jueves, 4 de junio de 2015

World Goth Day. Madrid (30-05-2015)

INTRODUCCION.
“Discos, música y reflexiones” nos esforzamos al máximo con el evento del World Goth Day. Tuvimos conocimiento del evento por la participación en el mismo de nuestro grupo amigo La Broma Negra y la gente de Melodías De Sombras, organizadores del evento, consideraron correcto acreditarnos para poder informarles de lo que estaba previsto.
He aquí una introducción en la que servidor de ustedes, Víctor Prats, no quiere extenderse en exceso y ceder la palabra a Alfredo Morales y Mariano González, que son los que harán de narradores extensos del World Goth Day. Alfredo Morales les comentará las actuaciones de Furtiva y Larva, siendo Mariano González (de quien celebramos mucho su regreso a conciertos desde que comenzó su calvario físico-motriz) quien les hablará de la actuación de La Broma Negra.
Sintetizaré diciendo que el evento fue un éxito en todos los sentidos, con un notable aforo como aspecto a destacar. Musicalmente Furtiva abrieron fuego con las melodías más accesibles y rítmicas de la noche, con un Juan Pedro García al frente tremendamente vital y animoso. La Broma Negra volvieron a sentar cátedra en la sala Maravillas con un show del que me sorprendió que se soplaran el nuevo single “Los cuerpos celestes” (me equivoqué al promocionar su actuación pensando que la incluirían en el listado). Y Larva nos sumergió en un infierno musical, visual (ojo las proyecciones veladas que tuvieron en los telones de fondo) y de actuación con un frontman arrollador como es InqUesT y con el contrapunto de Anoxia encargándose de que sonasen las melodías.
No solo hubo música en directo, sino que también hubo sesión dj donde hubo mucho sonido ochentero con temas como “You spin me round (like a record)” de Dead Or Alive, algo de los últimos Visage de Steve Strange, New Order y más canciones que a mí me agradaron sobremanera. Y no solo hubo música en general, ya fuera en directo o en sesión dj, sino que también hubo cabida para un desfile de moda donde las modelos femeninas quitaban el hipo en todos los sentidos. Bueno, a modo de intro o síntesis está ya bien. Les dejo con los textos de Alfredo Morales y Mariano González, estando el de Mariano intercalado en la mitad del de Alfredo al ser La Broma Negra el 2º grupo que actuó de los 3 programados. Por cierto, las fotografías sí que son mías (como siempre, no gran cosa).

WORLD GOTH DAY.
El pasado 30 de mayo fue el “World Goth Day” y para celebrarlo la gente de Melodías De Sombras nos proponen un cartel en la Sala Maravillas que incluyó a tres bandas: Furtiva, La Broma Negra y Larva. A La Broma Negra ya los conocemos, han pasado varias veces por este blog y de hecho cerrarán la temporada vía entrevista radiofónica el próximo sábado y en directo; así que no se lo pierdan. Nos pareció que ver a La Broma Negra en directo poco antes de la entrevista podría estar muy bien y de paso conoceríamos a otras bandas en un evento donde además habría hasta desfile gótico y neo-victoriano. Estaba claro que nuestra presencia estaba más que justificada, además significaba el reencuentro de nuestro compañero Mariano con los conciertos en directo, algo digno de celebración, estando la plantilla de “DMR” al completo para el evento. Fuimos hasta la sala en taxi, un viaje que estuvo bien hasta que nos adentramos en el centro de Madrid y nos topamos con unas motoristas encantadísimas de haberse conocido, que charlaban sobre el último grito en bragas absorbentes y sujetadores aerodinámicos, bloqueándonos el paso durante varios minutos; a punto estuve de bajarme y decirles que se fueran a un bar o al Alcampo si querían seguir charlando sobre temas tan interesantes. Al final conseguimos llegar a nuestro destino sin más incidentes.

FURTIVA.
Cuando llegamos la sala estaba prácticamente vacía aunque poco a poco iba llegando gente, pero hay que decir que el ambiente era algo desangelado cuando salió a tocar el primer grupo Furtiva, un dúo formado por Juan Pedro García (voz) y Raúl Cancino (instrumentos electrónicos). A Juan Pedro ya lo conocíamos pues le vimos tocar guitarra y sintetizadores con el grupo After The Rain no hace demasiado tiempo.
Furtiva realizan un techno-pop muy deudor de los 80 en general que recuerda a grupos como Depeche Mode o Pet Shop Boys. Sobre el escenario Juan Pedro no para de animar al público, de bailar con unos movimientos que eran como ver una mezcla entre David Gahan y Andy Bell en el escenario y de derrochar buen humor. Además su voz suena potente bajo todas esas capas de sintetizador que envuelven canciones como “Solo palabras” o “Solo un segundo”, esta última con un singular punteo de guitarra muy “Together in electric dreams”.
El concierto continuó con “Hambre artificial”; en ese momento empecé a ver gente del llamado “núcleo duro” de La Broma Negra capitaneado por un hombre que sin prejuicios que empezó a partir la pana en cuanto entró en la sala; el tipo no paró de bailar mientras sonaba “Deseos vagabundos”, un tema que trata de sobre todos los deseos ocultos que todos tenemos; yo por ejemplo deseo un mundo donde solo haya MILFS y no estuvo lejos de cumplirse mi deseo dada la fauna que pobló la sala esa noche. Yo encantado claro. Para esta canción Juan Pedro coge la guitarra tocándola de una manera que me recordó un poco a algunas canciones de New Order.
La guitarra también estuvo presente en “Otro día”. La canción incluye algún singular punteo con un final donde les gusta jugar a la distorsión. Para la última canción se dejan sin duda la más pegadiza, se trata de “Lluvia ácida”, una especie de cruce entre OBK y Maquina Total 6 que pondría punto y final a la intervención de Furtiva en este “World Goth Day” solventando bien la papeleta de ser el primer grupo en actuar cuando aún la sala estaba muy poco poblada.

LA BROMA NEGRA.
Un acto en sí mismo más o menos trivial como asistir a un concierto se ha convertido para mí en un acto pleno de significado. Lamentablemente por cuestiones físicas hace aproximadamente dos años que no escuchaba música en directo y cuando mi buen amigo Víctor me ofreció asistir al “World Goth Day” tuve, en principio, un montón de dudas al respecto. Todavía me hallo lejos de la recuperación, aunque algo he mejorado, y el hecho de moverme permanentemente con dos muletas plantea problemas de logística, molestias físicas, etc. Víctor me tranquilizó diciéndome que en la Sala Maravillas hay un poyo justamente enfrente del escenario en el que podría sentarme. ¿Desplazamientos? Sin problemas, en taxi. Finalmente acepté la oferta y acordamos todos los asistentes de “DMR” (Víctor, Alfredo y yo) reunirnos en mi casa un par de horas antes del evento y desde aquí salir hacia la sala. De hecho fue muy importante para mí ir acompañado, tengan cuenta mi inseguridad al caminar y el miedo a perder el equilibrio… Pero no pasa nada, llevaba conmigo a dos magníficos guardaespaldas que podían ayudarme ante eventuales resbalones y guarrazos. Todas las dudas se fueron disipando conforme nos acercábamos a la Maravillas, echaba de menos muchas sensaciones que estaban postergadas: irse sumiendo en la semioscuridad de una sala, el afanoso montaje de los instrumentos en el escenario, las tertulias previas al concierto, la música pinchada como aperitivo… No desdeñen estos pequeños momentos musicales y aprécienlos, todos los preliminares aumentan el placer posterior. En los conciertos y en otras interesantes disciplinas.
En cuanto al ambiente, tenía razonables expectativas de encontrar una generosa colonia de MILFS. Expectativas generadas por experiencias anteriores de mis compañeros de andanzas en un concierto precisamente de La Broma Negra en este mismo sitio, y he de decir que algo había de eso. Sin pasarse, pero con puntos altos. Como iba ser el “World Goth Day” me imaginé que proliferarían las vestimentas negras, corsés, maquillaje, etc (mi mente es tan tópica) y aunque sí que los hubo el ambiente fue variado y variopinto. Además, ¿qué más daba? Todo era agradable y estaba a punto de disfrutar de música en directo después de mucho tiempo. Así que solamente quedaba acomodarme bien sentadito, y prepararme para disfrutar el show. Ahora verán lo que pasó.
Permítanme una pequeña digresión. Conocí a “La Broma Negra” hace casi cuatros justos en la sala Cats y en aquel entonces, agradabilísima sorpresa aparte, mi percepción fue la de un dúo electrónico con matices de guitarra, de tonalidad oscura y letras más o menos crípticas. En la formación del concierto que nos ocupa ha habido cambios. Como ya sabrán por otras crónicas anteriores, el dúo se ha convertido en cuarteto gracias a la adición de un teclista (David Infantes) y de un batería (Javier Pellín). Yo todavía no había tenido la oportunidad de ver a esta formación sobre las tablas y he de decir que el sonido gana en empaque, fuerza y organicidad. La primera vez que les vi me parecieron un grupo eminentemente electrónico. Ahora suenan mucho más roqueros y en buena medida también habría que mencionar la mayor notoriedad de la guitarra de Alex. Una cosa interesante de ver en La Broma Negra es la estética, a Carlos Caballero le he visto por ejemplo (en persona o por crónicas) con traje y corbata o sombrero cowboy. Ayer predominó la sobriedad salvo por el detalle del maquillaje ocular de Carlos, a base de sombra de ojos. Por lo demás muy sobrio David, con sombrero y gafas de sol, Alex con su habitual guitarra flamígera y Javier con todas las trazas de un batería de rock.
Vamos a la tarea. Avanzaremos primero que el show se pudo definir en base a su intensidad, usando un tracklist proclive para dejar patente la contundencia del grupo. Hemos de tener en cuenta una limitación y es que al constar el evento del “World Goth Day” de tres grupos, la actuación tuvo que restringirse a 40 minutos. En esta tesitura creo que lo mejor es juntar un cúmulo de canciones que levanten al público del asiento (aunque yo lo tenía difícil) y vayan a la yugular. En un concierto más largo siempre hay más oportunidades de modular más y asignar partes más movidas o más reposadas según corresponda, pero anoche no se disponía de ese tiempo. La performance de Carlos fue fiel a esa energía, seguro de sí mismo, dueño de escenario y repertorio, ágil y voluntarioso, teatral sin ser teatrero, vehemente sin caer en la gesticulación. Sin duda un buen frontman.
Comienza el concierto y nos recibe en primera instancia una salva de guitarras excelentemente lanzada por Álex, siendo su aportación muy patente a lo largo de toda la noche, que dan pie a “Protege tus secretos”; sin duda una de las mejores canciones de “Desilusiones de Grandeza”. Si la primera canción establece el tono y sirve de gancho para el resto del concierto, la verdad es que el tema cumplió sobradamente su cometido. La cada vez más numerosa y animada concurrencia conectó bien con la canción. Buen inicio. Pero lo bueno no decayó, ni mucho menos; acto seguido sonó una habitual en sus conciertos y ya un pequeño clásico: “Nieto de maestro de escuela”, inicio de la buena representación que tuvo su carismático disco “Joyas De Princesas Muertas” y que confirmó un magnífico inicio de concierto. Seguidamente le tocó el turno a una canción de su último álbum “Déjanos La Luz Encendida”, en concreto “Domingo de pasión” con su lúgubre y dickensiano inicio. Junto con la siguiente canción, “Fantasmas”, formó (valga la redundancia) una fantasmal dupla, con menciones tanto al “fantasma de las Navidades pasadas” como al de Edgar Allan Poe. Muy acorde, por la celebración, con el gótico evento de ayer y basadas en intensas atmósferas y no menos intensa ejecución. Uno de los puntos álgidos de la noche, en mi opinión, fue “Heridos”. Tema ya de por sí potente en estudio y que tuvo una excelente interpretación por parte de toda la banda, mereciendo una mención especial al batería Javier Pellín, que introdujo unos potentes redobles que dotaron de mayor carácter si cabe a la música. Sin solución de continuidad llegó otro pequeño clásico de la banda “Sagrado Corazón”, tema interpretado de nuevo con solvencia e intensidad y que me gusta escuchar en directo sobre todo por esa estupenda proclama/pregunta: “¿No sabéis que el corazón es algo sagrado?”.
“Tos de medianoche”, la siguiente canción, probablemente pasará por ser una de las canciones que perduren de su (por poco tiempo) último disco y en directo no pierde ninguna de sus cualidades, merced a reafirmar su sólido estribillo y el toque de sutil melancolía. El cierre del concierto vendrá refrendado por la preminencia de temas de “Joyas De Princesas Muertas” mediante “Balas para matar el tiempo” y “Cuidado con lo que matas”. En ambas canciones pudimos ver como hubo espacio para una melancolía más reflexiva, lo cual no quiere decir que se pierda garra en la interpretación. De hecho en la primera de ellas, Carlos se bajó del escenario momentáneamente para cantar. “Cuidado con lo que matas” fue un buen cierre y además desde el punto de vista lírico siempre me ha parecido una de las más interesantes. Buen hacer, además, de David Infantes en los teclados. Y llegamos al final… con la sensación de que el concierto se había hecho muy corto, siendo en total 40 minutos de recorrido musical. No obstante las circunstancias mandaban y al tratarse de una serie de actuaciones consecutivas no había espacio para más. En una hipotética lista de deseos previa al concierto figuraban “Los reyes en su cama no morirán” o “Sonetos”; sin embargo, no es cuestión de ver la botella medio vacía, sino de apreciar lo que sí pudimos ver. De hecho creo que el tracklist fue acertado, ya hemos mencionado anteriormente que se ajustó a las condiciones de inmediatez que requerían las circunstancias y además por atmósferas y temática hubo buenos aciertos como “Fantasma” y “Domingo de pasión”. Ya hemos mencionado también que el disco más visitado durante la noche fue “Joyas De Princesas Muertas”, que sigue siendo un referente a la hora de generar canciones carismáticas, si bien en un repertorio de mayor extensión sin duda hubiera habido cabida para más canciones de otros discos que ya han probado sobradamente su solvencia.
Resultado final: muy satisfactorio, muy buena disposición de la banda, buenas dosis de entusiasmo y por parte del público notable receptividad. Sin duda alguna desde el punto de vista personal fue un buen retorno a las tablas, sin incidentes físicos y con una agradable tertulia musical una vez hubimos cubierto todos los conciertos. Efectivamente, a la salida de la Sala Maravillas nos encontramos con Carlos y posteriormente con Álex, pasando a mantener una divertida charla sobre nuestras filias y poniendo a caldo a algunas de nuestras fobias musicales. Llegó la hora de cerrar la noche y tras encontrar un salvador taxi nos fuimos recogiendo a nuestras respectivas casas. Van a permitirme reservar una pequeña parcela de la crónica a agradecimientos. En primer lugar agradecimiento a mis compañeros y amigos de “DMR”, Víctor y Alfredo, sin los cuales probablemente no me hubiera sido posible asistir al concierto. También quisiera agradecer a Carlos y a Álex su cordialidad y el interés que mostraron por mi estado de salud. Entre todos hicimos una buena noche. También, cómo no, agradecer las acreditaciones a Melodías De Sombras. Espero que la crónica haya sido de su agrado, teniendo en cuenta que ha sido mi debut en estas lides. Sean benévolos y perdonen los defectos.

LARVA.
Tras La Broma Negra que subieron mucho el nivel del evento a pesar de un setlist reducido, llega la sorpresa de la noche, al menos para mí. Si pensaba que Larva iría en una línea parecida a alguno de los dos artistas anteriores, estaba totalmente equivocado. Se trata de un dúo electro-industrial formado por InqUesT (voz) y Anoxia (secuencias y sintetizadores en vivo).
El dúo no dejó absolutamente a nadie indiferente, mientras Anoxia disparaba las programaciones de electro machacón, un hombre que parecía haber salido directamente del infierno nos hacia una visita, tatuado de arriba abajo, a su lado Marilyn Manson parecía un aprendiz de gótico. En un primer momento la imagen es tan impactante que varias personas se asustaron, pero a medida que el show fue avanzando los ambientes más claustrofóbicos y lúgubres fueron dando paso a una música electrónica dura, muy industrial pero a la vez desenfadada y bailable. La fiesta estaba servida y la sala pasó del terror a la más absoluta diversión. Me recordaron un poco a esa música electrónica repetitiva que procedía de centro Europa y que no tenía otro objetivo que la desinhibición y la desconexión de la realidad.
Larva utilizan ese sonido techno alemán tan de actualidad sobre todo en la segunda mitad de la década pasada y lo mezclan con sonidos industriales abrasadores, con punk y metal hecho a base de electrónica. El resultado puede gustar o no, pero desde luego no cae en lo obvio. A mí desde luego me gustaron mucho y eso que no se entendía prácticamente nada de las letras.
Tras las actuaciones de los grupos empezaron a poner música de los 80, demasiado obvia y que no se yo que tenía que ver con la temática gótica pero en fin, los djs en estos eventos siempre hacen lo mismo: se amoldan al público, seguramente en los bailes de los Centros De Día del futuro pondrán “Big in Japan” mientras los viejales mueven el esqueleto.

Texto: Alfredo Morales (WORLD GOTH DAY, FURTIVA Y LARVA), Mariano González (LA BROMA NEGRA) y Víctor Prats (INTRODUCCIÓN).
Fotografías: Víctor Prats.