jueves, 19 de diciembre de 2013

Concierto Kuve. Madrid (10-12-2013)

¿Fueron ustedes a ver a Kuve el pasado martes 10 de diciembre a la sala Costello? ¿No? ¿Se lo perdieron? Pues sepan ustedes que desperdiciaron una ocasión muy especial para ver a esta formación en directo, más allá de la garantía que en sí suponen ellos mismos en un concierto, lo cual sacamos en conclusión simplemente con su actuación como teloneros de los Second hace unas semanas en la misma capital de España, y solamente con verles en los primeros minutos de su actuación.
2013 ha sido un año que a Kuve le ha resultado bastante bien. Han conseguido tener un nombre dentro del panorama musical y gran parte de la culpa, lógica, la tiene la edición de su disco de debut “Regresión”. La banda ha estado defendiéndose en directo en muchas ocasiones y además han contado con el privilegio de acompañar a una de las bandas que consideramos mejores del momento, los ya mencionados Second. Esta cita, fijada en el mes de diciembre, supone un cierre de actividad anual y el balance, como ha sido positivo, merecía una celebración. Por ello, Maryan Frutos y Carlos Otero se quisieron rodear de buenos amigos, miembros de bandas de nombre, para que les acompañaran en el escenario.
Llegamos a las inmediaciones de la Costello a eso de las 21.20h, ya que la hora que se anunciaba de comienzo de actuación eran las 21.30h. Sin embargo, a los pocos minutos de estar enfrente a la sala, vimos salir a Sean de Second, acompañado de la propia Maryan, cantante de Kuve, y en esos instantes que estaban en la puerta pude escuchar que el comienzo estaba fijado para las 22.15h. Al poco nos metimos en la sala para intentar conseguir un buen sitio, ya que aunque la Costello no es muy grande y se ve bien desde cualquier punto, para las fotos del artículo y tal, ya constatamos previamente que era preciso estar más bien cerca del escenario por su iluminación.
En torno a las 22.20h Maryan, Carlos y el resto de sus compañeros de escena, se presentaban ante la audiencia que llenaba la sala y comenzaban con el triunfo seguro que supone “Mi mente en el congelador”. Ésta es la canción más contundente y rockera de “Regresión” y situarla como inicio de concierto garantiza un arreón de adrenalina suficiente para que la gente preste atención y se involucre de lleno en el show, por si acaso no lo estaban ya de antemano; es algo que pudimos experimentar en la actuación previa que les vimos teloneando a Second, ya que aquel día aún no conocíamos esta canción y nos llamó de forma potente la atención. Tras la misma, Maryan se dirigió al público por 1ª vez a modo introductorio, informando de lo que nos iba a esperar. Les dejamos insertado el video que grabamos con nuestra cámara. Normalmente el audio no es muy allá, pero en esta ocasión, la imagen tampoco acompaña en absoluto; al menos, les permitirá hacerse una mínima idea.
Como si de comenzar “Regresión” por su cara “b” de forma directa se tratara, Kuve prosiguieron con “Euritmia”, un tema que podría hacernos confundir a Kuve con los Presuntos Implicados más acertados con Sole Giménez al frente. Esta canción es otra de mis favoritas. Es un claro contrapunto a la intensidad de “Mi mente en el congelador”, debido a la calma y mesura que transmite, apoyado en una Maryan que modula su tono acertadamente.
El comienzo de actuación quizás dispuso mis temas favoritos de “Regresión” casi seguidos, ya que una pieza que es agradable por lo inocente de su tono y su leve sensación de fragilidad e intimidad es “A leguas”. Con esta bonita composición Kuve pusieron cierre al bloque inicial de actuación, delimitado por la 1ª colaboración especial. Era ahora el turno de que Sala de Sala & The Strange Sounds subiera a escena, acompañado por uno de sus compañeros de grupo en las percusiones (concretemos que se trataba de darle a la pandereta). Y para mi sorpresa, resulta que Kuve y Sala tenían preparado una versión de mi grupo favorito de todos los tiempos: The Cure. Se atrevieron con “Friday I’m in love”. Quizás Sala estuvo algo pasado de tono en los primeros segundos, pero luego se complementaron bien. No aludieron ni Maryan ni Sala que era una versión de The Cure, por si había un despistado por ahí, pero bueno. Como inquisidor mordaz de todo lo que vea con la banda que lidera Robert Smith, doy el visto bueno a lo que Kuve y Sala hicieron. La versión fue bastante fidedigna, no quisieron arriesgarse a cargársela y de esa forma te aseguras al menos salir solvente. Aquí debajo Sala con los Kuve en plena acción y entrega.
Tras el feliz paso de Sala para regalarnos esta cover de The Cure, tornaba la soledad de acompañamiento para Kuve en las tablas de la Costello. Corroboraban el completo de interpretación de mis canciones favoritas de “Regresión” justo a continuación con la joya brutal que es “En círculos”, tema que cierra el disco y que te deja un soberbio buen sabor de boca. Destaco mucho los punteos de guitarra del comienzo y final de esta canción en este concierto a cargo del señor Carlos Otero, al cual tuvimos en esta ocasión justo enfrente y pudimos verle desenvolverse más claramente en directo que unos días atrás en el Ocho Y Medio, cuando nuestra situación en primera fila justo en el lado contrario nos lo impedía. Me encantó “En círculos” en directo y casi hubiera agradecido unos minutos de parón para recrearme en la sensación que te deja, pero no había posibilidad de ello y Kuve tiraron para adelante con la siguiente participación de invitado.
Alberto Jiménez, cantante de Miss Caffeina, llegaba a escena para ayudar a los Kuve en “Invisibles cuerpos”. Bien compenetrado desde el inicio en las voces con Maryan, atrevieron con esta canción de sabor algo amargo y duro en su sonido. Creo que la elección de esta canción era la más adecuada para esta colaboración, ya que quizás sea la canción más cercana a las formas de Miss Caffeina dentro del repertorio de Kuve; dicho todo esto desde el conocimiento aún somero que tengo de la banda que lidera Alberto, a pesar de haberles visto salir con solvencia de la papeleta (y honor al mismo tiempo) de ser los teloneros de Keane en su concierto de comienzos de otoño de 2012 en Madrid en el Palacio Vistalegre. La siguiente foto nos muestra a Alberto  Jiménez de Miss Caffeina junto a Maryan.
De aquí al final se alternó a rayas canción de la banda en solitario con colaboración. Vendría en este momento la canción título del disco de Kuve, que sirvió de correcto impass o descanso, sin perder la comba de “Invisibles cuerpos”, ya que es una canción intensa y quizás la 2ª en nivel rockero del disco al que concede nombre tras “Mi mente en el congelador”. En esta canción “Regresión”, Maryan le dio a la tamborrada de Calanda del Viernes Santo (provincia de Teruel; véase homenaje aquí a J.L. López Vázquez y su papel en la gran película “Peppermint Frappé” de Carlos Saura) al final de la canción atizando a un tambor de forma muy marcial. La siguiente foto muestra la tamborrada de Maryan.
Izal, una banda que también puede celebrar claramente este año 2013, porque les ha ido bastante bien, tiene a un chico en su formación llamado Mikel, casi tan alto como yo (no tanto), que sufrió el bajito techo de la sala en el escenario, sin llegar a sufrir lesiones. A modo de lo que hacía Peter Heppner de Wolfsheim, se agenció un atril para ayudarse a interpretar “Tu último domingo”; reconoció que no había hecho los deberes, a lo que Maryan le hecho un capote diciendo “está muy ocupao el crío, está muy ocupao”. La colaboración de Mikel de Izal con los Kuve fue de menos a más. De tal forma que aunque comenzó algo desacompasado, supongo que por el hecho de no tener afianzada la letra, afrontó la parte final de la canción destilando una química y compenetración en escena con Maryan realmente envidiable, suponiendo quizás el mejor momento de colaboraciones de la noche, aunque no en su totalidad, sí en ese sector final de “Tu último domingo”. Otra buena canción de “Regresión”, me quedaba ésta de mis predilectas (me llamó mucho la atención cuando la escuché por 1ª vez en la actuación de Kuve teloneando a Second), es “Dando vueltas”. Una canción muy pop y animada, con la que se afrontaba el tramo final de concierto. Vayamos por orden, abajo vemos a Mikel Izal con Maryan.
Tras “Dando vueltas”, llegaba el turno esperado de Sean Frutos, cosa que se apreció por la ovación que se ganó el cantante de Second a medida que se acercaba al escenario. Era de esperar que Sean hiciera con Kuve la canción de la que él escribió la letra, “Siluetas de invierno”. Y así fue. Con su tono más grave vocal en “modo on”, Sean secundó a Maryan de forma muy sentida, devolviendo la colaboración que en su día hizo ella con Second en Joy Eslava con “Tu inocencia intacta”. Me imaginaba o hacía pajas mentales antes del concierto, imaginando que quizás por el papel de apoyo tan importante (que se aprecia en el libreto de “Regresión” en el apartado de agradecimientos) que Sean ha reportado a Kuve, y, ¡qué coño! ¿por qué no decirlo?, por tema de parentesco, quizás Sean hubiera disfrutado de un trato de favor con un par de canciones, dejando espacio para versionar algo de Second por parte de Kuve en su compañía. Creo que hubiera sido algo cojonudo, pero no se quiso destacar a Sean más allá del papel del resto de invitados que de disponer el privilegio de ser el plato final de la noche. Cuando los hermanos se llevan bien, da gusto; como prueba, la siguiente foto.
Kuve finalizaron con sus 3 singles, ya que tras el 3º hasta la fecha que hicieron con Sean Frutos, ya sin más colaboraciones en el horizonte, llegaría el turno de “Nadie te dijo” y “Singapur”, la cual fue el bis de la noche, ya que el grupo abandonó el escenario durante unos segundos antes de meterse con la canción que más repercusión ha tenido en formato single hasta el momento de “Regresión”. Así, con “Singapur” y toda la gente a tope coreando la canción, se puso final al show. Kuve completaron hora y 5 minutos de actuación. El concierto en global estuvo muy bien. Al margen de lo especial de las colaboraciones, Kuve dispusieron de un sonido mucho mejor del que disfrutaron en la pasada actuación en la que les vimos en el Ocho Y Medio. A Maryan se le entendía perfectamente, cosa que en la otra actuación, por la distorsión acústica del recinto, era bastante jodido. La iluminación de la Costello es algo chusca (las fotos y sobre todo el video insertado así lo demuestran), pero tiene una acústica muy buena. Quien figura en la siguiente foto junto a Carlos Otero es el otro componente de Sala & The Strange Sounds que colaboró en la correcta versión de los Cure.
Analizando el papel de los componentes de Kuve, comencemos por Maryan. En las 2 veces que he visto a Kuve en directo, he podido comprobar gracias a Maryan que para ser carismático en el mundo del pop-rock no hace falta tener una actitud de diva distante y avinagrada (como las hay muchas). A Maryan Frutos se la ve tan buena chica, que es irresistible no cogerla cariño. Desprende ilusión a raudales por lo que hace. Su gusto de estar en el escenario al frente de su banda es fácilmente contagiable a la audiencia. En esta ocasión, como ya he comentado, la acústica no le fastidió su labor de cantante y se apreció bien su tono de voz y matices vocales. Se vistió de riguroso y elegante negro para la actuación (menos las botas de cordones, que eran marrones) y repitió look con su coleta recogida y flequillo que terminó envuelto en sudor de la entrega que dispuso. La foto de abajo de estas líneas muestra una buena compenetración entre Pablo Oliva en sus guitarras y Maryan al micro.
A Carlos Otero tuvimos el gusto de verle y oírle tocar de bien cerca. Su aspecto me recordaba en parte al de un joven Rick Davies de Supertramp. Por las fotos promocionales de Kuve, me lo imaginaba un “seriote de Amaral” (expresión que acuñó Joaquín Reyes en “Muchachada Nui”, aplicable para todos aquellos grupos o duetos de chica/chico, donde la chica canta y el chico está con cara de ajo a su lado sin decir ni mú), pero sin embargo, al verle de frente se me vino abajo esa idea. Se le vio satisfecho en el tramo final del resultado del show, despidiéndose efusivamente en el micro hasta el siguiente año, y lo más importante, pudimos comprobar que es muy buen guitarrista (nuestras fuentes de información, que las tenemos, ya nos habían informado previamente de ello).
Del resto de músicos, al batería de Kuve en directo casi ni le vi porque me lo tapaba Carlos. No desentonó. Al que sí vi mejor fue a Pablo Oliva, a quien conocemos de su banda de versiones Clase Y Criterio (muy recomendable que se pasen algún fin de semana que toquen en el Rock And Roll Radio Club cercano a Alonso Martínez a verles en directo), le tuvimos al otro lado, encargado de las segundas guitarras y de ayudar en coros a Maryan. Detrás, el bajista casi me engaño visualmente de aspecto, ya que por un instante me pensaba que había otra colaboración especial al tener los Kuve a Santi Balmes de Love Of Lesbian encargado del bajo para esta actuación. No, evidentemente no fue así.
Tras la actuación no pudimos hablar con Maryan, Carlos o alguno de los músicos de Kuve en directo y tampoco tardamos mucho en largarnos, que al día siguiente era miércoles y había que ir a la oficina. Con quien sí nos cruzamos antes de marcharnos fue con Sean Frutos, con el que intercambiamos unas cuantas impresiones. Nos comentó el líder de Second que está muy satisfecho de cómo están yendo las cosas con su banda con el nuevo disco “Montaña Rusa” y con actuaciones como la de días atrás en Madrid; desde “Discos, música y reflexiones” nos alegramos de ello.
Kuve querían poner un broche especial para finiquitar su provechoso año 2013. Nosotros pensamos que con el concierto de este 10 de diciembre en la sala Costello lo lograron. Repasaron su “Regresión” de pe a pa, añadiéndose una atrevida cover de The Cure, y todo ello rodeándose de otros músicos muy interesantes. Supongo que el grupo ahora se tomará unas merecidas semanas de vacaciones y 2014 ya vendrá. A nada que les vaya la mitad de bien que 2013, será un buen año para Maryan y Carlos. Kuve prometen.

No hay comentarios: