sábado, 2 de noviembre de 2013

Miguel Bosé - Cardio (2010)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Retornamos a la figura de Miguel Bosé. Después de la vorágine y gran éxito que le supuso el disco celebración "Papito", en el que Miguel versionaba grandes clásicos de su historia en compañía de artistas amigos, nos volvió a sorprender con un disco de nueva composición con una ristra de canciones excelentes.

De alguna forma, "Cardio" de 2010 suavizaba las formas electrónicas del arriesgado "Velvetina" de 2005 (por el que saben que tengo debilidad) y esa mayor suavidad venía asociada en muchos casos a que Miguel retomaba ciertos sonidos retro (como bien apuntó nuestro colaborador radiofónico Luis Felipe Novalvos en el programa que dedicamos a Bosé a la hora de hablar de pasada sobre el disco que hoy nos ocupa), pero adaptándolos a los nuevos tiempos.

Igualmente, en el plano visual y personal, Miguel retomó su figura esbelta y delgada, quitándose la prominente barriga que se le veía en las giras de "Velvetina" y "Papito", volviendo a lucir un físico envidiable (poco tiempo después, volvería a las andadas...). La elegancia también se ve en la portada, con una foto de asombro de un Miguel Bosé vestido de gala.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. "Estuve a punto de": "Cardio" comienza con el primer single y quizás el único recordado de verdad en la memoria colectiva. "Estuve a punto de" es una canción que de primeras llega, para a las pocas escuchas decepcionarte, pero para capturarte una vez superada la fase secundaria. Es una canción que transmite alivio en su letra (en muchas ocasiones podríamos entonarla internamente en nuestra vida cuando hemos estado a punto de cometer un error grave). La melodía es sumamente pop, con unas guitarras muy vitales. Su videoclip fue muy sencillo, y no le favorecía mucho a Miguel los planos elevados que nos mostraban su figura (le hacían la cabeza injustamente algo grande). Con el tiempo ha terminado siendo una de mis favoritas del disco.

2. "Júrame": Tras el brío pop del primer single, llegamos a la pausada y reflexiva "Júrame", donde Miguel alterna recitados de versos con voz melódica. Es una canción discreta que sirve de puente para llegar a otra de las canciones destacadas del disco.

3. "Dame argumentos": Quizás mi favorita absoluta del disco (al menos a ratos) es "Dame argumentos". La 3ª canción de "Cardio" tiene una épica fabulosa en su melodía en simbiosis plena con una sentida y teatral interpretación de Miguel Bosé al micrófono, que a ratos nos transmite vértigo, a ratos melancolía y a ratos zozobra. Los cambios de ritmo son brutales y las guitarras eléctricas son brutales. Al fin y al cabo esta pista es una canción de amor fracasado y terminado, ante el que la parte abandonada no entiende nada. Canción dolida y no para menos resultan los versos "Amor dolido amor", uno de los pasajes que más me tocan la fibra de "Dame argumentos". Quizás sea una de las mejores canción que ha hecho Miguel en la última década. Por eso los que nos gusta Bosé seguimos muy atentos sus nuevas creaciones, ya que siempre hay motivos para la sorpresa y en ese apartado "Dame argumentos" es uno de los ejemplos más positivos.

4. "Por ti": "Por ti" es una pieza delicada que nos supone un momento de relajo necesario tras la carga sentimental y punzante de la pista anterior. Las guitarras casi nos pueden evocar a esos primeros acordes del "Bad" de U2. Correcto interludio, pero no de los momentos más memorables de "Cardio".

5. "A mi me da igual": Dentro de "Cardio" hay lugar para mucho vodevil y piezas de sonido paródico/desenfadado. "A mi me da igual" es uno de esos casos. Los coros irónicos y el tono algo cómico en el que canta Miguel nos regalan un medio tiempo pop de factura frívola, que ayudan a confeccionar a "Cardio" en un sentido de disco muy divertido.

6. "Cardio": Los sonidos retro que mencionaba Luis Felipe Novalvos en aquel programa de radio que hicimos sobre "Velvetina" a propósito de "Cardio" se pueden ver en su canción título, con la que además llegamos al ecuador del disco. Esas notas electrónicas de su comienzo suenan casi a las de la melodía de las palomitas de maíz, por ejemplo. "Cardio", la canción, es otra de mis debilidades del disco. Es otra pieza desenfadada, que continúa la estela que dejó la previa "A mi me da igual", pero con un ritmo bailable más frenético y oscilante. En definitiva, ésta es quizás la canción más pop del disco. Es muy difícil no dejarse llevar por sus encantos de fácil acceso y de factura muy pegadiza. Otro de los motivos por los que el disco al que concede el título merece la pena.
7. "El perro": Y es que aunque en "Cardio" hay lugar para piezas como "Por ti" o "Dame argumentos", lo que más nos va a quedar en el poso es que estamos ante un lp muy divertido y desenfadado. "El perro" es otra pieza fácil y liviana, en el que Miguel Bosé sigue apostando por los sonidos de factura retro. Destacan los cambios de ritmo en la melodía entre puentes y estribillos. Termina por alcanzar un clímax muy intenso en su sector final. Mucho más válida de lo que en las primeras escuchas les pudiera parecer.

8. "¿Hay?": El disco bascula el resultado hacia lo serio un poco con "¿Hay?". Esta canción deja de lado el divertimento y ofrece una pista que está un escalón por debajo en la épica respecto a "Dame argumentos", pero que nos regala un estribillo sesudo y de potencia muy notable. Y es que en su estribillo resulta tremendamente solemne. Muy destacable en todo caso.

9. "La verdad": Otro ejemplo de canción que a priori no llama mucho la atención, pero que con el paso de las escuchas termina por desvelar a cualquiera su potencial, es "La verdad". Es realmente admirable como Bosé alterna partes vodevilescas con otras de factura solemne y orquestal. Quizás es la pieza que mejor ensamble la cara principal del disco (lo desenfadado) con la otra cara necesaria (lo épico y sentimental).

10. "Ayurvédico": En el sector de las piezas controvertidas se sitúa "Ayurvédico". Su sonido es enrevesado y en su estribillo en inglés se alcanzan los momentos más desaforados y desatados de la obra. Se hace notar, ya que su sonido varía considerablemente respecto al resto de canciones, pero tampoco me gusta mucho más allá de llamarme la atención sus notas disonantes.

11. "Y poco más": "Cardio" se acerca al final con "Y poco más", canción que a ratos también ofrece su dosis comedida de solemnidad, mezclada con marcadas notas electrónicas. Capítulo de transición hacia el cierre de la obra, donde Bosé estará más acertado.

12. "Eso no": El disco termina con una gran canción pop. De alguna forma termina igual que comenzó, es decir, con una pieza de melodía directa, en la que lo único que chirría son unos coros de factura locaza que incluye "Eso no" en sus segundos finales. Por lo que "Cardio" ha buscado presentarnos en su track list, "Eso no" es un apropiado final de fiesta, que raya a muy buen nivel.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Aunque el disco dispuso de una buena promoción de inicio (recuerdo la rueda de prensa en la que Bosé se las tuvo tiesas con un histriónico reportero de una cadena privada que iba con una falda pantalón de las que popularizó en su día el cantante), y "Estuve a punto de" tuvo su cierta repercusión, el caso es que "Cardio" no aguantó demasiado bien el ritmo pasados unos meses.

Tanto parece así que por ello Miguel al poco tiempo retomó de nuevo las ideas previas y se puso manos a la obra con la 2ª entrega de "Papito", llamada con mucho sentido del humor "Papitwo". Siempre he dicho que a mí me gusta el Bosé que arriesga y sorprende, por eso "Papito" me hizo poca gracia (creo que solamente gana la versión de "Como un lobo" junto a Bimba; el resto me gustan más las originales) y mucho menos me hizo "Papitwo".

Sin embargo, "Cardio", trabajo que Bosé confeccionó mano a mano con Nicolás Sorín, es un disco de notable solvente. Les reconozco que tardó en que me entrara. Su carácter paródico e irónico, mezclando sonidos ciertamente retro, no son fáciles de asimilar, más aún cuando el referente era el concienzudo "Velvetina". Sin embargo, una vez cogido el punto al carácter del disco, "Cardio" resulta muy agradable y llevadero. En resumidas cuentas, "Cardio" ofrece una de las caras del Miguel Bosé que admiro. Veremos qué es lo que edita Miguel tras haber agotado la promoción de "Papitwo". "Cardio", aunque no llegara ni de lejos al nivel de acogida de "Papito", es mucho más trabajoso y meritorio.

De nuestro programa de radio informarles que hoy sábado a las 16.00h en RUAH podrán escuchar el 2º programa de nuestra 5ª temporada de radio sobre David Bowie y "Let's Dance". El miércoles siguiente a las 23.00h también podrán hacer lo mismo. El siguiente sábado día 9 de noviembre tendrá lugar el 3er. programa en directo a las 16.00h. La próxima semana les informaremos de ello en el artículo promocional previo de rigor.

2 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

Sin duda podemos decir que estamos ante uno de los cantantes de nuestro Pop más camaleonico adaptandose a los tiempo y que sabe recuperar sus exitos pasados trayendolos a la mas rabiosa actualidad. Gran cantante

Abacab dijo...

Jairo, primero de todo, disculpas por la tardanza en responder.

Bosé es reinvención y saber readaptarse. Un grande. Tantos años ahí no son casualidad, ni producto de ser hijo de tal o pascual o ser un tío guapo.

Gran cantante y mucho más.

Gracias por escribir.