sábado, 2 de marzo de 2013

Miss Kittin & The Hacker - The First Album (2001)

INTRODUCCIÓN Y ANTECEDENTES.
Estamos razonablemente intercalando cositas del mundo de la música electrónica cada ciertas semanas, cosa de la que ahora caigo, pero que ha salido así, de forma involuntaria. Empezamos con Frankie Goes To Hollywood hace ya unas semanas con su “Welcome To The Pleasure Dome” y un par de semanas atrás retrocedimos hasta finales de los 70 para dar paso en el blog a la interesante figura de Gary Numan con su disco de debut.
 
Hoy tengo el gusto de presentarles, por si aún no la conocen, a una de las damas de culto de la música electrónica de comienzos de milenio o siglo, Miss Kittin, alias de Carolina Herve, en su proyecto junto al productor Michel Amato, que en esta ocasión toma el nombre artístico de The Hacker sumado al de esta singular figura de la siempre interesante escena francesa de música electrónica.
 
Todavía recuerdo cuando vi por primera vez el videoclip de la canción “1982” en la Viva (creo que en aquella ocasión no fue en la “zwei”, sino en la de los triangulitos). Me sorprendió mucho ver a la hierática Miss Kittin y ese maniquí al estilo de los de “Showroom dummies” de Kraftwerk por ahí moviéndose con sintetizador en la mano.
 
Sin duda me llamó la atención y tardaría bastante tiempo hasta que me hice con el disco que hoy revisamos. Fue cuando precisamente Miss Kittin sacó su 2º disco con The Hacker en 2009, y aproveché la inercia para hacerme con los 2. Se ve que es un proyecto esporádico en el tiempo y no permanente, ya que 8 años entre el 1er. y 2º disco y hasta la fecha, 2013, nada más, lo pone en evidencia. “The First Album” suena retro, pero adaptado a los sonidos que abundaban en 2001, lo cual fue una tarea exitosa a la hora de sellar un disco que a partes iguales es frío, bailable, hipnótico y sobre todo provocador (verán ciertas letras). No tiene prácticamente desperdicio.
 
ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Life on MTV”: La primera canción, que en parte pone de manifiesto la adulteración que estaba sufriendo en aquellos días la MTV, que desgraciadamente (salvo los fines de semana por la mañana) se ha vuelto crónica con tanto reality adolescente, es claro ejemplo de las pistas sonoras de “The First Album”. Miss Kittin más bien suelta un discurso al transmitir la letra, más que cantar; un discurso frío, hierático y que casi suena a telediario de medianoche. Los sintetizadores tienen un regusto ochentero, alejado de las distorsiones y contundencia que abundaban en la 2ª mitad de los 90. La idea o metáfora que queda es que a Miss Kittin le parece sexy la vida en la MTV.
 
2. “Frank Sinatra”: La primera controversia lírica viene en la 2ª canción, que más allá del título, no es precisamente un homenaje a Frank Sinatra. Más bien, el pobre de Frank es leit motiv de una conversación frívola en mitad de una noche de desparrame, sexo y drogas, en la que alguien dice “¿Conoces a Frank Sinatra? Está muerto… Muerto… Jajajaja”. Y eso deriva de que “Todas las noches con mis amigos estrella, bebo champán y como caviar. Esnifando en la zona VIP hablamos sobre Frank Sinatra…”. Y el estribillo si acaso suma más a la provocación: “Ser famoso está tan bien. Chúpame la polla y besa mi culo. En limusinas tenemos sexo cada noche con mis amigos famosos”. Oda a la frivolidad, al crapulismo VIP y una canción que en su letra no dejará a nadie indiferente. Las notas sintéticas siguen siendo claras y de sonido marcado, sin entrar en bases más bailables, ofreciendo un ritmo de aplomo.
 
3. “Walk on by”: En “Walk on by” la voz de Miss Kittin se diluye o difumina y nos encontramos con una pista más acelerada, con bases algo menos marcadas y con un sonido de trance o hipnotismo derivado de su ritmo. Nos sirve como ejemplo del sector más de este palo que nos encontraremos en mitad del disco, donde destacará “Flexibility”.
 
4. “1982”: Con la siguiente canción, de título evidente en alusión a un año, conocí a Miss Kittin And The Hacker y con su video tan curioso que ya he comentado. La letra se compone de encadenar con una mínima lógica que no lleve al disparate total sin sentido los títulos de varios himnos del techno pop de comienzos de los 80. Veamos por ejemplo esa estrofa: “Vi tu cara desteñida en gris, esperando un triste lunes…”, con alusión directa al “Fade to grey” de Visage y al “Blue monday” de New Order. El sonido, más allá del mimetismo involuntario al que nos podría llevar su videoclip, es un guiño al sonido más techno pop de Kraftwerk, que se podría encontrar en temas como “The model” o “Showroom dummies”. Fue single y en Centroeuropa tuvo su repercusión en su día. En España, todo hay que apuntarlo, pasó de puntillas.
 
5. “Stock exchange”: Casi, tras escribir el título de la canción, me echo a escribir acto seguido “woman”, que es lo que Miss Kittin suelta tras esta canción, donde no sé si de forma provocada se cita a la ciudad de Vienna, que recordemos también es ejemplo del techno pop de los primeros 80 gracias a Ultravox. Es “Stock exchange” una de las pistas más interesantes del disco, que no en vano nos encontraremos al final del disco con una remezcla de Adamsky. Aquí los ambientes nos reflejan cubatas de whisky con cola y bares de hoteles de negocios. El tono de Miss Kittin adopta un cierto trascendentalismo, muy comedido, dentro de la frialdad vocal de esta francesa. En su estructura musical, resulta muy interesante poder escuchar como se van sumando los sonidos sintéticos diversos que la componen.
 
6. “You and us”: Más obsesiva e hipnótica es la repetitiva, de ahí su efecto hipnótico principal, “You and us”. “De esto va nuestra música, vosotros y nosotros” se encarga de marcarnos a fuego Miss Kittin durante toda la canción de bases duras y nerviosas. La letra es básica y mínima, pero lo que ya he citado tiene un toque trascendental bastante curioso.
 
7. “Flexibility”: El comienzo de “Flexibility” es muy marcado en las bases rítmicas. Toma el mismo sentido que “You and us” y nos puede evocar en parte a lo que Underworld hicieron en algunos momentos de su carrera. Esta canción, a ratos, precisamente nos puede recordar esa música que sonaba en “Trainspotting” cuando Renton estaba sufriendo el mono en su cama. En esta nerviosa, agitada y también hipnótica canción, la letra se compone básicamente de palabras sueltas que va diciendo Miss Kittin. Es interesante, nocturna y un pasaje que me gusta bastante de este disco “The First Album”.
8. “L’homme dans l’ombre”: Tiene un enfoque muy oscuro “L’homme dans l’ombre”, con Miss Kittin muy rotunda y severa al micrófono. Las bases son muy nerviosas y contrastan con el sonido atmosférico de sus teclados más relevantes.
 
9. “Slow track”: Tomando como base sonidos que nos podrían recordar a los Depeche Mode con su “World in my eyes”, con algo de los Kraftwerk de 1986, se presenta la más calmada “Slow track”. En esta canción la voz de Miss Kittin se deforma en la producción, engraveciéndola. Tema compás de espera para afrontar el tramo final donde encontraremos un par de canciones con letra llamativa, al estilo de las que hemos encontrado en el comienzo del álbum.
 
10. “Nurse”: Demasiado retro, pero poco llamativa resulta “Nurse”. Es de los temas de menos relumbrón del disco y de los que menos te puedes acordar en las primeras escuchas. Lo que más llama la atención es el algo más de énfasis que le pone Miss Kittin a algunos pasajes de su tarea vocal, pero aparte de eso, poco más.
 
11. “Stripper”: No me dirán ustedes que en “Stripper” no suena trascendental Miss Kittin. Quizás sea la canción donde más énfasis ponga a las voces, lo cual tampoco es decir mucho, pero es curioso escuchar como va subiendo registros en la repetición de esa frase que acapara el tema “Mi novia es una stripper…”.
 
12. “Dj song”: La otra canción que llama la atención del tramo final de “The First Album”, en lo que a la letra se refiere, es “Dj song”. Se nos advierte que es dura la vida del dj, tarea que Miss Kittin desarrolla al margen de su tarea como compositora e intérprete (recuerdo que en el último concierto de Kraftwerk con Florian Schneider, aquel en la expo de Zaragoza de hace 6 años y pico, Miss Kittin iba en plan dj set).
 
13. “Walking in the sunshine”: Cuando podemos pensar que a estas alturas no nos vamos a llevar más sorpresas, el disco cierra con otro de sus grandes aciertos y su gran joya oculta. Son realmente llamativos y encandiladores los sonidos de “Walking in the sunshine”, mucho más pop y menos lúgubres y fríos que los de la mayoría del disco. Supone una bocanada de aire fresco en un ambiente sonoro a ratos demasiado opresivo y la rúbrica de oro al listado de temas formal del disco, antes de catar las 2 propinas. Es una pista acelerada, a ratos endiablada, con una melodía de teclados muy clara y sencilla, pero resultona.
 
Bonus tracks.
14. “Frank Sinatra 2001”: Para remarcar el mensaje provocativo que nos ofreció “Frank Sinatra” en el 2º lugar del set list, se nos regala su versión 2001, que se diferencia por meter algún loop vocal acertado por ahí y porque la risotada de Miss Kittin suena más de coña, incisiva y maliciosa, dándole un toque menos frívolo que la otra carcajada que soltaba en la versión original. Choca que tras todos los improperios que se sueltan, se termine con un pitido de censura, ¿verdad?
 
15. “Stock exchange (Adamsky remix)”: También se nos regala una revisión de otra de las grandes canciones de “The First Album”. Adamsky hace un remix acertado de “Stock exchange”, transformándola en una pieza más liviana y relajada que la original. En parte, los detalles de producción me recuerdan algo al disco que poco después sacaría Madonna “American Life”, concretamente a ciertos sonidos de “Love profussion” (cosas mías).
 
RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
¿En España? ¿Que cómo funcionó este “The First Album”, de portada controvertida e impactante, de Miss Kittin & The Hacker? Pues yo creo que salvo gente que siempre está al quite de qué pasa en la escena electrónica europea, pasó completamente desapercibido. En Europa y sobre todo en la parte central del continente ya fue otra cosa.
 
El caso es que el disco con el tiempo va cogiendo un puntito de disco de culto que supongo se agravará con el paso de los años. Miss Kittin y The Hacker se atrevieron a tomar sonidos retros y desfasados de la electrónica para darles una vuelta añadiéndoles ciertos detalles de producción que los adaptaran a los sonidos de comienzos de milenio. La frialdad vocal de Miss Kittin y lo controvertido de las letras le dan una fuerte personalidad al disco.
 
Sin embargo, esto es un proyecto circunstancial, que tuvo su continuación en 2009 con “2”, 2º disco de Miss Kittin & The Hacker, y veremos si en el futuro Herve y Amato se vuelven a unir. Miss Kittin ha editado varios trabajos en solitario y Amato tiene su reputación como productor y puede presumir de haber trabajado con gente muy grande. Lo bueno, si breve, 2 veces bueno y esta desconexión temporal de este proyecto lo hace si cabe más interesante y se valora más. “The First Album”, controvertido, retro, pero interesante. Disfrutable por cualquier seguidor medio de música electrónica o techno pop.
 
De nuestro programa de radio, decirles que esta semana podrán volver a escuchar el programa sobre Tears For Fears y su “Songs From The Big Chair”, tanto mañana a las 16.00h como el miércoles a las 23.00h, tanto en &radio como en RUAH. El próximo sábado tendremos programa en directo a las 16.00h en RUAH analizando el disco “Lament” de Ultravox. Por cierto, ya subimos el programa sobre Eurythmics y su “Revenge” a nuestro perfil en Ivoox. Escúchenlo pinchando aquí.

2 comentarios:

el gato kilo dijo...

Este disco fue uno de los puntales de ese movimiento llamado electroclash, un movimiento que tuvo mas importancia como revulsivo para la musica electrónica que dejando obras para el recuerdo.

Gracias a este articulo me he vuelto a poner este disco y la verdad es que suena desfasadisimo, monótono,además se me hace larguísimo, le sobra bastante minutaje en mi opinión.

A mi la verdad es que me gustaba bastante este tipo de electrónica sobretodo en una época donde el britpop de las narices lo invadía todo pero me daba cuenta de la poca ambición de estos artistas electronicos tanto en letras como en música y estaba convencido de que a menos que el estilo evolucionara, pasaria sin pena ni gloria y asi fue, solo hay que ver la tibieza con que fue recibido el retorno de estos dos en 2009 pero hay que quedarse con lo positivo, con esa frivolidad provocadora nada politicamente correcta que rezuma el album y sobretodo canciones como "Frank Sinatra" o "stripper" que me recuerdan mucho a los discos que solian poner en diversos antros de mala muerte cuando fui a Berlin hace algunos años, al final se ha convertido en uno de esos discos para el recuerdo que han envejecido fatal.

Cuando seamos viejunos diremos "en mis tiempos bailabamos a Miss Kittin" y nadie sabra de que leches estamos hablando!

Un abrazo!


Abacab dijo...

El gato kilo, bueno, ya hablaremos sobre ello, pero creo más bien que el disco ya estaba envejecido cuando salió a la venta; es decir, que suena retro que te pasas y eso era lo que Miss Kittin y The Hacker buscaban. Coincido en lo de que quizás se haga algo largo.

Un abrazo y gracias por escribir.