viernes, 4 de abril de 2014

Of Monsters And Men - My Head Is An Animal (2012)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Del grupo que hoy nos ocupa, a nivel de antecedentes, poco puedo decirles. Of Monsters And Men es una formación de pop-folk, naturales de Islandia, el país que musicalmente se asocia principalmente a Björk. Recuerdo cuando conocí o escuché por primera vez al grupo, sería cosa de hace un año más o menos, comienzos de 2013 en todo caso. Fue de la mano de su canción “Little talks”, un tema que siempre he dicho que hubiera sido el que hubiera terminado de propiciar el dominio mundial a Arcade Fire, si es que los canadienses fueran los que hubieran compuesto y popularizado tal canción.

El videoclip resultaba bastante enigmático, y no se sabía atinar si esos personajes modificados en sus siluetas eran en realidad el grupo. Lo que se apreciaba era un dueto vocal entre una chica de voz y timbre muy particular y un chico de voz más cálida y grave. Las trompetas y el ímpetu concedían fastuosidad a la canción, convirtiéndola en todo un hit del pasado 2013.

Quizás algo antes de tiempo, el grupo recaló en Madrid para tocar en La Riviera en junio o julio de 2013. Yo, solamente habiendo conocido esa gran “Little talks”, pero nada más hasta la fecha, no me aventuré al riesgo de ir al concierto, pagando lo que costara la entrada; a día de hoy, tras haber accedido a su disco “My Head Is An Animal” en su totalidad, me jode sobremanera que el concierto me cogiera tan pronto en mi interacción personal y musical con el grupo.

Opté porque a título personal fuera un regalo de cumpleaños coral de amigos a nuestro colaborador radiofónico Mariano González, con quien ya había comentado cosas de este grupo en sentido positivo. Al poco tiempo se ofreció a pasármelo y desde ese momento ha sido mi disco cabecera en estos días del final del invierno. A Of Monsters And Men (a los que también llamaré OMAM en algunos momentos por abreviar; de hecho, ellos así se hacen llamar en ciertos lugares), grupo del que obviaré ponerles aquí los nombres y apellidos de todos sus miembros (que telita el asunto de los nombres y apellidos comunes de Islandia…) solamente citando que su cantante femenina, y una de sus principales bazas se llama Nanna y su vocalista masculino se llama Ragnar o Raggi de modo cariñoso, les podemos englobar dentro de un género pop-folk de toques indies. Su disco de debut es una maravilla de cabo a rabo. Vamos con él.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Dirty paws”: Comienzo fastuoso y solemne de disco. “My Head Is An Animal” toma su título del 2º verso del tema de apertura “Dirty paws”, que es sin duda uno de los temas más rotundos y potentes del álbum. Esa sensación se transmite principalmente por los enérgicos y épicos coros que tiene. Su carácter intenso y algo oscuro hace que no estemos precisamente ante algo demasiado parecido a lo que muchos habrán escuchado del grupo antes de acceder al disco. Y presten buena atención, ya que “Dirty paws” es única en su estilo y sensaciones dentro del disco. Para encontrar algo parecido en el apartado compositivo de Of Monsters And Men contemporáneo al disco, han de tomar por banda el tema “Silhouettes” compuesto para la banda sonora de la 2ª parte de la trilogía fílmica de “Los Juegos Del Hambre”.

2. “King and lionheart”: Tomo la expresión de melancolía épica prestada de mi amigo Mariano González para definir a “King and lionheart”, que ha sido el 2º single en discordia en tener repercusión en nuestro país tras “Little talks”. Claramente es un tema mucho menos inmediato, pero aquí no estamos ante un ejemplo de tema animado, sino ante una balada de cierto tono triste, sobre todo por cómo Nanna entona “Lionheart” al final de cada estribillo. Su videoclip es otro acierto a cargo de la productora We Were Monkeys donde un hermano y hermana son separados por horribles guerreros carceleros y puestos en cautividad. Son rescatados por un espíritu y el hermano, entre llantos, termina siendo lanzando al espacio en una estructura que bien podría recordarnos a ciertos templos de Tailandia, ante la atónita mirada de su hermana que no llega a tiempo de reunirse con él. Termina con final abierto. Hace poco busqué por ahí para saber si la intérprete de la hermana era la propia Nanna, pero no, resulta que no lo es y que en la vida real es la hermana del otro cautivo. Nanna se hace acreedora de la canción en su práctica totalidad, donde Ragnar solamente hace unos imperceptibles coros que no consiguen destacar sobre la acojonante interpretación de la voz femenina del grupo. Desde ese primer verso hasta el último sonido es un tema sin desperdicio y aunque, por lógica, no nos entró en su primera escucha, a día de hoy puede que sea nuestra favorita del disco.

3. “Mountain sound”: Soberbia canción de factura alegre y saltarina “Mountain sound”. Tanto Nanna como Raggi están luminosos en sus interpretaciones vocales. Los coros bullangueros ayudan mucho en el estribillo a la propia Nanna a configurar una canción de subidón. De alguna forma es la hermana menor de la archiconocida “Little talks”. Es un ejemplo de una primera mitad de lp sin fisuras y de nivel altísimo hasta que precisamente lleguemos hasta la canción más reconocible del grupo.

4. “Slow and steady”: El primer disco de Of Monsters And Men es de esos en los que no se puede recurrir al tópico negativo de decir “todos los temas suenan igual” (que curiosamente concuerda prácticamente con uno de los versos del estribillo de “Little talks”). Ejemplo de ello es que “Slow and steady” se aleja de los sentimientos de las 3 primeras pistas. Ahora es turno de un tema lento. Un medio tiempo relajante, atmosférico en cierta manera, con una batería notoria, pero pausada, que nos aporta calidez.

5. “From finner”: Quizás por primera vez el grupo repite estilo con “From finner”, siguiendo el rebufo de “Slow and steady”, si bien en el apartado de la percusión y por momentos el tema tiene una palpable mayor potencia que su predecesora. No obstante, las sensaciones globales pueden estar en concordancia. Nuevamente un estribillo excelso y efectivo. Los coros también conceden una mayor fuerza a este tema de potencia y ritmo contenido, que no termina de romper porque al grupo no le ha dado la gana y ha decidido dejar estas sensaciones encontradas. Nanna es nuevamente protagonista casi absoluta en el apartado vocal, coros aparte, mostrándose como una figura a tener en cuenta en el panorama musical internacional.

6. “Little talks”: Llegamos a la canción tótem. “Little talks” es el tema al que Of Monsters And Men deben su fama mundial y su notable posicionamiento. Recordando mucho a los Arcade Fire de “Funeral”, pero con más energía si cabe (imaginen un “Rebellion (lies)” incluso más fastuoso), los OMAM se presentaron al mundo por la puerta grande. Con un videoclip en el que los componentes masculinos van de aventuras esquivando a monstruos de pura congoja, de los que les libra su ángel/hada de la guarda, que no es otra que la buena de Nanna (irreconocible por el maquillaje), la cosa termina en que no sé si Nanna con el último de los monstruos se fusiona por cercanía/empatía o porque ya con semejante bicharraco se acojona. Divertido videoclip, que algún premio creo que ha ganado por ahí; con justicia. La canción es un dueto vocal con Ragnar, con un estribillo fabuloso y unas trompetas que suben la moral y el ánimo a varios cementerios completos. Un tema glorioso y que pone fin a una primera parte de disco que es de real matrícula de honor. Ni un solo tema flojo. 
7. “Six weeks”: Es cierto que el disco quizás baja algo en el nivel de exigencia en la 2ª mitad, pero no en exceso. “Six weeks” sigue con intensidad, sobre todo de guitarras en ciertos momentos y Ragnar se hace cargo de las voces principales de forma clara y decidida. Quizás es la canción más rockera del disco. Dispone de unos buenos cambios de ritmo, con paradas melódicas puntuales y subidas de registro a base de unas gotas más de épica en las que Nanna es quien más se hace notar. A ratos podría parecer que OMAM se hayan servido de ciertos detalles musicales del Springsteen de los años 70.

8. “Love, love, love”: Hace falta algo de calma tras la intensidad de los 2 últimos temas. “Love, love, love” resulta muy folk y la producción nos deja a Nanna con su voz más desnuda y cercana de casi todo el disco. La canción es prácticamente acústica, sencilla, emotiva, pero sin necesidad de ponernos demasiado trascendentales como sucedía por ejemplo en “King and lionheart”. Una pieza cuca insertada dentro de este “My Head Is An Animal” donde la cercanía de la voz de Nanna es muy palpable como por ejemplo cuando reconoce “quizás sea una mala, mala, mala, mala persona. Oh chico, lo sé”.

9. “Your bones”: Si Nanna ha dispuesto de un momento de lucimiento con “Love, love, love”, ahora es Raggi quien se encarga de esta balada, pero de factura mucho más intensa y ampulosa. Hace uso de un registro más alto y se vale de Nanna en ciertos coros de modo de adorno. “Your bones” suena poderosa, con otro excelente trabajo a cargo de la batería principalmente. No terminamos de deleitarnos lo suficiente con los momentos en los que las 2 voces de Of Monsters And Men unen fuerzas. A estas alturas, con esos coros de tarareo tan preparados para el directo y los himnos para estadios o festivales, el grupo ya se han posicionado con una banda que claramente ha de tener un potencial notable en concierto.

10. “Sloom”: Retorno al folk tranquilo y de texturas acústicas. Ragnar suena cercano en los primeros segundos, pero no estamos ante un tema en el que él sea la voz principal, sino que estamos ante uno de esos temas en los que hay equilibrio entre él y Nanna. “Sloom” dispone de una melodía muy bonita de inicio a fin en cualquiera de sus estrofas o el estribillo. Tiene un gancho irresistible.

11. “Lakehouse”: El disco da la impresión con “Lakehouse” de que Ragnar y Nanna se han quedado tan a gusto el uno con la otra en la anterior “Sloom” que deciden continuar en perfecta sintonía para esta canción. Toca subir en el apartado instrumental unos cuantos puntos más la intensidad, para distanciarnos de “Sloom”. La maquinaria instrumental de OMAM entra aquí con fuerza, con sus elementos de cuerda, percusión y viento a todo meter sobre todo en el estribillo, que es donde Nanna saca sus galones. Los coros del tramo final quizás podrían dibujar el perfecto cierre para “My Head Is An Animal”, pero Of Monsters And Men rizarán el rizo con el capítulo final que han escogido como epílogo.

12. “Yellow light”: Ya desde los primeros segundos, con unas leves notas de guitarra y Raggi y Nanna alternando versos, se intuye una gran canción. No nos equivocamos. “Yellow light” es uno de los temas más bonitos de “My Head Is An Animal”. Es una canción que funciona en un in crescendo casi imperceptible, atizando con la más insignificante de sus notas en la fibra sensible. Terminamos dándonos cuenta, a pesar de la impresión que nos dio antes “Lakehouse”, que es la canción perfecta para finalizar el disco con unas sensaciones muy emotivas y crepusculares.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Este disco y sobre todo gracias al trabajo de su single “Little talks”, convirtió a Of Monsters And Men en uno de los grupos revelación a nivel internacional del anterior 2013. El disco por lo visto había sido editado en 2011 en Islandia y ha terminado por tener un largo recorrido desde su primera edición en su país de origen. La repercusión se puede ver en que los OMAM han sido elegidos, como ya he comentado más atrás en el post, para formar parte de la banda sonora de “Los Juegos Del Hambre: En Llamas”, donde otra bella “niña pepona”, como la propia Nanna, es protagonista de la saga: Jennifer Lawrence.

Recuerdo que yo, que soy de los cinéfilos que me quedo en la sala hasta que encienden las luces y terminan los créditos, reconocí, sin saberlo previamente (sin haber llegado al apartado de los créditos referidos a la música) tanto a los OMAM, como a los Coldplay, como a nuestros compatriotas Lori Meyers. Hablando de lo que a Of Monsters And Men se refiere, “Silhouettes” es un tremendo temazo. Va por el sentido oscuro/intenso de “Dirty paws”, como ya dije antes, y en todo caso será con total seguridad bonus track de “My Head Is An Animal” en posteriores reediciones de años venideros, tanto por su valía como por no desentonar en un disco de este calibre. Muy recomendable, no dejen de escucharlo en título de añadido al disco que hoy les proponemos.

La primera mitad del disco es de órdago a la grande, pero la 2ª parte no se queda atrás. Lo único que le falta es que tuviera un single relevante en su conjunto de 6 canciones y por eso le gana la partida la 1ª mitad, donde están “King and lionheart”, “Little talks” y la nada desdeñable “Dirty paws”.

“My Head Is An Animal” es un disco de alta calidad. Muy bueno. Además, lo bueno de todo esto, es que no es un gusto subjetivo mío, que no es que me caracterice por ser muy folkie en mis preferencias, sino que es un álbum que puede gustar a cualquiera que pase por aquí. Por eso, se lo recomiendo muy encarecidamente y con total seguridad, si es que hay 6ª temporada de radio de nuestro programa, le haremos un hueco para hablar de él a partir de octubre.

Otros blogs o sites de referencia, en sus crónicas han resaltado en carácter negativo los coros de los que se vale el grupo (cosa que no entiendo, ya que sería tanto como criticar a alguien utilizar el banjo o el acordeón; es decir, los elementos, si se disponen bien y funcionan, ¿qué de malo tiene el hacer uso de los mismos? Indies gafapastas…) y han comparado a los OMAM más bien con los Mumford & Sons, sin haber encontrado muchos símiles con Arcade Fire. Nosotros, como ven, vamos por nuestro lado y con bastante independencia, ya que en general, aunque al disco no lo ven con malos ojos, no ha gustado en general tanto como sí que nos ha sucedido a nosotros.

Mientras que Arcade Fire se marcan una frivolidad que muchos quizás no entiendan, consecuencia de estar en lo más alto de la música desde hace ya un tiempo, Of Monsters And Men presentan su carta a nivel internacional con un disco que hubiera terminado por encumbrar definitivamente para la historia al grupo canadiense liderado por el matrimonio Butler-Chassagne. A nosotros nos gusta lo que han hecho Arcade Fire en su 4º disco, pero de eso les hablaremos en próximas semanas. Hoy toca prestar atención a este prometedor grupo que son los Of Monsters And Men. ¿Serán flor de un día? Espero que no sea así y nos regalen muy buenos momentos en el futuro. No obstante, ya con este disco tan redondo que es “My Head Is An Animal”, de portada algo extraña, con esa persona en una playa que me da frío de solamente verla, es para estarles muy agradecidos.

De nuestro programa de radio, este sábado a las 16.00h y el próximo miércoles a las 23.00h, podrán escuchar en RUAH la repetición del programa-entrevista a Vipership. Para novedad de contenido radiofónico de nuestro proyecto, tendrán que esperar un poquito más. Les iremos informando.

No hay comentarios: