sábado, 26 de octubre de 2013

ABC - Beauty Stab (1983)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
A veces tengo serias dudas sobre qué disco y qué artista hablarles aquí cada sábado de los que toca post de revisión; quizás también eso haya motivado el nuevo funcionamiento del blog que alterna post de promoción de nuestro programa de radio los sábados que tenemos programa con post tradicional de revisión de disco los sábados que no (lo de hoy es una excepción, ya que el hecho de que no pudiéramos hacer el programa de Bowie el pasado sábado y lo hayamos hecho hoy, fue por motivos ajenos a nosotros).

Sin embargo, dentro de mis dudas de elección, el bueno de Martin Fry ha acudido al rescate para iluminarme y atreverme a analizar por 3ª vez en el blog un trabajo de su banda ABC; cosa que considero justa, ya que siento predilección por este señor y su discografía. Hemos escogido el “Beauty Stab” de 1983, 2º disco de ABC.

El grupo venía de su exitoso debut de 1982, el imprescindible “The Lexicon Of Love”. La producción de Trevor Horn se perdió en el 2º álbum, encargándose de ello los propios ABC restantes (quedaban solamente Steven Singleton como saxofonista y Mark White a las guitarras de la formación del disco de debut) y a Gary Langan. Se aprecia un cambio en el sonido de forma notable, perdiendo sinuosidad funky para ganar más potencia y entrega, cosa que quizás a priori ofrece un producto menos amable. Es un trabajo extenso, al que quizás le sobre algo de duración. Pasemos al análisis de sus canciones.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “That was then but this is now”: Quizás fue su single más relevante y por ello “Beauty Stab” no deja de empezar con fuerza en varios sentidos: en lo musical y en relevancia. Y es que “That was then but this is now” busca la inmediatez quizás en su concepción, pero sobre todo destaca por sus secciones de viento, donde aún se aprecia que Steven Singleton estaba en el ajo y la rotundidad del resto de instrumentos. Martin Fry no se queda manco e imprime mucha fuerza y frenesí en su tarea vocal. Choca en su estructura la larga parte final añadida y quizás flojeé algo en su estribillo. No es una mala canción y con mucho esfuerzo, en definitiva, es un pequeño clásico del repertorio del grupo. Su videoclip, con el grupo tocando sobre un mapamundi con banderitas, en plan tablero de un juego de mesa de estrategia, no está mal y cuanto menos es colorido.

2. “Love’s a dangerous language”: Con un menor relumbrón, sobre todo porque Martin a las voces no se muestra tan potente, “Love’s a dangerous language” supone más o menos una continuidad sonora de “That was then but this is now”. Ello se debe sobre todo a las marcadas notas de teclados y guitarras, en el mismo sentido que sucedía en el tema de apertura del disco. Carece de un estribillo claro y alterna partes susurrantes e íntimas con la potencia y estruendo que hemos mencionado.

3. “If I ever thought you’d be lonely”: Es turno ahora para una balada discreta y de factura muy elegante. Con “If I ever thought you’d be lonely” ABC ofrecen una pista de estribillo no muy destacable, pero que se ve compensada con unas estrofas bastante acertadas melódicamente, donde Fry adopta un registro grave muy galante.

4. “Power of persuasion”: Martin Fry se desmelena al micrófono en “Power of persuasion”. Esta canción es muy significativa del sonido que desprende en general “Beauty Stab”, el cual ya se nos marcó desde su primera canción y single destacado. El funky y los sonidos más sensuales y bailables se cambiar por una mayor nervio e intensidad, no necesariamente solo en las guitarras, sino también los teclados y “Power of persuasion” es claro ejemplo de ello. Destaca también porque después de unos minutos en los que no le escuchábamos mucho, hay unas cuantas notas de saxofón bien presentes de Steven Singleton.

5. “Beauty stab”: Es curioso que “Beauty Stab” disponga casi a mitad del disco su canción título. Lo que choca es que la pista sea instrumental, salvo algunos coros perdidos por ahí de Martin, ya que en sus formas y sonido sigue afianzando el carácter del disco al que concede el título. En mi caso, es un tema que conocí desde aquel “Master Series” que compré del grupo en la navidad de 2000, ya que se incluía en él. Un interludio con más personalidad que otros tantos que nos podemos encontrar por ahí.

6. “By default by design”: De carácter muy clásico y orquestal, llega “By default by design”. Es la canción más ajena a la obra en general, pero sin embargo suma elegancia a ABC, lo cual siempre ha sido un sello muy claro de las entregas del grupo. Su ritmo pausado, al igual que los arreglos orquestales, le dan también un generoso nivel de solemnidad.

7. “Hey citizen!”: De lo más clásico pasamos a quizás el tema de corte más rockero de “Beauty Stab”. “Hey citizen!” abunda en la energía que desprende el álbum, pero en lo instrumental se fundamenta mucho en las guitarras de Mark White. Martin Fry también ofrece en esta ocasión parte de sus momentos más frenéticos vocalmente del disco. 
8. “King money”: Con “King money” el grupo parece que olvida las nuevas pautas más intensas de “Beauty Stab” y ofrece un leve coqueteo con un tema más pop que tiene un vago recuerdo del funky que se podía escuchar en el primer disco del grupo “The Lexicon Of Love”. Es uno de esos temas de ritmo sensual que tan bien supieron ejecutar ABC durante toda su trayectoria. Un medio tiempo pop realmente encantador, con estrofas excelentes y maniobras instrumentales igualmente muy acertadas. Personalmente, una de mis favoritas del 2º disco de ABC. Quizás me sobran algo algunas variaciones de estilo en el tramo final, pero esto es básicamente por ponerle alguna leve pega.

9. “Bite the hand”: Con “Bite the hand” ABC incluyen una canción realmente bipolar. Sorprende cómo se pasa del manierismo y lo delicado a lo guitarrero y brutalmente intenso. De alguna forma, es un compendio perfecto de lo que eran capaces de hacer ABC, pero todo metido en una sola composición. Los arreglos orquestales endiablados, entrelazados con las vigorosas guitarras y la aplastante percusión, dan lugar a una música que es capaz de despertar a un muerto.

10. “Unzip”: Otro de los temas que estaba en aquel “Master Series” que fue el primer paso a fondo que di para acercarme a ABC es “Unzip”. Considero que con justicia estaba incluido en aquel recopilatorio. Y es que quizás, sin ser un tema evidente, es uno de los temas pop directos mejores que tiene “Beauty Stab”. Tiene un ritmo acertadísimo. Fry se acompaña de coros femeninos para esta canción de acusadas cuerdas eléctricas, en perfecta sintonía con teclados de factura solemne. Es una canción inmediata y otra de las que más destaco del disco a día de hoy, más allá de que sea una de las canciones que hace más tiempo conocí de ABC.

11. “S.O.S.”: Si me preguntan con qué canción me quedaría de ABC (siempre es complicado que te pregunten esto sobre un grupo), en muchos momentos diría que “S.O.S.”; no en vano fue música de fondo de nuestro programa de radio en nuestras primeras temporadas y también sonó en aquel programa nº 100 que hicimos de 3 horas. Fue single del disco, con un videoclip muy relajado, con relojes made in Stephen Hawking y piscinas de por medio, y es una de las canciones que más elegancia reportan. Es una pista relajada, un oasis musical muy zen dentro de un disco que por lo general es muy vital y animado. La electrónica, en sus distintos planos de teclados que combina, está escogida con muy buen gusto. Destila un cierto toque melancólico, ayudado sobre todo por el solo fabuloso de saxo que tiene Singleton antes de abordar su tramo final, y es una canción perfecta para escuchar en cualquier sobremesa, precisamente de esta época del año (esto son cosas mías; escribo estas líneas a las 0:17h de un ya martes y es igualmente perfecta a estas horas de la noche).

12. “United Kingdom”: Para dedicar al Reino Unido la evidente “United Kingdom”, ABC se enfundan las formas más clásicas y pausadas del disco, ya mostradas en “By default by design”. A modo de epílogo de la obra funciona muy bien, ya que no creo que el final del disco le hubiera pegado muy bien a “S.O.S.”. El piano acompaña a Martin a las voces, prescindiendo en esta ocasión de arreglos orquestales para conferir a la pista el sonido clásico. Lo que más destaca es que quizás podemos ver en este pasaje al mejor Martin Fry al micrófono del disco, cercano en algunos momentos a esos niveles de excelencia que demostró en “All of my heart” del disco de debut de la banda.

Bonus tracks.
13. “Vertigo”: Realmente el epílogo en la edición que yo tengo es el bonus track “Vertigo”. Una alocada pieza instrumental, muy caótica, que retorna a la intensidad y la cierta estridencia puntual de “Beauty Stab” para que no terminemos la escucha con unas sensaciones equivocadas, que al fin y al cabo son las que nos producirían la placentera y sublime “S.O.S.” y la clásica “United Kingdom”. “Vertigo” funciona en su papel de cerrar el ciclo (aunque si nos ponemos estrictos el final forma originariamente es “United Kingdom”), con las pautas sonoras de intensidad pop que tiene “Beauty Stab”. No le pidamos más.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
En términos comerciales, “Beauty Stab” supuso un retroceso respecto al debut. Las expectativas bajaron, cosa normal por otro lado debido a que el listón lo marca un trabajo tan brutal como “The Lexicon Of Love”. El disco choca algo en su conjunto, por su mayor potencia y frenesí, a ratos sin mucha medida y también choca por su portada tan taurina, propia más de un cuadro-souvenir que puede comprarse en cualquier tiendecilla turística del centro de Madrid.

Con todo, el resultado es digno. “Beauty Stab” incluye algunas canciones muy válidas como “S.O.S.”, el primer single “That was then but this is now” (que a la larga termina por entrar) y otras sorpresas agradables como “Unzip”. Dentro de mi foro interno de preferencias dentro de la discografía de ABC ocuparía el 4º lugar tras “The Lexicon Of Love”, “Up!” y “How To Be A… Zillionaire!”.

Tras este disco, Fry y White se quedaron solitos al abandonar Steven Singleton, el cual concedía un toque muy elegante al grupo con sus aportaciones de saxofón. Bizarramente (en el sentido del término inglés “bizarre”, que viene a traducirse como extraño o raro), sustituyeron a este músico por 2 señuelos de atrezzo, en forma de enanito con gafas (David Yarritu) y de putón verbenero (Eden), que hacían las veces de guitarrista y percusionista en los videos, pero siendo meros playback.

Siempre he pensado que la percepción de “How To Be A… Zillionaire!” se ha visto perjudicada por esa imagen de banda de dibujos animados de la formación. El disco supera a “Beauty Stab”, pero en cuestión de imagen el grupo, mejor dicho el dúo Fry-White, estaban muy perdidos. Luego volvieron a la elegancia para “Alphabet City” y posteriormente coquetearon con el northern soul en “Up!”.

Resumiendo, “Beauty Stab” no creo que les parezca el mejor disco de ABC, pero sí les permitirá un buen rato de escucha musical. Siempre consideramos que hay que escucharlo de cabo a rabo, ya que de esa forma no se perderán las joyas ocultas. Una postura que defendemos y con la que estamos totalmente de acuerdo con el gurú indie Guille Mostaza, el cual defendió a capa y espada esta audición de la música en el programa de este pasado jueves de “Torres Y Reyes”. No somos los únicos locos visto lo visto que estamos a favor del formato lp y la concepción artística de los mismos, que casi siempre la hay (salvo casos extremadamente comerciales). Por tanto, guarden apenas 45 minutos de su vida para dar una oportunidad a este disco y a ver qué tal.

De nuestro programa de radio, comentarles que hoy a las 14.00h (muchos habrán estado al tanto al seguir nuestros perfiles de redes sociales) hemos realizado en directo en la sintonía de RUAH el programa que el pasado sábado se malogró sobre “Let’s Dance” de David Bowie. El siguiente programa será tras el puente de todos los santos, el sábado 9 de noviembre a las 16.00h, nuestro horario habitual. El programa nº 1 de esta 5ª temporada lo intentaremos subir esta misma semana y haremos un post por aquí con el reproductor insertado. Creo que no se me olvida nada; cualquier cosa, me comentan por ahí abajo (responderé a todos los comentarios pendientes lo antes que mi ajetreada vida me lo permita).

4 comentarios:

Sr. Eco dijo...

Oye, pues hacía tiempo que no les escuchaba. Ahora me ha entrado el gusanillo... Igual hasta les dedico un articulo en www.elecodelamusica.com

Te sigo ;)

Abacab dijo...

Sr. Eco, primero de todo, disculpas por la tardanza en responder.

Es muy sano cada cierto tiempo recuperar a ABC, uno de los ejemplos de pop más elegante del Reino Unido de los últimos 35 años.

Visitaré tu página cuando tenga algo de tiempo (mira lo que llevo de retraso en responder comentarios por aquí...). Me gustará ver qué escribes sobre Martin Fry y su gente.

Gracias por escribir.

Jordi dijo...

felicidades por esta gran entrada y gran analisis de, para mi, el 2 mejor trabajo de ABC.
Aunque recuerdo que cuando lo compré en 1983, antusiasmado despues de aquel gran primer álbum de debut (que se ha convertido en uno de mis discos de cabecera), quedé muy decepcionado. Pues no me esperaba unos ABC tan diferentes...Pero aprendí a escucharlo en poco tiempo y me encanta.Nunca entendí porque Unzip, no salió como sencillo...

Abacab dijo...

Jordi, celebro que te haya gustado el artículo. Cierto es que "Beauty Stab" supone un cambio respecto al previo "The Lexicon Of Love" y cuesta hacerse a él, pero es un disco muy solvente y que ha envejecido muy bien. El cambio fue una constante siempre en Martin Fry hasta los años 90. "Unzip" hubiera sido un single solvente, sí.

Gracias por escribir.