sábado, 27 de octubre de 2012

Love Of Lesbian - La Noche Eterna. Los Días No Vividos (2012)

El propio Santi Balmes, cuando estuvo en nuestro programa de radio, afirmó la importancia del disco de su banda Love Of Lesbian “1999 (O Cómo Generar Incendios De Nieve Con Una Lupa Enfocando A La Luna)” en tanto a que propició que los seguidores se multiplicaran por 10. Efectivamente ese disco es muy bueno, y ya dejamos patente nuestra postura al respecto con el artículo que le dedicamos no hace mucho tiempo en este mismo año (Love Of Lesbian, de esta forma tienen el honor de ser uno de los pocos grupos que han aglutinado 2 post en un mismo año en el blog, junto a The Killers, que precisamente hace un par de semanas fueron los primeros en anotarse el tanto).

¿Qué puede suceder tras un disco tan relevante editado por un grupo que viene de los sectores más indies de la música? ¿Que estén esperando la más mínima para darles de palos? Pues en parte algo de eso es lo que ha sucedido con el esperado nuevo disco del grupo, el 4º editado en español después de sus primeros lps en inglés. Han pasado 3 años desde el álbum “1999…” y reparando en ese detalle, no es de extrañar que Santi Balmes, Jordi Roig, Julián Saldarriaga, Joanra Planell y Oriol Bonet, cantante y guitarrista, guitarrista, guitarrista, bajista y batería respectivamente del grupo, tuvieran en su poder mucho material nuevo para editar. Consecuencia bastante lógica de ello: disco doble.

El grupo prescinde del hilo argumental o conceptual entre las canciones, aunque en el contrapunto que hay entre sus títulos muchos hayan intentando buscar algo de sentido al conjunto de canciones que lo integran, lo cual estimo que no se ve nada claro. Este nuevo trabajo doble es un conjunto de canciones realmente variado, que mantiene la personalidad de Love Of Lesbian, pero que al mismo tiempo sigue marcando la evolución sonora del grupo, ya que si reparamos en las formas de “Maniobras De Escapismo” de 2005, se aprecian notables cambios. Como hay muchas canciones que comentar, no me enrollo más con los preeliminares y paso a la acción.

Para empezar Love Of Lesbian disponen un tema que va sumando instrumentos, efectivos, solemnidad y épica a medida que avanza por los 8 minutos de duración que ofrece. Esta primera canción, que además da el título al primero de los discos que integran al conjunto, “La Noche Eterna”, aparte de incluir referencias claras para todos como a Bonnie y Clide, destaca por su carácter oscuro, a ratos agrio, con un Santi Balmes realmente desaforado en algunos momentos de la canción, que hasta en alguna escucha me ha parecido en esos instantes hasta de tintes siniestros. Una composición muy buena, de las mejores de este álbum doble, que el grupo ofreció en directo en su concierto de Móstoles de hace unas semanas atrás, pero que no incluyó en aquel festival del Día De La Música, lo cual nos hacía dudar de si en su siguiente cita madrileña la meterían. Más pop suena “Los seres únicos”. No obstante, incluye cierto matiz sentimental en su sonido, sobre todo en la tonalidad del estribillo. Puede ser una de las mejores canciones de esta obra doble. En sus maneras es una pieza muy seria y un ejemplo de pop de bueno gusto perfecto. Uno de los temas que más repercusión están teniendo, aparte de por su peculiar nombre, es “Si tú me dices Ben, yo digo Affleck”. Nos encontramos ante la canción más bailable y pop de este conjunto doble. Las melodías de teclado se hacen notar mucho, pero también resulta interesante la línea del bajo de Joanra Planell. En la letra Balmes nos cuenta una historia de noche, discoteca, chicas y hombres objeto, que ofrece algunas frases memorables que desde ahora formarán parte del universo de Love Of Lesbian. Ver a Santi Balmes moverse de forma tan peculiar por el escenario (como hizo en Móstoles), mientras canta ese estribillo que dice “Míranos, no bailamos tan mal, son los demás ah ah, los que no saben” es impagable. Puede tratarse del tema más accesible y uno de los más disparatados del disco, pero queda bastante bien y personalmente me gusta mucho. La repercusión de “Si tú me dices Ben, yo digo Affleck”, ha hecho que se haya convertido en el 2º single y videoclip del disco, con un hilarante videoclip con tortillas de patatas adulteradas de por medio y el grupo nuevamente disfrazándose con unos trajes de color amarillo pollito. Balmes, por el contrario, sale bien poco en el video. Contrasta mucho que tras estas melodías tan animadas llegue la desolada y derrotista “Nada”. Otro ejemplo de paralelismo entre Love Of Lesbian y Second, que recuerden que también en su último disco de estudio metieron una canción con igual título, aunque dispuesta como si fueran iniciales. Bonita y lenta canción, que supone el primer necesario descanso tras un terceto de apertura bastante intenso por diferentes motivos. “Belice” sí que ha gustado bastante entre los seguidores fieles del grupo. Sus notas cálidas y la cierta lejanía que transmite su sonido, hay que reconocer que son bastante acertadas y si nos paramos a reparar en ello, es una de las canciones que más sensación de madurez que el grupo ha facturado en esta ocasión. Llega el turno de 2 temas desenfadados. Primero toca escuchar “Pizzigatos”, con esa música tan ligerita y popera, en la que Santi nos narra la historia de un gato un poco crápula, de nombre evocador “Bala”, y de su devenir con su novia, una angora blanca. Divertido y una especie de guiño lejano a los The Cure del tito Robert (como llaman cariñosamente el grupo a Robert Smith tras talonear a mi grupo favorito en su Dream Tour del año 2000) y su tema “The lovecats”. Y luego nos llega “667”, un desparrame coral, con invocaciones de Paul McCartney de por medio y en todo caso un tema con cierta dosis de catarsis, que se ha podido comprobar que se acoge muy bien en los conciertos del grupo. Los medios tiempos del disco en algunas ocasiones son realmente buenos. Creo que es el caso de “Cínicamente muertos”, en el que aparte de otro de los juegos de palabras tan comunes en el grupo a la hora de titular sus canciones, nos encontramos con una canción sosegada, comedida, que también apunta claramente a la madurez compositiva de la formación. Antes de escuchar el primer single “Oniria e insomnia”, se nos presenta uno de los interludios, en este caso la “Orden de desahucio en mi menor”, de corte melancólico en sus formas meramente instrumentales. Y se termina el primer disco “La Noche Eterna” con “Oniria e insomnia”. Ha sido un arriesgado primer single, ya que aunque la canción es realmente bonita y alcanza unas dosis de intensidad emocional interesantes al final de su desarrollo, lo que es cierto es que tiene muy poco gancho comercial y quizás hubiera ayudado mejor al disco apostar de primeras por “Si tú me dices Ben, yo digo Affleck”. Consideraciones comerciales aparte, y tras las escuchas si reparamos bien en ella, se termina apreciando el nivel tan excelso que tiene esta composición.
Empezamos con el 2º disco, “Los Días No Vividos”. ¡Hay que ver cómo me sorprende de inicio “Nadie por las calles”! No les suena al Springsteen de los años 70 claramente en sus formas. A mi sí. Es una canción gloriosa, con una fuerte carga emotiva, con momentos de grandiosa épica y partes de la letra muy buena, como esas frases del final “y la luna nos dio el premio, y la luna nos dio el premio. E hizo un flash para lo nuestro, e hizo un flash para lo nuestro”. Otro triunfo individual del disco y en mi opinión uno de sus grandes momentos. Pero es que de momento no termina ahí la cosa, ya que se abre paso ahora una de las 3 canciones que el grupo avanzó en su día antes de que la obra al completo viera la luz. Es la hora de escuchar “El hambre invisible”, que más allá de apreciar el nuevo juego de palabras en el título, es preciso atender sus coros, su melodía y en definitiva aprovechar los minutos que supone otra de las canciones más destacables de este doble disco. Muy notable es el ritmo, casi marcial, marcado por los golpes de la batería a cargo de Oriol Bonet, que señala la pauta por la que se mueven el resto de instrumentos y que se desmelena en esos momentos instrumentales que acompañan a los coros, los cuales son signo muy distintivo de este tema. Adelanto también fue la 3ª canción de “Los Días No Vividos”, “Wio, antenas y pijamas”. Con esa historia algo nocturna, ayudado ese carácter por el tono de leve susurro que Balmes emplea en casi toda su duración para cantar, en su lenta melodía. Se trata de un medio tiempo que por lo general ha gustado mucho a los seguidores lesbianos, el cual no prescinde de ciertos puntos intensos en el estribillo de su tramo final, aunque no termina de romper, cosa por otro lado lógica, que de lo contrario hubiera podido desembocar en un disparate musical. Personalmente creo que no está mal, la escucho sin problemas, pero no es de los temas que más me atraen de la obra; cuestión de gustos. No tiene ánimos de llevarse protagonismo excesivo “Si salimos de ésta”, la cual ofrece un sonido luminoso, que sin embargo nos puede evocar a alguna canción de discos anteriores a “1999…”. Sin embargo, su falta de pretenciosidad es su mayor valor de cara a dejar un buen sabor de boca. Balmes se muestra optimista (“Tú saldrás de ésta, creeme”) y en algunos instantes se vale de ciertos coros replicantes que suman al sentir luminoso de la canción. Tras “Si salimos de ésta” llega el interludio instrumental, que es tanto bonito en sus formas musicales, como también es algo hipnótico, de título “tercero segunda”. ¿Será el piso y puerta de alguno de los componentes del grupo? Puede ser, ¿no? Apenas un minuto de descanso para afrontar posteriormente la canción que da el título al 2º disco. “Los días no vividos” destaca por su fuerte carácter derrotista tanto en su melodía, como en la interpretación vocal de Balmes. En lo instrumental se caracteriza por ciertos arreglos clásicos y nuevamente por una línea de batería algo marcial cortesía del sr. Bonet. Agradable, seria, madura, que da paso a 2 temas para un final de traca mayor. Llegamos a “Radio Himalaya”, que quizás es la canción menos cuidada en las formas, sobre todo en la letra, donde Balmes se ha desmelenado (“El sistema te petó en la cara”). No obstante, está divertida y es quizás la hermana menor de la descerebrada “Si tú me dices ven, yo digo Affleck”. No sé por qué esta canción me evoca al actor José Luis Gil (será por lo de la urbanización “La Atalaya Del Arcipreste”, vecina de “Mirador De Montepinar” en la serie “La Que Se Avecina”… No sé, quizás Balmes, el cual me confesó cierta dislexia y asociación de palabras aleatorias en el seno del grupo, me diera la razón). Desenfado y ritmo, que ceden el testigo a una de las canciones que más han gustado del disco, pero que el grupo de momento ignora en sus set list de la gira actual. Estamos ante “Los toros en la Wii (fantástico)”, de llamativo título, en el que Balmes hace un tratado de visión social actual, con referentes que ya se han marchado (¡qué poca vista tuvo al meter al derrotado Sarkozy en el ajo!). En lo instrumental se utilizan elementos para robotizar y sintetizar levemente la voz de Santi y esas estrofas puente que empiezan con “buscaba un mundo feliz entre Buda y Schopenhauer…” son realmente estupendas en su melodía. El estribillo “sí, somos alguien, algo dispersos, vulnerables…”, con coros añadidos, no queda nada mal. Lo del videojuego para la Wii inventado solamente sale de pasada en la letra antes de que los silbidos reminiscentes de “Incendios de nieve” nos den paso al tramo final. Destaca mucho ese momento solemne y notorio de la letra: “por ti sería una mezcla entre beata y ramera, dignísima gente rastrera” (nuevamente evocación a la seria “La Que Se Avecina” y al personaje que encarna la actriz Nathalie Seseña). El tramo final, con el “fantástico” sonando sobre una melodía alegre a más no poder, sirve de colchón a la proclama final de Balmes, que es otro de los grandes momentos del disco, y que muy inteligentemente se ha guardado para el final: “… ya sé que no somos una pareja al estilo de antes, pero no es necesario tener principios. Lo importante es tener finales. Gracias”. Fantástico, ¿para qué voy a buscar otro adjetivo si el grupo ya lo ha puesto en la misma canción?

Y aquí se terminó el disco, oyendo de fondo aplausos lejanos en el estudio y alborozo y alegrías, supongo siendo conscientes de haber sellado un disco muy bueno, que además reportaría al grupo llegar a lo más alto de las listas de lps más vendidos en España. Toma ya. Un disco que precisamente no se vende por su portada, realmente simple, con el nombre del grupo en rotulo rojo luminoso sobre un fondo verde oscuro.

La Noche Eterna/Los Días No Vividos” me gusta mucho. No entiendo las críticas. Seguro que si Love Of Lesbian hubiera mantenido la línea recta desde “Maniobras De Escapismo”, se les tildaría de inmovilistas y repetitivos. La gente, los grupos de música, evolucionan y este nuevo disco doble es ejemplo de ello, y no necesariamente viene a demostrar ninguna teoría que afirme que una evolución en el tiempo va a peor a partir de un punto.

No creo que el grupo haya entrado en decadencia. Han dado lugar a una obra que regala a sus fans y no fans un puñado de canciones realmente aprovechables y en cuyo interior no se incluye ninguna composición de la que haya que salir corriendo tapándose los oídos. Hay lugar para la emoción, para la intensidad, para el divertimento, para el baile, para el humor e incluso para la cierta crítica social. Ecléctico, y sobre todo resulta curioso que a pesar de ser doble e incluir un total de 18 canciones, no se hace para nada pesado; su escucha resulta ligera y cuando quieres darte cuenta, ya estás metido en los coros “Fantástico” de la última canción del disco.

Con críticas negativas, con palos, con veneraciones, con genuflexiones por parte de sus fans acérrimos, lo que es cierto es que con “La Noche Eterna/Los Días No Vividos” el grupo ha afianzado su férrea buena posición en el panorama musical nacional y han sido una de las bandas que más presente ha estado en festivales de mayor o menor relumbrón durante el verano pasado, en la inmensa mayoría de los casos como cabeza de cartel. ¿El próximo disco por qué derroteros irá? ¿Eso qué más da ahora? Este trabajo doble es lo suficientemente aprovechable y extenso como para concederle su razonable tiempo, y seguro que con el paso de las escuchas verán su nivel auténtico de calidad. En todo caso, a mi me ha valido y punto. Se acabó por hoy.

No se pierdan esta tarde a las 16.00h el 2º programa de nuestra 4ª temporada de radio. Lo podrán escuchar tanto en la sintonía de RUAH como en la de &radio. Trataremos sobre Kraftwerk y su “Electric Café”. El miércoles y el próximo sábado, sin embargo, podrán escuchar la 2ª parte del estreno de esta temporada que versó, como recordarán, sobre Mecano y su “Aidalai”; por cierto, ya está subida la 1ª parte. Hoy el programa, eso sí, volverá a ser de una hora. A las 17.00h quedarán ustedes libres.

No hay comentarios: