sábado, 26 de mayo de 2012

Peter Gabriel - 4 (Security) (1982)

Damos un paso atrás en el devenir discográfico de Peter Gabriel, el cual llevaba mucho sin aparecer por el blog ya que solamente pasó por aquí con un artículo hasta la fecha, el que concedimos a su “So” hace 1000 años. Y es que el paso atrás es en su historia discográfica partiendo de “So” y si no tenemos en cuenta el ítem en directo “Plays Live”. Hoy nos enfrentamos a su disco quizás más inaccesible, el que supuso su 4 disco en solitario, titulado con ese número y con el sobrenombre de “Security”, lo cual se sabe en círculos muy reducidos de fans del artista.

Gabriel alcanzó el punto exacto entre experimentalismo y accesibilidad con su 3er. disco, “3” o “Melt”, editado en 1980. Sin embargo, 2 años después, y salvo el single exitoso “Shock the monkey” y alguna otra canción perdida, las 8 piezas que selló en su nueva entrega suponen un giro más en la rueda de la experimentalidad y el carácter no abierto de sus composiciones.

Además, con estos días soleados y casi veraniegos, no veo mucha lógica en proponer su escucha y publicar su artículo hoy, pero bueno, así me ha dado y así se lo expongo. Su anterior álbum “3” tuvo muy buena prensa y acogida y puso a Gabriel en un plano relevante dentro de la vanguardia en los días de explosión de la new wave. De ahí sacó incluso algún pequeño clásico de su discografía como es “Games without frontiers” con una Kate Bush haciendo unos coros en francés de lo más curiosos.

La asfixiante y contundente, sobre todo por su percusión casi tribal a ratos, “The rythm of the heat” se encarga de abrirnos camino, o más bien de cerrárnoslo, a la obra. Estamos ante una composición oscura, decadente, con un Gabriel doliente a ratos en el micrófono, que cede el testigo a uno de los clásicos que han quedado del disco, al menos para los seguidores de Peter. Nos encontramos a “San Jacinto” en 2º lugar, que descarga con sus inquietantes notas sintetizadas y en la que Peter Gabriel se vuelve a mostrar realmente emocionado e intenso sobre todo en el estribillo. Más pop y amable puede resultar “I have the touch”, que junto a la posterior “Shock the monkey” se encarga de nivelar algo la balanza hacia el terreno pop. Quizás puede resultar algo reiterativa esta “I have the touch”; personalmente he tardado muchos años en cogerle el punto, pero he de confesarles que tras mucho tiempo y quizás tras una larga temporada con su escucha en barbecho (hacía razonablemente más de 2 años al menos que no escuchaba el disco “4” de Peter Gabriel ni ningún recopilatorio en el que se incluyera “I have the touch”), en estos días en que he vuelto a detenerme en ella me ha causado mejores sensaciones de las que recordaba. Abigarrada, discontinua y con interesantes cambios de ritmo en su generosa duración (más de 7 minutos) se presenta “The family and the fishing net”. Es difícil quedarse con algún pasaje a primera escucha de este tema y no resulta muy accesible. A ratos resulta algo obsesiva y ofrece pasajes rítmicos e intensos.
El gran éxito fue “Shock the monkey”, con un videoclip oscuro, lleno de luces deslumbrantes (muy identificativas de videoclips de aquellos años) e inquietantes fotogramas. Las melodías de teclados son llevaderas, oscilantes y muy melódicas. Gabriel se exagera en ciertos momentos al micrófono para ofrecer uno de los mejores momentos del disco y de su historia en solitario. “Shock the monkey” es de mis favoritas por su sentido rítmico y lo vital que resulta, ya que se puede considerar un tema incluso bailable. “Lay your hands on me” es otro pasaje largo y agreste, con notables golpes de batería en su parte central y con coros hipnóticos que ayudan a Peter a repetir el título de la canción cuando llega el turno. Otra composición para nada pop, muy experimental, llena de importantes latigazos de percusión (como ya sucedía en la inicial “The rythm of the heat”). Algo reminiscente de “Family snapshot”, sobre todo por lo verdaderamente emotiva y bonita que es, resulta “Wallflower”, en la que las notas de piano toman el protagonismo a la par que Gabriel se esfuerza notablemente en el apartado vocal. Sin duda, una de las verdaderas joyas ocultas de este disco, que en sí también es una joya oculta global dentro de la discografía general de Peter Gabriel. El cierre lo supone la rimbombante y saltarina “Kiss of life”, que a la par nos reporta un instante muy luminoso y animado, que contrasta con otras tantas partes o capítulos de distintas sensaciones que nos ha ofrecido el 4º disco de estudio de quien liderara a Genesis antes de que decidiera marcharse y Phil Collins tomara el mando.

En aquellos días de 1982, el disco tampoco es que fuera un éxito muy rotundo para Peter. Había otros grupos que se ganaron más los favores del público y está claro que ya desde aquí Peter empezó a meditar mucho sus lanzamientos de estudio. El siguiente paso lo daría con “So”, que sí que fue un triunfo aplastante de Gabriel a nivel comercial y puso al artista nuevamente en el primer plano de la música pop.

De esta obra hay que destacar su carácter más agreste, vagamente oscurantista (aunque sin llegar a extremos) y el poder deleitarse con sus pasajes sugerentes en melodías no evidentes, aderezadas con el experimentalismo tradicional que aporta Peter Gabriel a casi todo lo que toca. Por su falta de inmediatez, se les puede hacer algo cuesta arriba en sus primeras escuchas, o quizás, dependiendo de sus gustos, no termine de gustarles nunca. Terminando por hoy, diré que es un disco parecido al buen vino, que con el paso del tiempo ofrece un mejor sabor, básicamente porque te vas acostumbrando a él y porque en definitiva el material que ofrece es bueno.

En nuestro programa de radio, esta semana no habrá estreno, sino que aprovecharemos para reponer algún programa antiguo, de cara a ajustar nuestro cierre de temporada a mediados de junio. Permanezcan atento el miércoles a nuestros horarios de emisión, a las 23.00h en RUAH y una hora más tarde en &radio.

5 comentarios:

serreina dijo...

Yo de pequeño tenía un juego con mi hermano: haciamos un programa de radio que grababamos en una cinta, y poníamos la música en el tocadiscos portatil de mi padre. Anda que no habré puesto veces el single en vinilo de 45 de Gabriel¡¡¡

De nuevo que buenos recuerdos.

jairo F.Quindós dijo...

pues la verdad lo desconozco, de nuevo descubro un horizonte musical en tu blog victor, en fin ahora me meto en youtube y a disfrutar un poco abacab, que en estos días la musica ayuda.

Abacab dijo...

Serreina, nunca es tarde para recuperar ese vinilo y darle un repaso; espero que con este post te hayas animado a desempolvar el pasado.

Jairo, pues como principal referencia toma que Peter Gabriel era el cantante de Genesis antes que Phil Collins. Puede que haya varias canciones de su etapa en solitario que te gusten.

A los 2, gracias por escribir.

Camila dijo...

Me encanta recordar a discos que solia tener en mi juventud. Disfruto mucho de la musica y por eso decido ir a diversos recitales. Cuando puedo conseguir promociones en pasajes a otros países, trato de disfrutar de nuevas bandas de dichos lugares

Abacab dijo...

Camila, sin duda una forma muy sana y válida de entender la música.

Gracias por escribir.