lunes, 17 de octubre de 2016

Concierto Kraftwerk (The Catalogue - 2. Radio-Activity). Museo Guggenheim - Bilbao (08-10-2016)

A estas horas que comienzo a escribir esta crónica (13 de octubre de 2016, siendo las 22:32h), soy consciente de que en estos momentos en el hall principal del Museo Guggenheim de Bilbao, Kraftwerk están llevando a cabo el penúltimo de los 8 conciertos que están ofreciendo en días consecutivos en la capital vizcaína desde que el pasado viernes comenzaran con el show dedicado a “Autobahn”. Ahora estarán desgranando el “The Mix” al completo e interpretando otros temas de su discografía en versión original. Para el momento en el que se publique la crónica (por eso de espaciar un poquito la actividad de publicación de “DMR”), la “marea Kraftwerk” habrá abandonado Bilbao y el nivel de las aguas de la ría habrán vuelto a su caudal habitual. Continuamos donde nos quedamos el otro día.
Nos fuimos a la cama la madrugada del viernes 7 al sábado 8 de octubre de 2016 con la maravillosa experiencia vivida en el concierto de Kraftwerk con el que abrían su semana grande de “The Catalogue” en Bilbao y con el regusto amable que calmaba una posible melancolía de que eso se acabara al tener orgullosamente las entradas para el día siguiente en la mesilla, cuando en ningún momento nos habíamos planteado que tuviéramos opciones de asistir al 2º show dedicado a “Radio-Activity”; en el avión de ida pensé incluso en cuánto podría estar el precio de la reventa, pero con lo que ya comentamos en el anterior post de la ampliación del cupo de localidades, a los especuladores que se dedican a ese maldito negocio se les chafó el chollo.
Nos levantamos algo más tarde de las 10h de la mañana, si bien yo me había despertado un poco antes para intentar saber cómo iba mi equipo de fútbol y por ello llevarme al rato vía Whatsapp una de las noticias malas del fin de semana al comprobar que palmaban 0-4 en casa contra el colista y solamente fuimos capaces de marcar el gol del honor antes del final de partido. Nos aseamos, vestimos y salimos en pro del desayuno, ya que aunque el hotel no lo conseguimos a mal precio, pillarlo con desayuno se disparaba notablemente. Pasamos por un supermercado situado a pocos pasos del Ercilla López De Haro y cogimos unos zumos y bollos que nos tomamos en el paseo al lado de la ría. Tras terminar de desayunar pasamos nuevamente por la habitación para a priori dejar cargando algún aparato electrónico (cosa que no hice porque aún quedaba algo de batería y soy aficionado a hacer cargas completas); mientras, mi novia me mostraba su contrariedad ante no haber desayunado en un bar, cosa que probablemente hubiera evitado lo que narraré a continuación...
El caso es que tras pasar por la habitación, al bajar a recepción y dejar el arma arrojadiza que es la llave de corte clásico del hotel, me doy media vuelta y veo a mi chica reírse nerviosamente. A lo que le pregunto qué le sucede. Me dice, señalando hacia la puerta “mira, es uno de ellos”. Veo una silueta vestida con pantalón negro y cazadora acolchada negra y pelo castaño. No puede ser otro. Tiene que ser Ralf Hütter. Le pregunto si está segura (yo ni me había dado cuenta; soy muy despistado), a lo que salimos rápidamente del hotel tras la estela de esa figura que dobla una esquina y no ofrece parada en su morgenspaziergang. En la calle que toma, se detiene frente a un escaparate y antes de que continúe su marcha, yo, haciendo un gesto parecido al que Florian Schneider hace en el videoclip de “Showroom dummies” en cierto momento, le pregunto en inglés “Disculpe, ¿Ralf Hütter de Kraftwerk?”. A lo que me responde en voz muy baja que sí.
En la hora escasa que duró el vuelo de ida me planteé el hecho de que, ¿por qué no?, el grupo se alojara en nuestro mismo hotel: un 5 estrellas, bien situado, al lado del museo prácticamente, y con carácter clásico en su decoración. Y por ello me había hecho la historieta mental de que pudiera cruzarme con herr Hütter en Bilbao y qué es lo que le diría. Al estilo de lo que Luca Brassi hace en el comienzo de “El Padrino”, me había hecho un speech de lo que le diría en inglés, llegada esa carambola de ocasión (a veces el destino te sonríe y se pone de tu lado cuando menos -con los pies en la tierra- te lo esperas); aunque domino más o menos bien la lengua de Shakespeare, en directo puedes trabarte. Bueno, pues como le sucedió al pobre Luca en la película cuando es recibido por don Vito, yo también me trabé.
Muy nerviosamente en mi hablar, a Ralf (arriba en el concierto que daría unas horas más tarde en primer plano) primero de todo le agradecí que hubieran venido a España a ofrecer sus shows de “Der Katalog” y le conté que llevaba 10 años esperando la ocasión de ver a Kraftwerk en directo tras haber estado a punto de irles a ver a Zaragoza (le recordé que fue el último concierto de Florian para que se situara). Le dije que el show de anoche fue uno de los espectáculos más impresionantes que había visto en mi vida. El rictus serio del señor Hütter se volvió más amable ante las palabras ensalzadoras (y sinceras) que recibía, lo cual motivó que me agradeciera mucho lo que le decía. Le comenté igualmente que las entradas para el 2º concierto de esa misma noche se agotaron muy pronto, pero que pusieron a la venta un cupo añadido posterior y que estaba muy contento de haber podido conseguir tickets para asistir, ya que “Radio-Activity” era uno de mis discos favoritos de su trayectoria. Ante eso Ralf me aseguró que lo tocarían completo y alguna canción más.
Sabía del carácter frío y distante del grupo y de su cierta prudencia con respecto a las masas, por ello con mucha educación y respeto le pregunté a Ralf Hütter que si no le importaba hacerse una foto conmigo de recuerdo. Ante ello, Ralf, muy educadamente, me comentó que se cuidaban mucho en temas de privacidad, lo cual comprendí perfectamente (yo ya sabía de antemano que lo raro es que me hubiera dicho que sí), no reaccionando como lo haría un “cansino histórico”, ese personaje tan hilarante que creó el humorista José Mota.
No quise entretener más a herr Hütter. Le tendí la mano, la cual me estrechó afectuosamente y Ralf se despidió de mí cruzando el paso de cebra diciéndome “bueno, te veo esta noche”, ante lo que le dije (aquí viene mi trabado) “sí, te veo mañana”, Ralf extrañado me preguntó “¿mañana?”, ante lo que corregí y le dije “no, no, esta noche: “Radio-Activity”. Con una leve sonrisa se marchó y se perdió por las calles de Bilbao supongo que en pro de un lugar para desayunar y de paso completar su morgenspaziergang personal; yo me quedé en shock al menos durante media hora. Fueron 2 minutos de conversación que quedarán para mi historia personal y grato recuerdo personal. Me tranquilizó ver que Ralf Hütter no se sintió excesivamente incomodado por mi petición de foto, lo cual noté en su cercana forma de despedirse de mí. Mi novia me preguntaba que si me había quedado algo de bajón, supongo que por lo absorto de mi comportamiento, por no haber logrado una foto de esas que tengo con otros artistas; no era eso, no: le expliqué que estaba, al contrario, muy contento de haber podido charlar con esta leyenda de la música moderna y que lo lógico era que no accediera a la petición. Y a día de hoy, casi mejor así: ayuda a mantener el mito, su posición y pose, cosa para nada baladí en Kraftwerk. Aquí a continuación, no obstante, les dejo una foto del lugar donde hablé con el señor Hütter, la cual saqué al día siguiente poco antes de comenzar el retorno a Madrid.
“Morgenspaziergang” sonó, como ya comenté en el post del día 1, corta en su concierto, pero es que se completaría a la mañana siguiente con esta inolvidable experiencia. Nos dirigimos poco después al casco viejo de Bilbao, tras haber sido amablemente atendidos por una señora que nos hizo de guía turística (y que de hecho por lo visto era guía turística de la ciudad, y que aun así ejerció de ello en su día de libranza durante los minutos que habló con nosotros) al ver que mirábamos algo perdidos un mapa que nos dieron en el hotel, conocimos la zona, vimos a niños jugar al fútbol en las plazas con la zamarra del Athletic, una manifestación abertzale en pro del acercamiento de los presos de ETA, y paseamos por la ría hasta llegar a un sitio cercano al hotel donde comimos a eso de las 14.30h degustando unos ricos pintxos, unos nachos con guacamole y una ensalada con queso de cabra.
Subimos al hotel, descansamos un rato viendo la comedieta “Zoolander 2” y ahora sí dejamos los dispositivos electrónicos cargando para que estuvieran listos para el concierto. El motivo era que la tarde la íbamos a pasar visitando el museo Guggenheim en su exposición permanente (no necesidad de móvil ni cámaras pues) y la exposición temporal dedicada a Francis Bacon, ese pintor que tanto ha inspirado al señor Juanjo Cardenal, locutor de “Saber Y Ganar”, que afirmó que si tuviera que elegir reencarnarse en alguien lo haría en él por haber sabido retratar mejor que nadie al hombre del siglo XX. Curiosa la obra de mr. Bacon, y sus influencias de Picasso y Velázquez. Muy bien las audioguías del museo, que te iban explicando las obras que querías. En el hall estaba montado el escenario, pero todo recogido y tapado aún (vean arriba la foto que mi novia me sacó desde el 3er. piso, donde pueden ver el espacio donde se llevaron a cabo los conciertos). Salimos muy pillados de tiempo, casi a las 20.00h del museo. Tiramos a paso ligero para el hotel, cogimos las entradas de la noche (comprobando muy bien que no fueran las de la noche anterior), los aparatos electrónicos, nos cambiamos (nuevamente la misma indumentaria de polo rojo) y retornamos a la puerta del museo. Llegamos algo más tarde que el viernes, pero no serían más de 10 minutos de diferencia. En esta ocasión había más expectación y una cola ya formada (no había la dispersión de la noche anterior). Intuía una 3ª o 4ª fila y no me equivoqué. Nuevamente, a la misma hora se llevó a cabo el soundcheck y nuevamente asomé la cabeza para ver que todo estaba en orden. Esta vez nos pidieron en dni en la cola antes de entrar y no hubo problemas con los lectores de las entradas. Se hizo la parada intermedia en el hall de taquillas y luego continuamos para acceder al recinto en sí, tomando las gafas personalizadas en color amarillo para esta ocasión dedicada a “Radio-Activity”.
En este 2º concierto nos situamos en 3ª fila tras unos guiris (de los cuales uno me recordaba a un compañero de trabajo) y mirando al escenario situados en la bisectriz entre la posición de Ralf y la de Henning (el día anterior estuvimos justo delante de Fritz). Lo de nuestra posición distinta respecto a la noche anterior lo habrán podido comprobar ya en las fotos del concierto que les hemos ido insertando desde el comienzo del post. Se empezó con más puntualidad si cabe que la noche anterior, a las 22.15h ni un minuto más, ni un minuto menos. Antes de que se apagaran las luces, vino uno de seguridad a advertir a los guiris de delante nuestra por haber sacado una foto con una cámara de fotos (intuía problemas que pudiera tener en esta ocasión, cosa que la noche anterior ni por asomo, pero por fortuna me equivoqué y no me requirieron en ningún momento), cosa absurda, ya que cualquier móvil de última generación de la manzana mordida sin flash hace mejores fotos que mi cámara o la de los guiris apercibidos, que lógicamente tiraron de móvil; yo alterné fotos de móvil con las de la cámara, pero con espaciamiento y no tuve problemas. No es este un show en el que sea recomendable estar todo el rato con la cámara o el móvil. De hecho en ninguno hay que estar así todo el rato; está bien tener un recuerdo, pero lo que queda es la experiencia que vean tus propios ojos, pero en este show si cabe mucho más, ya que hay que disfrutar de las proyecciones en 3D como es debido. Yo por ejemplo los videos los dejaba a la altura de mi cuello, sin mirar mucho donde estaba enfocando, tanto en una noche como en la otra que vivimos; mis ojos ven el show directamente, lo otro no deja de ser un recuerdo personal que comparto con ustedes y del que no esperen buena calidad, que para eso están los dvds oficiales. Aquí abajo Henning Schmitz en el show que les vamos a comenzar ya a narrar.
Antes de que arrancara el show pudimos hablar con mucha gente de la que había por allí (saludé a alguno de los alemanes de primera fila con los que hablé en inglés la noche previa) y les conté mi experiencia personal vivida con Ralf Hütter esa misma mañana. Daba la casualidad de que una pareja también se alojaba en nuestro mismo hotel y ya comenzaron a planear cómo poder abordar a herr Hütter. Pensaba que solamente era Ralf el que se alojaba de forma aislada en nuestro hotel, ya que la gente comentaban que Fritz, Henning y Falk se encontraban en otro hotel cercano al museo, cosa que podría ser perfectamente lógica por el carácter de Ralf Hütter, pero tras hablar con el chico de la recepción el domingo por la tarde al marcharnos hacia el aeropuerto, descubrimos que eso fue un falso bulo que se corrió quizás motivadamente por la ciudad para cuidar la privacidad de la formación y que todo el grupo se alojaba en efecto en el Ercilla López De Haro. De esto ya les hablaré un poco más al final del artículo. Sigamos con lo que fue la noche del sábado 8 de octubre en sí y empecemos a narrar el concierto propiamente dicho. A continuación un plano cercano de Fritz Hilpert.
Se empezó igual. El vocoder cedió el testigo a la subida de los 4 semi humanos al escenario y comenzó con rotundidad “Numbers”, donde nuevamente hizo aparición ese vocoder que tanto me ha evocado siempre a la voz del papa Juan Pablo II. La suite dedicada a “Computer World” siguió el mismo orden y tras la misma comenzó el “Geiger counter” con su nervioso sonido a subir su frecuencia de beats. Entraba “Radio-Activity” y con ella el paseo extenso por los cortes de su lp. Las proyecciones dedicadas a las canciones de “Radio-Activity” eran nocturnas y algo siniestras, con gigantes antenas lanzando sus mensajes al mundo o sus ondas en la noche. Se acabó con símbolo del Ohm flotando sobre el cosmos del telón de fondo con una emocionante “Ohm sweet ohm”, pero antes por ejemplo “The voice of energy” nos acojonó completamente y en “Antenna” se pudo ver a la antena más corrosiva lanzando sus señales de forma contundente tras el cuerpo de los 4 componentes.

De la interpretación literal de “Radio-Activity” para mí destacaron los 2 siguientes pasajes: el más lánguido de todos fue “Radioland” con sus mensajes saliendo en círculo desde la antena nocturna más alta y por otro lado “Airwaves” nos mareó con sus ondas perfectamente simétricas y sincronizadas de lado a lado del escenario. Buena interpretación del disco que me dejó satisfecho por su buena puesta en escena con proyecciones notablemente siniestras en blanco y negro. La toma de aquí abajo corresponde a otra de las proyecciones que se alternaban en “Radioland”.
Tras ver como el símbolo del Ohm se marchaba y se hacía el silencio durante unos segundos, decíamos adiós con una lagrimita en el ojo al fabuloso “Radio-Activity” y nos disponíamos para escuchar el resto del programa, el cual no varió ni un ápice respecto a la noche previa. Lo primero fue darnos un paseo más corto que la noche previa en el Volkswagen Escarabajo o en el Mercedes Benz 300 por “Autobahn”, y posteriormente aparcar los coches para pilotar la nave espacial y nuevamente conseguir emocionar al personal con “Spacelab” y su llegada a Bilbao y al recinto del show (lo verán en la siguiente imagen).
Aparecieron a continuación las modelos de corte clásico y elegante en una nueva interpretación de “The model” que volví a disfrutar tanto o más que en la noche anterior, con un Ralf perfectamente afinado e hierático (como debe ser) en su trabajo al micrófono. Ese “ahora tiene un gran éxito quiero volver a verla” gocé nuevamente de escucharlo en directo y apenas a 4 metros de la persona que lo hizo popular, con la que tuve el gusto de dialogar esa misma mañana y que en algún momento creo que me localizó en mi situación de 3ª fila al comienzo del show (no es sensación mía solamente, sino que mi novia también lo percibió así).

“The man-machine” (video que grabamos íntegro aquí arriba) apareció con sus fríos y lejanos sonidos electrónicos y con sus serias letras impresas en 3D sobre el telón de fondo para luego pasarnos a la suite de “Tour de France”, de cuyo disco “Soundtracks” se hizo alguna etapa, si bien en esta ocasión su escrutinio se me hizo más corto que la noche anterior. Las proyecciones, con imágenes clásicas de ciclistas (al uso del de uno de los videoclips que tuvo la canción en su momento) en la ronda gala y la bandera francesa con la torre Eiffel coparon nuevamente el telón de fondo, en unos efectos que no abundaban mucho en el 3D.
Tocaba subirse al expreso nocturno, el cual en su formato actual impresiona y ofrecernos “Trans-Europe Express” y “Metal on metal”, tras lo cual llegó el tributo a “The Mix” (si bien hay que reconocer que las interpretaciones de “Computer love” en ambas noches tuvieron mucho de su revisión en “The Mix” más que del original del año 1981) con “The robots”; es ciertamente una pena no haber visto a los robots en vivo en el escenario. Junto a la pérdida de Florian, es una de las cosas que no he vivido de Kraftwerk en directo. A día de hoy Kraftwerk nos proyectan a los mismos en el telón de fondo bailando perfectamente en unas coreografías y travellings de cámara completamente hipnóticos y que no quedan nada mal, pero, claro, es una pena no poder contar con sus réplicas “in robot” (que no “in person”), lo cual a su vez permitía al grupo un cambio de indumentaria (tradicionalmente del traje y corbata pasaban para afrontar el final de los conciertos a los actuales trajes de neopreno negro cuadriculados que a día de hoy llevan durante todo el show).
No hubo cambios tampoco en los bises; por cierto, arriba pueden ver a Ralf ya solito en escena cuando sonaban las últimas notas (y se representaban en la proyección) de “Music non stop”. Primero llegaron los inmensos bloques de rascacielos para la sesuda “Metropolis”, luego los tonos fluorescentes sobre negro con las siluetas del grupo tocando en “Planet of visions” y se acabó con la suite de la cara “a” del disco “Electric Café / Techno Pop”, compuesta por “Boing boom tschak”, “Techno pop” y “Music non stop”. En esta ocasión ciertos arreglos instrumentales orquestales que coincidían con la unión de las notas musicales en el centro en la proyección sonaron monumentales y creando un efecto mucho más impresionante que en la noche anterior (¿sería por la situación mía delante del escenario?); fue en el sector inicial de “Boing boom tschak”.
Fueron marchándose uno a uno, Falk Grieffenhagen (arriba de estas líneas, muy oscuro, ya que nos pillaba esta noche algo lejos), Fritz Hilpert, Henning Schmitz y por último herr Hütter, que esta vez sí que dijo “buenas noches” y no “buenas tardes” y se cerró el show que duró 3 minutos más que la noche anterior, marchándose hasta las 2 horas y 9 minutos exactamente (más que la noche anterior, aunque a priori me dio sensación de lo contrario; ahí es nada). El sonido fue nuevamente impecable, salvo en ciertos problemas que hubo en la suite de “Tour de France”, en la que Henning y Fritz se hablaban en el escenario interactuando para intentar solventar unos ligeramente fallos de sonido, rompiendo de esa manera la autosuficiencia y la fría relación entre sus componentes. Ralf en los bises estuvo muy animado (para lo que son Kraftwerk) e incluso disfrutó mucho del solo de Henning Schmitz antes de que éste le dejara solo en escena. Lo hemos comentado muchos párrafos atrás: la siguiente imagen muestra al Ohm planear sobre el telón de fondo.
Para los que no son muy seguidores del grupo, quizás que el show fuera idéntico salvo la interpretación insertada del disco en cuestión, puede que jodiera de alguna forma (por ejemplo a mi novia, que no es muy acérrima), pero para los seguidores, admiradores y devotos nos da igual. Yo disfruté el show nuevamente de manera descomunal. Fue una experiencia distinta, buscando cambiar ligeramente la situación frente al escenario (otros de los que repitieron se situaron justamente en el mismo lugar, lo cual creo que debe hacer más difícil de diferenciar las experiencias). Seguimos con el Ohm: aquí abajo queda insertado un fragmentito que grabamos de “Ohm sweet ohm”.
En los “peros” que puedo sacar al set list en ambos días (aquí es donde hago la síntesis, ya que en la crónica de la noche anterior no hice mención a mis objeciones sobre el listado de temas en lo referido a las ausencias), solamente eché de menos en especial “Showroom dummies”, pero visto lo visto (he buscado los set list de las veces que han tocado en España desde aquel Sónar de 1998) Kraftwerk jamás la tocan en nuestro país y quizás solamente lo hicieran en la noche del día siguiente cuando “Trans-Europe Express” fuera el protagonista. Pedir “The telephone call” o “Franz Schubert” (con su bonita melodía… Si alguna vez voy a algún otro lado a ver “The Catalogue” el elegido será “Trans-Europe Express”, claramente), ya es solicitar peras a un olmo. Ralf reverenciando al público a continuación.
Al acabar el show me despedí de los alemanes de la 1ª fila, con un brindis al sol por una posible coincidencia en un futuro show del grupo (quizás en Londres me comentó el más alto de ellos) y pude hablar con un periodista italiano sobre sus vivencias con Kraftwerk y las mías personales, las cuales no pasan de lo que les estamos narrando de este fin de semana y de la intentona fallida de 2006 de ir a Zaragoza. Verán en la siguiente foto la zona del merchandising, lugar apto para voraces depredadores como el gran Alfredo Morales.
Esta vez nos fuimos al hotel y a la habitación directamente, ya que habíamos comprado algo para cenar allí y fuimos asimilando las vivencias entre bocado y bocado y mientras que veíamos en los canales de pago habilitados por el hotel una comedia romántica española que desconocía titulada “Esto No Es Una Cita”, que nos entretuvo en gran parte (luego venía la divertida “Mi Gran Noche” de Álex de la Iglesia, que ya habíamos visto meses antes en el cine). La foto de debajo de este párrafo corresponde al capítulo de “Airwaves”, con sus ondas hipnóticas y mareantes proyectadas.
La mañana que nos restaba no nos cruzamos nuevamente con Ralf. Y mejor que quedara como quedó, en esos 2 minutos de conversación correctísimos y afables del día anterior. Dimos un muy recomendable paseo en barco por la ría de 2 horas (si van cojan el trayecto largo, que merece la pena a pesar de su precio algo elevado -18 euros-) y en las orillas se veían las industrias desmanteladas en parte de los astilleros del Nervión y de los impresionantes Altos Hornos de Vizcaya, que en cierta parte daban lástima por imaginar la de gente que en su día trabajara allí (viendo que ya no queda nada) y en cuyos años 70 los discos de Kraftwerk servirían como perfecta banda sonora de las jornadas laborales industriales. Tras bajar del barco, paseamos bordeando la ría pasando por los alrededores del Guggenheim para hacernos una foto con la araña, a Puppy (el perro floreado gigante) de lejos, ver el Palacio Euskalduna y conocer el nuevo San Mamés (yo, futbolero, no podía dejar pasar la ocasión). A continuación yo, prestando mucha atención a “Autobahn”, con Henning y Ralf al fondo.
Comimos unos pintxos en la zona de Gran Vía López De Haro cercana a San Mamés a precio razonable, pasamos por la plaza de Moyúa, me hice una foto en la acera y punto exacto donde hablé con Ralf Hütter el día anterior, nos hicimos unas últimas fotos con Puppy, recogimos las mochilas de la recepción del hotel y tiramos para el aeropuerto. Antes de coger el A3247 de regreso, hablé con el recepcionista sobre el grupo. Me dijo que estaban todos los componentes y que eran gente muy tranquila que no daban problemas. Le pregunté que serían buenos clientes, en tanto al servicio de habitaciones que solicitarían, y así me lo afirmó. También me comentó que un par de ellos se iban en bici a conocer la zona (no me especificó cuáles de ellos, ya que el chico no parecía ser muy fan). Nos hicimos unas fotos en el hall de entrada y nos marchamos definitivamente. Aquí abajo “Antenna”, foto de Susana Hernanz (como la que encabeza este párrafo y otras muchas más que hay insertadas).
En el autobús y en la terminal del aeropuerto de Loiu tenía una mezcla de sensaciones encontradas. Emoción y alegría por todo lo vivido en ese fin de semana glorioso y por otro lado cierta melancolía de pensar que quizás no vea más en mi vida a los hombres máquina en un escenario. Se llevó mejor la cosa con una tertulia vía Whatsapp en el grupo de colaboradores de “DMR” y tras sufrir con los asientos estrechos de Iberia los 45 minutos de vuelo en un duermevela incómodo (ya que las azafatas de turno en esta ocasión, no como el amable asistente del viaje de ida, no me ofrecieron cambios y no pararon de darme golpes durante todo el trayecto al pasar con sus carritos), llegamos a Madrid a la hora prevista. No, Ernesto Sevilla no venía en el vuelo de vuelta, ni tampoco le vi en los conciertos del viernes o sábado. Aquí abajo más del momento que supuso “Antenna”.
Objetivo más que cumplido. No vimos un concierto, sino 2 al final. Y por si fuera poco, pude conocer en persona al mismísimo Ralf Hütter. Además, conocimos lo principal de Bilbao, una ciudad que me gustó mucho por su toque señorial y elegante y por el encanto que tiene en sus calles del casco viejo y también en los restos de su industria desmantelada, que en su día fue motor económico nacional, en los márgenes de la ría. Siempre tendré un buen recuerdo de Bilbao por este fin de semana que resultó mucho mejor de lo que ya por sí cabría esperar; y eso es muy difícil cuando las expectativas son altas. Kraftwerk lo hacen fácil. Como ya dijimos en redes sociales durante este glorioso fin de semana: Bilbao durante 8 días pasó a ser Bilbafwerk.
Y es algo digno en lo que reparar: aquí llega un pequeño capítulo de reflexiones. ¿Cómo es posible que un concierto de un grupo que apenas se mueve en escena haya conseguido que 2 de sus conciertos queden incluso por encima de ciertos shows de Depeche Mode que he vivido con el excelente y vivaz frontman que es David Gahan en el escenario? La respuesta se basa en que Kraftwerk tienen una discografía sin mácula, perfecta en su concepto y desarrollo (calidad antes que cantidad), semblante y actitud definida sobre las tablas alejado de lo habitual (basada en un hieratismo frío lleno de encanto), un sonido muy cuidado y bien enfocado y además una parte visual muy bien llevada y representada (dejando claros todos los conceptos de las canciones) y que de hecho gana mucho en sus desarrollos en 3D en muchas de las ocasiones. Kraftwerk funcionan y muy bien. Se puede afirmar que es de los grupos que más agradan sinceramente a sus seguidores. Yo así lo he constatado. Ha sido una experiencia única y difícilmente repetible (me da a mí que por Madrid, aunque el Museo Reina Sofía les vendría pintiparado para desarrollar “The Catalogue” -cosa en la que estamos de acuerdo Alfredo Morales y yo-, no volverán a pasar, ya que a nivel cultural -sobre todo musical- distamos mucho mucho mucho mucho mucho mucho (ad infinitum) de ser la capital de España) que he gustado mucho de narrarles. Espero que ustedes al leer este post y el complementario del concierto del día 7 de octubre de 2016 de “Autobahn”, hayan disfrutado al menos la mitad que yo escribiéndolo. ¿Habrá más artículos de conciertos de Kraftwerk en “DMR”, ya sean de vivencias de uno u otro de los redactores que aquí escribimos? ¿Quién sabe? Quizás. A lo mejor.

33 comentarios:

Nacho dijo...

Hola, qué bueno tu reportaje. No dejas ningún detalle sin narrar. Pues mira que yo me preguntaba en qué hotel se alojarían. Pensaba que estaban alojados en uno que hay justo frente al Guggenheim, que es de 4 estrellas. Pero me equivoqué. Leyendo tu reportaje puedo comprenderte. Te voy a contar algo que me ocurrió hace años, en Barcelona en 1998. Entré en un famoso café y me encontré con Florian, que estaba sentado bebiendo zumos de naranja. Me acerqué y le pregunté a ver si era él. Muy amablemente me dijo que sí y estuvimos hablando un buen rato. Es más, se ausentó un rato y me dejó al cuidado de sus pertenencias. Me pareció increíble que se fiara de un desconocido, porque se dejó hasta el móvil en la mesa. Pero a lo que iba: en esa época los móviles no tenían cámara y no pude inmortalizar el momento. Es más, tampoco me atreví a pedirle un autógrafo.

Según estaba leyendo tu artículo, me imaginaba que al bueno de Ralf no le hacen mucha gracia las fotos. Y, efectivamente, así fue je je... Lo siento por ti, la verdad. Pero el recuerdo que te llevas es para siempre. Me alegro mucho de que tuvieras esa suerte.

Con respecto a "Showroom dummies" decirte que en el concierto de Zaragoza de 2006 sí que la interpretaron, y además con Florian creo en lo que fue su última actuación con el grupo. Te paso el link del concierto que tengo en Youtube:

https://www.youtube.com/watch?v=3cWlp26JZRc

La verdad es que, visto 4 conciertos y lo que has contado, las actuaciones son bastante similares. Comienzan y terminan de manera idéntica. Para los que no son fans, casi da igual ir a un concierto que a otro. Pero los fans agradecemos las diferencias, por pequeñas que sean. Por ejemplo, en el concierto de The Mix, interpretaron Expo 2000, en su versión lenta, en vez de Planet of Visions. Inmortalicé el momento porque me pareció la primera vez que interpretaban ese tema:

https://www.youtube.com/watch?v=Al9f61_gzzc

Para mi ha sido una semana intensa. No solo he asistido a los 4 conciertos, es que después he tenido bastante trabajo de edición de vídeo y fotos. La verdad es que he terminado agotado. Pero feliz.

Con respecto a lo de grabar. Pues entenderás que soy consciente de lo que para mi es un momento histórico y necesito grabarlo. Efectivamente, cuando grabo no estoy todo el rato mirando la cámara. Puedo grabar y disfrutar el concierto exactamente igual. Eso sí, es recomendable tener un buen brazo y cuello para resistirlo je je

El último concierto, Tour de France, me gustó mucho. La verdad es que en directo ese disco gana muchísimo. El desarrollo de Tour de France... es espectacular y se crea un sonido maravilloso, hipnótico. Sentí mucha emoción cuando Ralf se despidió. En mi blog están las fotos del concierto. Por cierto, no pude resistir comprar los guantes, alfombrillas para ratón y demás merchandising je je.

Gracias por compartir tu experiencia. Te ha quedado un reportaje super chulo e interesante. Los fans agradecemos esas cosas.

En fin, estamos en contacto y seguimos comentando nuestras experiencias, amigo,

Un saludo a todos los fans del mejor grupo,

PD: Sí, voy a poner de nuevo que no soy un robot je je

Nacho dijo...

Otra cosa: ¿de qué color era el estuche de las gafas? En los que estuve los colores fueron rojo, negro, blanco y azul. Otro motivo más para el coleccionismo je je.

Abacab dijo...

Nacho, sí, la verdad es que he navegado a fondo por tu blog y ya había leído tu experiencia personal de conocer a Florian. Qué suerte! Supongo que habiendo habido cámaras en aquel momento, Schneider hubiera sido más accesible, ya que es conocido su sentido del humor (visto en muchas entrevistas) y no es tan hermético como Ralf. Si bien he de decir a día de hoy, muy sinceramente, que prefiero no haber logrado foto. Queda como más mítica la cosa y genuina; ya incluiré mañana o pasado la "no foto" en el lugar donde hablamos.

Tuvo que estar bien el último concierto de "Tour De France Soundtracks". En su día, estuve meditando en ir a ese, pero al final opté por el de "Autobahn" y no me arrepiento, ya que de rebote pude asistir al que narro en este post.

He visto tus reportajes y videos. Están muy bien, la verdad. Entre los 2 completamos casi las 8 fechas, faltan 2 nada más ("Trans-Europe Express" y "Electric Café", que curiosamente serían las otras 2 opciones que me hubiera gustado vivir).

Ahora que lo dices, cierto es que me pareció en su día ver algo de "Showroom dummies" en Zaragoza, pero creo que era un "Les mannequins", la versión francesa, no? Sí, comprobado en el enlace que pones. Oyes, qué buena calidad tiene la grabación del concierto (uno al que quise asistir y por no encontrar partenaire de viaje no concreté de ir). Recuerdo unas tiras de Calpurnio de su personaje "El Bueno De Cuttlas" en el diario 20Minutos que fueron temáticas durante esa semana que por ahí conservo.

Las gafas en "Autobahn" (el estuche hablamos), fueron azules y con las siluetas en blanco y en "Radioactivity" en amarillo con las siluetas en negro. Buen objeto de coleccionista, sin duda alguna, que conservo con mimo.

Estamos en contacto. A ver si vuelven a ofrecer un "The Catalogue" cerca de nuestra zona de influencia. Pues nada, a marcar otra vez el "No soy un robot" XD

Gracias por escribir.

Anónimo dijo...

Hola. Yo también estuve en el concierto del 2006. Fue curioso, todo el concierto en alemán y francés. Nada de inglés. Y además no interpretaron The Model (yo no me di cuenta hasta que cerraron el telón para poner a los robots en los "bises").

En cuanto a lo de Bilbao, yo estuve 5 días y asistí a 2 conciertos (Radioactivity y Trans Europe Express).

Como ya comenté en algún otro lado, lo mejor fueron los encuentros con el grupo después de los conciertos. Una veintena de artículos firmados me llevé... :-)

Fue genial ponerle delante a Hutter el vinilo de Electric Café Edición Española para que me lo firmara y preguntarle si iba a cantar Sex Object en español. "Si, buena idea", y se puso a cantarla en español. "Tengo que practicarla", dijo, aunque por lo que vi, 30 años después se acordaba perfectamente. Al día siguiente se lo volví a recordar y la volvió a canturrear. Al final la cantó en el concierto en español.

También me confirmaron (Falk en este caso) lo del DVD en 3D (parece ser que estuvieron trabajando en él duramente los últimos 3 años) y algunas otras frikadas más... :-)

Veremos en qué queda.

Abacab dijo...

Anónimo, vaya, pues qué suerte de "meets and greets" que tuviste con el grupo! Dónde fue? En el mismo museo (tras "Radio-Activity" nos echaron a todos los que andamos por allí) o en el hotel donde estaban? Parece que Ralf fue también amable contigo. Supongo que en un ambiente rodeado de fans será más fácil, ya que yo le pillé recién levantado por la calle totalmente en fuera de juego, pero aún así herr Hütter me dejó un buen sabor de boca inolvidable (como ya se describe en este artículo).

Habrá que esperar el lanzamiento de ese DVD. Ya sabemos que Kraftwerk miran y remiran su material a editar mucho antes de lanzarlo. Al menos las gafas para verlo como se merece ya las tenemos.

Enhorabuena por tus experiencias y celebramos que las hayas querido compartir por estas tierras blogueras.

Gracias por escribir.

julio gonzalez dijo...

Hola, soy el anónimo de antes. A ver si ahora aparezco visible.

Para estar un rato con ellos sólo había que ir a la salida de los artistas al acabar el concierto. Los 4 son amables y habladores.

El año pasado los fui a ver a Lisboa y Oporto, y ahí me di cuenta de que hay que ir preparado porque es más fácil de lo que parece encontrarse con ellos. Lo único imposible es hacerse fotos. En Oporto se acercó un padre con un niño de 8 o 9 años. El chaval estaba embobado (como el resto :-)), les pasó varios discos para que se los dedicaran y no paraba de decirles lo mucho que le gustaba cada disco y lo mucho que le habían gustado los robots, pero cuando llegó a lo de las fotos... "no photos, please!!". Nada, ni con el niño. :-)

Esta vez, en Bilbao, me llevé un arsenal de cosas, y si lo llego a saber llevo más. :-) Llegué incluso a regatear con Hütter cuántas postales me firmaba. :-)

Mi mujer grabó varios vídeos a escondidas de ellos firmando y todo eso, pero da bastante pena verlos.

Nacho dijo...

Hola a todos. Julio, qué suerte la tuya, con lo fetichista que soy y no me llevé nada para que lo firmaran. Me ha impresionado tu última frase "da bastante pena verlos". Llevo prácticamente toda mi vida oyéndolos y créeme, a mi edad (51) me parece un milagro seguir disfrutando de sus directos. Si de adolescente me llegan a decir que los vería siendo ellos ancianos, no me lo hubiera creído. Si bien es cierto que la cultura del rock y el pop siempre fueron productos de y para jóvenes, precisamente creo que el concepto de Kraftwerk siempre se alejó de esos estándares. Por tanto, no me parece descabellado ver a un Ralf Hutter anciano encima de un escenario. Al fin y al cabo, ellos no tienen que bailar ni moverse por el escenario. Y claro, la voz de Ralf sigue siendo la misma. Pero sí, te entiendo, quizá en las distancias cortas encontrarse con la realidad de la edad puede resultar chocante. En todo caso, en Bilbao les podías ver prácticamente a tu lado y, por lo menos en el escenario, Ralf mantiene el tipo. Es decir, no me parezca que haga el ridículo. Quizá es que yo sea muy fan, no lo se. De joven yo pensaba que Kraftwerk serían eternos y que cuando ellos murieran, los robots seguirían tocando je je...

En fin, puede que lo que hayas dicho fuera uno de los motivos por los que Florian decidiera parar.

Yo también ví en Bilbao a padres con sus hijos. En uno de los conciertos, estuve al lado de un padre con sus dos hijos adolescentes y estaban encantados. Eso me gustó mucho. Al fin y al cabo, Kraftwerk es un grupo para todas las edades.

Un saludo a todos

julio gonzalez dijo...

Vaya, no se entendió la frase.

Con lo de "da bastante pena verlos" me refería a los vídeos (prácticamente sólo se ven piernas, espaldas, chaquetas, ajetreo, etc), no a los miembros de Kraftwerk, que se conservan bastante bien (es lo que tiene el deporte). :-)

Nacho dijo...

Gracias Julio, me extrañaba en un fan que dijera eso, de ahí que me haya explayado. Aclarado. Saludos,

Abacab dijo...

Julio y Nacho, celebramos mucho en "DMR" el debate que se ha generado en tanto al concierto =) Esperemos que otros "robots" nos dejen por aquí sus vivencias e impresiones, que personalmente me agrada mucho leerlas.

Pues Julio, tomo nota y a la próxima (que espero que la haya) ataco tras el concierto en la salida de artistas con postales y material del grupo para que me las sellen.

Ralf fue muy amable conmigo y yo también pensé en un primer momento que mi chica podría haber hecho alguna filmación de la conversación que tuvimos, pero luego en frío pensé que Ralf se hubiera mosqueado, ya que lógicamente se hubiera dado cuenta de ello, ya que en la esquina de la calle que se ve en el artículo en el momento que charlamos no pasaba ni un alma.

Yo entendí el significado de la frase, ya que con 70 años ya me gustará estar como está herr Hütter, más que bien conservado y digno ante el escenario como afirma Nacho.

Es una suerte que sigan en directo, por mucho que Florian y los robots sí que hayan solicitado ya su prestación de jubilación y no les veamos en las giras. Ralf aguanta y da la impresión de tener mecha para unos cuantos años más; yo le vi estupendo.

A los 2, gracias por escribir.

el gato kilo dijo...

En mi opinión, Kraftwerk es el unico grupo que podrian estar haciendo conciertos con 90 años y no resultarian pateticos porque ellos estan mucho mas alla de la cultura pop rock, Kraftwerk es un concepto y la prueba es que han podido continuar sin problemas despues de la jubilación de Herr Schneider porque cuando un dia Ralf Hutter decida jubilarse podrian hacer un show con playback y los robots y todos iriamos a verlos, estoy seguro.

No habra nuevo album me temo, seria un error a no ser que encontrasen un concepto que pudiera ser asumido por el grupo, de hecho el problema de "electric cafe" era ese, se habian quedado sin conceptos y tuvimos que esperar 17 años para un disco nuevo que en realidad procedia de un concepto antiguo el single "tour de france" del año 83 nada menos, por lo tanto yo no creo que sea una cuestion de creatividad, si no que simplemente les falta esos conceptos potentes en los que se apoyaron desde "Autobahn", no digo que no pudieran sacar algun single suelto tipo "expo 2000" pero un album, sin Florian y con lo bien que quedan los numeros del 1-8 en "numbers" le metes un nueve y lo fastidias.
Kraftwerk ya han dicho todo lo que tenian que decir, bueno ya lo habian hecho en 1986, lo demas ha sido una propina para los fans.

Me sorprende que no hayas mencionado la renovadisima version de "airwaves", me parece todo un acierto, en el 98 unian otra version de esta canción con un tema nuevo "tango" que jamas se llegaria a publicar.

La interpretación del album "radioactivity" en directo esta muy lograda, un solo pero "ohm sweet ohm" la acortan mucho y deja bastante que desear pues le sacan toda la percusión del final, nuevamente una pena que demuestra que para ellos debe ser un tema menor.

"Showroom Dummies" volvio al setlist del 2006 en adelante como "Les mannequins" aunque suelen cambiar la versión segun el pais, cuando tocaron en Zaragoza deberieron pensar que lo que mas cerca les pillaba :)
Y es muy curioso como dicen que en ese concierto todo fue en aleman y frances. Como es sabido Ralf Hutter es un enamorado de la cultura francesa, habla el idioma perfectamente y en el repertorio tiene bastantes temas en frances, la propia "Tour de France" se publico en un principio en aleman y frances alla por el 83 pero decidieron que la canción no funcionaba en aleman y que siempre tocarian la version francesa.

Si finalmente sacan el famoso DVD sera el unico motivo por el que me comprare un reproductor Blueray.

Un abrazo

Abacab dijo...

El gato Kilo, pues probablemente pudieran seguir en directo de la forma que comentas y sería algo que visitaríamos (supongo que a precio enemigo). Yo tampoco creo en nuevo material y casi prefiero que siga así. Se me pasaría mencionar "Airwaves", pero es que había tanto y tanto que contar que... Sí, lo de "Ohm sweet ohm" es un poco como "Morgenspaziergang" o "Franz Schubert". En fin, cosas suyas.

Con todo el respeto del mundo, la versión en francés de "Schaufensterpuppen" es la que me menos me gusta. Prefiero su versión inglesa o la citada alemana :P

Veremos ese dvd 3D a ver si sale y cuándo...

Un abrazo y gracias por escribir.

julio gonzalez dijo...

Ya que Gato Kilo comenta lo del tema "Tango", otra de las cosas que le pregunté a Hutter fue lo de los 3 temas nuevos del 97, que qué había pasado con ellos. Me dijo que habían evolucionado hasta formar parte del Tour de France Soundtracks. Parece ser que la realidad es que EMI les rechazó un disco nuevo en 1998 (debería haberle preguntado si era cierto). :-)

Y también le pregunté por el disco Technopop del 83. Me dijo que no quedaba nada, que estaba todo en Electric Cafe. Le dije que en youtube (y en cientos de bootlegs) había 2 temas de ese disco. Insistió en que no existía nada de ese disco. Le dije que no me lo creía (un disco terminado y destruido, del que no hay nada guardado!?!?) y ahí se acabó la conversación... :-)

Nacho dijo...

Hola, los robots no creo que estén jubilados. El año pasado los llevaron a Barcelona. En Bilbao era literalmente imposible sacarlos. El escenario estaba abierto, no tenía cortinas, el escenario tenía escaleras, el espacio era pequeño... sencillamente, era imposible llevarlos. Aunque reconozco que sin ellos se pierde parte de la esencia del grupo.

Estoy de acuerdo con que los temas nuevos que interpretaban a finales de los 90 acabaron en Tour de France. Parece una evolución lógica. El grupo siempre ha tenido mucha presión sobre material nuevo y por aquella época acabaron interpretando esos temas, que eran más bien embrionarios y bastante poco definidos. El propio Florian me dijo a finales de los 90 que tenían preparado un nuevo álbum. Yo creo que ese álbum era, evidentemente, Tour de France, de 2003. Por cierto, yo creo que ese álbum gana cada día más. En directo suena magistral, suena a obra maestra tan a la altura como Trans Europe Express. Sin embargo, creo que Vitamin en directo pierde algo.

Con respecto al eternamente nuevo material de Kraftwerk el asunto es casi tan viejo como el grupo. Desde The Man Machine el grupo bajo el ritmo de producción hasta hacerse inapreciable. Desde entonces la prensa les ha preguntado invariablemente el asunto y ellos siempre han respondido que trabajan en su estudio todas las semanas. Lo que en mi juventud eran ansias por nuevos trabajos en mi madurez se ha convertido en pasión por su catálogo. Pero la mejor manera de comprender por qué es mejor que el grupo haya sido escaso es con los trabajos de Karl Bartos y de Wolfgang Flür: sencillamente son infumables. Si esos temas hubieran pertenecido a Kraftwerk serían una mancha imperdonable al grupo. El catálogo de Kraftwerk, tal y como está, es sagrado.

Estoy de acuerdo con "el gato kilo" en que si editan un DVD yo también me compraría el Blueray je je.... buena apreciación. Sin embargo, creo que también Kraftwerk tendrían cabida en formatos tipo realidad virtual o incluso los video juegos.

Por cierto, leí la biografía de Flür "Yo fui un robot" y me quedó bastante claro por qué Ralf ha terminado prácticamente solo en el grupo. Sencillamente las declaraciones de Flür son impresentables y muy poco "Kraftwerk". Cuando afirma que le sentó muy mal que los robots de 1991 no tuvieran piernas, en plena guerra bosnia y el asunto de las minas antipersona... es sencillamente despreciable. Qué poco tacto y qué ganas de parecer políticamente correcto cuando lo único que pareció fue patético. La carrera de Bartos me parece irregular y de bastante baja calidad. De hecho suena como cualquiera haciendo música en su casa. Un horror. Desde luego, los ejemplos de Bartos y Flür nos alivian mucho de la escasa producción de Kraftwerk.

Un placer poder departir con verdaderos fans del grupo por aquí. Muy lejos de tener que hablar del grupo con tus amigos, que no entienden el concepto del grupo je je. Estaría bien poder reunirnos algún día en un concierto si el grupo vuelve a venir a España. Un saludo a todos,

el gato kilo dijo...

Me encantan estos debates sobre Kraftwerk aunque con unas cervezas estaria mejor :)
Julio Gonzalez: es verdad que escuchando "Tour de France Soundtracks" hay algunos sonidos que me recuerdan a esas tres canciones del 97-98, sobre todo en "aerodynamik", yo sinceramente no me creo la historia de que les rechazo la EMI un disco a finales de los 90, ese rumor viene de Flurr, al igual que otros como que Ralf le ofreció volver unirse al grupo por el año 95...en fin la EMI les hubiese publicado cualquier cosa que llevase el nombre de Kraftwerk impreso, dada la escasa actividad musical del grupo, si hasta les publico "expo 2000" que era un jingle que les encargaron para la expo de Hannover y que luego ampliaron.

Nacho: me alegra que los robots no esten jubilados, de acuerdo en lo buenisimo que es "Tour de France Soundtracks" el problema es que lo ha hecho Kraftwerk, un grupo con un monton de albums clasicos que han cambiado la historia de la musica, por ello siempre sera considerado un trabajo menor (que para nada lo es), es un poco como Bowie despues de su epoca dorada, por ejemplo en los 90 y 00 tuvo discos muy buenos pero siempre se consideraran secundarios.

De acuerdo con que prefiero que saquen nada nuevo si no estan convencidos, su catalogo es inmaculado, de hecho "Tour de France Soundtracks" es tremendamente coherente en el sentido de que para lanzar algo nuevo tuvieron que recurrir a una idea vieja porque si no corrian el riesgo de desvirtuar su catalago.

En cuanto a Bartos y Flurr pues estoy de acuerdo en algunas cosas, a mi lo que hace Bartos me gusta, quitando el infumable segundo album de electric music, eso si, esta a años luz de lo que hacia con Kraftwerk, es como una especie de cruce entre Kraftwerk y lo Pet Shop Boys pero sin la calidad de estos dos grupos, yo le he visto un par de veces en directo y le echa mucha cara, como puede ser que el 80% de lo que tocas sea de tu exgrupo? y claro no hay color entre el directo de Kraftwerk y lo que hace Bartos que a veces parece los pitufos makineros o una banda tributo a Kraftwerk.
A su favor hay que decir que ha sido siempre elegante y no se ha dedicado a poner a parir al grupo como Flurr, no tiene mucha logica poner a parir al grupo del que aun vives mas de 20 años despues de marcharte.
Y me parecio una injusticia que no se le acreditada en The Mix despues de 3 años trabajando en el album y el tour por Italia del 90, ni siquiera le hacen una mencion, cosas de Ralf y Florian.

el gato kilo dijo...

Lo de Flurr es ya otro cantar, da lastima que alguien que ha estado en el grupo desde el 73 al 87 acabe asi, aprovechando la minima oportunidad para desacreditar a su exgrupo, del cual sigue comiendo a dia de hoy, es sencillamente vergonzoso, por eso dije antes que Bartos tiene mucha mas clase en este sentido y espero que no la pierda porque decia que tambien estaba preparando un libro...

Me compre el libro de Flurr en su edicion inglesa hace ya muchos años, no sabia lo que me iba a encontrar, sencillamente es un panfleto impresentable, soltando un monton de mierda contra Ralf y Florian, que si yo invente la bateria electronica, que si me tenian que haber acreditado como compositor en metal on metal, que si los robots no tienen piernas....patetico y hasta ridiculo, supongo que ha lamentado mucho haber dejado el grupo y al contrario que Bartos no ha tenido realmente una carrera despues.
El colmo del patetismo es cuando en el libro publica las supuestas cartas de fans que habian ido a la gira de The Mix y se habian sentido defraudados porque ni el ni Bartos estaban, despreciando a los nuevos miembros y afirmando que sin Flurr Kraftwerk ya no es Kraftwerk.
No me extraña que al final Ralf y Florian tomaran cartas en el asunto lo llevasen a juicio y ganaran, por lo visto tuvieron que cambiar partes del libro, asi que no tengo ni idea de como quedaria al final la version española. De todas formas los libros de Kraftwerk no son de gran ayuda por el mutismo de Ralf y Florian, muchos rumores, suposiciones y la opinion interesada de Bartos y Flurr que esos si que hablan.
Recomiendo un libro titulado simplemente Kraftwerk de Eric Deshayes que se concentra mas en analizar los albums, el problema es que esta en frances.

Un ultimo apunte, si bien su catalogo es intocable, bien estaria la reedicion de los tres primeros albums en CD, jamas publicados en este formato de manera oficial, cierto que no estan al nivel del resto de su obra pero sirven para entender como ha evolucionado el grupo hasta llegar a su primera obra maestra "autobahn", ademas pienso que el album "ralf and florian" es, quitando alguna rallada psicodelica, bastante recomendable.Una vez Ralf dijo que preparaban para el futuro una caja con estos tres discos pero despues nada se supo y dado el desprecio con el que tanto el como Florian se refieren a esa etapa lo veo dificil, lo llaman su prehistoria.

Un saludo a todos

Nacho dijo...

El Gato, muy de acuerdo con todo lo que dices. Yo también me compré el libro de Flurr en inglés, pero me hice con la edición española en cuanto salió. Y fue un espanto página tras página. En serio, me dio tanto asco leerlo que comprendí a la perfección por qué le echaron. Es insoportable. Además, el tío va de divo, cosa que jamás han hecho Ralf ni Florian, que son excesivamente modestos. Reconozco que cuando se separaron me pareció mal, pero con el tiempo lo he ido entendiendo a la perfección.

Estoy de acuerdo contigo, el caso de Bartos es diferente. El tío es más agradable y más majete. Su primer álbum tuvo un pase, pero lo que ha hecho con posterioridad a mi juicio es simple. Para mi consuelo, me resulta mejor que Kraftwerk no editen nada. Cualquier trabajo de Bartos firmado por Kraftwerk sería su tumba.

Expo 2000 me pareció bien. Ellos decían que era un mini LP je je... pero le han sacado mucho "jugo" al tema. El vídeo en directo es muy bueno, aunque al final se han quedado con uno de los mixes ajenos je je.

Voy a echar un vistazo al libro que recomiendas. El primer libro que compré del grupo fue el de Pacal Bussy. Te paso el link de mi blog en donde aparece:

http://kraftwerkandme.blogspot.com.es/

Con respecto a sus tres primeros álbumes, pues yo estoy de acuerdo con ellos. Son excesivamente hippies y no entran en el concepto. Aunque haría una excepción con Ralf & Florian, que me parece bastante bueno (si exceptuamos la portada jeje). Yo creo que ese álbum sí merece una reedición en condiciones.

Yo lo que sí vengo "reclamando" es un The Mix 2. Hay temas que no aparecieron en el 1 y que en directo son espectaculares, por ejemplo Spacelab. Computer Love, que sí apareció en The Mix, ha sido casi completamente modelada, y suena fantástica. Y muchos otros temas que creo ganarían mucho siendo regrabados. Quizá la falta de un Mix 2 se suplió con Minimum Maximum, pero hace años de ese disco.

De momento nuestros robots favoritos se van a Sudamérica.

Saludos a todos los fans,

Abacab dijo...

Julio González, El gato Kilo y Nacho, de verdad: mil gracias por este interesantísimo debate sobre Kraftwerk que habéis abierto. Disfruto mucho leyendo vuestras opiniones, que sois más entendidos que yo (si bien servidor tampoco es un ignorante del asunto).

Me quedo con la idea de una posible tertulia presencial en un futuro que habéis dejado caer. Sería un total placer.

A falta de eso, de momento os recomiendo que el día 26 de noviembre (sábado) a las 16.00h escuchéis nuestro programa, ya que va a ser de vuestro interés. Además, uno de vosotros 3 estará en persona, creo...

Saludos a todos y gracias por escribir.

Nacho dijo...

Gracias Abacab....estaré atento al programa de radio. Un saludo a todos.

julio gonzalez dijo...

Bueno, a ver si soy capaz de contestar a todo. :-)

A mi personalmente Karl Bartos me cae muy bien. Yo también lo vi 2 veces en directo. Una de las veces, en Gijón, el día anterior dio una ponencia sobre la historia de la producción musical (o algo así) y estuvo realmente bien. Al finalizar el acto nos quedamos hablando con él unos cuantos frikardos y fue tremendamente majo contestando a todo (algunas cosas realmente interesantes). Incluso soltaba algún taco!!!. Casi me desmonta el mito. :-) Y sí, se hace fotos con la gente.

Coincido en que el segundo disco de Electric Music es para encarcelarlo. La influencia del britpop, Bernard Summer y, sobre todo, Johnny Marr (con los que acababa de colaborar) lo hacen insoportable. Pero el resto de su discografía me parece como mínimo muy digna. De hecho escuchándolo me resulta inevitable pensar/dudar sobre quién era el autor real de muchos temas de Kraftwerk.

Con el paso del tiempo ha quedado claro que él era la parte más pop del grupo, y eso precisamente es algo que se nota muchísimo en el Tour de France Soundtracks (disco que me encanta), se nota que falta esa parte pop. De hecho el último tema, el retocado Tour de France 83, no pega ni de coña con el resto y para mi incluso lo podían haber obviado. Y eso que es un pepinazo, pero lo dicho, demasiado pop comparado con el resto del álbum.

Y ya que comentáis lo de The Mix, Karl Bartos llegó a comentar en una entrevista que, aparte de la canciones que todos conocemos, para ese disco habían trabajado en algunas otras más. Parece ser que habían rehecho Neon Lights, Antenna y alguna otra más que ahora no recuerdo.

Ah, y a estas alturas se supone que ya tiene que haber entregado su propia biografía al editor... Va a ser interesante leerla.

julio gonzalez dijo...

Wolfgang Flur ya es otra cosa. Personalmente nunca tuve ocasión de cruzar unas palabras con él así que desde el punto de vista personal no puedo opinar.

El primer disco de Yamo, Time Pie, a mi me gusta. La única pega que le pongo es que tenía que venir firmado como "Mouse on Mars featuring Wolfgang Flur" ya que si escucháis los discos de esa época del dúo alemán (a mi me gusta bastante) vais a ver que el disco es totalmente de ellos. O, bueno, venga, es "sólo" muy de ellos, vamos a ser generosos.

El último disco que publicó hace unos meses sí que me parece bastante irregular, pero bueno, para un disco que publica cada 20 años...

Lo que sí que me parece vergonzoso es lo del "momento dj" que vive. No me gusta nada esa actitud. Me pasa algo parecido con Giorgio Moroder. Qué necesidad tendrán de hacer... eso. Por qué no dan conciertos de verdad?.

El libro a mi personalmente me gusta. También primero me compré la edición inglesa y luego la española. Y también me pasa que me da cierta pena leer algunas cosas sobre su exgrupo (recordemos que se fue él porque quiso, nadie lo echó) pero para mi las anécdotas que cuenta lo compensan (cómo hubiera sido una película a lo Yellow Submarine con música de Kraftwerk !?!?).

La reedición de los 3 primeros discos (incluso el Organisation también) seguro que al final acaba cayendo. A lo mejor dentro de 10 años, pero cae fijo. Es trabajo ya hecho que sólo tienen que reciclar, y eso es algo que últimamente les gusta mucho...

Lo de que los 3 temas del 97 acabaron en el Tour de France Soundtracks yo tengo mis dudas. Sí que es cierto que Aerodynamik es una evolución del tema Luton (Hütter lo llama así) pero los otros 2 ni de coña. A mi no me extrañaría nada que EMI les pusiera unas condiciones para publicarles el disco en el 98 que ellos no aceptaron por el motivo que sea, y ahí se quedó la cosa. La pena es que seguro que esos 2 temas (independientemente de su calidad), y algunos más que iban a formar parte de ese disco, ahí se quedarán para siempre, en el limbo.

Por último comentaros a todos que no somos los únicos frikis de esto. Si queréis discutir de estos temas, y otro ciento más, con más frikis del estilo, os aconsejo que entréis en el foro de la web española de Jarre (jeanmicheljarre. es/foro). De lo que menos se habla es de Jarre. Yo entro y comento bastante. Es un foro muy variado y divertido.

Y habrá que escuchar el programa. :-)

el gato kilo dijo...

Julio Gonzalez: a mi Karl Bartos tambien me cae bien, especialmente porque ha tenido mucha clase tras su salida del grupo y fue coherente, el queria hacer musica nueva y dentro de la estructura de Kraftwerk esto era complicado por no decir imposible.
De acuerdo totalmente en lo que dices de que el aportaba la parte pop a Kraftwerk, a veces demasiado pop, yo personalmente prefiero la version que hace el grupo de "telephone call" sin parte vocal que la original, de hecho pienso que fue un error que el la cantara, hubiese preferido la voz mas robotica de Ralf.

Bartos ha hecho su carrera con sus aciertos y sus equivocaciones, a mi me gusta "esperanto", "communication" e incluso "off the record" que son temas que tenia por ahi escondidos, casi podiamos decir descartes, de hecho "atomium" me parece una aberracion pero el resto del album esta muy bien pero tambien es cierto que si temas como "15 minutes of fame" los hubiese firmado Kraftwerk, los hubiesemos puesto a parir, y que conste que me parece una canción graciosa y disfrutable pero parece mas una cara b de los Pet Shop Boys, que por otro lado suelen ser muy buenas.

Otra cosa es el rollo que lleva en directo que no me gusta nada, me parece bien que toque temas de Kraftwerk igual que por ejemplo morrissey toca 4 o 5 temas de los Smiths en sus conciertos, pero joder, que la mayoria de temas sean de Kraftwerk es un poco surrealista y es echarle mucha cara al asunto, tambien soy consciente de que es lo que espera la gente pero como yo soy tan raro pues me hubiese gustado oir el "communication" entero y luego si quiere meter "the model" o "pocket calculator" pues genial.

Se me paso el de Organisation, es cierto, deberian publicar los cuatro discos pero la verdad es que no lo veo por lo menos hasta que Ralf se jubile, asi que la prediccion de 10 años es bastante exacta, una pena de todas formas porque creo que son discos importantes, no como obras en su conjunto pero si como pequeños pasos hasta lo que finalmente fueron aunque "ralf and florian" fue el gran paso.

Es verdad que el original "Tour de France" musicalmente no pega con el resto pero habia que meterlo si o si, sino te cargas el concepto.
Los temas del 97-98 eran un poco como Kraftwerk queriendo ser como los Chemical Brothers con lo cual tenian que evolucionar, no me los imagino publicados tal cual pero necesitaban una escusa para la gira y esos temas nuevos y el rumor del nuevo album (llegue ha escuchar que se llamaria "electroland" o algo asi) eran la coartada perfecta.

Soy muy friki, por eso me quedo con esos conciertos del año 90 con Fritz Hilper y Bartos donde estaban experimentando con los sonidos de The Mix, no he escuchado nada igual en los conciertos de Kraftwerk.

el gato kilo dijo...

La verdad que con Flurr no soy muy objetivo, siempre me ha parecido impresentable su actitud, ya sabemos que Ralf y Florian eran unos dictadores que trataban a los otros dos como meros colaboradores, pasa en infinidad de grupos: OMD eran dos por mucho que quisieran mostrar la formación de cuarteto pero ahi se hacia lo que Andy y Paul decian, los Smiths igualmente eran dos y asi podriamos continuar...

A Flurr nadie le echo, se fue en el 87 porque no acepto los planes del grupo con The Mix y que le encargaran la remodelacion del estudio Kling Klang, me parece bien, no estas de acuerdo y punto pero hay que ser coherente como fue Bartos que enseguida se puso a hacer nueva musica, colaboraciones, etc y no se puso a hablar de estupideces como que no le gustaba las piernas de los robots o que los trajes tipo Tron les quedan fatal a Ralf y compañia.

El "time pie" esta bien pero tienes toda la razon, es un disco de Mouse of Mars, el ultimo no lo he escuchado, puro prejuicio lo reconozco, igualmente no me compre la version española de su libro, ya tuve bastante con la inglesa que me hizo sentir mucha verguenza ajena por eso espero que Bartos haga un libro aceptable y no pierda su clase pero desconfio totalmente de libros donde ni Ralf ni Florian han tenido nada que ver, tambien forma parte del mito.

Me pasare por el foro que dices aunque no soy muy aficionado a Jarre.

Abacab dijo...

Nacho, Julio y Kilo, celebro mucho que continúe el debate y espero que sea "non-stop". Escribo solamente para informar que debido a que Kilo no va a poder estar presente el 26 de noviembre, el programa especial sobre Kraftwerk queda pospuesto hasta nueva fecha en la que podamos coincidir para hablar de nuestras experiencias de Kraftwerk en directo.

Saludos a todos y muchas gracias por escribir.

Nacho dijo...

Bueno, me alegro mucho de que se haya formado un debate. Es un alivio poder debatir con fans, y no con amigos, que siempre terminan bromeando con los robots je je. Yo los trabajos de Flur no los he soportado más allá de una escucha. Han terminado todos en la papelera. Y sobre Bartos, tengo las ediciones limitadas de Crosstalk y Esperanto, que sonaban muy a OMD pero que tenían un pase. No están mal. Pero la verdad es que no han pasado el paso del tiempo. Han quedado relegadas, esa es la verdad. Esperaré al libro a ver qué tal. Entiendo que si el de Flur fue traducido al español, el suyo también se traducirá, aunque nunca se sabe. El mercado español es curioso y extravagante.

Aunque Kraftwerk tenga poca producción discográfica, lo que si tiene es un historial de conciertos increíble. En los últimos meses he descubierto que sus conciertos de 1974-1975 son muy buenos. Tengo unos cuantos que los pongo cuando quiero estar relajado. También me gustan los de la gira de 1981. La versión que hacían de Metropolis en esa gira es genial y demoledora. Circula por Youtube un vídeo de esa gira en la que se les ve moviéndose más de la cuenta je je... ver a Ralf moviendo los brazos de un lado para otro es fantástico.

Con respecto a la gira de la que habla El Gato del año 1990, tengo el CD pirata Rimini, de cuando tocaron en Italia. Ciertamente es curioso, pero suena muy leeeeento. Por cierto, no lo veo en Youtube, igual me animo a subirlo.

Me he pasado un rato por el foro de Jarre que aconseja Julio. La verdad es que he visto poco de Kraftwerk, aunque igual no he mirado bien. Tampoco a mi me gusta Jarre. Me parece un hortera, con todos los respetos a sus fans je je.

Una pena lo del programa de radio, Abacab. Ya nos dirás cuándo se podrá emitir.

Saludos a todos,

http://www.kraftwerkandme.com/

julio gonzalez dijo...

El foro que os comenté lleva abierto unos 20 años así que hay entradas y comentarios de Kraftwerk de todas las épocas, algunas cosas incluso pueden herir la sensibilidad del fan. Eso sí, lo puse porque se discute de todo y de todo tipo de artistas (no sólo de Kraftwerk vive el hombre). :-)

Yo también tengo ese doble cd del 90, Rímini Rímini, que sí que va muy lento, pero también tengo un doble vinilo del mismo concierto titulado Return Of The Mensch-Maschine que ya va a velocidad normal y suena muy bien. En ese concierto (y en el resto de esa gira) me encanta sobre todo Pocket Calculator porque Florian Schneider va a su bola, toca lo que le da la gana. Se nota que el "juguete" que estaba usando era nuevo y no podía parar de toquetearlo.

En cuanto a los conciertos antiguos hay un doble cd con el concierto de Leverkusen del 74, que también tiene un sonido decente, en el que llegan a tocar una versión de Autobahn de más de 40 minutos. Es la leche. Me imagino que también estará para bajar en algún lado.

El vídeo del 81 que comentáis forma parte de un documental alemán de la época que también está en YouTube completo para poder ver. Sí que es muy gracioso verlos moverse tanto. Quién lo diría... Lo de Ralf parece ser que era habitual en aquella época (aquí tenéis a Sakamoto confirmándolo: https://www.youtube.com/watch?v=H3OGjE_oMxs)

Ah, en los conciertos de Karl Bartos de la época Communication sí que tocaba el disco entero, bueno, sólo se dejaba fuera una, eso sí del resto de su discografía en solitario ná de ná. No empezó a meter TV hasta bastante tiempo después. Por cierto, lo que nunca le llegué a oír explicar es el porqué de la no publicación del segundo disco de Elektric Music (con "k"). En los conciertos que hicieron en el 94 tocaron muchos temas de ese disco, muy continuistas con el anterior, y ahí se quedaron, en el limbo. Ese disco es su Technopop particular. :-)

Abacab dijo...

Nacho, Julio, la verdad es que el material de archivo del grupo da mucho juego. Siempre te encuentras algún vídeo por ahí perdido que no has visto que te puede sorprender. No hace mucho escuché una toma de "Showroom dummies" en directo de los primeros 80 que duplicaba los beats.

Cuando se lleve a cabo el programa sobre el grupo, avisaré por aquí. De momento si queréis, podéis escuchar los 2 programas que dedicamos a "The Man-Machine" y "Electric Café / Techno Pop":

http://www.ivoox.com/dmr-2-30-audios-mp3_rf_705262_1.html

http://www.ivoox.com/dmr-4-3-audios-mp3_rf_1642413_1.html

A los 2 gracias por escribir.

Nacho dijo...

Hola amigos, parece que nuestros robots han tenido problemas en México. Os dejo una crónica de su actuación. Con lo bien que están en Europa, ya tiene ganas Hütter de meterse en líos, je je:

http://www.sopitas.com/693750-3d-apa-kraftwerk-corona-capital-2016/

Abacab dijo...

Nacho, madre mía. Qué hecatombe. Ciertamente no se merecen sufrir experiencias así. Suerte que en su viejo continente las cosas les van bien (muy bien, como comprobamos en Bilbao). En fin, me ha apenado en parte la lectura de esa crónica, pero agradezco que nos lo hayas compartido por estas tierras.

Como siempre, gracias por escribir.

julio gonzalez dijo...

Pues ya está aquí la autobiografía de Karl Bartos: Der Klang aus der Maschine Autobiografie

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/41Z3OCyJQ7L.jpg

https://www.amazon.de/Klang-aus-Maschine-Autobiografie/dp/3847906178

Abacab dijo...

Julio Gonzalez, pues a ver si me hago pronto con ella y vemos las opiniones del señor Bartos.

Gracias por escribir.

Nacho dijo...

Hola amigos, aprovecho éstos comentarios para celebrar la edición de The Catalogue. He hecho una crítica de la caja de vinilos en mi blog. Un saludo a todos

http://kraftwerkandme.blogspot.com.es/2017/05/the-catalogue-3-d-vinyl-box-set.html

Abacab dijo...

Nacho, pues muchas gracias por el enlace, ahora mismo me paso a ver tu post.

Por cierto, estuve en Londres no hace mucho y daba gloria ver carteles promocionales por el "underground" :)

Gracias por escribir.