sábado, 27 de abril de 2013

Franz Ferdinand - Franz Ferdinand (2004)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Creo que a estas alturas, pasado este tiempo desde entonces, ya podemos hablar de 2004 como un año de excelentes discos de debut, que marcan el inicio de la trayectoria de las bandas que mueven más pasiones a día de hoy. Por aquí ya comentamos en su día el “Hot Fuss” de The Killers y también le llegará el turno a “Funeral” de Arcade Fire, ya que para hablar de los canadienses escogimos el último hasta la fecha “The Suburbs”.

Otra banda que podemos constatar que pone todo patas arriba allí donde van son los escoceses Franz Ferdinand. Cuarteto formado por Alex Kapranos como guitarrista y principalmente como cantante, Nick McCarthy a la guitarra, Bob Hardy al bajo y Paul Thomson a la batería. Ya analizamos el controvertido “Tonight: Franz Ferdinand”, 3er. disco del grupo, obra que personalmente me encanta, pero que a muchos fans decepcionó en su día cuando vio la luz. Lo que no cabe duda es en poner en valía en mayor o menor medida a su debut editado en el citado 2004.

El disco homónimo del grupo es un compendio de canciones enérgicas, vibrantes, movidas y ejemplo del mejor rock del nuevo siglo. Aunque por mis gustos personales me quedo con la mayor complejidad de “Tonight: Franz Ferdinand”, también valoro el primer disco del grupo y por ello hoy me voy a atrever a hablarles de esta obra tan relevante de hace unos años.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Jacqueline”: Una de las piezas queridas por casi todos del primer disco de estos escoceses fue “Jacqueline”. Comienza susurrante, leve, acústica, imperceptible, pero a los 40 segundos la canción se encabrona a base de los zurriagazos de la batería y los acordes de las guitarras y se pone pertinaz con Kapranos remarcando en el estribillo lo de “es mucho mejor en vacaciones”. Es curioso, no es de las que más me llame, pero para nada me parece un fallo (estaría tonto); hay otros ejemplos posteriores del grupo que sí que no me entran, pero “Jacqueline” es innegablemente uno de los muchos grandes temas que contiene el disco, siendo objetivo y dejando de lado las percepciones auditivas personales.

2. “Tell her tonight”: La siguiente canción ofrece unos acordes que llaman la atención de primeras. En “Tell her tonight” resultan graciosos los ciertos agudos que se marca Alex Kapranos en las estrofas al micrófono. El estribillo es algo arrastrado, pero esta pieza de factura algo exótica en su línea melódica, es una composición que aporta mucha frescura a la obra. Me alegró en su día que no faltara en el concierto que viví del grupo hace 4 años en el Palacio de los Deportes. Incluso en ciertos momentos podemos ver algunas gotas de glam. Con tantos otros singles que fueron hits rotundos, podemos tildar a “Tell her tonight” de joya oculta dentro de este álbum.

3. “Take me out”: Ahora llega la hora de un gran momento. Lo que más destaca de “Take me out”, quizás el gran clásico del disco (si es que nos metemos en la chunga tarea de escoger una del conjunto) es el notable cambio de ritmo que hay de las primeras estrofas al estribillo, cuya melodía acaparará, con su ritmo marcial de batería de Paul Thomson y la guitarra rítmica, la personalidad global de la pieza. Las primeras estrofas son vibrantes y aceleradas. El videoclip, con imágenes antiguas alternadas con otras del grupo tocando, es correcto, pero inferior a lo que podríamos esperar de una pieza de este calibre.

4. “The dark of the matinee”: Claramente juguetona en su estribillo y con unos notables redobles muy seriotes de la batería de Thomson, “The dark of the matinee” fue otro de los singles escogidos con lógica del disco y se apoyó en un divertido videoclip. El sonido es más desenfadado y los juegos de palabras vertiginosos toman el timón en el estribillo. Sin duda es de los temas más inmediatos y accesibles desde la primera escucha que se le da. Una joyita de pop rock en toda regla. De mis favoritas.

5. “Auf achse”: Tras un cuarteto de apertura tan bueno, irremediablemente nos parecerá menos brillante “Auf achse”, de factura menos animosa, a pesar de una línea saltarina de guitarra muy buena. La sensación que transmite es incluso algo melancólica en las estrofas, aunque en el estribillo (con un notable giro melódico, quizás lo mejor que tiene) el grupo saca las fuerzas necesarias para meterle la suficiente garra y fuerza. Es compleja en su estructura y de ahí su menor inmediatez. Buena y digna, pero no al nivel de las 4 primeras.

6. “Cheating on you”: Muy rockera, incisiva y rotunda en toda su instrumentación, después del descanso relativo que nos ha proporcionado “Auf achse”, llega “Cheating on you”. Es bullanguera al cantarse coreada. Una canción algo plana, quizás la que más del disco, y la que menos personalidad ofrece. Nada remarcable y el único ejemplo de relleno dentro del disco. 
7. “This fire”: Me parece que sobre todo en su estribillo, a pesar de su celeridad, es algo trascendental en su sentir “This fire”. Es otro de los temas que funcionan muy bien en el directo y con un estribillo memorable y directo, que habla por sí solo: “Este fuego está fuera de control, voy a quemar esta ciudad”. Genuina canción del estilo más claro y que mejor define las pautas sonoras generales de lo que mejor pueden hacer Franz Ferdinand. ¿Recuerda alguien que la utilizamos de música de fondo en nuestro programa de radio?

8. “Darts of pleasure”: De formas parecidas a “Jacqueline”, más allá de los primeros segundos de la canción de apertura, llega otro single. “Darts of pleasure” tiene energía, ritmo a raudales y las marcas sonoras más claras del sonido del primer disco de Franz Ferdinand. Los cambios de ritmo en esta canción son imperceptibles y geniales. El grupo prescinde de un estribillo claro y la jugada les sale bien. Si se dan cuenta, a ratos el ritmo es trepidante, dentro de esos giros melódicos que tiene.

9. “Michael”: Seguimos con ritmo y notables guitarras eléctricas y notando muy bien el trabajo cáustico de Thomson en la percusión. “Michael” tiene un cierto sonido obsesivo, principalmente derivado del frenesí que transmite Alex Kapranos en su interpretación vocal. No está mal, pero hay momentos mucho mejores que este en el disco, ¿no?

10. “Come on home”: Se presenta en penúltimo lugar “Come on home”. De los momentos más pausados y calmados del disco son los que se producen en ciertos instantes de su estribillo. La base rítmica es nerviosa por lo general. La conjunción entre los 4 músicos es sencillamente perfecta. Más que por las bondades de su melodía, en la que destacan algunos teclados, “Come on home” llama la atención por lo bien que está construida, demostrando que el rock independiente (porque, sí, Franz Ferdinand venían de ahí, por mucho que terminaran vendiendo miles de discos y triunfando en todo el mundo), no tiene por qué ser desorganizado.

11. “40 ft.”: La melodía del cierre que ofrece “40 ft.” es de lo más decadente en sonido del disco. En esta canción Franz Ferdinand se dejan llevar y ofrece el carácter perfecto como final de un disco repleto de intensidad y canciones aceleradas y trepidantes. Kapranos, valiéndose de tarareos disolutos, suma al sentir de este capítulo final de un debut de alta nota.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Con su 1er. disco, de portada muy sencilla, pero icónica, con el nombre del grupo sobre fondo oscuro,  Franz Ferdinand anotaron su nombre en el de las grandes promesas del rock de comienzos de milenio. Fueron The Strokes desde el otro lado del charco quienes abrieron fuego, pero el indie británico postulaba bandas notables como Artic Monkeys, Kaiser Chiefs y Kapranos, McCarthy, Thomson y Hardy con su banda se mostraban a la vanguardia de esta generación.

No tardaron mucho en editar el siguiente disco, al cual siempre he tildado de título sincero “You Could Have It So Much Better”. Y es que aparte de “The fallen” y “Outsiders”, curiosamente apertura y cierre del disco, me parece la obra más coja del grupo. El rutilante “Do you want to” siempre me ha generado una sensación rara, no terminándome de hacerme tilín. Esto fue en 2005. Dejando de lado mis sensaciones opuestas, el caso es que se siguió la estela del éxito y Franz Ferdinand se confirmaron como una de las bandas-sensación de aquellos días.

Esto motiva medir más los pasos. Y la medición, para muchos (no para nosotros) fue mal calibrada, ya que, como ya hemos dicho antes, el 3er. disco del grupo desagradó a un amplio sector de devotos de los Franz de siempre. Eso fue 2009. Estamos en 2013 y seguimos esperando el siguiente paso discográfico de este cuarteto. Veremos qué ofrecen y cómo se recibe. Lo que está claro es que con esta leve discografía, al estilo de lo que otras bandas hicieron en otras épocas, Franz Ferdinand se han ganado el derecho a pasar a la historia de la música. Quizás no sería mala opción editar un último disco y finiquitar el grupo. Con un digno 4º disco, Franz Ferdinand sería otro ejemplo de trayectoria breve pero concisa. El tiempo resolverá la incógnita.

En nuestro programa de radio, tanto hoy sábado como el miércoles en nuestros horarios de emisión, podrán escuchar por última vez el programa sobre Faith No More y su “King For A Day…”. Ya subimos el programa sobre The Police y su 2º álbum a Ivoox. El próximo sábado a las 16.00h en RUAH, salvo imprevisto personal (que no descarten se produzca…), habrá nuevo programa de radio. Veremos sobre quién…

5 comentarios:

Gil_Galad dijo...

Pues sí...ya son varios los grupos que sacan un primer disco deslumbrante y crean unas expectativas terribles alrededor de ellos...y parece que van a ser los nuevos reyes del pop indie..(ejemplo más claro: The Stone Roses), a veces logran sacar un gran segundo disco (ejemplo más claro: Oasis), ...pero es muy difícil ser The Smiths, la verdad...

Soy de los que opinan que el primer disco de Franz Ferdinand es sencillamente brutal, con un clásico incomensurable como es "Take Me Out" y, personalmente, creo que el segundo disco también estaba a la altura...

Tuve la oportunidad de verlos en directo en 2006 y tenían un directo apabullante...

Cuatro años para sacar un tercer disco y te sacan unas canciones electrónicas, con cambio de estilo, ...pero muy, muy flojitas la mayoría (en mi modesta opinión).
Y cuatro años después lo único que han publicado es un disco de...¡covers¡...ocho años sin sacar buen material...en mi opinión, han defraudado las expectativas que crearon alrededor de ellos...
En mi opinión, lo mismo que ha pasado con The Killers (cinco años para sacar la castaña pilonga con la que nos han obsequiado...pero bueno, eso ya es otra histora...

Mr Stardust dijo...

Ese disco es una auténtica joya, como anteriores citados, (cualquiera de los Smiths o el The Suburbs de Arcade Fire), no llega a esa altura, pero me pareció de lo mejorcito que salió ese año y eh! Michael me parece muy correcta!

el gato kilo dijo...

Fue un debut impresionante, un disco plagado de hits (casi todas las canciones podrían haber sido singles) que renovaba totalmente el panorama del pop britanico con el britpop en plena decadencia.

"take me out" ya se puede considerar un clasico pero es que ademas tenemos "tell her tonight", "the dark of the matinée", "jacqueline" y tantas y tantas canciones juguetonas, desenfadadas y con un toque de frivolidad e hironia que les daba mucha personalidad, al contrario que los totems del britpop no sonaban tan aburridos ni pretenciosos como The Killers o Coldplay, es decir, lo tenían todo a favor para hacer un carrerón pero no ha sido así, en realidad Gil Galad tiene mucha razón en que no han cumplido ni de lejos las espectativas.

Tanto el segundo como el tercer album de estos chicos son discos correctos, incluso siendo un poquito generosos podriamos decir que son buenos discos pero estan a años luz de su debut y eso es muy grave porque al final Franz Ferdinand se han convertido en un grupo que vive de su pasado con tan solo tres albums!!!

Porque no tiene sentido criticar a un grupo que lleva 20 o 30 años y vive de sus hits pasados porque eso es lo normal despues de una extensa carrera pero vivir del primer album cuando tan solo tienes tres.......
Una autentica pena lo de este grupo, esperemos que nos sorprendan en el futuro.

Un abrazo!

el gato kilo dijo...

Me leo y me hace daño a la vista, esa ironía con H y esa puntuación, que desastre, en mi descargo diré que para ser un gato tampoco esta tan mal.

Hasta pronto!

Abacab dijo...

Gil_Galad, pues sí, como The Smiths hay pocos (alguno?). Ni me había enterado de lo del disco de versiones, por cierto. Coincido en lo que comentas de Oasis, pero no tanto en lo del 3er. disco de los Franz ni tampoco en el último de The Killers, el cual estimo es más salvable que el "Day & Age".

Mr. Stardust, bueno, lo de "Michael" es cuestión de gustos míos ;P No digo que se mala, sino que hay otros temas del disco que me gustan más.

El gato kilo, no te preocupes por las faltas de ortografía. Es interesante tu reflexión en lo de vivir del primer disco, abundando en lo que comentó Gil_Galad. Daría para una buena tertulia radiofónica, no? Un abrazo para ti también.

A los 3, gracias por escribir.