pone de manifiesto que Shinova cumplieron de inicio a fin sin altibajos, afrontando todas las canciones con la misma fuerza y energía, peleando incluso con fallos técnicos que comentaremos un poco más adelante. Quizás “Paisajes” sea nuestra canción favorita de Shinova a día de hoy y por ello hicimos un video de la misma que aquí les insertamos a continuación; como siempre, no nos pidan responsabilidades por la malísima calidad de audio y sonido del mismo (son los medios que tenemos).
Gabriel interactuó en un par de ocasiones con el público para explicar aspectos que en “DMR” siempre nos interesan mucho, que son los que nos ayudan a entender bien a un disco. Habló de la dualidad que supone el propio título; esa dualidad que realmente tenemos todos en nuestra personalidad, con una vertiente más arriesgada que encarnaría el “artista temerario” y por otro lado el perfil más bajo o conservador e incluso inseguro que sería el que personaliza “Ana”. En lo que al resto de músicos de Shinova respecta, se pudo constatar muy bien las líneas eléctricas de guitarras y bajo que llevan Erlantz, Dani y Ander respectivamente, si bien lo que más llamó la atención fue la contundencia de las bases de percusión de Froufe en la batería. Abajo un primer plano de Gabriel al micro.
Shinova tuvieron la mala suerte de que un amplificador se fue al garete justo cuando retornaron para los bises; parece ser que éste es un mal que está últimamente haciendo mucho acto de presencia en los conciertos, ya que recuerdo que a los Sala & The Strange Sounds, según narró en esta página Alfredo Morales, también tuvieron que hacer algo parecido a lo que resolvieron Shinova en esta ocasión. Shinova improvisaron tocar el tema “El primero de muchos” en acústico, sentándose en el frente del escenario de la Costello, creando un momento de intimidad y saliendo del paso con soltura y buena resolución. Abajo una imagen del momento que les acabamos de comentar.
No puedo dejar de comentar que una de las canciones más bonitas de Shinova que es “Gravedad cero”, contó con la colaboración de la cantante María Villalón. Sí, aquella chica que allá por 2007 ganó la primera edición de “Factor X”. Yo la conozco bien porque si bien no soy muy amigo de seguir los programas de tipo “talent show”, en aquel programa estaba en el staff mi admirado y buen amigo Miqui Puig, y aunque el papel de “juez cabrón” que jugó en aquellos días le ganó muchos detractores, yo lo veía semana tras semana, porque ya saben que a este señor le admiro desde hace mucho tiempo atrás cuando lideraba a los imprescindibles Los Sencillos.
María Villalón, a quien arriba vemos en una imagen de su participación y que está ahora mismo en un buen momento de su trayectoria, con bastante presencia del videoclip de su canción “Descalza” en la cadena de televisión musical de referencia (y casi única) Kiss Tv, ayudó bien a Gabriel en esta “Gravedad cero” y hubo muy buena química entre los 2 en las tablas. Se despidió del público mostrándose agradecida por haber colaborado con el grupo en ese tema y afirmando que es la canción que más le gusta de la discografía de Shinova; no tiene mal gusto.
Como ya hemos mencionado antes, Shinova se despidieron con la interpretación de “El peso de los días” (un acierto, ya que con esta canción cerraron el concierto en todo lo alto), y antes presentando otro tema nuevo de título “La ciudad dormida” cumpliendo con aproximadamente una hora y 20 de actuación que dejo en el olvido los contratiempos técnicos y dejó un buen sabor de boca. Se puso de manifiesto la calidad de las canciones de “Ana Y El Artista Temerario” y su correcto funcionamiento en directo. Lo pasamos bien, nos gustaron Shinova en escena y agradecemos a Pablo Arribas “Pichurra”, quien estuvo amenizando con acierto el pre-concierto con una de sus sesiones de dj, que nos tuviera en cuenta para poder informarles de esta actuación.