sábado, 20 de julio de 2013

Los Sencillos - Encasadenadie (1992)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Año 1992, la Barcelona olímpica se mostraba orgullosa y radiante ante el mundo con la celebración del acontecimiento deportivo más grande de su historia, y aparte de grupos como Los Manolos con su “Amigos para siempre”, y el monumental tema “Barcelona” a dúo entre Freddie Mercury (malogrado unos pocos meses atrás) y Montserrat Caballé, aunque esta composición es original de 1987, había otro grupo que fue sin lugar a dudas banda sonora de aquellos días. Estamos hablando de Los Sencillos, que ya han pasado tanto por el blog con la revisión de su 4ª obra de mismo nombre que la banda, y por nuestro programa de la mano de su líder Miqui Puig, para conversar sobre esa misma obra, amén de haber comentado también el debut en solitario de Puig “Casualidades”.

Y es que este grupo editaba en 1992 su 2º disco de estudio tras el valorado debut que supuso en su día aquel “¡De Placer!” que regaló entre otros temas piezas tan válidas como “No por eso no” o “Mala Mujer”. En este año el grupo proseguía aún con su formación clásica en liza, que fue la formada por Albert Mallorca a la batería, Francesc Pascua a los teclados, German Ycobalzeta al bajo, Mariá Roch como guitarrista y Miqui Puig como cantante y líder indiscutible de la banda.

La relevancia mayor del grupo se alcanzó gracias a “Bonito es”, quizás la canción por la que son principalmente recordados; de ahí que afirme que Los Sencillos formaran parte de la banda sonora de aquellos días olímpicos, ya que este “Bonito es” sonó mucho en las emisoras en aquel momento. No obstante, este disco de colorida portada (algo reminiscente de la portada del “The Gift” de The Jam, banda liderada por Paul Weller, admirado a fondo por Miqui Puig), no basa su potencial exclusiva y necesariamente en “Bonito es”, aunque sea su principal gancho. Estamos ante un disco que prácticamente no tiene momentos débiles, y desprende un ritmo y una marcha bastante generosos. Pasemos a analizar sus capítulos sin más dilación.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Entro en casadenadie”: Este “Encasadenadie” es un disco conceptual, que abre y cierra con unas peculiares pistas en las que parece que alguien se cuela en casa ajena. En los primeros segundos de la primera pista “Entro en casadenadie” se oye parte de un diálogo de la mítica película “Desayuno Con Diamantes” entre otros sonidos que nos evocan ese allanamiento de morada.

2. “Solo para mis ojos”: Rápidamente esos teclados mods tan setenteros entran encabezando la máquina sonora de Los Sencillos, irrumpiendo con gran fuerza y presentándonos “Solo para mis ojos”. En el título se puede apreciar un guiño a James Bond y una de las películas de su saga, y de hecho en la letra Miqui dice algo como “Ursula Andress y James Bond en la película del Dr. No pudieron igualar tu estilo y esa forma de ser”. Gran ritmo y vértigo, como suele pasar en muchos temas de Los Sencillos, sobre todo visto en ese estribillo que rompe con esas palabras tan rotundas “una mujer de carrera, una top model”. Buenos coros, como en muchos temas del disco, secundan bien a Puig en momentos señalados. Dentro del entramado instrumental, destacan los cálidos sonidos de la guitarra eléctrica.

3. “Bajo las ruedas”: Menos ampulosa que “Solo para mis ojos”, pero con un ritmo y melodía más directos, resulta “Bajo las ruedas”. Aquí son los teclados de Pascua lo que más destacan en el plano meramente instrumental. Queda bien la rotundidad con la que Miqui entona frases como “Bajos ruedas tu destino, Hans”. Una buena canción que no tarda muchas escuchas en llegar cómo merece.

4. “Bonito es”: “Bonito es” es claramente la canción por la que más se recordarán siempre a Los Sencillos. “Encasadenadie” lucha por demostrar que es más que el lp que incluye a esta canción, y en esto redunda nuestro trabajo. No obstante, “Bonito es” es un tema pop clásico de la música española, por mucho que les joda a los detractores de Miqui Puig admitirlo. Parte de la tradición pop de décadas anteriores, sobre todo en el trabajo electrónico de Francesc Pascua en los teclados. Puig está luminoso y con potencia en el apartado vocal. El estribillo es sencillísimo, como indica el propio nombre de la banda, consistente en unos coros directos y el propio título de la canción. No podemos dejar de citar el apartado de rapeo de Juan Perro/Santiago Auserón, colaboración de lujo en este tema. En la letra Miqui Puig nos dibuja escenas que no dejan de ser parte de la vida cotidiana, envolviéndolas de una vitalidad tanto en el sonido como en el sentido que resulta estupendo para el tema. No vamos a descubrir esta canción ahora, pero sí que puede que alguno la redescubra después de mucho tiempo sin escucharla.

5. “Déjame en paz”: Es difícil no palidecer tras un tema tan grande como “Bonito es”, pero se da la excepción en esta ocasión con “Déjame en paz”. Esta canción es quizás mi favorita del disco, o al menos una de mis predilectas. Esta canción de rabia y revancha amorosa en lo que a la letra se refiere, funciona en su totalidad, desde las maniobras de los teclados una vez más geniales de Pascua, la presencia y cuerpo de la guitarra eléctrica y Miqui Puig alternando momentos de mesura y algo de exageración cuando procede y se necesita. El estribillo, completado con coros, es básico y directo a partes iguales: “… por eso vete de aquí, déjame en paz, vete de aquí, déjame en paz”. Una joya oculta y una de las canciones más aprovechables y perdurables de Los Sencillos para todo aquel que la descubra.

6. “Corazón de colchón”: Con “Corazón de colchón”, Los Sencillos nos ofrecen un medio tiempo pop, quizás la composición más discreta del disco de lo que llevamos de escucha. Destaca la sensualidad que Puig imprime con esos “dámelo” repetidos. Es un tema agradable, pero inferior en potencia respecto a sus compañeras previas y también respecto a la siguiente que vendrá.
7. “No toques a mi amigo”: Con clara influencia literaria, llegamos a la canción más acelerada de “Encasadenadie”. “No toques a mi amigo” es otro de los puntos álgidos claramente de este lp. El ritmo es vertiginoso, ofrece unos cambios melódicos geniales y estoy seguro que en su día, cuando Los Sencillos estaban en activo y la tocaban en directo, sería de los grandes momentos de los conciertos. Creo recordar que Miqui Puig la mencionó como una de sus favoritas históricas de la historia del grupo en el programa que llevamos a cabo con él como final de la 2ª temporada de radio de “Discos, música y reflexiones”. “Mí cámara dispara atrapando imágenes, quiero que el tiempo no se vaya de mi, vaya de aquí” es lo que conforma el estribillo, brutalmente animado y luminoso. Una dosis de adrenalina, buen rollo musical y otro de los grandes momentos que nos regalaron Los Sencillos en “Encasadenadie”.

8. “Si al decirte adiós”: Choca mucho el cambio de cariz que se produce con “Si al decirte adiós” tras haber escuchado “No toques a mi amigo”. Estamos ante la canción más melancólica, coordinada tanto en letra como en melodía, de “Encasadenadie”. Las cuerdas suenan muy bien acompañando a un Puig muy sentido frente al micrófono.

9. “Máquina de bar”: No es procedente ponernos melancólicos en exceso y por eso tras “Si al decirte adiós” llega la simpática y amable “Máquina de bar”. Siempre me he imaginado un simpático videoclip de la misma, en plan humorístico, con un Miqui Puig haciendo de barman superado por la clientela, al frente de su barra de bar, sobre todo por ese comienzo “Una cerveza; no tengas prisa. Ponme una copa más. Mucho trabajo” a modo de diálogo entre cliente y Miqui Puig respondiendo como camarero. Quedan muy bien los arreglos de viento metidos para darle la suficiente pompa a esta canción que se sitúa claramente en el sector más animado y desenfadado del disco.

10. “Navidades junto a ti”: Medio tiempo para afrontar el tramo final con “Navidades junto a ti”. Quizás no llame mucho la atención en tanto a las estrofas, pero en el estribillo mejora. Cumple su papel dentro de “Encasadenadie” de forma digna.

11. “La llave”: Ejemplo de canción de amor pop, sin necesidad de entrar en el terreno de la balada (eso es exclusiva de “Si al decirte adiós” en “Encasadenadie”) es “La llave”. Un correcto final, vital y lleno de luz para no desvirtuar el sentir que transmite en sí “Encasadenadie”, que quizás resulta algo repetitivo si le queremos buscar las vueltas un poco.

12. “Salgo de casadenadie”: A modo de epílogo y salida conceptual del disco, se sale de “Encasadenadie” con algún ruido salido de tono y gritos de mujer. Pasos que se alejan, portazo y cierre de un disco de alta puntuación.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Con este disco y sobre todo con su single “Bonito es”, Los Sencillos vivieron sus días de mayor éxito. Ya he puntualizado al comienzo del post qué era lo que sonaba en aquel año olímpico y de exposición universal en España, aparte de los últimos coletazos de Mecano con “Aidalai”, por supuesto.

Lo que pasó es que Los Sencillos, jugando un poco con el título del disco, se quedaron en tierra de nadie, ya que siempre he afirmado que eran demasiado comerciales como para ser tildados de indie, pero también tenían un cariz que les alejaba por otro lado de la comercialidad ramplona y es que Miqui Puig y sus muchachos, por mucho que hicieran un pop fresco y vital, nunca entraron en lo fácil o chabacano.

Aún así, Los Sencillos continuaron un buen resultado comercial con “Seres Positivos” de 1993, gracias a ejemplos como “Doctor amor” o “Buena puntería” (la cual sonó bastante por ahí, o al menos lo recuerdo así). Con el disco homónimo que ya comentamos por aquí, más o menos se mantuvo el tipo con el resultado de canciones como “Abre tu mente” y el “Bultacos Y Montesas” también tuvo su lugar de gloria con la curiosa “Phutbol”.

Ya volveremos a Los Sencillos, por supuesto. De momento hoy nos quedamos con su disco más exitoso, aquel que incluye su tema bandera “Bonito es”. No obstante, reitero más que nunca que no se queden ahí y accedan al disco de la forma que ustedes puedan (digo esto porque la discografía de Los Sencillos está, tristemente, más que descatalogada). Dentro de “Encasadenadie” encontrarán varias canciones que a buen seguro les gustarán. Es un disco perfecto para el verano. Si lo fue en aquellos días de bonanza de 1992, seguro que también funcionará para levantar el ánimo en estos jodidos tiempos que vivimos en 2013. Seguro que es un buen compañero para sus vacaciones. Háganle un hueco en su maleta.

6 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

Estamos ante un grupo muy especial y ante un cantante que es muy bueno, a pesar de la imagen proyectada por la TV de el Miki Puig y su Bonito es es un temazo del pop español

Abacab dijo...

Jairo, es un grupo infravaloradísimo. Tienen unos discos geniales. Y a favor de Puig diré, yo que le conozco en persona, que es un tío cojonudo; siempre que he coincidido con él en Madrid me ha tratado excelentemente.

Gracias por escribir.

Gil_Galad dijo...

Grupo agradable, con una música bailable pop muy simpática. Estoy de acuerdo en que "Bonito es" es
un gran tema.
Por desgracia, aunque tuvieron otros temas muy aprovechables ("Doctor Amor", "Abre tu Mente",...) no lograron un éxito similar. No tengo el gusto de conocer a Miki Puig, pero me parece un gran cantante, con un desparpajo sobresaliente, pasando de su físico, como tiene que ser...

Ciertamente, un grupo que mereció mejor suerte y éxito que la que tuvo (para mi gusto, claro, que siempre es muy personal).

Como siempre, enhorabuena por el blog.

Abacab dijo...

Gil_Galad, primero de todo, disculpas por la tardanza en responder.

Pues estoy completamente de acuerdo en todo lo que dices. Hay muchos que no piensan lo mismo y es que el propio Miqui es consciente de que o se le ama o se le odia; yo no soy extremista, pero si me tengo que decantar, tiraría por la 1ª opción. Mejor dicho, le admiro, me gusta su música y le respeto un montó.

Gracias por escribir.

angel dijo...

no tuvieron el éxito que se merecían, gran banda

Abacab dijo...

Angel, sin duda alguna que no lo tuvieron. Fenomenal banda de muy buen gusto y sentido musical.

Gracias por escribir.