viernes, 29 de noviembre de 2013

Vipership - Lately (2013)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Cuando hay ilusión y ganas por algo, normalmente las cosas suelen funcionar. Eduardo de la Mata, Clara Brea y Edu Ostos suman sus talentos en Vipership y el resultado de momento es su primer lp “Lately”. El disco ha salido hace poco al mercado y el grupo está en plena promoción del mismo. Hace unos días acudimos a la cita destacada de la presentación del mismo en Madrid.
 
El grupo ya lleva desde comienzos de 2013 en marcha y hace unos meses ya lanzaron su anticipo “Here comes the rain”, el cual tuvo una meritoria acogida en internet, con un buen ritmo de visionados y visitas de su videoclip en Youtube. “Lately” principalmente es una obra enérgica y que transmite la frescura que normalmente tienen asociada los debuts discográficos de las bandas (¿quién no recuerda las formas que ofrecía el “Three Imaginary Boys” de The Cure?).
 
Tenemos por delante 13 canciones que sin embargo no resultan cortadas ni mucho menos por el mismo patrón. Una cosa es la sensación global o el poso que te deja el disco y otra cosa son los distintos tramos que ofrecen Vipership en esos 13 capítulos. Hay pasajes instrumentales, momentos rotundos, instantes bailables y hasta algún ejemplo de leve siniestrismo en algún pasaje de alguna canción. Sin más, sumerjámonos en “Lately” de Vipership.
 
ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Lately I”: A modo conceptual, Vipership ha comenzado su debut introduciendo un tema instrumental, con acordes de guitarra de lejanos ecos de Pink Floyd. Los interludios instrumentales regresarán en el ecuador y al final. Una intro que quizás no representa el sentido o sensaciones primarias que dejará la escucha del disco en su totalidad.
 
2. “From another time”: La voz de Clara entra con fuerza en “From another time”. Una canción directa, que como podrán escuchar se aleja de las formas de la intrumental introductoria. La mayor rabia se concentra en el estribillo, alternando una latencia en el resto de estrofas. Todo suena rotundo aquí, desde la batería de Edu Ostos, por los arreones eléctricos de Eduardo de la Mata y Clara, y también la voz de esta última.
 
3. “Magic tricks”: Con “Magic tricks” dejamos un poco de lado los retazos post-punk de “From another time”, para afrontar un tema más cercano al rock. Ofrece unos cambios de ritmo notables entre estribillos y estrofas. Podemos escuchar claramente a Eduardo de la Mata aportando algunas voces.
 
4. “Babble”: Quizás una de las mejores canciones del disco sea “Babble”. Situada en el 4º lugar, esta canción prosigue suavizando las formas progresivamente. Es una canción que se mueve en un pop-rock de lo más accesible. Las guitarras se liberan de la rabia para volverse rítmicas. Clara en las voces claramente se gusta y se muestra en el tono más sensual y seductor de lo que llevamos de disco, sobre todo en algunas partes. Si el grupo decidió dejarla para el final del concierto de presentación del disco, querrá decir algo. Incluye un sector onírico e hipnótico que le otorga la complejidad necesaria.
 
5. “The sigh”: Vipership sitúan con “The sigh” un ejemplo de “canción Dr. Jeckyll & Mr. Hide”, en la que se alternan partes sinuosas, misteriosas y susurrantes, con un estribillo contundente y potente. Tiene un cierto puntito siniestro sobre todo en sus primeros compases.
 
6. “Lately II”: Más ajustable a una hipotética letra que la 1ª “Lately” que nos encontramos al inicio, es la 2ª parte, situada como ecuador de la obra. Es una pena que no haya podido disfrutar de una letra que le hubiera dando mayor relevancia, ya que melódicamente considero que es un pasaje destacable del disco. La base es contundente, a la par que sincopada, y la guitarra rítmica sobre esas tablas dibuja una melodía y acordes muy agradables. Su sector intermedio se vuelve lento y elegante, prescindiendo de las bases marcadas, completando una notoria composición instrumental, que en su recta final vuelve a sus matices iniciales.
 
7. “Married”: Clara no quiere esperar ni un segundo a volver con sus tareas vocales tras los minutos instrumentales de “Lately II”. En “Married” incluso nos podemos llevar a equívocos y pensar que nos encontramos con los Hole de mediados de los 90. Dentro de su sonido rudo, hay lugar para unas partes de factura inquisidora con Eduardo y Clara haciendo a la par ese “Mira lo que has hecho”.
8. “Lobster monster”: con el gracioso juego de palabras que supone en inglés, “Lobster monster” comienza sigilosa. Con algunas gotas de blues en los acordes las cuerdas y algún sonido de factura psicodélica, es quizás la canción más esquelética y economizadora de “Lately”. Su concepción es minimalista, a pesar de que en el estribillo sume elementos y contundencia al asunto. En directo me pareció que jugó un buen papel cuando le llegó el turno.
 
9. “Thanks 4 keeping the wolves on”: Tras la originalidad de “Lobster monster” llegamos a “Thanks 4 keeping the wolves on”. Una canción de medio tiempo dentro de las sensaciones de rabia amarga que desprende “Lately”. Salvo algunos cambios de ritmo notables y algunas notas que suenan bastante bien, es quizás una de las canciones que menos destaquen de “Lately”.
 
10. “Here comes the rain”: Gloriosa, vibrante y acelerada es “Here comes the rain”, el single con el que Vipership se presentaron en sociedad. Sonido after punk bien llevado, con punteos de guitarra vertiginosos y Clara cantando con un desdén y descaro notable. El puente entre estrofa y estribillo es realmente buenísimo. La canción se acompañó un videoclip en el que Clara no jugaba el arma de su expresiva mirada, escudada en unas gafas de sol y con Eduardo por ahí divagando en mitad del campo y otros lugares. “Podría ser peor” repite Clara en su estribillo; de hecho, está bastante bien.
 
11. “So busy”: Vipership se proponen terminar el disco a lo grande. Tras la notable “Here comes the rain” llega el turno de otra de las grandes canciones de “Lately”. “So busy” es la canción más pop del disco, pero sin ser un tema alegre y facilón. Sencillamente el grupo adopta formas elegantes y comedidas en gran parte de la pista y posteriormente nos regala unos pasajes de notas y acordes que invitan claramente al baile. Clara deja de lado por lógica concordante la rabia vocal y se pone llevadera y muy melódica. Presten especialmente a su evolución sonora a partir del 3er. minuto de duración: un tremendo acierto (y más aún en el directo, créanme).
 
12. “She loves her monkeys”: Sería poco adecuado, a pesar de ser un temazo, cerrar “Lately” con un tema como “So busy”. Por ello, Vipership endurecen algo sus formas con “She loves her monkeys”, no llevándolo quizás a los puntos más enfurecidos de la obra, pero sí para dar la vuelta a la obra de una forma lógica de estilo de obra. A pesar de que “She loves her monkeys” tiene un tímido arrebato bailable en un sector, al estilo de lo que descaradamente ofrecía “So busy”, no es su cometido.
 
13. “Lately III”: De forma conceptual en la estructura se termina con la 3ª instrumental de “Lately”. Primero oímos sonidos lejanos, con una melodía de silbido y de forma fantasmagórica escuchamos venir la voz de ultratumba del fantasma de Clara. Solamente unas cuerdas son las que dibujan la melodía para que esa velada voz tenga algo de apoyo. En torno a los 2 minutos y 40 segundos la melodía se normaliza, a base de sonidos acústicos, consiguiendo otro sector instrumental de muy alta satisfacción sonora para aquel que escucha.
 
RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Todavía es pronto para poder juzgar a “Lately” por sus resultados y logros, ya que hace muy poco que ha visto la luz. Lo que sí podemos constatar es que ha puesto al grupo en escena con mucha entrega y ganas (tales que han movido a sus componentes a incluso cambiar de vida para centrarse de forma profesional al proyecto). Vipership cuentan con el apoyo de muchos críticos y periodistas musicales de enjundia, de tal repercusión que nuestro apoyo resulta ínfimo e insignificante en comparación con logros tales como haber acudido al programa “Disco Grande” del legendario (en activo y Ondas calentito bajo el brazo) Julio Ruiz.
 
Esta gente tiene ilusión desbordante por la música y descomunal pasión por ella. “Lately” tiene los factores reconocibles de un debut: ganas de comerse el mundo concretadas en un disco enérgico y a ratos rabioso. Aunque el disco no es monolítico, la sensación principal que transmite es de fuerza y mucha caña. Sin embargo, hay matices sonoros que me hacen dudar de si el grupo seguirá esta senda en siguientes entregas o se moverá a un terreno más suave y bailable. Su concepto artístico es fresco y resuelto a base de dibujos y figuras que representan las conceptos de varias de las canciones.
 
“Lately” funciona bien. Por ponerle algún pero, podría haber intentado ser más sintético, habiendo cribado un par de temas más del track list para reducir algo sus 53 minutos y dejarlos en unos redondos 45. Al margen de esa opinión, su escucha no resulta para nada soporífera, primero porque es un disco que te sacude en muchas ocasiones y segundo porque no es vulgar, sino que ofrece arreglos y requiebros en las canciones que le hacen notablemente interesante. Vipership han llegado para quedarse. Desde aquí les damos todo nuestro apoyo posible y les seguiremos la pista. Por lo que conozco personalmente a uno de sus componentes, Eduardo de la Mata, por cómo vive la música, le gusta y la siente, a nada que les vayan las cosas medio bien, llegarán lejos. Luego no vayan diciendo por ahí que no se lo hemos advertido.
 
De nuestro programa de radio informarles que este sábado a las 16.00h y el miércoles a las 23.00h en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) podrán escuchar las redifusiones de nuestro 4º programa de esta 5ª temporada sobre Oasis y su “(What’s The Story?) Morning Glory”. El podcast del programa sobre Suede ya está en Ivoox. En breve publicaremos una entrada por aquí con el audio insertado. El próximo sábado 7 de diciembre de 2013, no nos vamos de puente: llega nuestro 5º programa de la 5ª temporada a las 16.00h en riguroso directo en RUAH. Esta próxima semana ya informaremos sobre quién irá. Paciencia.
Leer más...

martes, 26 de noviembre de 2013

Concierto Second. Madrid (23-11-2013)

Los cada vez más grandes, a cada paso que dan, Second regresaban a Madrid un año menos una semana después. Mismo sitio, mismo día de la semana: sala But, club Ocho Y Medio, sábado por la noche. Parecía que el tiempo no había transcurrido, pero sí lo ha hecho y han pasado desde entonces muchas cosas. La más importante ha sido la edición del esperado 6º disco de estudio de los de Murcia, “Montaña Rusa”. Se lo confieso: mi vida, personalmente, es ciertamente una montaña rusa en este 2013 y aún no tengo el disco ni lo he escuchado en su totalidad, más allá del rutilante y fenomenal single “2502” y los temas “Lobotomizados” y “Las serpientes”, gracias a unos videos apañados que el grupo ha colgado en Youtube. Por ello, tampoco les podré comentar muy a fondo el resto de temas nuevos, ya que los escuche por 1ª vez este pasado sábado. También hay que decirlo, ¿qué mejor forma de escuchar una canción por 1ª vez que con el grupo tocándola en directo frente a tus narices? ¿No?
Bueno, pues tras hacer el programa sobre Oasis en Radio Universitaria de Alcalá de Henares en riguroso directo a las 16.00h, salimos del campus universitario del hospital de la ciudad complutense hacia el centro de Madrid. Quisimos llegar prontito, ya que en la ocasión anterior llegamos un poco justos y nos situamos regularmente. Esta vez, conseguimos estar en 1ª fila, pero en el extremo izquierdo del escenario según miras al mismo. Ahí vimos la actuación cojonudamente, pero la experiencia nos la amargaron en parte gente alegre que estaba en el piso de arriba, que lo mismo te rociaban con parte de sus bebidas que te tiraban smartphones de la marca de la manzana mordida, a riesgo de que te abrieran la cabeza. Con esa “espada de Damocles” permanente en la cabeza, lo mejor es decir que la cosa, por fortuna, no pasó a mayores.
Me llamaba mucho la atención del evento, más allá de la admiración que desde el primer momento tenemos por Second, que la noche se completaba con la actuación como teloneros de Kuve. Un grupo del que he tenido noticias gracias a la gente de Promociones Sin Fronteras (nuevamente agradecemos a Mónica Caballero que nos acreditara para informarles de este evento) y también gracias a la difusión de su video “Singapur” en Kiss Tv.
“Regresión”, su primer disco, lo tengo en mi poder desde hace unos meses, pero (de nuevo les remito a mi caos vital de 2013 en distintos aspectos) todavía no he podido desprecintarlo y escucharlo (cosa que haré sí o sí en las próximas semanas; así me lo he propuesto). Por ello, al igual que con Second y “Montaña Rusa”, la primera percepción de sus canciones sería en su toma en directo. Kuve son un dueto, formado por chico y chica, encargándose la chica de las voces y teclados. Sin embargo, en directo se acompañaron de más músicos de sesión (bajista, otro guitarra y batería). La primera de las canciones que tocaron fue “Mi mente en el congelador” y me dejó boquiabierto. Es raro que una canción de primeras escuchas (y más en directo) me guste tanto (solamente me ha pasado una vez en mi vida, creo, de forma tan clara; fue con Supertramp y “Downstream” en mayo de 2002 en el Palacio Vistalegre. Tomen nota), pero este sábado con “Mi mente en el congelador” se dio una de esas experiencias musicales tan especiales.
Tras esa forma de comenzar el show tan buena, Kuve prosiguieron presentando su lp “Regresión”, destacando canciones muy válidas como por ejemplo “Dando vueltas”. Me imaginaba, sobre todo contaminado por el carácter del single “Singapur”, que Kuve eran más electrónicos de lo que son en realidad. En directo experimentaron una mayor fuerza y contundencia rockera, que en efecto les acerca a bandas como Garbage, que por ahí han indicado que pueden tener una cierta semejanza. Como ya he dicho unas pocas líneas atrás, hubo otra canción que me llamó poderosamente la atención que fue “Dando vueltas”, la cual dispusieron Kuve a eso de mitad de sus 40 minutos de concierto.
El tramo final lo dedicaron a los temas destacados de regresión: los singles y futuro single. Llegó “Siluetas de invierno”, próximo single de Kuve, que sonó bastante bien. Luego tomó las riendas la efectiva “Singapur”, que puso a la sala patas arriba como era lógico prever, y para el cierre formal se metieron con el primer single y apertura de “Regresión” “Nadie te dijo”. Abajo les dejamos insertado un fragmento que grabamos de “Singapur”.
Fueron 40 minutos de actuación notable, enérgica a ratos (como por ejemplo cuando la cantante se metió a la percusión a darle con fuerza a un tambor cercano al mástil de su micro, se ve en la foto de abajo de este párrafo) y que nos encantó. Si 61 Garage nos parecieron unos teloneros destacables en el concierto del miércoles de Vipership en la sala El Sol, Kuve nos sorprendieron si cabe más positivamente. Sus canciones funcionan muy bien en el directo y su vocalista en escena es realmente carismática (además de muy guapa, que también hay que decirlo) y se mueve fenomenalmente bien en escena, alternando sus tareas vocales, instrumentales y los bailes y desplazamientos de un lado al otro del escenario.
Se lo tengo que decir. Hoy que he tomado por banda el cd, aún precintado, de “Regresión” y al ver el dorso y ver el track list, he visto que la cantante de Kuve (cosa que no sabía aún, imperdonable) es ni más ni menos que Maryan Frutos. Sí, la hermana de Sean, cantante de Second. ¿Se creerán ustedes que a Maryan ya la vimos junto a su hermano en el escenario en aquel grandioso concierto de la Joy Eslava de fin de gira de “Fracciones De Un Segundo” y que no fui capaz de reconocerla en escena? Cierto es que su estilismo de aquel día, con sombrero y tal (muy Christina Rosenvinge de los 80) no tuvo mucho que ver con su look de este pasado sábado, pero me ha parecido notable que no diera cuenta insitu de todo esto.
Ahora entiendo porque Kuve suenan tan bien. Se ve que la familia Frutos llevan el tino musical en los genes (no en vano, ya nos comentó Sean, cuando aún le llamábamos José Ángel en aquella entrevista de febrero de 2010, que también su padre tuvo su banda años atrás). Por eso no he mencionado hasta ahora el nombre de la cantante de Kuve, para llegar a esta curiosidad que me ha asaltado ahora al escribir este artículo. Pues eso, Kuve son Maryan Frutos y Carlos Otero. Tienen madera y “Regresión” suena muy bien. Su directo es bueno. Auguramos buenas previsiones. Por cierto, su siguiente single “Siluetas de invierno” tiene letra de Sean; a modo de curiosidad.
Tras quedar más que satisfechos con el papel de Kuve, y viendo a la pobre Maryan recogerse ella solita sus instrumentos (me dio mucha pena verla sola, sin ayuda de nadie más, recoger sus teclados y sintes), los roaddies de Second se afanaban a plenitud para dejar las tablas bien colocadas para que el quinteto de Murcia saltara a escena. Sobre las 21.50h comenzaba la intro, se apagaban las luces y el concepto minimalista/futurista artístico de la portada de “Montaña Rusa” invadía las pantallas de la sala y el telón de fondo.
No quisieron escatimar Second para comenzar. Empezaron arrollando con el gran single “2502”. Vestidos con esos jerseys negros de franja gris clara, icónicos de esta época del grupo, Sean fue el último en aparecer en escena para acometer esta canción de interesantes secciones (es impagable en la letra esa reiteración de acciones “se tocan, se miran, se odian, etc…”). Gran canción, concebible que sea el inicio de las actuaciones en esta gira, pero que seguramente, en el futuro, cuando se den giras de siguientes discos, se reservará para el tramo final de las actuaciones o incluso para los bises, pudiendo pelearle el trono de final de actuación que a día de hoy tiene “Rodamos” y que aún conserva (se ve que ha conseguido mantener el pulso a “Tu alrededor”, canción de “Demasiado Soñadores” que nosotros siempre hemos visto como un final de actuación pluscuamperfecto; por cierto, “Tu alrededor” no sonó en ningún momento, y eso siempre me apena). A continuación, insertada casi completa “2502”.
Second quisieron defender “Montaña Rusa” y me atrevería a decir que lo tocaron de pe a pa sin dejarse un solo tema. Evité 1000 veces que la vista se me fuera al set list pegado en la posición que ocupó Jorge Guirao, guitarrista de la banda y en esta ocasión muy encargado de sintetizadores utilizados en las nuevas composiciones. No me gusta ver el set list de un concierto antes de la actuación para preservar la sorpresa de los temas; lo único que vi involuntariamente es que “N.A.D.A.” estaba incluida en el 1er. bis y, eso, que por lo visto había un bis nutridito y otro de una sola canción, que fue el que supuso “Rodamos”.
Aunque Sean dijo en una de sus primeras interacciones con el público (lo cierto es que tardó al menos hasta la 4ª o 5ª canción en dirigirse de forma clara, más allá de algún “gracias” gritado a pleno pulmón) que el concierto y sus canciones iría como el disco, como una “Montaña Rusa”, lo cierto es que de momentos relajados o melancólicos solamente hubo 3. El primero de ellos vino de la mano de “Más suerte”, que se inmiscuyó en el tramo inicial del concierto, donde “Demasiado Soñadores” se anotó más temas que incluso “Montaña Rusa”. Luego, ya en el tramo final, antes de los bises, llegó “Rincón exquisito”, todo un clásico del grupo, y en el primer bis la mencionada “N.A.D.A.”.
El resto fue tralla, tralla y más tralla. Energía desbordante y canciones arrolladoras. Repito, sin haber escuchado aún “Montaña Rusa”, sus canciones me parecieron muy contundentes y enérgicas. La parte central del set list estuvo dedicada sin fisuras al nuevo disco y precisamente los otros 2 temas que conocía “Las serpientes” y “Lobotomizados” fueron incorporadas más bien hacia el final de la actuación. Y es que sorprendió mucho que el comienzo de actuación se lo adueñara de forma tan clara “Demasiado Soñadores”. Ahí sonaron “Psicopático”, justo en 2º lugar tras “2502”, la potencia de “Mañana es domingo” (cierto) y los singles “Muérdeme” y canción título. De los 3 primeros discos del grupo no hubo nada de nada. Ni siquiera de “Invisible” se rescató un solo tema. De “Fracciones De Un Segundo” solamente se escogieron los 3 últimos singles. Como pueden ver, el repertorio de Second es ya tan solvente que pueden permitirse dejar fuera cosas como “Horas de humo” o “A las 10” y la cosa funciona igual de bien.
Me gustó mucho que no se olvidaran de “Autodestructivos” de “Demasiado Soñadores”. Realmente, tal como estaba yendo el concierto, era lógico que se incluyera en la actuación, ya que su corte o factura venía al pelo, por su energía y toques electrónicos. Tuvo el honor de cerrar el primero de los bises. El concierto terminó como ya hemos dicho con “Rodamos”, ante la cual Javi Vox decidió tirar a tomar por culo su teclado y pidió al público que hicieran las veces de teclado, no marchando del todo mal la cosa. De esta forma, Second completaron una hora y 40 minutos de actuación donde nos ofrecieron su “Montaña Rusa”, con un repaso detallado de su contenido, con añadidura de temas de su álbum anterior y unas pequeñas dosis de clásicos del relevante en su discografía “Fracciones De Un Segundo”.
Sean Frutos, cantante de Second, nos sorprendió bastante. Es de todas las veces que hemos visto a Second en acción, la ocasión en la que más arrollador ha estado. En los conciertos previos Sean mostraba una cierta calma o comedimiento, que en este concierto se disipó totalmente, suponemos que llevado por el empuje de las canciones de “Montaña Rusa”, que escuchado en directo nos ha parecido un disco arrollador y muy enérgico. Quizás las nuevas canciones, salvo alguna excepción, no tienen el mismo gancho melódico que los 2 discos anteriores, y se ha buscado ahondar más en la adrenalina. Además, en uno de los nuevos temas, Sean se puso a los sintetizadores a tocarlos justo enfrente nuestra (véanlo en la foto superior de este párrafo). Lo que no hizo el cantante de Second en esta ocasión, fue meterse entre el público, cosa que en muchas ocasiones sí que hizo previamente.
En esta ocasión a quien tuvimos más cerca fue a Jorge Guirao. Pudimos comprobar de primerísima mano sus dotes de guitarrista y el trabajo de sus acordes en cada una de las canciones. Ya hemos comentado que al pequeño de los hermanos Guirao se hace ahora cargo de las partes de teclados en varias ocasiones, cosa que había asignado previamente por asociación de ideas a Javi Vox, por aquello de sus notas tan notorias de “Autodestructivos”, las cuales sigue ejecutando. Vean arriba de estas líneas a Jorge esforzándose a pleno pulmón en los coros, en línea de 3 con Nando y su hermano Fran al fondo.
A Fran y al propio Javi les teníamos en la otra punta del escenario. Fran llevó a la perfección las tareas de batería y se dirigió en alguna ocasión al público, como es tradición, en los bises y Javi Vox, de cuando en cuando se daba un paseo por el escenario para llegar a los dominios de Nando Robles, bajista de Second, con el cual tenía algunas conversaciones bastante divertidas, por lo que daba la impresión, cuando comenzaban a tocar alguna canción a la par que afinaban sus instrumentos. Aquí arriba les dejamos una foto de Javi en el único momento en el que se vino a nuestras cercanías. Nando Robles en muchas de las nuevas canciones tiene sectores de fuerte protagonismo, en el que su bajo sonó realmente bien; de hecho, en esas ocasiones, Nando se pasó al borde del escenario, prácticamente delante de nosotros y pudimos comprobar de primera mano la potencia y gancho rítmico de sus notas. Abajo, Nando, muy serio.
Alguno quizás podrá achacar a Second que se dejaran temas más antiguos de gran calado entre los fans, sobre todo los referidos a la ausencia de representantes de “Invisible”, pero no hay que desesperar. Second es una banda que con cierta periodicidad se deja caer por la capital y estoy seguro que en el siguiente concierto habrá más ítems añejos que harán las delicias de la audiencia. No obstante, esto será para alguno que otro, ya que la sala completa fue un clamor recibiendo cada una de las nuevas canciones de “Montaña Rusa”, antes incluso de que comenzaran cuando Sean las anunciaba o si no mediaba introducción, con los primeros acordes de cada una. Tocaba presentar “Montaña Rusa” y de eso se trató.
Eran las 23.20h aproximadamente cuando los 5 Second dejaron el escenario y salimos de la sala en pro de cenar algo. Cuando quisimos retornar a la sala para acceder nuevamente y ver a Second en dj set, había una generosa cola en mitad de una noche jodidamente fría en Madrid y declinamos volver a entrar por el rato que podríamos estarnos fuera hasta volver a entrar. Me dio lástima, ya que me hubiera gustado poder hablar con los componentes de Second y también de Kuve para poder dejarles aquí alguna entrevista insertada, al igual que también por poder ver a la gente de Promociones Sin Fronteras, a los cuales no encontré antes del concierto. Tomamos el último metro en la estación de Alonso Martínez, línea 4, y dimos por finalizada la noche. Vean la siguiente imagen; aunque ciertamente movida, muestra una situación clásica del final del concierto, con Sean por los suelos y con el ya mítico salto, guitarra en ristre, de Jorge.
Intuíamos una gran noche de sábado y no nos equivocábamos. De hecho, Kuve nos sorprendió más gratamente de lo que esperábamos, aunque ya pensaba que probablemente me iban a gustar. Second demostraron una vez más que son una banda al alza constante. Sus pasos son más medidos que los de otras formaciones del sector indie, pero son firmes y afianzados. La presentación de “Montaña Rusa” en Madrid, con el consecuente cartel de “entradas agotadas” en la puerta, supone un nuevo éxito en su trayectoria. Una subida de un peldaño más en la escalera. Quizás no tardemos mucho en ver a Second dando el salto a la sala más grande (aunque no es mucho de nuestro agrado) de Madrid, La Riviera.
El ciclo de un año se ha completado correctamente. Estén atentos, que seguro que Second darán no a mucho tardar algún que otro concierto más íntimo y privado en Madrid, tipo del que dieron en febrero de 2012 en la sala Independance; no es que tenga noticias de primera mano, pero es que ya conozco al grupo y me puedo oler este tipo de cosas. De aquí a entonces espero acceder a “Montaña Rusa” e ir con los deberes hechos, aunque reitero que escuchar esas canciones tan potentes de primera mano en directo fue algo impagable. Ya no sabemos cuántas son las veces que hemos visto a Second en concierto, pero sí que puedo afirmar que junto a aquella breve actuación en el Universimad de 2011, es la ocasión en la que más intensos y enérgicos les he visto. Siempre nos satisfacen y por eso no nos cansamos de acudir a sus conciertos y de informarles aquí de sus andanzas y mostrar tan claramente nuestro sincero apoyo.
Leer más...

lunes, 25 de noviembre de 2013

Concierto Reikiavik. Madrid (21-11-2013)

Tras el concierto de Vipership el miércoles en la sala El Sol, el jueves tocaba retornar al centro de Madrid para acudir a otro directo de presentación de disco de debut, en esta ocasión de la banda Reikiavik y su disco “Daño Universal”. Tras la mala experiencia de la noche anterior, en lo que a nuestro coche particular se refiere, decidí aventurarme en coger autobuses y metros para desplazarme, por mucho que los recortes salvajes por parte del consorcio regional de transportes hagan estas opciones cada vez menos atractivas, por frecuencia e importe de los billetes. No quería llevarme otro disgusto derivado de gentuza que te mete un meneo a tu coche que dejas aparcado en una calle sin dejarte nota de los datos de su seguro y que la experiencia a vivir con Reikiavik no tuviera ninguna posibilidad de mácula en ese sentido.
Llegamos a la sala La Boite, apenas a 100 metros respecto de la sala El Sol donde estuvimos la noche anterior, la cual no visitábamos desde hace un tiempo cuando acudimos al también concierto-presentación del disco de debut de Angelik Acid, poco antes de la hora fijada para la apertura de puertas. El frío era intenso, pero no tardamos en acceder al interior y situarnos frente al escenario. La disposición creo que cambió algo respecto a la última visita, o al menos así me dio la impresión, pero quizás mi memoria me engañe.
Hay que mencionar, muy favorablemente, el papel del dj que estaba poniendo música en la sala antes del concierto. Hizo una selección de canciones realmente excelentes y en la misma incluyó por ejemplo, poco antes de que ya salieran Reikiavik a escena, el “Common people” de Pulp, lo cual me permitió volver a escuchar este gran tema nuevamente en una sala después de mucho mucho mucho tiempo.
Vaya la honestidad por delante: aunque a “Daño Universal” le habré dado generosamente 6 escuchas completas a día de hoy, no he llegado aún a conocerme de memoria el título de cada una de las canciones. Por ello, sin fijarme en el mismo, ya que algunas sí que les pongo su nombre correctamente y no me gusta que me revienten el set list de un concierto, hice una foto a uno de los folios al pié de los instrumentos del escenario para luego poder guiarme. Tenía pensado habérsela introducido en el post, pero me ha parecido más adecuado reservar más espacio a imágenes del propio grupo.
Como habrán visto, los chicos de Reikiavik mantuvieron el orden del disco para comenzar. “Plan de despedida número uno” fue el tema elegido para abrir fuego. Una canción que crea un clímax intenso, apoyada en un muro sonoro sin apenas fisuras. Para muchos, yo incluido, era la primera vez que veíamos en escena al grupo y de ahí la importancia de las primeras sensaciones que se pueden transmitir. No obstante, a lo largo del concierto nos pudimos ir haciendo más fielmente la idea del papel de cada uno de los componentes del grupo, más allá de sus lógicas labores instrumentales.
Personalmente destaco mucho en el primer disco de Reikiavik la canción que da el título a la obra. No siempre es el caso de que la canción que da título a un disco sea la mejor de la obra, o incluso de las mejores, pero en “Daño Universal” sí que opino que se da esa circunstancia. Reikivik se nutre de 3 guitarristas, y en “Daño universal” los riffs se suceden con un ritmo melódico de tremendo gancho perfectamente entrelazados. Para que se hagan una idea aproximada, les dejamos insertado un fragmento de la misma que grabamos de la actuación.
En los sitios donde se ha hablado ya del grupo y de su disco, se mencionan influencias del sonido Madchester. Es cierto que en algún que otro tema de “Daño Universal” podemos dejarnos evocar por melodías de cierto parecido con los Happy Mondays o los Stone Roses, pero generalizar de esa forma me parece algo exagerado, ya que en Reikiavik se pueden apreciar otras influencias que podrían venir de otros movimientos o géneros como por ejemplo la nueva ola de comienzos de los 80. El grupo decidió situar los momentos reminiscentes del sonido Madchester hacia la mitad del concierto, sobre todo representados en la canción “Alrededor de la tierra”, que curiosamente se parece mucho en título al “All around the world” de Oasis; el brit pop de mediados de los 90 también podría ser otro de los ítems evocadores del estilo de Reikiavik.
Hubo unas cuantas canciones que el grupo incluyó en el set list que no forman parte de “Daño Universal”. Por ejemplo, el concierto se cerró con “Salto mortal”, con el cantante de Reikiavik con gorra naviera enfundada. El grupo selló una hora de actuación con muchos de los temas que forman parte de su debut y otros que no, de ediciones anteriores en formatos inferiores a un lp, lo cual se agradece en estas ocasiones, ya que un concierto de presentación de un disco de debut si solamente se limita a las canciones del disco y no se ofrece nada distinto añadido, puede ser un signo de riesgo de carencia de originalidad.
En lo que se refiere al apartado musical, poco más les puedo comentar. Sintetizando, les puedo confirmar que Reikiavik suenan realmente enérgicos en directo, mucho más de lo que te puedes imaginar al escuchar su disco, el cual transmite una relativa calma velada que el grupo disipa en el escenario, poniéndole mucha entrega. Hay que apuntar que sonoramente hubo algún aspecto mejorable en el sonido, ya que alguna canción considero se vio afectada por ello, o al menos esa impresión auditiva tuve desde mi posición.
Comentemos ahora el papel de cada uno de los componentes de Reikiavik, comenzando por su vocalista. El escuchar el disco no me imaginaba para nada que la actitud de Javier Martín fuera como es en directo. Me imaginaba un tipo de perfil bajo, de relativa timidez entrañable. Pues resultó todo lo contrario. Javier Martín es de esos frontmans de carácter picante y bromista con la audiencia. A medida que fue avanzando el concierto, fue interaccionando más con el público, con un humor a ratos bastante irónico y provocador, y no se cortó a la hora de enmendar (dentro de un límite) la actitud del respetable como por ejemplo a la hora de que dijera que iba a terminar la actuación no respondiera el gentío con un “noooo”. Javier además de las voces le da con energía a la guitarra y también al teclado (unos párrafos más arriba hay una foto que lo ilustra). Vocalmente bien, sin alardes, pero sin fallos, que es lo importante. Abajo una foto de Javier con la mencionada gorra de marinero.
Quien que también me sorprendió, muy gratamente, fue Ernesto García, el batería de Reikiavik. Hacía tiempo que no veía un batería tan enérgico en un grupo. Ernesto estuvo todo el concierto tocando de forma realmente brutal la batería. En ese sentido, el sonido de Reikiavik en directo es muy contundente en sus bases. Además de ello, el batería del grupo se mostraba más feliz que ninguno tocando, siempre con una expresión sonriente mientras que se afanaba al 120% en su instrumento, lo cual influye mucho a la hora de transmitir un grupo en un concierto. Sobresaliente en sus labores y actitud y un punto muy a favor de Reikiavik dentro de su quinteto. Como muestra, a continuación una foto.
Raúl Arévalo, podría decirse que de alguna forma es el 2º de a bordo (me viene al pelo por la gorra naviera que llevó Javier Martín en la última canción). Su actitud fue comedida, muy centrada en sus cuerdas eléctricas y ayudando en coros. Sin embargo, incitado por el cantante, en el tramo final se soltó su pelo rubio para hacer alguna broma con el público, hablando de una cierta película de argumento salido de una intensa sesión de mandanga submarina. El bajista Ismael Uribes fue el menos favorecido del grupo en el sentido de su posición (al final del escenario asimétrico de La Boite), quedando en un doloroso segundo plano. Siempre defiendo a los bajistas, porque su labor sonora no está todo lo reconocida que debiera, y es común que como a Ismael sufran ese ostracismo en las tablas del escenario.
En último lugar, no por ello menos importante, nos queda mencionar al otro guitarrista de Reikiavik, Miguel Pérez, que estuvo situado en el punto más alejado respecto a nuestra posición. Me dio la impresión del tipo de componente que me imaginaba antes de acudir al concierto de Reikiavik, tanto por aspecto como por actitud. Correcto al igual que el resto de sus compañeros, pero sin llegar al nivel de notoriedad que tuvo Ernesto en la batería.
Tras exponer todos estos ingredientes de la crónica, demos al botón de la batidora para que salga en líquido la conclusión de todo. Reikiavik es un grupo que tienen madera para hacerse un hueco en el panorama musical. Ofrecen fuerza y tienen una personalidad en su música que alterna una vaga melancolía con esos toques algo disolutos que vienen de su vena Madchester. En directo son potentes e intensos. Funcionan bien. Su concierto en la sala La Boite de este pasado jueves 21 de noviembre de 2013 de presentación de su debut discográfico “Daño Universal” fue un éxito de audiencia, ya que consiguieron repletar la sala de gente interesada en conocer de su trabajo. Nuestro trabajo con Reikiavik no queda en esta crónica y en siguientes semanas publicaremos un artículo de revisión a fondo de su disco “Daño Universal”; y probablemente, algo más, pero de los asuntos radiofónicos no me gusta decir mucho antes de llevar a cabo las cosas (en ese terreno me gusta cazar el oso antes y después vender la piel). Termino el artículo con el debido agradecimiento a Pablo Camuñas de Promociones Sin Fronteras, el cual siempre nos tiene en cuenta como medio de comunicación/difusión para estos eventos tan interesantes.
Leer más...

sábado, 23 de noviembre de 2013

Concierto Vipership. Madrid (20-11-2013)

Comenzamos una intensa semana de conciertos asistiendo el pasado miércoles 20 de noviembre de 2013 a la sala El Sol para ver el concierto de presentación del disco de debut de Vipership, de título “Lately”, el cual, como intuirán, en próximas semanas será protagonista en este blog con su correspondiente revisión a fondo. Por buena amistad con uno de sus líderes, Eduardo de la Mata (como muchos sabrán, también colaborador en nuestro programa de radio), y también por nuestra curiosidad musical, no podíamos perdernos una ocasión así. Tras a duras penas conseguir encontrar un sitio para aparcar en la zona de Rubén Darío, llegamos a Gran Vía completando 3 estaciones de la línea 5 de metro. Nada más llegar, a eso de las 21.50h, en las puertas de la sala andaban Clara Brea, cantante y guitarrista de Vipership, y también el propio Eduardo de la Mata, saludando a muchos de los que iban llegando a las inmediaciones. 
Nos fuimos a hacer tiempo tomando algo en una cervecería en la misma calle donde pude mantener una agradable charla con unas amigas de Eduardo, Sara y Laura (a las que saludo desde aquí). De hecho, nos despistamos algo en la hora y entramos a la sala El Sol un poco tarde, cuando la actuación de los teloneros llevaba en marcha un rato (en esta ocasión, no como el día de Suede, la culpa es mía, ya que sabía perfectamente que había artista invitado y la hora de su comienzo). 
Con todo, nos dio tiempo a ver en acción a 61 Garage, los teloneros, durante 5 canciones. Quinteto de potentes cuerdas, en esas canciones nos mostraron caras estilísticas muy diversas. El primero de los temas que escuchamos nos evocaba a un rock clásico, de regusto americano, para en la siguiente canción meterse de lleno en un tema más oscuro y a ratos muy enérgico. Las 2 últimas de las canciones de su repertorio se movieron en un terreno más nuevaolero y rítmico, terminando con una instrumental donde la maquinaria sonora de 61 Garage sonó arrolladora. Para entonces, su vocalista había cedido las voces a uno de los guitarristas del grupo, que también se encarga de cantar temas. De su cantante principal, digamos el que no toca instrumento (al menos el rato que les vimos), destaco su potente voz, muy notable. A posteriori, tanto a mi como a Laura nos dio pena no haber entrado puntuales a la actuación, ya que nos sorprendieron muy gratamente los 61 Garage. Eduardo de la Mata ya me había anunciado que serían de mi agrado y no se equivocó. 
Poco después, sobre las 23.15h, las luces de la sala de teñían de rojo para dar la bienvenida a Vipership. Primero salieron los músicos Medina, encargado de la batería, el bajista Iván y Edu Ostos, que en el concierto llevó parte de la percusión y teclados. Eduardo de la Mata se ganó una buena ovación al salir en penúltimo lugar, pero los gritos principales llegaron cuando Clara entró en escena. A modo instrumental comenzaron Vipership a repasar su disco de debut “Lately”. El grupo siguió un orden alternativo al de la grabación de estudio, por lógica para conseguir un mejor rendimiento de cara al directo. 
El primer tema reconocido fue “She loves her monkeys”. Permitió meter al público de lleno en la actuación, cosa que refrendó “The sigh” a continuación. No tardó mucho en llegar uno de los temas más potentes del disco, la apertura forma (tras la primera “Lately” instrumental), “From another time”. Destaca mucho en el directo de Vipership la destreza interpretativa y la limpieza de su sonido. El muro sonoro a ratos contundente no es impedimento para escuchar bien definido cada uno de los instrumentos y del papel de sus componentes. Me llamó mucho la atención ese detalle y personalmente me considero un tío que he vivido ya unos cuantos conciertos, hecho relevante para que eso me llame la atención en una actuación. 
Además, Vipership ofrece pequeñas y sutiles variaciones en la instrumentación de los temas en el directo, aportándolas un toque personal, cosa parecida a lo que hacían en su día con notable maestría los Talking Heads; ahí tuvo mucho que ver los papeles en los teclados de Edu Ostos. Eso siempre es de agradecer, ya que escuchar las canciones tal y como suenan en el disco puede resultar algo plumbeo. Sin embargo, se corre a veces el riesgo de que las variaciones jodan una canción; Vipership se movieron en el terreno de lo correcto en este apartado. 
El concierto estuvo bien medido. Tras un sector medio en el que la gente podía tender a la dispersión, Clara, Eduardo y los demás nos metieron entre pecho y espalda “Lobster monster”, una de las pistas más memorables del disco, o al menos de las que más fácilmente llaman la atención desde la primera escucha, por ese equilibrio entre lo íntimo y lo contundente que ofrece. Se vieron a las langostas del tema artístico visual del diseño del disco “Lately” en el telón de fondo, elemento que Vipership supieron utilizar a la perfección. Por cada tema nos ofrecieron una proyección distinta que acompañaba visualmente a cada canción, siempre con motivos artísticos visuales del diseño del libreto y portada del álbum. 
Vipership consiguieron cerrar con temas ganadores. Para afrontar el tramo final, y tras una pequeña broma de Clara que (con cierto doble sentido) dijo que era un tema nuevo, llegó el turno de la representativa canción “Here comes the rain”. Una canción potente, directa, rotunda, con unos cambios de ritmo vertiginosos y que en definitiva fue el tema de presentación de Vipership en sociedad. El final del concierto llegó con “Babble”, quizás una de las mejores composiciones de “Lately”, y que con mucha razón está calando bastante entre los que seguimos al grupo. Antes hay que destacar que el grupo nos deleitó con el temazo bailabe “So busy”, quizás una de mis favoritas del debut de la formación. En todo caso, lo que les dejamos insertado a continuación es un fragmento de “Babble” que grabamos.
Se llegó a la hora de duración y como reconoció el propio grupo, no había para más. Eduardo de la Mata me comentó días previos al concierto que barajaron incluir alguna cover, como hubiera sido el “Playground love” de Air (de la banda sonora de “Las Vírgenes Suicidas”), pero por uno u otro motivo finalmente no pudo ser; una pena. Vipership ofrecieron un gran concierto. Presentaron con fuerza e ilusión su debut discográfico ante una sala El Sol que si no rozó el lleno poco le faltó, y ante un público muy entregado, sobre todo en las primeras filas (incluso hubo algún que otro momento en el que el bailoteo pogo prendió mecha). Clara Brea se encargó de darle a su guitarra eléctrica con la misma entrega que se encargó de las voces principales, donde Eduardo de la Mata la apoyó con coros puntuales muy bien llevados. Eduardo, no podía ser de otra forma, tocó excelentemente. Aunque en Vipership el protagonismo lo lleva principalmente Clara, de la que hay que destacar su expresiva mirada en escena, a Eduardo le conocemos su potencial como frontman y agitador en sus conciertos con otra banda de la que forma parte: Clase Y Criterio. 
Eran las 00.10h aprox. cuando se retiraban del escenario Vipership, y tocaba retirada. Me dio tiempo a felicitar a Eduardo de la Mata antes de que abandonara el escenario y tiramos para el metro. Desde aquí quiero mandar un “caluroso” saludo al hijo/a de puta que en la calle Modesto Fernández de la Hoz este miércoles a la hora del evento, al pasar con su coche, se llevó por delante el retrovisor derecho de mi Renault Clio, estacionado en línea dentro de los límites marcados por la zona verde y sus rayas delimitadoras. Un cabrón/cabrona, que en un “claro ejemplo de civismo”, no me dejó anotados sus datos de seguro. Le deseo que sufra al menos 7 cánceres, se recupere de los mismos tras sufrir mucho y posteriormente palme de un mísero resfriado. 
Disculpen ustedes mi desahogo personal, pero supongo que sabrán comprender mi grado de indignación, sobre todo en una época de mi vida en la que (más que nunca) no me sobra el dinero. Intentaré alejar este hecho desgraciado aislado de la experiencia musical en sí, ya que un evento tan notable como fue el descrito no merece que un acto como éste lo empañe. Vipership estuvieron muy bien (y también 61 Garage) y eso es lo que importa de todo esto.
Leer más...

viernes, 22 de noviembre de 2013

Temporada 5/ Programa 4: Oasis y “(What’s The Story?) Morning Glory” (1995)

Ya informamos que ahora tocaba un tramo de nuestra 5ª temporada con marcado acento de brit pop de los años 90. Tras Suede, llega el turno de Oasis, de la mano de su 2º disco de estudio. Con “(What’s The Story?) Morning Glory” estamos ante uno de los grandes discos de la historia. Lleno de himnos y grandes temas, los hermanos Gallagher tocaron el techo del éxito musical.

El grupo ya comenzó a resquebrajarse (el batería original, aquel de pelo rizado, ya se había marchado -o le echaron por culpa de una pelea con los hermanos-), pero todavía con el notable Bonehead en el grupo, se mantenía la esencia de los comienzos antes de que la cosa pasara a ser cosa de Liam y Noel con añadidos mercenarios musicales.

No faltarán temazos como “Don’t look back in anger” o “Wonderwall”. Las otras 2 canciones del disco que pondremos no las desvelamos aún. Para despejar las incógnitas, no se pierdan el programa este sábado a las 16.00h en riguroso directo en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH).

Links de interés:
Emisión on-line RUAH: http://www.ruah.es/online.html
Leer más...

martes, 19 de noviembre de 2013

Discos, música y reflexiones cubrirá el concierto en Madrid de Second (23-11-2013)

Casi un año después, menos una semana, Second vuelven al punto de partida. Aquel 2 de diciembre de 2012 (la foto del artículo corresponde al final de la parte troncal de dicho concierto, antes de irse la banda para volver con los bises), ponían punto y final a la gira promocional de “15” y se metían en el estudio para dar forma al siguiente disco de estudio. Llegó “Montaña Rusa” en septiembre y el grupo también ha retornado a la carretera. Este sábado regresan a la sala Ocho Y Medio para defender su nuevo disco en directo.

No nos lo podíamos perder. De alguna forma, somos fieles informadores de prácticamente todas las actuaciones que el grupo ha llevado a cabo en Madrid desde el concierto fin de gira de “Fracciones De Un Segundo” en primavera de 2010, salvo un par de ocasiones (la presentación de “15” en el Círculo de Bellas Artes y la presentación de “Demasiado Soñadores” en Joy Eslava; esas 2 veces, por h o por b, no pudimos asistir).

Además, el programa de la noche se complementa con el interesante grupo Kuve, que harán de introductores de un evento-combo musical bastante llamativo. A las 20h estén en la sala, ya que Kuve aparecerán a las 20.30h y Second una hora después. Sábado noche, momento inmejorable para vivir un concierto y más de este tipo. No se lo pierdan o a posteriori seguro que se arrepienten de no haber estado allí. Agradecemos a Mónica Caballero de Promociones Sin Fronteras que cuente una vez más con “Discos, música y reflexiones” para poder informar de las andanzas de esta formación musical que tanto nos gusta desde que le conocimos.
Leer más...

domingo, 17 de noviembre de 2013

Discos, música y reflexiones cubrirá el concierto en Madrid de Reikiavik (21-11-2013)

A través de Promociones Sin Fronteras nos ha llegado información sobre el lanzamiento del primer disco del grupo Reikiavik y de la presentación del disco en directo este jueves 21 de noviembre a las 21.30h en la sala La Boite. "Daño Universal" es el título del debut discográfico de esta formación compuesta de un quinteto integrado por Ernesto García, Raúl Arévalo, Miguel Pérez, Ismael Uribes y Javier Martín.

A falta de haber realizado unas cuantas escuchas más detenidas del disco, consideramos que será un buen momento para palpar el sonido de las mismas en directo. Además, siempre resulta interesante asistir al concierto de presentación de un debut discográfico. En días posteriores les dejaremos por aquí nuestras impresiones, pero en todo caso, creemos que si no tienen plan para este próximo jueves, asistir al concierto de Reikiavik podrá ser una buena opción. Agradecemos a Pablo Camuñas de Promociones Sin Fronteras que cuente con nosotros para dar cobertura mediática a este evento.
Leer más...

sábado, 16 de noviembre de 2013

Discos, música y reflexiones cubrirá el concierto en Madrid de Vipership (20-11-2013)

El próximo miércoles 20 de noviembre tendrá lugar la presentación de "Lately", disco de debut de la formación Vipership. Nuestro interés en esta banda es grande, principalmente porque nos vemos muy cercanos a uno de sus componentes, Eduardo de la Mata, que como bien saben ha sido colaborador de nuestro programa de radio en varias ocasiones.

Con un estilo enérgico, lleno de matices, la formación sienta las bases de sus inicios con mucha fuerza. Su canción "Here comes the rain" tuvo bastante repercusión en Youtube cuando vio la luz meses atrás y la confirmación del proyecto se concreta en "Lately". La mítica sala El Sol verá el concierto de presentación del grupo, el cual se nutre principalmente de la vocalista Clara Brea y del batería Edu Ostos.

Conociendo a Eduardo de la Mata y su pasión por la música, estoy seguro de que esto puede ser el comienzo de algo realmente importante. Nuestro apoyo lo van a tener siempre y por ello, no podía ser de otra manera, no nos perderemos ni en broma el concierto de este miércoles. Luego no vayan diciendo por ahí que no les avisamos de ello. Por supuesto, damos las gracias al grupo por contar con nosotros en estos momentos tan importantes.
Leer más...

Programa David Bowie “Let’s Dance” (Temporada 5/ Programa 2)

Aunque hubo un intento fallido de realizar el programa en su fecha original a 19 de octubre de 2013 a las 16.00h en directo en la sintonía de RUAH, pudimos llevar a cabo este ítem básico dedicado a David Bowie al siguiente sábado 26 de octubre de 2013 a las 14.00h en la misma sintonía.

Hablamos de muchos aspectos de David Bowie y del papel que este disco juega dentro de su historia. En los estudios estuvimos Alfredo Morales y servidor de ustedes, Víctor Prats y Mariano González hizo el programa desde su domicilio a través de teléfono debido a incapacidad transitoria física (aunque hay que puntualizar que a 19 de octubre sí que hizo el esfuerzo de acudir presencialmente a la emisora. La foto del post busca la broma claramente por lo cutre del montaje en Paint con Alfredo Morales y yo en el estudio y la imagen de Mariano superpuesta, en la memoria de todos por su participación telefónica.

Si no lo escucharon en su directo y posteriores redifusiones en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH), dejamos aquí insertado el audio para que lo escuchen y también dejamos el link de donde está alojado en la plataforma de Ivoox: http://www.ivoox.com/dmr-5-2-audios-mp3_rf_2558819_1.html
Leer más...