sábado, 5 de mayo de 2012

La Mode - El Eterno Femenino (1982)

Uno de los discos más míticos de la época de la llamada madrileña fue el primer lp del grupo liderado por el carismático escritor, cantante y compositor Fernando Márquez, más conocido como “El Zurdo”, La Mode. Es cierto que la génesis de La Mode tal cual ya se había dado lugar prácticamente en el anteproyecto de grupo de nombre Paraíso, pero bueno. El Zurdo había formado parte del grupo germen originario de todo esto, aquellos Kaka De Luxe en los que hacía voces junto a Carlos Berlanga, a la postre ambos piezas básicas en formaciones posteriores.

Junto a Antonio Zancajo y el teclista Mario Gil, que serían quienes saldrían airosos de la criba de gente que desfilaría durante la permanencia o vigencia de Paraíso, El Zurdo confirmó La Mode, que tampoco sería un grupo que durara demasiado en activo, al menos con la formación clásica u original que es la que aquí exponemos.

Es común asociar a La Mode, y también a Paraíso, con posturas musicales demasiado suaves, porque quizás los más grandes temas que han quedado para la posteridad y por los que la gente les recuerda, o los que les conocen por primera vez escuchan, son las volátiles y delicadas “Para ti” y la canción que concede título al primer lp del grupo, “El eterno femenino”. Eso es un claro error, ya que estos ítems quizás son únicos en sus texturas y formas suaves dentro del repertorio de La Mode. Ya desde su primer Ep se ven formas derivadas del rock nuevaolero y también se aprecia al Zurdo cantar con un tono menos frágil o azucarado.

Es muy curiosa la primera canción del disco que hoy revisamos “Wild puppet (we love you so)”, con esa mezcla de inglés y español en su letra. La reiteración del título de la canción y mezclar el mismo con más añadidos, hace que este pieza tenga un carácter algo hipnótico y en todo caso da lugar a un tema de apertura cuanto menos llamativo. Bueno, sí, quizás “Cita en Hawaii” es también muy delicada, con esa historia de reproche que Márquez dibuja en su letra, con tan exótico telón de fondo. Mucho mejor resulta “Aquella canción de Roxy”, que de alguna forma también es uno de los clásicos del repertorio de La Mode y tema que probablemente alguien que no conozca al grupo se encuentre de frente tras haber catado la canción título del disco que nos ocupa. Es curioso ver como El Zurdo adopta un cierto deje de galante en el tono de su voz, no en vano intentando emular vagamente a Brian Ferry (citado en la letra de la canción). El pop destilado en esta pieza es más oscuro, acelerado y quizás representa muy bien el carácter global de la obra en la que se incluye, y con total seguridad mucho más que “El eterno femenino”. Y es que la posterior “El único juego en la ciudad” sigue más o menos sus trazas, e irremediablemente al incluir el panorama nocturno en su letra, le da ese toque tan especial a este disco, el cual me sirve para imaginarme la zona cercana a la estación de metro de Cartagena de Madrid, de la que a pocos metros se situaba el mítico garito Rockola. “Déjame entrar en tu juego, la ciudad es un tablero. La partida se celebra casi siempre por la noche… Y el premio eres tú”, es cuanto menos una letra ingeniosa y que de forma poderosa te llama la atención cuando pasas por la escucha de esta composición. En el terreno pop se sitúa el medio tiempo de “Aquella chica”, con esa oda que Márquez dedica a una chica de actitud algo diferente a los demás. Realmente resulta muy placentero ver cómo el Zurdo describe las maneras de la protagonista de la letra, sobre un ritmo de batería inquebrantable y envuelto en las guitarras de Zancajo y los tecladitos de Gil.
Claramente nuevaolera, mucho más rítmica y acelerada es “La teoría de la relatividad”, en la que el vértigo vuelve a alcanzar a Fernando Márquez al micrófono. De formas sonoras parecidas a “El único juego en la ciudad”, la sensación que transmite es más agria y oscura dentro de sus melodías rápidas. Alternando carácter naif con un toque más rockero, prosigue el primer lp de La Mode, ya que con la liviana “Las chicas de la Inter”, se cambia ese tono farragoso que a ratos podría aportar el tema anterior. De lo sencilla y poco pretenciosa que resulta esta “Las chicas de la Inter”, se da forma a un tema chocantemente encantador y muy fácil de recordar dentro del conjunto de la obra. Exótica por sus evidentes influencias o regustos orientales en sus melodías, a cargo tanto de los acordes de las guitarras de Antonio y los teclados de Mario, y no se deja de lado tampoco en la letra que entona Fernando, “Mi dulce geisha” es una pequeña joya oculta, muy agradable de escuchar. Tras esta coqueta y muy de mi gusto “Mi dulce geisha”, llegamos a la canción título. Cosas de mi enfermo sentido del humor, es que muchas veces readapto las primeras palabras de la letra de la canción “El eterno femenino” a aquello que decía Torrebruno, haciendo que sonara algo así como “Tigres, leones, todos quieren ser… Los cam… peones…” en lugar de “Mitos, mujeres, talgos y ciudades, musas, pintores…”; ¡ejem! Dejando esta chorrada personal interna mía, hay que reconocer que “El eterno femenino” es una de las canciones más bonitas, emocionantes y formales que ha dejado la movida madrileña para la historia de la música. Con esas enumeraciones que dibuja vagamente el panorama de los años 80 y las embelesadoras notas de los teclados de Mario Gil, impagables más que nunca en esta composición, La Mode se ganó merecidamente un hueco en la historia de la música española con mayúsculas.

El grupo consolidó su buena reputación, que realmente de siempre tuvieron asociados los proyectos de los que tomaba parte o formaba Fernando Márquez, y por lo general las críticas fueron buenas o directamente muy buenas. El paso del tiempo simplemente ha venido a confirmar la valía del lp “El Eterno Femenino” y a situarlo en el top 5 de los mejores discos editados en la primera mitad de los años 80 en nuestro país. No solamente se vale de la canción que le concede el título, la cual por sí sola subiría muchos enteros a cualquier disco mediocre, sino que como habrán podido escuchar (si es que se han molestado en ello), estamos ante una obra realmente llevadera y entretenida, con la que es muy sencillo pasar un muy buen rato en su compañía.

Tras este disco, el grupo siguió con la misma formación editando algún que otro maxi y un 2º lp de título enrevesado (“1984”, que supone en sí el año en que se editó), para que Fernando Márquez decidiera dejar el grupo finalmente, situando a sus compañeros en la encrucijada de seguir con La Mode, pero sin el alma principal que le daba sentido. Y, ¿saben? Creo que con el reclutamiento del desconocido por entonces Daniel Ballester, el grupo salió realmente airoso, ya que por ejemplo el disco “La Evolución De Las Costumbres”, más allá de su excelsa canción título, es realmente muy bueno a ratos.

Sin embargo, la sombra del zurdo, a pesar de su frágil y menuda figura, era demasiado alargada y el grupo no sobrepasó el año 1986 tras comprobar que la nueva formación no terminaba de calar en el público. Una verdadera lástima.

En fin, pues terminar diciendo que con “El Eterno Femenino” La Mode vivió sus momentos de máximo esplendor, en unos días felices para la sociedad española tras haber sobrepasado el golpe de estado del año anterior y en los que las propuestas culturales novedosas y arriesgadas tenían tratamiento prioritario en la televisión. La portada, que me atrevo a decir que es la portada más pop en el sentido estricto de la música española, con ese dibujo de la mitad de una cara de una mujer y su vivo colorido sobre fondo blanco, representan más allá del sentir que desprende el disco, el sentir de una época, que también tenía su lado turbio en los bajos fondos de los garitos de Malasaña, en los que las drogas duras comenzaban a destrozar vidas (para más señas, echen un vistazo a las realistas y necesarias exposiciones fotográficas del grandísimo Alberto García Alix); pero eso es otra cosa. Dejémonos llevar por el brío de pop hedonista y pop/rock nueva olero que a partes iguales nos regala La Mode en este fabuloso “El Eterno Femenino”.

De nuestro programa de radio, pedirles disculpas ya que el Especial Bosé sonará esta semana y no lo hizo el pasado miércoles día 2 (no caí que era festivo en la Comunidad de Madrid, territorio en el que están situadas las 2 emisoras en las que se emite nuestro espacio). Este miércoles 9 de mayo sí que sí. A las 23.00h podrán escuchar el Especial Bosé en RUAH y una hora más tarde en &radio. Saben que es en diferido, ya que en su día lo hicimos en directo el pasado 11 de marzo de este año; yo a esas horas del miércoles, personalmente desearé estar presente en Neptuno celebrando un nuevo título europeo de mi Atlético de Madrid.

5 comentarios:

Chary Serrano dijo...

Un reportaje complétisimo.
Te lo has currado, como siempre

Abacab dijo...

Chary, celebro que lo valores.

Gracias por escribir.

el gato kilo dijo...

Pues te tengo que confesar que nunca le preste mucha atención a la musica del Zurdo, conozco los hits por asi decirlo, el "para ti" de Paraiso que es para muchos la mejor canción de la movida o el "Roxy" o "enfermera de noche" de La Mode, pero poco mas, es una asignatura pendiente que tengo ponerme con este grupo.
En cambio si que he leido bastante articulos del Zurdo y me parecen muy interesantes aunque a veces me pierda un poco......un buen ejemplo de como tirar una carrera a la basura por meterse en politica, el pobre hizo el anuncio electoral ese de falange y ese fue su fin, en cambio la asquerosa Nena Daconte hace un concierto en contra del aborto y no pasa nada, con lo feliz que seria yo si la carrera de esta tiparraca se hundiera para siempre!!
Nena Daconte nueva victima de Kenzo y Dragon Ya!!!

Un abrazo!!

Chuso dijo...

Magnífica disección del disco. Me han gustado desde siempre y siguen sonando actuales, o mejor dicho, atemporales.

De lo mejor que se ha hecho dentro de estas fronteras.

Abacab dijo...

Kilo, no coincido en lo de Nena Daconte, al menos en sus 2 primeros discos, cuando todavía estaba con ella (me refiero en el estricto plano musical) Kim Fanlo. Lo que haya hecho con su vida, es cosa suya, aunque particularmente no me gusta con quien se ha juntado y el entorno que la rodea. Una pena. Por otro lado y lo más importante, métete en el universo de La Mode. Lo de las ideas del Zurdo son igualmente cosas suyas muy personales en las que no voy a entrar a valorar al igual que no hice en el post, pero tú ya sabes de qué pié cojeo.

Chuso, pues tienes razón, porque ahora escuchas este disco y da la impresión de que podría haberse grabado este mismo año. De mucha calidad.

A los 2, gracias por escribir.