sábado, 6 de abril de 2013

Cyan - Delapso (2013)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Cyan son una de las bandas que en los últimos tiempos han ido adquiriendo un mayor nombre y presencia dentro del panorama indie. En los pasados años, ha sido común ver a la banda codeándose en carteles de festivales junto a nombres de relumbrón, viniéndoseme a la cabeza la edición del Fnac Music Festival de Barcelona de diciembre de 2011, junto a Love Of Lesbian entre otros.

En esta buena lid, llega el turno de la edición del, en los últimos tiempos considerado como clave, tercer disco de estudio. 2013 ve la publicación de “Delapso”, el nuevo trabajo de Javi Fernández, Gorka Dresbaj, Jordi Navarro y Sebastián Limongi, es decir, el cuarteto actual de Cyan.

En críticas y revisiones del disco que podrán leer en lugares con más nombre que el presente que están visitando/leyendo, se ha venido a decir cosas como que el grupo ha descuidado las formas en pro de una mayor naturalidad, respecto a la medición perfecta de los 2 anteriores discos; podría verse así. En todo caso, “Delapso” es un disco muy destacable. Son 10 composiciones que rayan a un nivel medio bastante alto.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Ballet mental”: Quizás los primeros segundos de “Ballet mental” despisten. Parece que estamos ante una canción relajada y que se deja llevar, pero esa idea se nos quitará de en medio al primer arreón de su estribillo, donde Javi mete la intensidad vocal adecuada. Y esa es la principal característica de esta correcta apertura, es decir, compás de espera en las estrofas y un buen giro a la rueda de intensidad en los estribillos y que se desborda más si cabe en el tramo final. Para comenzar, más que válida.

2. “Un colectivo de raro propósito”: En el 2º capítulo de “Delapso” llega el turno de escuchar uno de los mejores pasajes que nos va a regalar el disco. Con “Un colectivo de raro propósito”, Cyan desbordan emoción a la par que ofrecen unos cambios de ritmo geniales en lo instrumental. Destaca mucho el papel del batería de la formación en sus labores en muchos pasajes de esta gran canción, como por ejemplo en esos redobles que mete antes de escuchar por primera vez ese estribillo tan luminoso y lleno de energía positiva. No obstante, todo está en armonía, las guitarras, teclados y la ejecución ante el micrófono de Javi son sobresalientes. Es de esas canciones que sin ser facilonas, llegan de primeras al que escucha, sin necesidad de ser devoto de los Cyan.

3. “Aquitania”: De la energía y melodías elevadas de “Un colectivo de raro propósito”, sin dejar de lado un alto nivel de satisfacción con lo que vamos a escuchar, cambiaremos radicalmente de tercio en la siguiente pista. Ahora toca melancolía, reflexión y quietud de la mano de otra de las joyas que guardan en su interior “Delapso”. “Aquitania” conforma un terceto de apertura excepcional, que además nos muestra variedad de sensaciones, sin haber ofrecido un solo momento que suene hueco o impostado; todo muy real, como podrán escuchar. Los acordes y notas son claros y marcados en las estrofas, para en el estribillo romper con un muro de sonido que pone el vello de punta. Al final, y como dice la letra, la marea termina por bajar.

4. “Sólo es una herida”: “Sólo es una herida” es una de las canciones más inmediatas del último disco de Cyan. Puede estar al nivel de lo que hemos escuchado hasta ahora perfectamente. Por sus coros, su estribillo directo y su energía, es de las canciones que más fácilmente pueden calar en el colectivo general y a buen seguro uno de los pasajes que mejor funcionen en los directos que el grupo haga de aquí en adelante.

5. “Philippe Petit”: Seguimos en territorio pop-rock, con una dosis menos de épica que la antecesora “Sólo es una herida”. En “Philippe Petit” se notan más las bases electrónicas de los teclados, sobre todo en las estrofas. En el estribillo meten fuerza las guitarras, para aderezar a esos versos que incluyen una metáfora con “una bailarina rusa en quinta posición”. Resultona, pero quizás sea de lo escuchado hasta ahora el momento menos memorable de “Delapso”. Será el paso de las escuchas el que les permita ir cogiendo el punto a esta canción, que también lo tiene. 
6. “Belva”: Los primeros momentos de “Belva”, tanto por su nerviosa batería, como por sus acordes de guitarra eléctrica, llaman claramente la atención. “Belva” es otro capítulo muy notable del álbum que nos ocupa esta semana, apoyada en un estribillo equilibrado en energía y épica. Destaca que la estructura de esta canción tiene un pasaje a modo de inciso reflexivo, que permite una interesante variación para la 2ª mitad de la canción; no es por tanto una canción de estructura sencilla de estrofa-estribillo-estrofa-estribillo. Podría evocarnos fácilmente a una de las canciones que unos jóvenes U2 sellaran en alguno de sus 3 primeros discos; eso siempre es sinónimo de algo bueno, o así lo creo yo.

7. “Síndrome de París”: Es hora de un llevadero medio tiempo que Cyan nos ofrecerá con “Síndrome de París”. “Delapso” destaca por la intensidad que mete el grupo en casi todas las canciones; aquí, aunque en el estribillo también se alcanza un notable empaque instrumental álgido, se nos queda una sensación de un pasaje más relajado, muy cálido, que sirve de contrapunto al sentir general de la obra. Por cierto, el mencionado estribillo de esta “Síndrome de París” es muy bueno.

8. “Enfilando tu hoguera”: Con la voz doblada de Javi Fernández, llega “Enfilando tu hoguera”. Quizás sea la canción más agria del disco y la menos inmediata. La melodía de sus estrofas no es precisamente amable y el estribillo tampoco se muestra abierto. Su carácter es bastante rockero, y destaca sobre todo en su sección instrumental las cuerdas eléctricas más que otra cosa, a pesar del apoyo de los teclados en el estribillo. Quizás también tengan que darle más tiempo a “Enfilando tu hoguera” que a otras canciones compañeras de promoción.

9. “El puente suspendido”: Con una misteriosa intro, llega a nuestros oídos “El puente suspendido”. Retornamos al medio tiempo, en el que vemos quizás al Javi Fernández más relajado y distendido al micrófono de todo el disco. Sin ser excesivamente brillante, hay que reconocer que situada a estas alturas de la obra en el penúltimo escalón de “Delapso”, “El puente suspendido” suena verdaderamente bien.

10. “Frovocador”: Cyan no podía cerrar una obra como “Delapso” con un tema baladí. En “Frovocador”, última canción de la obra, se intuye ya desde el comienzo, por su nerviosa base rítmica de batería y bajo, que nos vamos a encontrar una composición que va a terminar por romper en una catarsis musical en el estribillo. De alguna forma, “Frovocador” es paradigma de lo que Cyan principalmente han labrado a lo largo de su 3er. disco, es decir, conformar canciones de estrofas latentes y potentes estribillos. Algo que les ha funcionado muy bien a la hora de confeccionar un disco directo y potente en muchos momentos. Con “Frovocador” se pone punto y final en un nivel alto, ya que sin ser la más destacable en su sentir del disco, sí que quizás sea el capítulo más lógico para coronar los 40 minutos de buena música que ofrece “Delapso”.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Ya hemos mencionado en la introducción que Cyan es una banda que a nuestros ojos es una de las que mejor posicionada se encontraba tras haber editado 2 discos de estudio. Quizás sea pronto para valorarlo, y para ver exactamente el resultado que “Delapso” va a reportar a Cyan habrá que esperar hasta septiembre de este 2013 o así; ahí se podrá hacer balance de cómo le ha ido durante el verano festivalero a estos chicos.

Lo que sí podemos hacer es apostar por algo, y desde “Discos, música y reflexiones” abogamos por este “Delapso” como uno de los discos más destacables y más recomendables que se van a editar dentro del mundo indie nacional en este año (habrá que esperar a ver qué sacan nuestro ojito derecho Second en los próximos meses). De esta forma, es posible que Cyan dé un salto más en su estatus como banda, y se acerque a las posiciones nobles del sector, no quizás al nivel de unos Love Of Lesbian o Vetusta Morla, pero sí un paso por detrás de estas bandas que mueven pasiones y legiones de seguidores en la actualidad.

La verdad es que “Delapso”, aparte de ser un compendio que raya a un buen nivel durante sus 10 pasajes, es irrefutable que contiene varias canciones que podrán hacer buena guerra por su lado en formato single o videoclip a difundir en youtube, que permita a Cyan multiplicar de forma exponencial su masa de seguidores.

Me retrotraigo a la introducción para finalizar y volver a mencionar que muchas críticas, como por ejemplo la que Marcos Martín Lora hizo en “Mondosonoro”, aluden a que el grupo no ha medido tan bien sus pasos y ha cedido al instinto. Reitero que es probable, pero en todo caso si Cyan siguen su instinto y no miden tanto como parece a la hora de seguir fabricando sus discos, no creo que estén en un camino equivocado. Ni mucho menos. “Delapso” es muy bueno. Martín Lora le dio un 7 en su crítica. Nosotros le subimos un punto la nota. Nos ha gustado bastante y espero que a ustedes, que seguirán nuestro consejo (estoy seguro), también.

Informamos, por si no les ha quedado claro con el post anterior y lo que hemos pregonado en las redes sociales, que en unos minutos, a las 16.00h en la sintonía de RUAH, podrán escuchar nuestro programa nº 100 que realizaremos en directo. Podrán participar, si lo desean, llamando por teléfono (verán en número en el evento en Facebook y en el chat box de la emisión on-line). Será un repaso genérico a todo lo que hemos hecho en estos 100 programas durante 2 horas. El miércoles a las 23.00h en nuestros horarios de emisión (ver banners arriba de la página), escucharán el programa sobre The Police y su “Reggatta De Blanc”. Esta tarde, tras finalizar el programa nº 100, subiremos a Ivoox el programa sobre Tears For Fears y “Songs From The Big Chair”, el cual deberíamos haber subido hace ya un tiempo. Y a lo largo de esta semana próxima intentaremos hacer lo mismo con la entrevista a The Crow Project. Nada más y a las 16.00h, sintonicen RUAH, que lo pasaremos bien.

No hay comentarios: