sábado, 22 de octubre de 2011

Katy Perry - Teenage Dream (2010)

Realmente la relación musical que tengo con Katy Perry es bastante parecida a la que ya describí en su día que tengo con su rival Lady Gaga cuando la Germanotta pisó por 1ª vez este blog con el artículo que dedicamos a “The Fame Monster”, ese maravilloso 2º disco de estudio de la controvertida artista. Y es que las 2 divas coinciden en el aspecto de que me llamaran la atención un par de canciones pegadizas de su primer lp masivo (ya que ambas tienen trayectoria anterior bastante minoritaria y alejada de sus propuestas actuales) y de esa forma hacerme con sus respectivos lps.

Digo lo mismo que en su día dije sobre Lady Gaga en aquel post inicial de su paso por este blog: alguno quizás se esté rasgando las vestiduras por el hecho de que Katy Perry sea protagonista de un post semanal en la presente bitácora. En todo caso, esto es lo que hay, y si hoy dedico el artículo a este disco y artista es porque algo aprovechable tiene. Créanme.

Si con Lady Gaga sus discos “The Fame” y “The Fame Monster” quedaron en la cola de espera interminable que tengo de discos a escuchar, y solamente la casualidad quiso que tomaran avance de posiciones en esa lista personal que tengo, con “One Of The Boys” Katy Perry corría el mismo peligro. Con su debut me hice hace tiempo motivado por la pegadiza y de llamativo videoclip (¡menudas patorras que se gasta la Perry al final del mismo remangándose el vestido de novia!) “Hot ‘n’ cold”. Hay que advertir que Perry estaba en su primer disco, por lo menos hasta el mencionado single “Hot ‘n’ cold”, enfocada en un rollo comercial pero con toques indie; digamos en una vertiente algo parecida a la de Lilly Allen. Luego, poco a poco Katy fue acercando posturas al pop masivo y comercial abandonando el regusto vagamente alternativo de alguna de sus composiciones.

No sería hasta este verano cuando en un viaje a Castellón lo fui escuchando en el coche en una compilación de última hora improvisada que grabé en un cd, en la que por fruto de estar a mano en la carpeta de turno del pc estaba por ahí el disco. “One Of The Boys” no obstante me parece de una inconsistencia mayor que el “The Fame” de Gaga, el cual tiene una 2ª parte estimo bastante anodina, salvo “Summerboy”. Aquí, salvo los 2 o 3 singles y la canción título que abre el disco, el lp es por lo general flojo desde mi punto de vista.

Sin embargo, este verano pasado tuve un dejavú en un momento de inspiración y recordé que hacía unos meses escuché una nueva canción del 2º disco de la Perry que no sonaba mal y tenía buen gancho sonoro. Sin embargo, el título se me escurría. Lo que sí hice fue engancharme a la popera y masiva “California gurls” y su impagable videoclip. Luego más tarde descubriría que el tema que me llamó la atención es precisamente el que da el título al disco en sí, “Teenage dream”, y recuperando su visionado en youtube terminé por darle una 2ª oportunidad a Perry haciéndome con este 2º trabajo de larga duración (3º de la artista si contamos con el llamado “Katy Hudson” de 2001) y procediendo a su escucha.

De primeras tuve una sensación parecida a la que tengo del anterior trabajo de la artista, pero el haberlo seguido escuchando me ha hecho ver que no está mal del todo. En todo caso, ha sido compañero de escuchas en las pasadas semanas de forma bastante intensa, y como él ha ocupado gran parte de mi esparcimiento musical, lo tengo muy fresco y me apetece reflexionar sobre Katy Perry y el lado pop actual, se lo traigo en el post de esta semana. Paso acto seguido a hablarles de las 12 canciones que incluye.

Ya lo he comentado tan solo unas pocas líneas atrás, fue “Teenage dream” la 1ª canción que escuché del disco al que precisamente concede título. Me suena que vi su video en Kiss Tv y recordaba vagamente la fiesta final del videoclip con esos bailes y bengalas encendidas que se aprecian. Y es que esta canción tiene un estribillo muy bueno y además el videoclip que se grabó del tema es igualmente muy válido. Nos evoca a esos sueños adolescentes en los que te hubieras escapado con tu primer amor, cogiendo un coche y marchándote de viaje sintiéndote joven y aprovechando la experiencia al máximo. Lo único que esas cosas suceden en Estados Unidos donde aún estando en el instituto puedes tener carnet de conducir y coche para hacer esas cosas. En España la cosa se retrasaría un par de años hasta el comienzo de la Universidad. Estamos ante un tema pop con unas partes líricas muy sensuales, como es ese apéndice al estribillo “haré que tu corazón corra a través de mis vaqueros ajustados, seré tu sueño adolescente esta noche”. Los versos son simples, sencillos, pero efectivos como “mi corazón se para cuando me miras”. Lo mejor de este tema es que realmente me hace viajar 13 años atrás en el tiempo. Quizás esta canción debería haber visto la luz en aquellos días y me hubiera servido de inspiración. Bueno, pasemos a la siguiente que quizás me estoy poniendo algo denso y no es mi intención. Rubrico afirmando que esta canción que fue single en 2010 y curiosamente ha sido la que menos tiempo estuvo en el nº1 en EEUU, ha sido uno de mis temas preferidos en este 2011 que fue cuando la terminé de descubrir. De la belleza de Katy en el video de “Teenage dream” se pasa al horror caracterizado en el que la convierten en el clip de “Last friday night (T.G.I.F.)”, en el que también aparece por ahí Kenny G, colaborador en una parte de este tema. Puede ser uno de los temas más cercanos al pop de “One Of The Boys”; quizás se trate de un descarte del mismo, no sé. No suena mal del todo, pero realmente su videoclip no es mi preferido del disco y eso me influye negativamente a la hora de tener percepción sobre la misma. A pesar de su toque irónico y ciertos momentos impagables, prefiero simplemente escuchar esta canción sin más adornos cuando escucho el disco en mi cadena. Quizás el gran hit de “Teenage Dream” haya sido “California gurls”. Aquí Katy invita al rapero Snoop Dogg, el cual a la vez es su rival en el videoclip de fantasía dentro de un mundo de golosinas, en el que Snoop dirige a un ejército de ositos de gominola que buscan derrotar a Katy, a la par que la hacen cortes de manga, pero que sucumben ante los disparos certeros de los tubos de nata que la Perry se enrosca en su bikini (estimo que la captura de cierto fotograma del videoclip que encabeza el post me ha quedado resultona, ¿no?). El tema en lo que a su letra se refiere, es una oda a las jóvenes chicas de California, poniendo de relieve y ensalzando los tópicos que las rodean. Un tema resultón, con coros acertados, y una melodía pop genuina y a la par ingenua que con justicia se ha convertido en uno de los éxitos de los últimos tiempos. Con lo que ya no comulgo dentro del lp de esta semana es con “Firework”. Bueno, hay que decir, ya que aún no lo he advertido, que todo single extraído ha sido nº1 en los Estados Unidos igualando el record de Michael Jackson con los sencillos de “Bad” obtenido 5 tops en lo más alto de un mismo disco. Pues la 4ª canción también ha sido en consecuencia nº1, pero su carácter tan hinchado no me gusta nada; del asunto de los números 1 de este disco, lo que me cabrea es que precisamente mi protegida “Teenage dream” es la que menos semanas estuvo en lo más alto de las listas en su momento. Katy sin embargo intenta dignificarse como vocalista en su estribillo, cantando en sus registros más altos, pero aparte de eso personalmente no me llama más la atención. Simpática supone la reiterativa “Peacock”, en la que podemos apreciar una vuelta de tuerca al “California gurls”, pero con un toque no muy alejado de matices del anterior disco de Perry “One Of The Boys”. En “Teenage Dream” también hay lugar para temas de corte más contundente e incluso rockero. Véase sin ir más lejos la siguiente “Circle the drain” en la que Katy hasta mete alguna palabrota en la letra para darle si cabe un toque más radical “quiero ser tu amante, no tu jodida madre”. Sin embargo, choca mucho que tras esta potente y aguerrida “Circle the drain” de instrumentación realmente arrolladora, se presente uno de los temas más pastelosos de la obra.No obstante, “The one that got away” no me resulta desagradable ni excesivamente empalagosa. Tiene un punto bonito y aunque es bastante azucarada, creo que su bondad reside en el sentir con el que Katy Perry afronta su interpretación vocal. Se está barajando como single tardío de la obra, pero está en duda con otro tema que escucharemos más adelante y que sería mi clara opción como 6º single. El single más oscuro y farragoso ha sido “E.T.”, que de hecho en su edición como sencillo ha contado con otro rapero, en este caso Kaney West, como estrella invitada. Tampoco me gusta en exceso esta “E.T.”, que incluso me evoca a las texturas musicales en las que se movía en su día un controvertido dúo que triunfó a comienzos del milenio, aquellas T.A.T.U. de Rusia. “Who am I living for?” no abandona el sector menos pop del disco, suponiendo un tema más sombrío, que pierde intensidad respecto a “E.T.”, pero solamente en el plano instrumental, ya que en lo que a la voz se refiere Katy se esfuerza mucho en el estribillo de la misma cuando se pregunta una y otra vez “¿para quién estoy viviendo?”. Ahora llega “Pearl” que es otra balada que ofrece unas interesantes partes prosaicas fuera del estribillo, que quizás es su punto más débil. No es un mal tema este “Pearl”, sobre todo por las partes ajenas al estribillo, pero particularmente estimo que queda totalmente eclipsada y anclada en el olvido por culpa de la gran joya oculta (de momento, ya que puede que sea single puesto que celebridades del mundo blogger como Pérez Hilton están a favor de que se edite como tal) de la obra. Y es que mi tema preferido del disco a día de hoy, por encima incluso de “Teenage dream” o “California gurls” es “Hummingbird heartbeat”. La letra es otra metáfora de esas tan del gusto de Katy, haciendo en este caso uso de los pájaros y de las abejas para dar forma al tema pop por excelencia del disco. Hablando en general, la música normalmente nos gusta porque lo que nos entre por los oídos nos resulte armonioso o despierte ciertas buenas sensaciones en nuestro ser; realmente no sé lo que me produce en mi interior “Hummingbird heartbeat”, pero simplemente diré que es un tema que me levanta la moral y me llena de energía. Quizás parte de la culpa de ese efecto en mi interior es la base rítmica potente y sólida que tiene y los acordes de guitarra eléctrica tan acertados que aporta, que acercan el tema a la postura de artista medio-indie que en sus primeros pasos con “One Of The Boys” parecía ofrecer Katy. Instantes de la canción, como cuando dice “el sabor de tu miel es tan dulce”, me encantan por la conjunción de elementos sonoros que se suman en esos segundos. También el puente al estribillo “incluso cuando las estaciones cambien, nuestro amor seguirá igual” me agrada mucho. Y en la parte final, cuando suenan fuerte las guitarras y Katy engancha el estribillo con esa frase “extiende mis alas y hazme volar”, estimo que hay otro punto muy bueno de la canción. En conjunto una maravilla pop y de los temas más válidos del disco. Es común que muchas veces que escucho el disco me quedo anclado en este penúltimo tema y lo escucho 2 o 3 veces más. Confío en verla como 6º single del disco y con un videoclip excelente que le haga justicia al tema. Tengo opiniones internas encontradas con “Not like the movies” como cierre. Y es que tras un tema tan bueno, o al menos que a mi así me lo parece como “Hummingbird heartbeat”, cualquier cosa me parece insuficiente. Quizás su carácter acústico y casi a capella es correcto para darle el cierre a “Teenage dream”, con ese halo de balada atormentada que tiene; o quizás no. No obstante, con todo esto tampoco creo que “Hummingbird heartbeat” fuera un correcto final de disco. Su carácter realmente no pega para ese papel. No sé, en estos momentos en los que escribo este artículo no tengo muy claro que como cierre sea correcto o no “Not like the movies”, pero lo que es impepinable es que el disco en sí termina, más allá de que se incluyan algunos remixes o versiones alternativas ocultas de “California gurls” o “Teenage dream” en algunas ediciones.

Katy Perry ha sido la triunfadora de la 2ª mitad de 2010 y la 1ª mitad de 2011 de forma indiscutible y en parte aprovechando el parón que Lady Gaga se tomó hasta editar “Born This Way”. Ha topado la lista de singles más vendidos con todos los singles editados y sus videoclips en youtube han conseguido unos registros de visualizaciones realmente increíbles. Además, en los premios mediáticos otorgados por Mtv o los Grammy ha sido igualmente reconocida y en nominaciones no tuvo parangón, ni siquiera Gaga, la cual simplemente ha solventado la papeleta con “Born This Way”.

Este “Teenage Dream” es más consistente que “One Of The Boys” como disco, lo que pasa es que sigo diciendo que no llegan a la lógica que tiene por ejemplo “The Fame Monster” de Lady Gaga. También hay que tener en cuenta que tiene un número de canciones mayor y eso siempre complica alcanzar un carácter compacto a la obra, cosa reservada a maestros como Arcade Fire que con 16 temas en “The Suburbs” dieron luz a un disco sin fisuras y ensamblado de manera sublime. De hecho Gaga ha patinado ligeramente con la exageración en listado de temas que es “Born This Way”; una mayor criba y un menor número de temas hubiera ayudado inestimablemente a la rival de Perry en su, para mi, 3er. disco de estudio tras “The Fame” y “The Fame Monster”.

Es innegable el hecho de que Katy Perry es una de las nuevas divas. A mitad de su veintena, al igual que Gaga, suponen la nueva hornada que definitivamente han jubilado a Madonna (ya era hora que la Ciccone descansara algo), junto a otras compañeras de reparto como Beyoncé, Rihanna y propuestas más interesantes como Adelle. Además Perry es una chica que está más buena que el pan, y eso siempre ayuda; en ese terreno creo que golea a Gaga, aunque un servidor es de los que piensa que si la Gaga se peina o corta el pelo de cierta forma y si no se sobrepasa en el maquillaje también es resultona, y mucho.

Les animo a que escuchen “Teenage Dream”. Es un disco amable, con pocos momentos estomagantes (aunque algunos hay), y en todo caso con algunas joyas de pop comercial como la canción que le da el título o la hasta ahora joya oculta “Hummingbird heartbeat”. Con mi colaborador de tertulias radiofónicas Alfredo Morales, debatiendo sobre Gaga, él siempre me ha dicho que cuando la misma no se toma en serio es cuando mejor suenan sus composiciones. Estimo que a Perry ahí le sucede lo mismo y en los temas más desenfadados es donde resulta más fuerte el tirón de esta californiana que en sus primeros pasos musicales estaba enfocada como una cantante religiosa cristiana… ¡A saber qué pensaran de ella sus seguidores primerizos afines a esos patrones de conducta! Sin ir más lejos, observen la portada del disco que nos ocupa, con Katy completamente desnuda tumbada encima de una nube rosa. No me negarán ustedes que la vida da unas vueltas increíbles en ciertas ocasiones, ¿no?

Termino invitándoles a que esta tarde a las 16.00h y hasta las 18.00h sintonicen la señal de &radio en el 92.2 FM si residen en Torrejón de Ardoz o entren en su emisión on-line (http://laradioabierta.com/emisora-radio-abierta-922fm-en-vivo) para escuchar un programa coloquio especial sobre Mecano y su disco “Ya Viene El Sol” de 1984. El programa tendrá alguna que otra sorpresita, con lo que les recomiendo que no se lo pierdan. En nuestro estreno semanal de esta semana, el miércoles a las 21.00h en &radio y a las 23.00h en RUAH, dedicaremos nuestra hora a 10cc y su disco “Deceptive Bends”. El lunes, martes y jueves en &radio a las 21.00h pueden igualmente escuchar programas anteriores en repetición, por si no tienen nada mejor que hacer.

6 comentarios:

ordago13 dijo...

No me esperaba que te gustara esto, ha conseguido cuatro números 1 en USA y todavía no me lo creo. POP prefabricado sin más en mi humilde opinión.

jairo F.Quindós dijo...

La Perry no solo tiene patorras...la verdad que esta pa mojar pan y posiblemente sea una de las caves de su exito o al menos vendera más por ello la de California gurls es muy pegadiza y a mi si me gusta, discrepo conb Ordago en lo que aunque sea un pop prefabricado si puede ser escuchable la verdad.
Un abrzo amigo

Sergio dijo...

Titularlo como música, en el estricto sentido de artista, virtuosismo vocal o a los instrumentos, etc., como que no, aunque sus artes las maneja como la mejor. Un PRODUCTO impecable, eso sí, que al fin de cuentas es en lo que consiste esto que se hace llamar Industria Musical.

serreina dijo...

Genial la manera en la que describes como la descubriste. Para mi de momento, su música no me engancha, pero como recomendación tuya, vale la pena, así que ahora mismo le voy a dar una oportunidad.

Saludos

Víctor Hugo. dijo...

Mira que me parece uno de los pivones más grandes de los últimos tiempos, pero hay que reconocer que en directo (que es donde los artistas demuestran de verdad su valía) canta como una auténtica cabra. En estudio claro que suena y tiene temazos Pop, pero eso es básicamente porque vivirá rodeada de productores, técnicos de sonido y aparatajes que la modifiquen y arreglen la voz...

Abacab dijo...

Antes de nada, decir que qué curioso que esta artista sea la que más comentarios ha suscitado en el blog en los últimos tiempos...

Ordago13, mis motivos están expuestos en el post y acerca de la prefabricación o comercialidad ya me he posicionado varias veces al respecto.

Jairo, efectivamente no solo tiene patorras... jejeje. Por supuesto que es escuchable, faltaría más. Sus canciones son como bien dices muy pegadizas. Otro abrazo para ti.

Sergio, comparto parte de tus impresiones.

Serreina, quizás alguna de las canciones de Katy Perry te termine por llegar. A mi me ha pasado. Saludos.

Víctor Hugo, ya lo hablamos en persona y es cierto lo de su directo, aunque poco a poco lo va corrigiendo. Coincidimos en lo de que es un cañonazo de mujer.

A todos, gracias por escribir.