jueves, 26 de diciembre de 2013

Concierto Cyan. Madrid (19-12-2013)

Hablábamos de lo simbólico de tocar pasado un tiempo en el mismo lugar, a efectos de cierre de ciclo para un grupo, cuando comentábamos en la crónica del último concierto de Second en Madrid el asunto de la repetición de escenario o recinto. Cyan pretendían que eso fuera distinto, pero el cierre de la sala Caracol se lo impidió, al igual que, en lo que a la fecha se refiere, el poder tocar el día 22 de noviembre de 2013, día previsto inicialmente. El concierto se retrasó al jueves 19 de diciembre (perdiendo el privilegio de tocar un viernes noche) y Cyan volvían a la sala El Sol, donde tuvieron un remarcable éxito en su concierto anterior en Madrid en la primavera pasada.
Cyan se presentaban a hora tardía (previsto su inicio de actuación para las 23.00h) y acompañados de una artista llamada Ana Muñoz. Nosotros llegamos pasadas las 22h y en la sesión previa al concierto nos llevamos la alegría de escuchar cosas como “Heaven knows I’m miserable now” de los Smiths o “Walking on the moon” de The Police. Miré a la cabina del dj y ahí estaba el señor Pablo Arribas, más conocido como Pichurra en el mundo musical, el cual se encargó de la sesión previa al concierto de Reikiavik de semanas atrás, también acertando aquel día en sus labores.
Puntual a su hora de comienzo, Ana Muñoz salió al escenario a las 22.30h, armada únicamente por su guitarra eléctrica en formato acústico y nos ofreció su música. Analizando melodía y parte vocal, destaca mucho la voz y la buena forma de cantar de Ana Muñoz. Destila un poso de melancolía y dulzura realmente especial. Las melodías fueron bastante atractivas en muchas de las canciones que interpretó, incluyendo alguna cover incluso. Solamente le vi algún fallo en lo instrumental en algunos pasajes que no sonaron muy bien de la guitarra, quizás demasiado distorsionada.
Cierto es que Ana, según salió al escenario, parecía que iba a disponer una actitud fría y algo distante con el público, aunque se curó en salud diciendo que las prisas y el tiempo le impedían ser más simpática, invitando al respetable a verla en otra ocasión para poder demostrarlo. La seriedad y el formato íntimo que propuso Ana Muñoz me intimidó en el sentido de que muchas de las imágenes que saqué las hice sin flash, para no molestarla lo más mínimo (de ahí lo movido de la primera de ella que les he insertado; fíjense en el mástil de la guitarra); luego Ana no resultó tan fría y distante como se podía imaginar al comienzo. Sonaba bien en general y bonito. 
Aquí tengo que enmendar al público, ya que el murmullo de la sala en sus conversaciones, en algunos momentos era insoportable y se comía el sonido de la propia Ana. Ella, de forma algo irónica, pero educada, lo dejó caer en otro de sus cortos discursos al público; razón no le faltaba. Se declaró fan de Cyan y de hecho se quedó en primera línea viendo las evoluciones de Javi Fernández y los suyos. Ana Muñoz nos gustó, porque en parte nos recordó algo su voz a la de Najwa y los que siguen “Discos, música y reflexiones” ya saben que soy admirador confeso de esta chica (por cierto: nuevo disco de Najwa inminente a comienzos de 2014; si tenemos opción de acudir a algún evento, les iremos comentando).
A eso de las 23.20h cambiaba la iluminación de la sala y sonaba la banda sonora de “El Padrino” a modo de intro. Pocos instantes después, salían a escena Cyan para sorprender al público con un comienzo de concierto con temas que no son de “Delapso”, último disco de este quinteto de Barcelona. Lo más notable fueron los fallos técnicos, sobre todo en el “no retorno” que sufría Javi Fernández, y que convulsionaron la actuación al menos hasta la 6ª canción. Poco a poco fueron apareciendo los temas de “Delapso”, que, con juicio asentado, estamos en condiciones de afirmar que es uno de los grandes discos del pop/rock nacional de este año 2013 que nos va dejando en estos días. Considero muy acertado que Cyan quisieran abrir boca con uno de sus temas ya antiguos más celebrados, “Turistas heridos”. A pesar de los fallos técnicos, sonó bien “Turistas heridos”, suponiendo un buen comienzo de actuación.
Se agradece que Cyan en directo expliquen o desentrañen las historias que cuentan. Si en su anterior visita a la sala El Sol nos explicaron la historia real de “Philippe Petit”, 2º single del disco y de hecho la primera pista que sonó del mismo en este concierto que les estamos contando, en esta ocasión era el turno de desentrañar el sentido de “Síndrome de París”. Ese síndrome viene derivado de las expectativas altas y a la postre defraudadas que podemos padecer sobre algo (es lo que los japoneses experimentaban al visitar París, tras las bonanzas exageradas descritas previamente a su visita sobre la capital francesa).
El grupo buscó que la experiencia fuera lo más distinta posible y con el margen de maniobra que les conceden sus 3 discos editados hasta la fecha, incluyeron algunas variaciones en el set list en tanto a la selección de canciones y sobre todo, muy importante en el plano efectista, se alteró mucho el orden de aparición de los temas. Creo que de “Delapso” sonaron todas las canciones, salvo “Enfilando tu hoguera”, que precisamente es el pasaje que menos nos llama la atención de este notable lp.
Se fueron guardando para el final trallazos como “Un colectivo de raro propósito”, que cada día que pasa se afianza como un clásico de Cyan, a pesar del poco tiempo que ha transcurrido desde que vio la luz, y por ejemplo el grupo decidió cerrar con “Solo es una herida”, que por otro lado es el último single hasta la fecha de “Delapso”. Cyan, de hecho, han estrenado su videoclip en las últimos semanas, el cual les recomendamos que vean, ya que es bastante curioso, aún sin llegar a lo excelso (por lo original y la técnica) del de “Un colectivo de raro propósito”.
Dentro del setlist elaborado para este jueves 19 de diciembre de 2013 en Madrid, los de Barcelona no quisieron prescindir de su buena versión de “Salitre” de Quique González. La misma supuso un combo de versiones en el tramo final de actuación junto a otra versión, muy arriesgada y personal, de “La leyenda del tiempo” del mítico Camarón. Javi, antes de comenzar, nos introdujo a la misma y apuntó que la hacían desde el máximo respeto.
Personalmente en “Discos, música y reflexiones” nos gusta mucho “Belva”. Por lógica, no faltó este trallazo que resulta en directo este remarcable tema de “Delapso”. Sin embargo, creo que en “Belva” hubo una variación vocal por parte de Javi o al menos eso me pareció a mí en un momento de la canción. Aunque nuestros videos son un poco guarros y de malísima calidad debido a la cámara que tenemos, les hemos insertado arriba de este párrafo el que grabamos de “Belva” y hemos subido a nuestro canal en Youtube para que comprueben si hay omisión de verso entre la 2ª estrofa y 2º estribillo como a nosotros nos parece.
Cyan se ven con fuerza y seguridad. Prueba de ello es que en los bises, Javi salió solo a escena, armado de guitarra acústica y pidió que toda la sala El Sol se sentara en el suelo (nosotros lo hicimos con cierto riesgo, bordeando los restos de un cubata fallecido que había por ahí) y se guardara un silencio sepulcral para interpretar una canción de discos anteriores (la cual no tengo fichada aún, discúlpenme) en acústico y sin ayuda del micro en las voces; y la cosa funcionó a la perfección. Si no, vean al público sentado en la siguiente imagen debajo de este párrafo. En “Belva”, sin han visto el video, también han podido ver que consiguieron poner al público de cuclillas en mitad de la canción.
En los bises Javi se desmadró tras este capítulo íntimo que acabamos de comentar y hasta se metió entre el público, abriéndose paso entre la gente cual Moisés a través del mar, consiguiendo unos pasillos humanos más que razonables para sus idas y venidas; esto se ve en la foto de debajo de este párrafo. Cyan completaron casi hora y media de actuación, ofreciendo un espectáculo con acertadas variaciones con respecto al que ofrecieron unos meses atrás en el mismo lugar. Se valieron de “Delapso” en su práctica totalidad (en el tramo final no faltó “Ballet mental”, que no se nos olvide, ni la gran “Aquitania”, que esta vez no tuvo el privilegio, que a alguno le chocaría en su día, de abrir el concierto, sino que apareció a la media hora de actuación, cuando la gente ya estaba bien metida en el asunto) y escogieron muy bien los temas de discos anteriores para completar el setlist, además de las notables versiones de otros artistas ya comentadas.
Javier Fernández como cantante y frontman estuvo a tope, superando los problemas técnicos, que sobre todo le afectaban a él. El resto de los Cyan, donde destaca mucho la actitud en el escenario (muy intensa) y forma de tocar del guitarrista Jordi Navarro, estuvieron muy bien ensamblados. Lo que sí nos dio la impresión es que Cyan han cambiado de batería respecto a la vez anterior que les vimos; no lo pudimos contrastar, ni, si en realidad fue así, el motivo del cambio. Abajo un expresivo Jordi Navarro.
Lo importante sobre todo son las sensaciones generales y creo que son muy buenas. Esas sensaciones transmiten que Cyan son ya una gran banda o por lo menos tienen maneras de ello. Tienen tirón de público y eso lo demuestra que en un periodo corto de meses han llenado 2 veces la sala El Sol. En esta ocasión, no lo tuvieron fácil. Primero tuvieron que soportar un aplazamiento y cambio de recinto y luego, ya inmersos en el concierto, tuvieron que pelear con fallos técnicos sobre todo en el inicio, pero que también se prolongaron en menor medida a lo largo de la actuación. Con todo, la cosa salió bien al final. 
Cyan cuentan con un Javi Fernández (en la foto de aquí arriba socorrido en plena canción de los fallos técnicos que sufrió) en estado de gracia compositivo, o al menos así lo demuestran muchas de las canciones de “Delapso”. Siguiendo con esta línea compositiva y de trabajo, Cyan seguramente pasarán a ser una de las bandas de referencia de los años venideros, entrando en la esfera de repercusión y alcance de bandas consolidadas con los Lori Meyers o Love Of Lesbian. Nosotros apostamos por ello. Estos chicos de Barcelona están trabajando muy bien en todos los sentidos, tanto en su último disco, como en sus videoclips (todos los de los últimos singles son muy buenos en mayor o menor medida), como en su directo.
Da igual que las cosas se les pongan difíciles. Cyan salen adelante y además con solvencia. Al finalizar el concierto no nos quedamos a hablar con el grupo (ya fue mala suerte para nosotros que el único día que tenía que madrugar esa semana fuera precisamente el viernes siguiente) y solamente pudimos hablar muy de pasada con toda la plana de Promociones Sin Fronteras, Mónica Caballero, Cookie y Pablo Camuñas (al que agradezco que contara con nosotros una vez más para un evento como éste) y vimos por ahí a gente como Maryan Frutos de Kuve, que estaba de conversación con la telonera Ana Muñoz al finalizar la actuación.
Por tanto, no pudimos preguntar a Javi o a cualquiera de los Cyan sobre el resultado de 2013. Nosotros creemos que les ha ido muy bien. Deseamos a Cyan que el 2014 les vaya si cabe mejor y sigan sumando adeptos y creciendo en el mundo de la música, ya que su propuesta pienso que así lo merece. A veces, se hace justicia.

No hay comentarios: