sábado, 11 de junio de 2011

10cc - Deceptive Bends (1977)

Me propongo hoy la tarea de acercarles sin duda a unos grandes desconocidos en la actualidad, al menos en nuestro país. Los 10cc eran un grupo que prácticamente estuvo en activo durante toda la década de los 70, con ciertas variaciones notables en el seno de su formación, y que a la par acumularon un puñado de grandes canciones, anotándose algún que otro clásico. También estuvieron en marcha en años posteriores, lo que sucede es que en los 70 fue cuando tuvieron más éxito y repercusión. Por cierto, advertirles que son británicos y no americanos como mucha gente piensa (incluso yo en una época).

No sé qué me dirán, pero estoy prácticamente seguro de que el famosísimo “I’m not in love” de su quizás gran obra de larga duración, el disco “The Original Soundtrack” de 1975, lo habrán escuchado y además en más de una ocasión, ya que ha sido habitual inclusión en la banda sonora de numerosas películas. Este tema llegó a ser nº1 en el Reino Unido y fue un gran éxito a nivel internacional.

El grupo ya había comenzado su andadura no obstante en los primeros años de la década, con discos de pop rock muy animoso. Destacaban piezas moviditas, como “Rubber bullets”, que ya mostraba parte de ciertos dejes sonoros del grupo como es la alternancia de distintas voces corales de tonos o registros discordantes.

Podemos establecer un antes y un después en el grupo tras el lanzamiento del ya citado “The Original Soundtrack”, no solo por el hecho del gran éxito de su canción bandera “I’m not in love”, sino porque tras el mismo se produciría la ruptura o variación principal dentro de la formación del grupo tras la edición de “How Dare You!” del siguiente año 1976 (un disco de simpática portada). Esto se concretó en el hecho del abandono de Kevin Godley y Lol Creme, guitarra y batería respectivamente, los cuales partirían por su cuenta, labrando una notable, aunque no muy repercusiva, trayectoria en solitario y dando lugar a uno de los mejores equipos de trabajo a la hora de dirigir videoclips de la historia de la música; suyos son “Girls on film” de Duran Duran o el mítico “Every breath you take” de The Police, por citar algunos clips clásicos de su cuenta. Algún día les dedicaré algún post concerniente a alguno de sus discos, quizás el “Ismism” del 81 o el “The History Mix (Vol.1)” del 85, con esa desgarradora canción de título “Cry”, la cual tiene otro videoclip a cargo del dúo impresionante.

Tras la marcha de estos 2 genios, se quedaron en el grupo Graham Gouldman y Eric Stewart, los cuáles continuarían editando notables discos como el que hoy nos ocupará, el “Deceptive Bends” de 1977 y el interesante “Bloody Tourists” de 1978, en el que se incluyó otro nº1 para el grupo, que no fue otro que el ejercicio reggae de “Dreadlock holiday”. Bueno, pues veamos la propuesta musical de los 10cc, una vez que el cuarteto clásico ya se había disgregado, cogiendo por banda el mencionado “Deceptive Bends”.

El primer tema de la obra es uno de los singles extraídos. “Good morning judge” destaca por ciertos acordes de guitarra afilada que sirven de enganche entre distintas partes de la canción y nuevamente en este tema encontramos esa característica personal de los 10cc, en lo que a la unión de voces graves y agudas en los coros se refiere. Un buen inicio, con su marcha e ironía sonora presente, que da paso al otro gran clásico de la obra y para mi gusto particular uno de mis momentos preferidos de toda la trayectoria de esta banda. Estoy hablándoles de “The things we do for love”. Un tema delicado, con unos acordes de guitarra y una estructura general que si se paran a pensarlo no difiere mucho de los Queen de aquellos días, en el que se incluyen algún pasaje realmente bello. “Marriage bureau rendezvous” es una pista muy suave, cristalina, casi acústica que además conecta con otra delicadeza y en este caso otro clásico dentro de la obra. Dentro de este disco de 10cc se incluye otra pieza que se considera un ítem relevante dentro de su discografía, al menos por estar incluida comúnmente en los recopilatorios que existen de la banda. Con “People in love” estamos ante la canción más delicada de la obra, no solo por la suave interpretación vocal de la pieza, sino también por su orquestación a base de violines y una melodía lenta y placentera. Regresamos al mayor ritmo con una pista que empieza con acordes y sonidos que nos evocan al rock fronterizo y forajido, titulado “Modern man blues”, que destaca a la postre por un estribillo bastante desenfadado y gamberro que dice cosas como “ella se ha ido, me estoy gastando todo el dinero…”. “Honeymoon with B troop” es una composición algo abigarrada, con unos cambios de ritmo algo controvertidos y elementos sonoros bastante chocantes en algunos momentos. Por otro lado no deja de mostrarnos varios elementos distintivos del sonido de 10cc, como son esos coros, algunos latigazos de guitarra y en definitiva una estructura un poco peculiar.“I bought a flat guitar tutor” es una pieza a medio tiempo entre la calma y el tono canalla y animado del grupo, que por no terminar de definirse no es de los momentos más memorables. Sin embargo, “You’ve got a cold” sí que toma partido del sentido más marchoso y rimbombante de la obra para abrir con buen ánimo el tramo final de la obra, en el que nos encontraremos unas composiciones bastante interesantes, o al menos así lo estimo yo. “Feel the benefit, pt. 1-3” es una de esas composiciones al estilo de “One nuit in Paris” que formó parte del mítico “The Original Soundtrack”. No en vano es una suite de 11 minutos de duración, con distintas partes, muy compleja, y que incluye ciertas secciones de guitarra bastante acertadas. Por lo general es una composición suave y que al término regresa a los compases del inicio que son lo que le da la mayor personalidad a la misma, más allá de las diversas divagaciones instrumentales que tiene en su duración. Una composición controvertida sin duda esta “Feel the benefit, pt. 1-3”; en resumen, un tema de larga duración, con una estructura cíclica, al terminar de la misma forma que comienza, con sus distintas partes dentro de la misma, que para nada hacen pesada su escucha. En la reedición se incluyen al final las caras b de los 3 singles. “Hot to trot” es una canción aguerrida y que entra con una gran fuerza tras la comedida y extensa “Feel the benefit, pt. 1-3”. Es quizás el ejemplo de rock clásico más claro a cargo de los 10cc, con una letra algo picarona y unas marcadas guitarras eléctricas llevando el peso de la parte instrumental. Contrasta que justo después de “Feel the benefit, pt. 1-3” encontrarnos con la sensual y casi sexual “Hot to trot”. Un ejercicio de rock con ciertos tintes de glam, sobre todo en la interpretación vocal, que ofrece unas guitarras muy cálidas que ayudan a la suma de esa sensualidad que desprende el tema. “Don’t squeeze me like a toothpaste” es una pieza delicada, suave, con unos acordes sumamente placenteros de guitarras, que nos ayudan a bajarnos el calentón que nos puede haber producido el tema anterior. “Don’t squeeze me like a toothpaste” retorna a la calma, manteniendo esta alternancia casi matemática entre temas más moviditos y otros más relajados dentro de “Deceptive Bends”, un aceptable penúltimo capítulo para dar paso en el final de la obra a otro tema de factura distinta, más contundente y rítmica como es “I’m so laid back I’m laid out”. Se termina con este tema, que ofrece una sensación sonora cíclica. No es un mal final; aporta cierto ritmo y es un buen ejemplo del sonido medio que han ido ofreciendo los 10cc en la obra, pero escorado a la parte más rock y movida.

“Deceptive Bends” tiene su importancia sobre todo en la confirmación de que Eric Stewart y Graham Gouldman tenían vida más allá de Kevin Godley y Lol Creme tras la marcha de estos 2. Tras la reestructuración que se gestionó tras “How Dare You!”, el dúo resultante de la escisión demostraron ser capaces de facturar singles excelentes como “The thing we do for love”, una de mis favoritas de su discografía, o “Good morning judge”, y además incluir dichos sencillos dentro de un lp bastante resultón.

A “Deceptive Bends” le seguiría el camino “Bloody Tourists”, que ya les comenté al inicio del artículo que incluyó otro número uno para la formación concretado en el acertado experimento reggae “Dreadlock holiday”, muy en boga en su significado con el título del disco. Además, esta canción se ganó la grabación de un videoclip delirante, simpático y sobre todo muy original para la época (año 1978), ya que en esos días los clips solían ser básicamente actuaciones de los grupos en platós sin más. Échenle un ojo en youtube; me juego lo que quieran a que pasan unos buenos minutos visionándolo.

Es un disco entretenido este “Deceptive Bends”, que alterna piezas lentas y sentimentales, con otras más animadas, cañeras e incluso algo macarrillas que ayuda a pasar un buen rato. Además, es una obra que suena genuinamente a rock de los años 70; los 10cc son fácilmente enmarcables dentro de los parámetros de esa época, aunque luego demostraron en sus carreras al margen que eran muy capaces de adaptarse al signo de los tiempos y las nuevas corrientes sonoras (vean sino a Graham Gouldman al frente de Wax con aquel “Right between the eyes”).

Además esta época del año (ya saben que yo siempre defiendo la escucha de los discos en tiempos propicios) creo que es bastante apropiada para meterse con la escucha de “Deceptive Bends”, un disco con una controvertida portada ya que contrasta ver a ese siniestro buzo (por lo de su casco principalmente) sacando del agua a una guapísima mujer ahogada. Como es habitual les recomiendo que hagan la prueba de escuchar el disco; arena de otro costal es que ustedes me hagan caso. Estoy seguro que de este lp al menos podrán sacar 3 o 4 canciones que les pueden gustar sin necesidad de hacer grandes esfuerzos auditivos.

10cc es una banda bastante ignorada y olvidada a día de hoy, y como en este blog lo que defiendo son las causas perdidas, son un perfecto ítem que quizás ha tardado demasiado tiempo en pasar por aquí. Volveremos a ellos y también a la esfera del tándem Godley And Creme en solitario, que despacharon canciones tan geniales como “Wedding bells” o la incontestable “Cry” de mitad de los 80.

Esta tarde en RUAH sonará la repetición de nuestro último coloquio de la temporada dedicado a “The Man-Machine” de Kraftwerk, el cual sonó en nuestro horario habitual el pasado miércoles a las 23.00h y que en primer término realizamos en directo hace una semana a las 16.00h en los estudios de RUAH. No sé si se lo he comentado ya (últimamente tengo un descontrol encima que hace que no sepa si me repito), pero las emisiones en &radio están paradas por disyuntivas internas de la emisora. Les avisaré si hay novedades.

Por otro lado, adelantarles que este miércoles a las 23.00h finalizamos nuestra 2ª temporada en las ondas con un programa especial para poner el colofón. En los próximos días les contaré más, pero en todo caso les informo que, como sacarán en conclusión lógica, no habrá más programas de radio nuevos de “Discos, música y reflexiones” hasta finales de septiembre. Lo digo por si tienen a bien sacar un pequeño hueco el miércoles por la noche para escucharlo en directo, que siempre se agradece. Además, lo que les tenemos preparado creo que no les defraudará. El lunes o el martes les contaré más en un post especial.

No hay comentarios: