viernes, 12 de junio de 2015

Izal - Agujeros De Gusano (2013)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Proseguimos ahondando en el “fenómeno Izal”, quizás la gran última sensación de la música indie que con más fuerza ha golpeado a las masas desde que Vetusta Morla irrumpieran en 2008 con su primer lp. A modo de antecedentes para hablarles de Izal, como medio de comunicación musical que somos, desde hace un par de años notaba en el mailing que recibíamos una presencia incansable de Izal, que cual bola de nieve iba en aumento.

La gente de Hook Management la verdad es que han hecho un trabajazo con la promoción del grupo y en sus e-mails se veía la progresión: entradas agotadas en Joy Eslava, la gran sensación en el Sonorama, llenazo en La Riviera, concierto ante 12000 personas en el Palacio de los Deportes… El grupo igualmente cada vez tenía una mayor presencia en el programa musical de referencia que es la hora de música nacional que Kiss Tv ofrece de lunes a viernes de 17 a 18.00h. El videoclip atroz de su canción “Hambre” se emitía día sí y día también y de cuando en cuando también aparecía el video buenrollista de “Qué bien” de su anterior disco “Magia Y Efectos Especiales”.

Ya saben que con Izal hemos ido poco a poco. Primero asistimos a un concierto intensísimo en las fiestas de Móstoles en septiembre de 2014 y luego vimos al grupo en su gran momento hasta la fecha en esa ya mencionada cita en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. A Mikel, tambien hay que recordarlo, le vimos colaborando en un concierto especial de Kuve, en el que Maryan Frutos ya le presentó poniendo de manifiesto el lío y actividad de no parar que Izal tenían en aquel invierno de 2013.

Tras quedar completamente encandilados con el pluscuamperfecto show del 11 de abril en Madrid, llegaba la hora de afrontar Izal a fondo, tal y como lo hacemos en “DMR”, es decir, escuchando un disco suyo en profundidad. Escogí “Agujeros De Gusano” para escucharlo de cabo a rabo y tras casi 2 meses de generosas y prolongadas escuchas, creo que estoy en condiciones de poder hablar bien a fondo de esta obra que seguramente puede ser uno de los grandes discos editados en España en los 2 últimos años.

A modo de antecedentes estrictos del grupo formado por Mikel Izal en las voces, Alberto Pérez a la guitarra, Iván Mella a los teclados, Emanuel “Gato” Pérez en el bajo y Alejandro Jordá en la batería, ya que hasta el momento les he comentado mis antecedentes personales con la banda, Izal venían de su debut de larga duración “Magia Y Efectos Especiales”. Un disco que les había posicionado bien y que ya prendió la mecha gracias a sus conciertos que evolucionaban en progresión geométrica en número de asistentes y al trabajo individual que hicieron singles acertadísimos como “Qué bien”, la acojonante canción título y el tema de cierto sonido heroico que es “Tu continente”.

“Agujeros De Gusano”, ayudado a ver la luz mediante empujón de crowdfunding, llegó en 2013 y se revela como un disco de alto nivel. Un compendio de temas variados y que normalmente coinciden en tener casi todos al menos un pasaje de mucha intensidad y fuerza y entre los cuales Izal marchan desde temas luminosos a otros más oscuros, pasando por momentos algo melancólicos e incluso atreviéndose con una suite. Solamente le veo un “pero” estructuralmente hablando, que luego les comentaré más a fondo y que ya dejaré ver al comentar la primera canción. Suficiente como intro, pasemos al análisis del disco tema a tema.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Despedida”: Venga, sin dilación: el “pero” que le veo a “Agujeros De Gusano” es empezar con “Despedida”. Quizás siendo muy obvio por su título, yo la hubiera puesto como cierre del disco. Luego extenderé esta idea personal mía; ya saben que aquí somos muy de mirar muy bien el orden del track list de los discos que analizamos. Los habituales lectores de “DMR” no se llevarán a extraños con esto. “Despedida” es un gran tema, de factura melancólica, que comienza sigilosa y se marcha igual. Tiene un desarrollo de intensidad instrumental donde hay grandes momentos líricos como esa invitación a esos vecinos a los que un día nos pusimos a criticar; y es que es muy cierto eso de “nos regalaron tantos momentos de estar completamente de acuerdo. De estar en paz”. No hay mayores momentos de feeling en las relaciones personales que el unirse para poner a parir a alguien. Buena canción que sirve como prólogo, aunque yo la hubiera servido como el real y verdadero epílogo del disco.

2. “Asuntos delicados”: Comenzamos con los singles. Con una estampida de búfalos generada por Alejandro Jordá desde su batería llega el grito de Mikel de “arrímate”. Hay un momento de reflexión con unas oscuras y preciosas cuerdas de la guitarra eléctrica de Alberto Pérez que son el puente al estribillo arrollador. “Asuntos delicados” es de los momentos más alocados e intensos del disco. Estribillo muy acertado y un tema que alborota al personal que va a los conciertos de Izal; no en vano su videoclip se generó compilando fragmentos en directo a raíz de una también cita marcada en la historia de Izal llenando La Riviera.

3. “Hambre”: No cambiamos de textura con “Hambre”. Seguimos moviéndonos en el mayor arrojo y caña del disco. Su videoclip, con imágenes algo grotescas a ratos, es efectista y se ajusta al aplomo melódico que ofrecen nuevamente ofrecen los Izal, donde el vértigo se alcanza más bien en el estribillo.

4. “Pánico práctico”: ¿Más razones para mover a “Despedida” al último lugar? Pues que si así hubiera sido concebido el disco, este arranque hubiera sido parecido al del “The Joshua Tree” de U2; es decir, con 3 singles que quitan el hipo en fila india para comenzar. Y es que “Pánico práctico” es otro de los sencillos extraídos de “Agujeros De Gusano” que ha jugado el papel de ser el single menos cañero, pero que quizás sea nuestro favorito. Su videoclip, con el grupo tirándose en paracaídas, es acertado. Es una canción donde no hay tanta intensidad instrumental, pero que aborda un bonito concepto o idea que es ajustable a cualquier situación en la que una despedida o fin de algo supone una gozada o al menos un alivio. El estribillo es fabuloso: “Adiós al pánico práctico de habernos encontrado. Adiós al vértigo de vernos coincidiendo en el espacio. ¡Adiós, adiós! Ya no volvamos a vernos nunca. ¡Nunca! ¡Nunca!”; que algo sea sencillo no es óbice de que a la par sea fabuloso. Al menos a mí así me lo parece en esta ocasión. Cada cual aplique ese “ya no volvamos a vernos nunca” y repetir el “nunca” gritando a lo que le venga bien: una ruptura sentimental, un despido de un trabajo que te mata en vida, etc. Prueben a aplicar “Pánico práctico” con su escucha a esas situaciones que puedan atravesar en su vida y ya verán cómo se les alegra el día.

5. “Agujeros de gusano”: Con la intro numérica de la voz de una niña pequeña comienza la canción que titula el disco. Una canción en la que Izal apuestan por el desarrollo y evolución melódica hasta límites insospechados. Y es que con los aires y sonidos latinos que termina la canción se produce una sensación de sorpresa mayúscula, ya que en los primeros compases nadie podría imaginar que terminara así. Ofrece buenos pasajes en su desarrollo, que a ratos incluso recuerda a ciertos sonidos de la pasada “Tu continente”. No es ni mucho menos nuestro pasaje favorito del disco.

6. “Palos de ciego”: En “Palos de ciego” encontramos otro fuerte contraste en la evolución de la canción. Hay una primera parte sumamente melódica, en la que quizás Izal ofrecen los segundos de mayor emotividad del disco; me refiero a esa parte que empieza cuando Mikel canta eso de “mientras el mar seguirá a sus tareas…”. Luego hay una ruptura que hace que el tema vire en su sentir hacia la mala hostia y empecinamiento con el pertinaz e incluso amenazante verso de “seguiremos dando palos de ciego al aire”. Se pasa de la mesura y lo bonito a lo encabronado y potente de forma pasmosa. Gran canción y creo que de la misma manera es una de las favoritas de la propia banda.

7. “Ockham”: Canción claramente hecha para el directo es “Ockham”. Sus coros invitan a que el público se desate. Composición en donde se recupera la velocidad melódica de los singles potentes del comienzo del disco. Más reseñable creemos que es lo que viene a continuación, ya que en este terreno estilístico que define a “Ockham” el grupo ha estado más atinado al comienzo del disco sobre todo con “Asuntos delicados” y también con “Hambre”.
8. “Jenna Fischer”: Ahora los Izal se atreven con un sonido forajido y fronterizo para una canción dedicada a una musa que no sé si en la creación lírica de Mikel se atendió a un referente real (al que sin duda en otra etapa de mi vida quizás me hubiera gustado conocer) o a mera creación literaria. “Jenna Fischer” se puede entender como una especie de femme fatale, de esas que tanto encanto tienen y que se ve en ciertas descripciones de su actitud que denotan tanta seguridad: “deja de mirarme como si fueras distinta a las demás” o “relájate, conseguiste conquistar a todos. Relájate, ya nos tienes en tus manos”. Una especie de “loba” de esas que Santi Balmes citaba en “Si tú me dices Ben, yo digo Affleck” y a las que Mikel quizás se tenga que enfrentar cada vez con más frecuencia en fiestas privadas postconcierto (en la que acudimos tras el concierto del Palacio de los Deportes vi a más de una Jenna Fischer en el pub Showcase). Musicalmente un acierto y no en vano el grupo apostó por ella para abrir de forma arrolladora el concierto del 11 de abril en el Palacio de los Deportes. Desde la carcajada del comienzo de Mikel hasta el final de sopetón no hay lugar para desperdicio. Una joya oculta, al no haber sido escogida como single, del disco. En directo, volvemos a hablar de su versión en concierto, la canción se multiplica por dos en fuerza instrumental y resulta apabullante.

9. “A los que volveremos”: En el sector final del disco Izal van metiendo algo de compromiso social en las letras que en cierta forma ya dejaron ver en el 2º sector de “Palos de ciego” y “A los que volveremos”, bonita y acertada pieza de sonido semiacústico, ya apuesta en ese sentido. Esto que comentamos se ve en versos como “juegan a meternos miedo. Nos prefieren donde puedan hacer que olvidemos tantos éxitos y que pensemos que se fueron para no volver”. He de decir que me hizo mucha gracia con la efusividad con la que presentó esta canción Mikel en el Palacio de los Deportes (parecía que se venía arriba), la cual por lógica estuvo incluida en un terceto acústico que hizo el grupo. El estribillo es otra de las genialidades localmente localizadas de este “Agujeros De Gusano”, con un sonido de fuerte gancho y mucha luminosidad. “Colores que iluminan los parques a los que volveremos…” … Perdónenme, pero es que como estoy escuchando el disco mientras escribo el post es fácil dejarse llevar por esta canción.

10. “Tóxica”: Momento de reflexión y oscuridad con “Tóxica”, que desde sus primeros instantes de fuerte contención llama la atención y también desde las primeras palabras que dice Mikel “será más divertido si es complicado”. Canción sigilosa menos en su estribillo donde la intensidad que alcanza es nuevamente arrolladora y crea otro instante muy del estilo Izal. “Eres tóxica y mortal”, así de solemne y dura es la conclusión a la que llega Mikel para culminar el estribillo. Buena canción, de esas que pasan desapercibidas en las primeras escuchas, pero que con el paso de las escuchas termina llegando. Buen ritmo melódico y acertadas bases de batería y bajo en el sector instrumental final.

11. “Epílogo I. La duda razonable”: Izal deciden terminar el disco con una trilogía o suite de fuerte contenido social en su letra. En la primera parte “Epílogo I. La duda razonable” Mikel muestra la incredulidad ante cualquier propuesta política con una base melódica que comienza nuevamente sigilosa y acústica, y que esta vez rompe de forma curiosa. En el tramo final de esta 1ª parte de la suite Izal suenan muchísimo al Bruce Springsteen de los años 70, del “Born To Run”; sobre todo a partir de ese momento cuando Mikel dice “hoy líder…”, donde Iván Mella a los teclados parece haber sido poseído por el señor Danny Federici de la E-Street Band (que en la gloria esté). Si la individualizamos de sus compañeras de conjunto, quizás sea una de las mejores canciones del disco. Emocionante, vital, épica. Soberbia. El final de esa perorata que suelta Mikel en la “fase Springsteen” de la canción que termina con “… no te confundas, bienvenido a tu vertedero” me pone el pelo de los brazos de punta.

12. “Epílogo II. La caída del imperio”: En esta suite hay un momento de decadencia relajada que es “Epílogo II. La caída del imperio”, donde todo parece relativizarse y que pretender dejarnos confortablemente atontados (y es que su sentir es algo “Confortably numb”; verán que los referentes que me vienen a la mente son inmejorables: Springsteen, Pink Floyd). Va cogiendo fuerza para desembocar en el éxtasis y catarsis que se sobrevendrá.

13. “Epílogo III. Resurrección y venganza”: Mikel empieza la parte final de la trilogía de cierre de “Agujeros De Gusano” de título “Epílogo III. Resurrección y venganza” con un discurso bastante jodido, aludiendo a un futuro con tintes de invierno gris perenne, que termina por estallar (“arriba, ¡despertad!”) y revelarse en un final de disco atronador y con unos versos heroicos y épicos, con protagonismo final de unos teclados estratosféricos de Iván Mella que nos dejan sentados frente al sofá después de que se termine la banda sonora haciendo el silencio que demuestra que “Agujeros De Gusano” ha llegado a su fin. Grandísima canción, que sin ser un final desacertado de obra, yo hubiera considerado a otra compañera de disco.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
“Agujeros De Gusano” ha sido uno de los discos más exitosos de la historia del indie español. No sé si en número de ventas, pero en lo referido al aumento de la repercusión mediática de un grupo artista no se recuerda nada parecido desde el “Un Día En El Mundo” de Vetusta Morla; y hay que decir que los de Pucho han llegado unas semanas después que los Izal a llenar el Palacio de los Deportes, con lo que aprecien ustedes la diferencia.

El éxito está justificado. Al escuchar este disco y culminar mi prospección a fondo del universo Izal sentencio que sí. Es justo y merecido el triunfo del quinteto denominado madrileño, si bien madrileño de origen creo que no es ninguno de los 5. La banda derrocha carisma, desde su bajista argentino “Gato” Pérez, a su guitarrista, de parecido con Diego Costa, Alberto Pérez, pasando como no por el señor Mikel Izal, cuyo apellido da nombre al proyecto y que lo lidera con gracia y su arrolladora presencia, que no es otra que la de un tipo que casi mide 2 metros. Y además a las gruppies las vuelve locas, lo cual siempre ayuda a que una banda despegue más si cabe.

El grupo ahora se mete en estudio para grabar su siguiente disco, el cual será jodido que supere a “Agujeros De Gusano”. Si lo iguala sería un logro, ya que es difícil. No obstante, la “despedida” de los escenarios que anunció el grupo para meterse a grabar no es completa del todo, ya que se darán un paseíto para desengrasarse en el directo y ofrecer un par de conciertazos en 2 festivales de renombre, uno de ellos en septiembre en Madrid. Izal respondieron con solvencia al crowdfunding devolviendo un disco de gran mérito y al que cualquiera a día de hoy hubiera estado orgulloso de haber colaborado como mecenas.

Analizando el conjunto del disco estamos ante 13 canciones sin casi capítulos flojos. Quizás los rivales más débiles sean la canción título (debido a su estructura algo intrincada que la hace menos accesible) y “Ockham”; ¡ojo!, ni mucho menos estamos diciendo que estas canciones sean unos horrores. Para nada.

Lo que yo creo es que el disco hubiera cerrado mejor con “Despedida” que con “Epílogo III. Resurrección y venganza”. Tras los teclados de Iván Mella hubiera quedado muy bien ese capítulo reflexivo, emotivo y algo melancólico que es “Despedida”. Además, “Asuntos delicados” hubiera sido de esa forma un tema de apertura atronador con un terceto de apertura de disco exagerado con los 3 singles en fila.

Ya saben que en “DMR” nuestros análisis abundan mucho en el orden de temas de un disco y de ahí este apunte que hemos hecho desde el comienzo del artículo. Ahora bien, quizás nosotros seamos demasiado exquisitos a la hora de escuchar un disco de cabo a rabo y muchas personas se pasarán el orden por el arco del triunfo al tener el modo “shuffle” en sus reproductores. O incluso puede que muchos se queden solamente en escuchar las canciones sueltas por ahí de rato en rato. La forma de escuchar la música es libre, pero nosotros defendemos escuchar los discos de inicio a fin; respetamos mucho la música y consideramos valioso y sano sacar un rato para escuchar algo en su totalidad. Así somos nosotros y por si no lo sabían ya de ahí este párrafo explicativo.

Creemos que con esto es suficiente para haber hablado de este disco de portada sobria que encierra en sí un buen trabajo y resultado melódico. Nos ha permitido ver a una banda que veremos si ha tocado techo o siguen extendiendo su dominio más allá de donde han llegado con “Agujeros De Gusano”, que es mucho. Siguientes pasos serían ser entrevistados en “El Hormiguero” y tocar en el Vicente Calderón (antes de que lo derriben).

Pregunté a la gente de management que lleva al grupo si Mikel Izal tendría un ratito un día de este verano al teléfono para grabar un programa-entrevista para comenzar nuestra 7ª temporada de radio (de aquí a octubre) y me dijeron que no era posible (no sé si le preguntaron al propio Mikel o tomaron sus propias decisiones). Nos hubiera gustado hacer un programa-entrevista con él sobre este “Agujeros De Gusano” al estilo de los que hicimos en su día con Sean Frutos de Second sobre “Fracciones De Un Segundo” o con Santi Balmes de Love Of Lesbian sobre “1999 (O Cómo…)”, pero me parece a mí que nos vamos a quedar con las ganas.

Una pena, ya que ahí Mikel tendría la ocasión de enmendarnos la mayor y rebatirnos nuestra impresión sobre el inicio y final del disco. Cabe una posibilidad y desde aquí lanzamos el guante al propio Mikel. Si has leído esto y una tarde de esas que estás tumbado en el sofá te apetece charlar un rato con nosotros al teléfono, estaremos muy honrados y encantados. Y es que muchas veces es mejor saltarse a los intermediadores de los grupos, créanme.

Y termino hablando de nuestro programa de radio. Ya saben que el pasado sábado 6 de junio finalizamos nuestra 6ª temporada. Ya estamos en planificación (como pueden sacar en conclusión de las líneas inmediatamente anteriores) de la 7ª temporada que comenzará en octubre. Confiamos en conseguir entrevistas que nuevamente sean de su agrado e interés y llevar a cabo igualmente coloquios musicales sobre discos de contrastada calidad. Mañana a las 16.00h en el dial de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH), podrán escuchar la repetición de nuestro último programa en el que mezclamos coloquio y entrevista con un tercer grado a La Broma Negra sobre su último disco perpetrado por Mariano González, Alfredo Morales y servidor a las preguntas.

2 comentarios:

Gabriel Rosselló dijo...

Los agujeros de gusano son la única opción teórica que tenemos los seres humanos para viajar efectivamente por el espacio. Mirad la explicación que da el prestigioso científico Michio Kaku: https://gabrielrosselloblog.wordpress.com/2017/03/06/agujeros-de-gusano/

Abacab dijo...

Gabriel Rosselló, aunque tu aportación no tiene mucho que ver con el artículo y su contenido (la música de Izal), igualmente gracias por escribir.