jueves, 22 de junio de 2017

Concierto Hombres G. Torrejón de Ardoz (18-06-2017)

Pensaba que fue en 2011, pero no: revisando el historial de publicaciones de este blog, recordé que fue en 2010 la última vez que vi a Hombres G en directo. Se me presentaba la ocasión de verles en mi ciudad Torrejón de Ardoz dentro de su calendario de conciertos de las fiestas populares, y de esta forma cumplía con el expediente de asistir al menos a uno de los conciertos celebrados, cosa que intento cumplir año tras año; no obstante, he de reconocer que de primeras me inclinaba a no asistir por aquello del lunes de madrugar porque se llevaba a cabo el domingo de las fiestas. Me quité la pereza y finalmente me animé, porque sabía que el concierto merecería la pena. A continuación una dinámica imagen de Rafa y David de mitad del concierto que les vamos a narrar.
Aparcamos más o menos bien por la zona, con las complicaciones que conllevan en ese sentido los multitudinarios conciertos torrejoneros y nos tomamos unas patatas al horno en el mismo sitio que hacía 363 días. Entramos al recinto con casi una hora para que arrancaran los Hombres G y gracias a ello conseguimos muy buena situación. Amenazaba tormenta veraniega, con viento y relámpagos lejanos que se veían a lo lejos al sur del municipio, pero por fortuna no hubo tromba de agua; en cambio, tuvimos un cierto viento que nos permitió estar con menos sofoco por la ola de calor que estamos atravesando.
Antes había, como diría Alfredo Morales, una ración de Pulpo, al cual hacía ya unos años que no veía precalentando un concierto (el año pasado en el concierto de Miguel Bosé no estuvo). Y bien que estuvo el buen Pulpo caldeando el ambiente desde las 22:30h. Escogió una buena selección de hits nacionales para animar al personal, cosa que consiguió. Duplicaron en su sesión presencia Mecano o Duncan Dhu junto a La Guardia y en el plano musical solamente le reprocharía un abrupto cambio de canción cuando estaba deleitándome una vez con la línea del bajo que ejecuta Luís Bolín de La Unión en “Lobo hombre en París”. Bien El Pulpo, simpático y divertido, hizo amena la espera y doy fe que a la gente que no le conocía (mis 2 acompañantes de la noche) le gustó mucho su show. Me gustó mucho por mi lado que El Pulpo, antes de pinchar “Eloise” de Tino Casal, dijera lo que dijo sobre el gran Casal, poniendo de manifiesto que él cambió la música en España. Y para rematar puso acto seguido “Rey del glam”, de Alaska Y Dinarama, que está dedicada precisamente al gran Tino; ya saben de nuestra admiración por Casal en “DMR”, con lo que Carlos Moreno, El Pulpo, se ganó mi beneplácito con este gesto.
A eso de las 23:15h arrancaban los Hombres G. El cuarteto clásico con Dani Mezquita, Rafa Gutiérrez, Javier Molina y David Summers, junto a 2 músicos de acompañamiento en teclados uno, Jason Paradise, y el otro, Juan Muro “El Piscinas”, en saxo y acústica. Empezaron como un trueno, con un conjunto de temas arrollador, comenzando con “Voy a pasármelo bien”, siguiendo con “No te escaparás”, aquel glorioso retorno a la actividad de 2003 y también metiendo en ese combo “El ataque de las chicas cocodrilo”, una de mis predilectas y que ya fui tachando de mi lista de “debes” para la noche; anticipo en ese sentido que no habrá queja al respecto, ya que cayeron todas mis favoritas que quería, y alguna no era fácil del todo. En esos primeros pasos estuvo “Chico, tienes que cuidarte”, que también suele agradarme bastante y me supuso una cierta sorpresa. Gran cuarteto de arranque, ¿no creen?
No tardó en desfilar, en el sector baladístico del repertorio de los madrileños “Si no te tengo a ti”, quizás la que más aprecie del terreno más amoroso del grupo, que por otro lado es el que menos me llama la atención de su discografía, ya que soy más admirador del lado macarra, descarado, rítmico y socarrón de los Summers y cia.; cosa que por cierto creo que ya comenté en la crónica del concierto de Alcalá de Henares de 2010. El set list sentimental se completó con otras imprescindibles como “Te quiero”.
Hubo una fase de meseta en el 2º tercio de show, donde brillaron ejemplos como “¿Qué soy yo para ti?” o “Lo noto”, que son medios tiempos de madurez que el grupo ha sabido labrar con mucho temple en su 2º etapa discográfica, mejor en mi humilde opinión y gusto que los ejemplos más cariñosos de su 1er. periodo, y la buenrollera “Me siento bien” del lp “10”. Sin embargo, fue llegar “Nassau”, y de ahí al final fue un no parar de adrenalina, salvo un inciso íntimo que David y el teclista del grupo ofrecieron para iniciar los bises ejecutando los 2 solos sobre las tablas “Temblando”. Verán abajo a Javi en su batería y Juan a la acústica.
“Nassau” era una de las que no tenía todas conmigo que cayera, como lo fue “Estoy pintando tu sonrisa”. Si bien “Nassau” es una pieza que destaca en la 2ª película del grupo “Suéltate El Pelo”, con esas imágenes tan graciosas en piscinas y parques acuáticos caribeños, puede fácilmente caerse del set list ante otros ejemplos. Fue mi momento favorito de la noche, con su estribillo tan descarado y tragicómico, porque la letra en sí narra una gran putada, aunque su melodía le quita el hierro y hace que te la tomes a guasa y de forma desenfadada; todo un contraste de sensaciones. Aquí nuestro vídeo de la gran “Nassau”.

No podía faltar “Visite nuestro bar”, que puedo afirmar que sea mi canción favorita del grupo en general y que disfruté nuevamente mucho. Nuevamente dedicada a los borrachos en general y tocada con ímpetu, donde destacó Juan “El Piscinas”, ese saxofonista de aspecto parecido al periodista rojiblanco Petón y que hizo muy bien su trabajo durante todo el show. A continuación el vídeo que grabé de “Visite nuestro bar”; no esperen que la imagen esté muy quieta, ya que no presto mucha atención a la pantalla, que el concierto hay que verlo con los propios ojos y en directo.

Antes de cortar para los bises vino esa especie de readaptación al terreno de los años de educación secundaria y los primeros besos del argumento de “Alien. El 8º pasajero” a una adolescente de nombre Marta a través de su voraz marcapasos. Se desarrolló con el público cantándola a pulmón abierto y el grupo interpretándola a continuación. Como siempre, uno de los momentos más destacados de la noche, al menos de forma muy clara en la comunión entre grupo y audiencia.
Los bises, además del momento recogido de “Temblando”, contaron con “Venezia”, con el show personal de Javier Molina antes de retornar a su batería, cantando con profundo sentimiento la intro del tema, tras el correspondiente lingotazo que se mete para el cuerpo frente al público; ciertas cosas nunca cambian, ni tienen por qué.
Aquí arriba el carismático Javier Molina en el pasaje narrado de “Venezia”. Nos divertimos con “Venezia” y se acabó con “Sufre mamón”, donde la gente dio la impresión que no habían pasado más de hora y media de actuación y el recinto abarrotado respondió enfervorecido ante el gran clásico de la historia del grupo.
Sin proponérnoslo estuvimos situados en primera fila, si bien eso sí, muy ladeados hacia la derecha del escenario, y ahí tuvimos delante a la gente VIP, incluso estuvimos codo con codo con el alcalde actual Ignacio Vázquez y su hija en este tramo final; no sé por qué me frené a la hora de dirigirme al mismo y solicitarle que podrían arriesgar con algún grupo indie de tirón para futuras fiestas, al margen de felicitarle por cerrar la contratación del presente concierto de Hombres G. Supongo que pensé que no era el momento, y ciertamente, con la música a altos decibelios no lo era; si lee estas líneas alguien de la corporación, a ver si toman nota y meten en agenda a Izal, Love Of Lesbian, Second, Lori Meyers… No estaría nada mal.
Pues Hombres G me agradaron, incluso por algo encima de lo que ya esperaba. Tocaron todo lo que esperaba oír y estuvieron animosos, sobre todo Rafa y David. Dani estuvo más serio en sus guitarras, al igual que Javi, muy aplicado y correcto en su batería, salvo en su momento de lucimiento personal antes de empezar “Venezia”. Encima del párrafo un primer plano de David y aquí debajo uno de Rafa que fue al componente que más cerca tuvimos en esta ocasión de nuestra posición.
Lo único que respecto a otras ocasiones vi, es que David dejó mucho de cantar en pro de la histeria de la gente, cosa que noté algo por encima de lo que se debería; han pasado 7 años casi desde la vez anterior, y no tuve esa sensación de dejar las voces a las masas en los 3 shows previos de los G que he visto.
Era la 1 de la madrugada y el despertador no cambiaría su hora de sonar a las pocas horas. Vimos a mi amigo David Sánchez, en pro de intentar un “meet and greet” con los Hombres G, y salimos con inteligencia y solvencia de Torrejón de Ardoz, evitando los atascos de la avenida de Las Fronteras (aprendimos el año pasado tras el concierto de Miguel Bosé).
Ya lo comentamos en las redes sociales poco después de que acabara el concierto: Hombres G nunca defraudan. Son una garantía de éxito para pasar una buena noche. Son divertidos, saben usar muy bien sus armas en forma de temazos del pop español y aunque ciertos clichés, si ya les has visto varias veces, no paran de repetirse en sus shows, bendita rutina. Supongo que si habrá nuevas ocasiones a mano, no faltaremos a la cita.

No hay comentarios: