sábado, 16 de marzo de 2013

Heaven 17 - The Luxury Gap (1983)

INTRODUCCIÓN Y ANTECEDENTES.
Creo que hace ya tiempo comentamos por aquí el “Penthouse And Pavement” de los Heaven 17, ¿no? Creo que es turno para volver a este trío, quizás no lo suficientemente valorados históricamente, y en esta ocasión seguiremos el orden, metiéndonos ahora de lleno con su 2º trabajo, el que tomara el testigo del notable disco mencionado del que ya hablamos.

Lo dicho, “Penthouse And Pavement” tuvo una buena acogida por parte del público (aunque no tan acusada como con otras formaciones del género) en 1981, y también por parte de la crítica. En las letras de las canciones que editaban Glenn Gregory, Ian Craig Marsh y Martyn Ware el contenido político social estaba muy presente y se continuaría con el enfoque en “The Luxury Gap”, 2ª entrega de larga duración del grupo.

Además, da la casualidad de que en este disco que hoy comentamos se encuentra la canción más exitosa o recordada de los Heaven 17, esa “Temptation” tan rotunda y fabulosa. Quizás el disco no esté al nivel de disco emblemático que le ha concedido el paso del tiempo a su antecesor, pero quizás objetivamente sí que lo esté si nos centramos solamente en el contenido musical.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Crushed by the wheels of industry”: Se ve ya claramente en el título de la primera canción, “Crushed by the wheels of industry”, lo ya citado en la introducción del contenido lírico político social de las canciones de Heaven 17. En esta canción tan liviana por los coros femeninos que acompañan a la vigorosa y siempre notable voz de Glenn Gregory, lo baladí y lo fresco está asociado a lo instrumental, pero no tanto en la letra. Es un buen comienzo de álbum en todo caso, muy animado, que se dota de acertados cambios de ritmo.

2. “Who’ll stop the rain”: Los coros son factor clave en este disco y tras haberlos recibido en la canción anterior, en “Who’ll stop the rain” prosiguen, pero si cabe con un enfoque más desenfadado que “Crushed by the wheels of industry”. Quizás demasiado chorra, intrascendente y frívola, pero no desentona en exceso.

3. “Let me go”: En el tercer capítulo de “The Luxury Gap” escucharemos una de las mejores canciones del disco y quizás de Heaven 17 de su trayectoria. “Let me go” es una pista pop, pero que dentro de su melodía alegre alberga un poso amargo que se puede extraer de la letra. Los coros aquí los hace el propio Glenn Gregory, dándole un carácter más solemne a esta composición de buena nota del disco. ¿Recuerda alguno que fue música de fondo en nuestros programas de radio individuales de la 3ª temporada en las ondas de “Discos, música y reflexiones”? Añadir que dispuso de un buen videoclip de carácter muy urbano en una ciudad desolada.

4. “Key to the world”: En la siguiente canción se abusa de los metales de viento. De esa forma se le concede a “Key to the world” un carácter algo verbenero. Los coros femeninos retornan de forma menos estridente, que para eso están los efectos de viento, teniendo en esta ocasión un toque hedonista. Sin ser mal asunto, será una de las canciones que más fácilmente podrán olvidar del disco.

5. “Temptation”: Personalmente, si tengo que citar una canción de Heaven 17 a bote pronto, cual ejercicio de psicoanálisis, diría “Temptation”. Es uno de los grandes clásicos del grupo y está estratégicamente situado en la mitad del set list formal del disco (sin contar añadidos o bonus tracks de reediciones). La canción se sirve en lo instrumental de arreglos clásicos solemnes que acompañan perfectamente a la rotunda interpretación vocal de Gregory. Aquí el papel femenino vocal es básico en el estribillo. El videoclip, con un Gregory interpretando a un libidinoso, grotesco y oscuro directivo relamiéndose con su secretaria y con el trío ejerciendo como tribunal inquisitorio, es cuanto menos gracioso. Algunos podrán identificarla gracias a su inclusión en “Trainspotting” cuando Renton está merodeando por la discoteca buscando a su Dianne. Es una canción de formas ambiciosas, pero que no se estrella y consigue su cometido. Quizás de primeras no les entre, a mi me tardó un tiempo, pero luego te engancha y caes claramente en su tentación. Suena trascendental, nerviosa, rotunda y amenazante.
6. “Come live with me”: Siguiendo o, mejor dicho, intentando seguir el carácter vagamente derrotista de “Let me go”, llega “Come live with me”. Tiene un sentir más apagado y más de bajón. Transmite desesperanza Glenn Gregory en esta pieza de cierta mesura y calma, que busca bajarnos un poco el ritmo cardiaco que nos ha podido elevar la previa “Temptation”. Correcta, pero mejorable.

7. “Lady Ice and Mr. Hex”: Se dota principalmente de notas de piano y percusión notable “Lady Ice and Mr. Hex”, quizás la pieza menos evidente del disco y una de las más elegantes. Los cambios de ritmo que incluye son notables y destaca lo ligero de ciertas estrofas.

8. “We live so fast”: En efecto “We live so fast” transmite lo que dice en su título, al menos en parte. Los coros femeninos vuelven a tener papel protagonista en esta composición pop directa y bailable. Quizás el carácter de temas como éste es el regusto principal que transmite en general “The Luxury Gap”, es decir, desenfado y aparente frivolidad.

9. “Best kept secret”: El disco dispone de un buen epílogo con “Best kept secret”. Esta canción tiene un enfoque íntimo y relajado, perfecto para los últimos momentos de escucha. Es otro ejemplo de elegancia, detalle o característica visto en muchas de las piezas que forman parte de este “The Luxury Gap”. La edición que tengo se dota de unos remixes añadidos de varios de los temas que no añaden nada en especial a la versión original, con lo que me abstendré de hablar de ellos.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
El 2º disco de estudio, de relajada y paradisiaca imagen del trío en su portada, de Heaven 17 mantuvo el nivel de éxito y aceptación del debut de esta formación de Sheffield. Apoyados en los triunfos individuales de sus singles “Let me go” y sobre todo “Temptation”, Gregory, Marsh y Ware aguantaron el tipo en los días en los que poco a poco la música electrónica iba avanzando y se apreciaban cambios notables en las formaciones que rompieron en el año 1981.

Con Heaven 17 no pasaría cosa distinta. Siguieron con un trabajo digno como fue el “How Men Are” de 1984, pero pasado el ecuador de la década de los 80, el grupo viró de estilo en pro de conquistar nuevos mercados, es decir, cruzando el charco. El problema es que al igual que le pasó al Titanic, Heaven 17 chocaron con iceberg, que no era otro que el éxito conseguido más allá de Europa no fue demasiado alto y muchos de los fans anteriores se fueron despegando del grupo.

La banda realmente, como dijeron en el libreto de uno de sus últimos discos, no se fueron y siempre estuvieron, pero el caso es que su relevancia está a años luz de donde estuvieron situados en la primera mitad de los 80. Mucha gente a día de hoy no tiene ni idea de quienes son. Es una pena, ya que discos como “The Luxury Gap” siempre suenan agradables y son de esos trabajos atemporales cuya escucha no desentona en cualquier momento del año.

Esta próxima semana en nuestro programa de radio podrán escuchar nuevamente el programa-entrevista con The Crow Project, tanto hoy sábado a las 16.00h como el miércoles a las 23.00h en RUAH y en &radio. Paramos hasta después de Semana Santa. Había previsto programa para el día 23 de abril, pero he decidido darme y dar vacaciones a nuestros colaboradores. El 6 de abril, salvo cambio de última hora al día 13, retornaremos con un programa especial de 2 horas, que no irá sobre nada en particular, sino que hará balance de la historia radiofónica de “Discos, música y reflexiones”. ¿El motivo? Llegamos a nuestro programa nº 100. Creo que sobran los motivos. Esperamos que estén ahí y les avisamos que ese día abriremos las líneas telefónicas para que contacten con nosotros si les apetece formar parte del directo y en consecuencia de esta celebración.

2 comentarios:

el gato kilo dijo...

La verdad es que no sabria por donde empezar, creo que es uno de los grandes discos de los 80 en materia de technopop y a la vez no esta tan cerca de este estilo como otros grupos.

Heaven 17 tenia una vocación mucho mas ecleptica que la antigua Human League, ya lo demostraron con el album anterior "Penthouse and Pavement" y en "Luxury gap" incluirian vientos y lo mas importante una orquesta que suena grandiosa.

Tambien este fue el verdadero album triunfal del trio, "Penthouse.." habia funionado bien pero "Luxury Gap" superaría cualquier previsión gracias en mi opinión a su gran comercialidad, al contrario que "Penthouse.." que es un album de tematica puramente política, en este segundo album se alternan temas combativos con canciones de amor como "come live with me" o "let me go", esta mucho mas equilibrado en letras, asi conseguian parecer menos plomizos y demostrar que les interasaba algo mas que la politica, Reagan, etc

Aunque hay que decir que este album que comentas tambien teniamos una buena carga social con temas como la explotación, el mundo obrero o la Guerra Fria.

Musicalmente es una autentica maravilla pues combina a la perfección las cuerdas con la electronica pasando por la musica industrial, el resultado es un sonido muy ambicioso que ha sido una gran influencia en el mundo de la electronica, hace poco debatiamos sobre "construction time again" y es precisamente un album que le debe mucho a este "the luxury gap" en cuanto a sonido y tematica ¿No es "everything counts" en realidad la versión amable de "crushed by the wheels of industry"?.

Sin embargo el futuro del grupo no seria tan bueno como el de los de Basildon, salvo de la quema por supuesto a "How men are" pero luego se hundieron en la miseria por las razones que comentas.

Me gusta mucho su disco de los 90 "bigger than america" y el ultimo "before after" del 2005 no esta mal, te recomiendo ambos.

Ahora mismo (ya sin Ian que dejo el grupo o mas bien se jubilo hace unos años) son un grupo de nostalgia que gira por festivales de los 80.

Tambien hicieron dos giras presentando "Penthouse and Pavement" en una y "The luxury gap" en la otra, ninguna paso por España por supuesto, se me paso por la cabeza el ir a verlos, esos albums nunca fueron tocados en directo pues el grupo se nego siempre a las giras hasta el año 97, pero me echaban para atras dos cosas.

1.Ya los vi en el 97 en uno de sus mejores momentos.
2. El que ya no este Ian le quita mucho encanto.

Pero bueno si alguna vez los traen por aqui cerca nos acercamos a verlos.

Un abrazo!

Abacab dijo...

El gato kilo, pues poco que añadir a lo que comentas, más allá de refrendar tu propuesta si es que algún día se pasan por aquí a dar un concierto.

Un abrazo y gracias por escribir.