viernes, 11 de octubre de 2013

Suede - Dog Man Star (1994)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Con motivo de que en poco menos de un mes el sr. Brett Anderson y sus Suede visitarán Madrid y de mi asistencia a dicho concierto, me he obligado a recuperar la discografía de Suede, la cual tenía aparcada desde hace mucho tiempo (quizás más de lo necesario). También, de esta forma igualamos a Suede al nivel de 2 discos revisados en la historia del blog, empatando en el casillero de artículos de disco con Pulp, Oasis y Blur, bandas contemporáneas con las que formarían el póker de ases del brit pop de los años 90 (repóker con Radiohead).

Me he decantado por escoger su 2º lp, la que quizás esté considerada por la crítica como la obra magna de Suede, el “Dog Man Star” de 1994. La banda venía de un debut glorioso con himnos tales como “So young” y sobre todo la mítica “Animal nitrate”. Sin embargo, con el 2º disco el grupo demostró su fortaleza con un disco lleno de distintos pasajes que evocan variados estados de ánimo. Aquí, en este disco, aún estaba Bernard Butler en el cotarro a la guitarra, Mat Osman como bajista y Simon Gilbert en la batería.

No era fácil destacar en este año en el que se editó el trabajo que hoy analizamos, pero sin embargo lo logró. Luego hablaremos un poco de los compañeros de generación que tiene y lo verán claramente. De momento metámonos con el repaso de las 12 canciones que forman parte de este “Dog Man Star”.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Introducing the band”: Suede comienzan su 2º disco de estudio con una canción de tintes farragosos derivados del glam setentero, del que tanto bebe Brett Anderson. Con “Introducing the band” asistimos a un ejemplo del sonido más característico de Suede, sobre todo en sus 3 primeros trabajos. La voz y timbre de Brett no deja lugar a dudas de su presencia ante el micrófono. El eco y repetición de ciertas frases de forma cíclica, le conceden un toque hipnótico que le queda bastante bien. Correcta apertura.

2. “We are the pigs”: Los que siguieron nuestra 1ª temporada de radio, podrán recordar que “We are the pigs”, 2ª canción de “Dog Man Star”, la utilizábamos como fondo musical de aquellos primeros pasos radiofónicos de “Discos, música y reflexiones”. Con un sonido más directo, Suede ahondan en el glam rock y dan lugar a una canción que termina en un clímax álgido muy acertado.

3. “Heroine”: Considero “Heroine” uno de los grandes momentos de “Dog Man Star”. Es una de esas composiciones que ofrecen ganchos melódicos, tanto en lo instrumental como en lo vocal, fabulosos. En este terreno Suede ha ofrecido piezas como la citada en la introducción del post “Animal nitrate” y otras piezas posteriores como “Trash” y “Beautiful ones” del posterior “Coming Up”. A ratos, “Heroine” se muestra contundente en sus formas, para romper con un estribillo de notable gancho sonoro. Un clásico con mayúsculas de este álbum.

4. “The wild ones”: Tras un terceto de apertura muy glam, Suede deciden moverse de terreno a la balada con “The wild ones”. Quizás sea uno de los pasajes de este corte que con mayor elegancia y acierto han destilado Anderson y cia. Y no es que el grupo no se haya prodigado en este apartado, ya que tanto dentro de este disco como en temas posteriores como por ejemplo “She’s in fashion” de “Head Music”, han demostrado hacer muy bien las cosas. El estribillo es muy bonito formalmente. Brett cambia su tono, moviéndose de sus maneras vocales más sobrias a un falsete que para nada nos chirría. La melodía, sentimental y emotiva, pero muy luminosa sobre todo gracias a sus acordes de guitarra y los arreglos orquestales de su tramo final, es una delicia. Sin duda, “The wild ones” es otro de los pasajes imprescindibles de “Dog Man Star”.

5. “Daddy’s speeding”: Con “Daddy’s speeding”, Suede deciden entregar una pieza íntima y casi acústica, de presencia leve. Aunque parezca mentira, en las primeras escuchas que hagan íntegras de “Dog Man Star” es fácil que se les pase por alto. La melodía de piano es lo que principalmente acompaña a un Brett que se nos presenta en esta ocasión muy misterioso en sus labores a las voces. Curiosa pieza para llegar prácticamente al ecuador del disco, la cual no escatima a la hora de adornarse en su tramo final con sonidos de factura psicodélica.

6. “The power”: A veces las guitarras de “The power” me traicionan y me evocan a la contemporánea “High and dry” de Radiohead. No obstante, más allá de ciertos sonidos, no cabe más parecido entre una y la otra. “The power” es quizás de las piezas de pop más para todos los públicos que Suede entregaron en al menos sus 3 primeros trabajos. El sonido es limpio y Brett se muestra comedido.
7. “New generation”: Metiendo más guitarras, con “New generation” nos mantenemos en sonidos muy accesibles. Brett hace gala de nuevas variaciones vocales dentro de una misma canción, pasando de tonos cercanos a los crooner a su timbre más reconocible internacionalmente en el puente y estribillo. Es una canción positiva, directa y enérgica. Llega fácilmente, sin necesidad de darle muchas escuchas.

8. “This Hollywood life”: Después de 2 momentos luminosos y alegres, volvemos al glam rock más farragoso y sucio. “This Hollywood life” quizás sea la composición más excesiva de “Dog Man Star”. El sonido vigoroso y agresivo de sus guitarras y la producción, que eleva el eco de la voz de Brett, nos dibujan una composición potente de textura agria. Su importancia reside en afianzar las pautas sonoras principales que Suede profesaban con más energía en sus primeros trabajos de estudio. Concede personalidad a “Dog Man Star”.

9. “The 2 of us”: “Dog Man Star” destaca por su variedad, cosa que normalmente tienen los grandes discos de la historia (aunque también hay obras monolíticas soberbias, por supuesto). Con “The 2 of us” Suede se introducen en el terreno de la balada atormentada, casi lacrimosa, y derrotista. Se puede ver en frases como “tumbado en mi cama, viendo mis errores…”. Aparte de la melodía, aquí tenemos que concederle a Brett Anderson el mérito principal a la hora de generar esas sensaciones al micrófono, con ciertos agudos de congoja que se anota sobre todo al citar en la letra el propio título de la canción.

10. “Black or blue”: Haciendo gala a ratos de sus tonos más agudos, Brett nos presenta “Black or blue”. Un tema que transmite sensaciones derrotistas, algo melancólicas. Su estructura es inconexa, con notables cambios de ritmo, dentro de su quietud y sonidos cristalinos, y quizás su punto más fuerte es el comienzo de su estribillo. Mantiene el nivel de exigencia de “Dog Man Star” a estas alturas de su track list.

11. “The asphalt world”: Ejemplo de esas canciones que de primeras, segundas o incluso terceras, no llega, pero que con el paso del tiempo termina calando, es “The asphalt world”. Estamos ante la pieza más psicodélica del disco, a ratos incluso podrían haberla firmado los Pink Floyd más progresivos de primera mitad de los 70; no en vano, es la canción más larga en duración del disco. Sus secciones instrumentales de corte progresivo del tramo final son notables y su seriedad y solemnidad son nota destacada dentro de sus características.

12. “Still life”: Un buen disco ha de tener por fuerza una buena canción final. “Dog Man Star” de Suede la tiene y se llama “Still life” (igual que hicieron Men At Work con su 3er. y último lp “Two Hearts”). En esta canción se vuelven a tocar los niveles más altos de emoción y sentimiento. Brett se encarga nuevamente de ello con una soberbia interpretación vocal, la cual no precisa de excesos para causar efecto. El desarrollo melódico, in crescendo, es otro aspecto destacable de esta gran pieza de cierre, que se apoya nuevamente en arreglos de carácter orquestal. Broche de oro a una gran obra.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Este “Dog Man Star” permitió a Suede convertirse o consolidarse como una de las grandes bandas británicas de su momento. El buen trabajo de este disco hizo que el mismo formara parte de ese combo fabuloso de discos editados en 1994 como fueron el “His ‘N’ Hers” de Pulp, “Parklife” de Blur, el debut de Oasis “Definately Maybe” y el “The Bends” de Radiohead.

Como verán, ya lo comenté antes, no es fácil destacar entre tantos compañeros míticos/gloriosos de promoción. “Dog Man Star”, de portada desolada (como podrían evocar algunas de sus canciones), dentro del estilo y sello personal de Suede, está al nivel de calidad de los mencionados, los cuales a la par son de los trabajos más memorables de la década de los 90. Además, “Dog Man Star” es un ítem claro del estilo musical de Suede.

Brett y compañía se mantuvieron a gran nivel hasta “Head Music”. “A New Morning” no fue tan celebrado, quizás se sacó en una época poco amable para la formación, y luego sobrevino la separación temporal, con el regreso reciente que se ha producido; por cierto, no me pregunten del último disco, ya que voy a tener los santos coj…. de ir al concierto sin conocer más que alguno de los singles que han sacado.

Tras “Dog Man Star” llegaría “Coming Up”, un disco brutal, maravilloso, pero que por lo que sea no está tan valorado como este “Dog Man Star” o incluso el debut de Suede. Para mi son igual de buenos los 3 discos, cada uno con sus peculiaridades, pero son los trabajos que más definen el estilo de Suede y que además marcaron la mejor época de la banda. Hoy les hemos traído un gran disco. Espero que pasen un buen momento recuperándolo si ya lo conocían o conociéndolo si aún no han accedido a él. Al igual que dije de New Order la pasada semana, es muy sano de cuando en cuando recuperar la discografía de Suede.

De nuestro programa de radio, este sábado a las 16.00h y el miércoles a las 23.00h en RUAH podrán escuchar las últimas difusiones del programa de estreno de nuestra 5ª temporada sobre The Smiths y “Meat Is Murder”. El siguiente sábado 19 de octubre a las 16.00h en Radio Universitariade Alcalá de Henares (RUAH), tendrá lugar nuestro 2º programa de la temporada. El próximo viernes les comentaremos sobre quién irá, ya que la siguiente semana toca centrarse en la radio y no habrá post escrito de revisión de disco, tal como ya comentamos en el artículo que explicó en agosto el nuevo funcionamiento que ahora tiene “Discos, música y reflexiones”. El podcast del programa 1 de la 5ª temporada lo subiremos en breve a Ivoox y también habrá aquí un artículo individual con el audio insertado para que lo puedan escuchar desde aquí (aunque ya saben que en el margen derecho tienen el reproductor disponible con los últimos 4 programas).

2 comentarios:

Sara dijo...

No escucho muchas cosas últimamente pero la verdad es que de alguna manera me gustaria poder tener la posibilidad de hacerlo quizás necesite hacer algún viaje para hacer esto creo que voy a buscar algún Pasajes a Fortaleza

Abacab dijo...

Sara, primero de todo, disculpas por la tardanza en responder.

Pues como buenamente te gestiones, pero encuentra tiempo para escuchar música, que es muy necesario (tanto como leer).

Gracias por escribir.