sábado, 1 de noviembre de 2014

Bryan Adams - Reckless (1984)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Caso curioso el del sr. Bryan Adams. Pasó en una época de rockero con gancho a músico por el que babeaban las adolescentes en poco tiempo. Eso siempre conllevaba algo negativo para su percepción en general. Dejando de lado esas consideraciones y su intento de reinvención desde finales de los 90 hasta nuestros días, participando en algunos proyectos electrónicos incluso, nos meteremos en uno de sus trabajos que conforman su mito.

El disco “Reckless” puede ser su más exitoso. Y es que solamente por tener en su listado de canciones 3 hitazos como “Run to you”, “Summer of 69” o “Heaven”, cualquier músico mataría por ello. Es un disco conciso, de esos que no aburren y que lo forman 10 temas, es decir, su concepción de lp de vinilo bien clarita con sus 5 temas para cara “a” y “b”.

En este trabajo que hoy analizamos también se incluye otra dosis de éxito para el éxito (valga esta redundancia) al contar con una participación o colaboración de lujo como es la de Tina Turner, que allá por aquel 1984 vivía quizás uno de los mejores momentos de su historia. En conjunto “Reckless” es a partir iguales vitalista y emotivo. Destila mucha fuerza, la cual se apreciaba desde ver al propio Adams en los videoclips promocionales de los singles. Veamos qué nos ofrece, paso a paso.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “One night love affair”: Muchas veces la grandeza de un disco se intuye desde el comienzo. Con “Reckless” sucede en cierta manera, ya que “One night love affair” es un tema más que correcto. De alguna manera podríamos decir que es la hermana pequeña de “Summer of 69”. Estamos ante una canción potente, emocionante y con un estribillo que funciona a las mil maravillas. Sin lugar a dudas una buena invitación a escuchar la obra en su totalidad.

2. “She’s only happy when she’s dancin’”: La primera canción ha sido muy buena. “She’s only happy when she’s dancin’” palidece frente la misma y también con su sucesora. Es una especie de rock medio, buscando aportar frescura y desenfado, cosa que consigue en ciertos momentos, pero que por otro lado resulta de los momentos más fácilmente prescindibles del disco.

3. “Run to you”: Tema rockero y de, en consecuencia, notables guitarras es “Run to you”. Es el primero de los clásicos absolutos del disco que nos encontramos en la escucha. Potente y muy directa, sobre todo en el estribillo. La voz rasgada de Adams muestra uno de sus mejores momentos de toda su discografía en esta canción. Tuvo un videoclip en el que tomó parte una actriz que no sé si era también la misma que la del, más gracioso, videoclip de “Summer of 69”. Yo les confieso que tampoco soy muy fan de esta canción, pero le reconozco su valía.

4. “Heaven”: Adams explotaría mucho la vena más sensible de su rock que se ve en “Heaven” durante buena parte de sus años inmediatos a “Reckless” y eso es lo que precisamente le ganó fama de sensiblero. Dejando de lado el macarrerío sin más, hay que reconocer que “Heaven” es una preciosa composición. Es bastante sentida, pero no entra en excesos y eso siempre ayuda. Quizás peque algo de repetitiva, cosa que también sucede en otras pistas de “Reckless”, pero es una debilidad poco perceptible. Se ha ganado el derecho a ser un clásico por méritos propios.

5. “Somebody”: Es difícil funcionar tras 2 clásicos, pero “Somebody” logra salir airosa sobre todo por su humildad. Es un medio tiempo que busca retomar el pulso tras la balada rock “Heaven”. En vinilo cierra la cara “a”, pero en formato cd tiene más lógica como interludio de disco. No es pretenciosa y es más que un agradable compás de espera para meternos de lleno con el otro gran hit del álbum.
6. “Summer of 69’”: Llegamos al 3º de los grandes momentos de “Reckless”. Con “Summer of 69” fue con la canción con la que Adams rompió definitivamente. Es una canción potente, de rock emotivo, con un ritmo incontestable y una letra basada en la nostalgia de años pasados. Y ese tema de la letra siempre funciona, siempre que se trate con elegancia y creo que Adams aquí lo consigue. Nuevamente el estribillo funciona muy bien, pero es que desde los primeros golpes de la eléctrica ya intuimos un tema que no nos va a dejar indiferentes. El videoclip tiene momentos bastante graciosetes, destacando sobre todo el final del mismo cuando la chica se queda mirando a Adams desde el coche en el que va con su novio (de brutal parecido con Dustin Hoffman en aquellos días) y se intuye el conato de una buena trifulca entre la pareja. Quizás mi tema favorito de Bryan Adams de toda su carrera.

7. “Kids wanna rock”: Dejamos de lado la emoción y le metemos buena leña al mono con “Kids wanna rock”. “Reckless” por lo general es un trabajo potente, pero esta composición creo que es la que se lleva la palma en cuanto intensidad rockera se refiere. Es directa, potente y el muro sonoro de las cuerdas suena a pleno rendimiento, al igual que Adams al micrófono, siendo uno de los momentos del disco donde más desgañitado le oímos.

8. “It’s only love (with Tina Turner)”: Buen dueto con la negra de oro, la gran Tina Turner. “It’s only love” no se basa es estribillos, sino en una melodía elaborada y el buen hacer a las voces tanto de Tina como de Bryan. Se conjugan bien al unísono y también lo dan todo por individual. Esta canción demuestra que el disco no solamente brilla en los temas con estribillo con gancho.

9. “Long gone”: “Long gone” es un tema nuevamente rock, pero que no brilla en exceso. Cierto es que posé una de las bases rítmicas más llamativas del disco, pero el estribillo es demasiado plano, lejos de los aciertos en ese terreno del resto de compañeras de obra. Sin decepcionar brutalmente, no llega al nivelazo de otros pasajes.

10. “Ain’t gonna cry”: El final del disco llega en sus primeros segundos con una buena dosis de guitarras en un ritmo endiablado. Realmente es como a la previa “Long gone” sumarle el doble de vértigo y por ese detalle el resultado es mejor. Los riffs de guitarra, con los sutiles y acertados adornos de teclados, son bastante notables. Como capítulo final del disco “Ain’t gonna cry” es correcta al transmitir una sensación de rock y brío, que es lo que en casi todos sus episodios ofrece “Reckless”.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Es algo muy claro que “Reckless” catapultó a Bryan Adams al estrellato musical internacional. La portada, con imagen seria en blanco y negro de Bryan, destila en parte la rudeza y rock que hay musicalmente en su interior. Que luego él se diera más a hacerse popular por las baladas, tirando por la senda de “Heaven”, en lugar de atreverse a mostrar más su lado potente, el sector que en el disco protagonizaría “Run to you”, y que ello le concediera un estatus de “moñas” para mucho público “durito”, es arena de otro costal.

Adams, “bicicleta Adams” (esto es una coña mía, tan tan personal, que ni me atrevo a explicársela por riesgo de que llamen a los servicios de salud mental para que me recluyan en un manicomio de por vida), se mantendría en un primer nivel de repercusión hasta mediados de los 90, donde poco a poco fue decayendo su popularidad, por mucho que colaborará con alguna de las Spice Girls del momento o que mostrara facetas más electrónicas e interesantes, que por ejemplo en su grandes éxitos se incluían como track oculto, de forma injustísima y vejatoria.

“Reckless” es uno de esos discos míticos de los 80, pero que a día de hoy están bastante olvidados en el panorama general. Es algo que me he parado a reflexionar y ciertamente me da la impresión de que el disco está muy dejado de lado y de hecho sus grandes temas que fueron single están un poquito fuera de las radiofórmulas en estos últimos años.

No obstante, estimo que “Reckless” y sus “Run to you”, “Heaven” o “Summer of 69” volverán a entrar en el círculo de las radiofórmulas añejas, o en todo caso, da igual, ya que son canciones que rayan a un buen nivel y que a día de hoy es más fácil reconocerles personalmente el gusto, ya que los tiempos en los que a lo mejor te caía una colleja por decir que te gustaba una canción de Bryan Adams ya han pasado.
De nuestro programa de radio decir que hoy sábado es día de repetición del programa de la semana pasada. Podrán volver a escuchar a las 16.00h en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) el 2º ítem de nuestra 6ª temporada que dedicamos a “Reflektor” de Arcade Fire. El miércoles a las 23.00h otra repetición (la última), también en la sintonía de RUAH y el sábado siguiente día 8 de noviembre les ofreceremos un nuevo programa en directo. Durante la próxima semana informaremos sobre quién irá.

4 comentarios:

Elena González dijo...

Hola! Me encanta esta entrada, está genial!
Yo tengo un blog sobre Bryan Adams, podriais pasaros y comentar, os lo agradecería mucho:
http://heavenbryanadams.blogspot.com.es/
Un beso!

Abacab dijo...

Elena González, cuando el tiempo nos lo permita visitaremos tu blog, prometido! ;)

Besos y gracias por escribir.

Elena González dijo...

¡Muchas gracias! Besos

Abacab dijo...

De nada, besos y gracias por escribir.