sábado, 1 de noviembre de 2008

1980 The Police - Zenyatta Mondatta

Hará unos meses, les comenté mi experiencia en el festival Rock In Rio y dentro de la misma, les analicé el concierto que ofrecieron Stewart Copeland, Andy Summers y Gordon Sumner “Sting” en aquella noche. De aquel artículo ya ha pasado un tiempo razonable. Para despertar de nuevo el interés por The Police, procedo hoy a analizar el 3er. trabajo de su discografía.

Grupo surgido de la furia punk y liderado en sus inicios por el batería Stewart Copeland, que previamente había militado en Curved Air, The Police comenzó como trío, pero dicha formación no incluía a Andy Summers en la guitarra en sus orígenes, sino a Henry Padovani, el cual fue amablemente invitado a dejar la banda una vez que ya se había incorporado Andy, tras un breve período en el que The Police funcionó como cuarteto.

Allá por 1978 editaron su primer trabajo. El más cercano a la furia y vitalidad punk de la que surgieron, si bien es justo decir que mediaba una gran distancia entre los escupitajos sonoros de muchas bandas y ya se apreciaba que The Police eran algo más. “Outlandos d’Amour” fue un considerable éxito, catapultado por “Roxanne”, single que como curiosidad no atinó a la primera, sino a la segunda, alzándose al puesto 2 de la listas de sencillos más vendidos.

A este prometedor debut, le siguió al año siguiente “Regatta De Blanc”. Un disco que perdía gran parte de la rabia que incluía el álbum de debut y que demostraba una fusión de estilos, que partiendo del rock incluía variables de jazz y reggae, confiriendo un sello muy distintivo al sonido creado por la banda. Nuevamente 2 canciones brillantes como “Walking on the moon” y “Message in a bottle” situaron en lo más alto del panorama rock al grupo. Ello sumado al inicio de la repercusión mediática de Sting a todos los niveles, en este caso con su participación en el film “Quadrophenia” de The Who, hizo que The Police tomara la posición de banda más importante a nivel mundial.

Con estos antecedentes, en 1980 se editaría el 3er. disco del grupo. El grupo no era ajeno a la importancia que había adquirido y tras el enigmático título que se dio al disco “Zenyatta Mondatta”, se rumorea que dichas palabras no dejan de ser un lenguaje en clave que ocultaba otro encriptado, en este caso “Trimondo Blondomina” que, en un lenguaje figurado, significa: tres hombres rubios dominan el mundo (trio, mondo, Blonde, domina).

El disco abre con un imprescindible de la carrera de la banda. “Don’t stand so close to me”, no deja de ser una recreación de la historia de Nabokov de Lolita y en parte supone un guiño al pasado de Sting como profesor de colegio, y quien sabe si alguna fantasía oculta de este hombre viéndose reflejado en el personaje de dicha novela en aquella etapa de su vida; véase: “joven profesor, el objeto de la fantasía de una chica de colegio...”. Musicalmente destaca el inicio de la canción con cierto uso de sintetizadores para crear una atmósfera de misterio y el esquelético inicio de la batería de Stewart y leves acordes de guitarra de Andy. Muy importante es la interpretación vocal de Sting. Inicia la canción en sus registros más graves para entonar los estribillos con su particular tono agudo tan conocido y que acapara el protagonismo e incluso la musicalidad de la canción en dichas partes. Obviamente y para seguir la tradición de los últimos singles de la banda, la canción llegó al nº1 en la lista de ventas y se acompañó en la promoción de un simpático video ambientado en una aula escolar con unos gamberretes alumnos personificados en Stewart y Andy, y por otro lado un sufrido profesor protagonizado por Sting, que acaba perdiendo los papeles al final del mismo con un semidesnudo de cintura para arriba. Por mucho que esta canción esté eclipsada por la futura “Every breath you take” o la primeriza “Roxanne”, estamos quizás ante uno de los temas de mayor belleza jamás compuestos por el trío. Para continuar el disco se nos coloca la íntima y llevadera “Driven to tears”. Destacable en los estribillos son los pertinaces acordes y el sonido de la guitarra de Andy para acompañar la simple repetición del título de la canción. Siguiendo en la misma tónica y subiendo ligeramente la intensidad rítmica, se nos presenta “When the world is running down you make the best of what’s still around”. La canción incluso tiene tiempo para que el bajo de Sting adquiera un protagonismo frontal y en su conjunto se mueve en los talantes de la canción que la precede, con un aire muy formal, serio y centrado. Contrapunto de este semblante templado es la siguiente “Cannary in a coalmine”, la canción más divertida del disco y vertiginosa rítmicamente hablando. Acompañada en algún momento de una cadena de notas de piano desenfrenadas para decir cosas como “vives tu vida como un canario en una mina, te ensucias muchísimo incluso trazando una línea recta”. Para la ocasión Sting vuelve a hacer uso de su particular falsete, dejando de lado la gravedad que demostró en el 2 y 3er. corte del disco. “Voices inside my head” aporta cierto carácter acústico al disco y con una repetición de 2 frases como “voces dentro de mi cabeza, ecos de las cosas que dijiste”, se consigue un efecto hipnótico acompañado de ciertos golpes vocales que también acompañan al corte. “Bombs away”, canción de carácter antibelicista, se abre camino en el disco concediendo un descanso al oyente al suponer una bajada en la intensidad y brillantez que hasta ahora nos había regalado el grupo. Para continuar nos damos de frente con el single “De doo doo doo, de da da da”. Fallida canción, que desde el punto de vista de mucha gente, no solo el mío, está considerado como algo más que una inofensiva broma. Es la canción más estúpida que jamás ha compuesto The Police y no sabemos si este fue uno de los momentos en los que Sting utilizó drogas para componer como ha reconocido. ¿En qué estaría pensando? No lo sé muy bien. La canción dispuso a su servicio un videoclip muy acorde con ella misma en el que los chicos hacían el payasete por la nieve intentando esquiar. Cuando parecía que la mediocridad no podría continuar un corte más, “Behind my camel” nos atropella de forma tal que se alcanza el in-crescendo de flojera iniciado en “Bombs away”, intensificado en “De doo doo…” y llevado al extremo en esta ocasión. Se trata de un corte instrumental, compuesto por Andy Summers que está en dura lucha con “Mother” de “Synchronicity” como peor tema de la historia de The Police, curiosamente también compuesta por el guitarrista. Todo esto me ha echado para atrás a la hora de acceder a la dilatada trayectoria en solitario del músico, porque… ¡Menudas 2 patas para un banco! Afortunadamente, a continuación nos recobramos de este mal susto de la mano de “Man in a suitcase”. El hombre en la maleta nos recuerda vagamente a “Cannary in a coalmine”, siendo menos agitada musicalmente, aunque con ese toque simpático y desenfadado de la 4ª canción de “Zenyatta Mondatta”. Por fortuna, tras este momento alegre, el disco sigue subiendo enteros de cara a dejarnos con un buen sabor de boca. “Shadows in the rain” es un corte inquietante. Musicalmente me parece un anticipo de “Invisible sun” e incluso en el cariz aportado por ambas, las cuales me sugieren un día gris de lluvia, son muy parecidas. La producción hace que la voz de Sting vaya y vuelva, oscilando y la música es pausada, semiacústica y entrecortada, creando un aire de misterio muy agradable “The other way of stopping” es una instrumental colocada para cerrar el disco, que no tiene nada de particular, dentro de cierto ritmo de progresión en escala, que resulta bastante lineal. No obstante, con la experiencia previa del otro corte instrumental del disco hasta nos parece buena.

“Zenyatta Mondatta” abrió definitivamente las puertas del estrellato a The Police y terminó de consagrarlos a nivel mundial como la banda más importante del momento. Una extensa gira mundial que los llevó por India, Japón, Egipto y que en algún documental nos regaló momentos hilarantes como la escena que protagonizan Sting y Stewart en las pirámides vestidos de beduinos siendo separados para que no se partieran los morros. Esta imagen por otro lado demostraba que las tensiones dentro de la banda se iban acrecentando y siendo cada vez más insoportables. Las ansias de Sting para acabar liderando el grupo y su disputa declarada hacia Summers y Copeland, se hacían evidentes hasta en la portada. La misma, se componía de la clásica foto de los componentes, pero con una estructuración en forma de pirámide, en la que, aunque Sting no estaba en lo más alto, sí que aparecía dando la espalda a sus 2 compañeros. Sobran los comentarios.

1982 contempló la edición del 4º disco, el irregular “Ghost In The Machine”, disco que contiene buenas canciones, pero que por otro lado resulta algo lineal y falto de la chispa de los discos anteriores. En este disco Sting ejerció como jefe supremo y no dejó participar prácticamente a los otros 2 componentes en la creación de las canciones que formarían parte del disco. Para “Synchronicity”, disco de 1983, Sting fue algo más benévolo y cedió 2 canciones en el track list que no le pertenecían como compositor, una para Stewart (“Miss Gradenko”) y otra para Andy (“Mother”); ésta última se la podía haber ahorrado. Dicho disco fue un tremendo éxito y suena realmente maduro y como una obra realmente elaborada y cuidada en todos sus aspectos. Suponemos que parte de la pulcritud se debe al productor Hugh Paghdam que solía entregar esos discos de producción tan cristalina y perfecta y que sufrió en sus carnes los malos rollos que había entre los 3 componentes, sobre todo de Sting frente a Copeland y Summers.

Sting comenzó su trayectoria en solitario y la separación de The Police se hizo evidente más que se comunicara de forma oficial. 1986 vio la reunión de la banda para una serie de conciertos benéficos y se planteó la reunificación y el comienzo del trabajo en equipo. Se planteó grabar canciones antiguas con un sonido distinto, pero en mitad de dichos trabajos Stewart sufrió una lesión grave jugando al polo al caer de su caballo y esto agotó de golpe la paciencia de Sting, con lo que lo único que se hizo fue editar la revisada “Don’t stand so close to me” como single y aprovechar para lanzar el recopilatorio de grandes éxitos.

Hasta 2007, momento en que The Police, con motivo de su entrada en el Rock ‘n’ Roll Hall of Fame decidió reunirse para hacer un tour mundial, la única ocasión en la que se vio al grupo tocar juntos fue en la boda de Sting con Trudy Styler en 1992. Por lo visto en mitad de la fiesta tras el pertinente banquete, los chicos se subieron para tocar “Message in a bottle” y “Roxanne”. Stewart antes de que se reunieran en 2007, allá por 1999 recordaba dicho evento bastante emocionado; por otro lado Andy Summers, más escéptico, se refería a aquella anécdota diciendo “sólo éramos 3 tíos que habíamos bebido mucho y que intentábamos tocar los instrumentos”.

Pues bien, a día de hoy parece poco probable que The Police se vuelvan a juntar para nada más. La gira terminó este verano en el Madison Square Garden neoyorkino y tuvimos la suerte de verles por aquí en el Rock in Rio y en noviembre de 2007 también pasaron por Barcelona. En mitad de gira se llegó a rumorear que incluso se estaba trabajando en nuevo material, pero por lo visto los egos y conflictos de antaño volvieron a surgir y desembocaron en un “con esto es suficiente” y un “nunca mais”. Una pena.

Es difícil pronunciarse sobre qué disco de The Police es mejor, sobre todo entre el que hoy les he analizado, “Regatta de Blanc” y “Synchronicity”. Quizás el disco de hoy suele ser el gran tapado de The Police y suele recordarse más los otros 2 mencionados por los clásicos que contienen. No obstante, con “Synchronicity” me pasa como con esas personas muy bien vestidas, educadas, pero que no sabes por qué te causan desconfianza. Es un disco que no de tan perfecto que es, le falta la frescura que todavía existía en “Zenyatta Mondatta” y que iba ligado a un enfrentamiento todavía menor entre estos 3 genios de la música.

7 comentarios:

hermoso dijo...

HOLA. INVITAMOS A COLOCAR EN EL BLOG EL LOGO PARA LA CAMPAÑA CONTRA LA PORNOGRAFIA INFANTIL QUE ENCONTRARAS EN EL NUESTRO. EL LINK ES:http://liniersasinotequeremos.blogspot.com/
HAGAMOS ALGO ENTRE TODOS POR ESTE MAL. TAMBIEN PODES VOTARNOS EN 20 BLOGS EN LA CATEGORIA MEJOR BLOG LATINOAMERICANO. SALUDOS Y GRACIAS.

Zinquirilla dijo...

Hola!

Te he visto en el foro. Has hecho bien en presentar tu blog porque se ve distinto al reso y muy personal.

Un saludo!

Abacab dijo...

En tanto al primer comentario desearos lo mejor en vuestra causa. Y en relación al 2º comentario, agradecer tu apoyo muy sinceramente. Gracias por escribir.

serreina dijo...

Vaya, uno de mis grupos preferidos de siempre. Hay que decir, que raramente se encuentran hoy en día grupos que con su personalidad y su música, lleguen a todo el mundo, y perduren por tanto tiempo (Queen, Dire Straits, Eagles, Rolling Stones,...). De acuerdo contigo en cuento a la apreciación del disco, Don´t stand so close to me, es una de las mejores canciones del grupo.

Saludos

Abacab dijo...

Serreina, me alegra mucho ver que hay nuevos comentarios en entradas antiguas. Tus palabras son muy ciertas en lo que a grandes grupos se refiere. "Don't stand so close to me" un auténtico temazo.

Como siempre celebro tus visitas y comentarios. Gracias por escribir.

Anónimo dijo...

Zenyatta Mondatta significa "La cima del Mundo" en sánscrito, luego de mensaje oculto naranjas de la china.

Abacab dijo...

Anónimo, pues dicho queda entonces. Ciertamente no domino el sánscrito.

Gracias por tu aportación y escribir.