sábado, 15 de diciembre de 2012

U2 - The Joshua Tree (1987)

Por cierto, antes de nada, decirles que la fase de votación de la VII Edición de los Premios 20Blogs ya ha comenzado, y agradeceríamos mucho si nos conceden su voto en la categoría de música, donde llevamos 2 años consecutivos quedando en 3er. lugar; a ver si ganamos de una vez, aunque creo que este año el ganador de cada categoría lo elige un jurado y no gana el más votado directamente.

IMPORTANTE: este año, cualquiera de ustedes puede votar; sí, ya no hace falta ser bloguero y participar en el programa, sino que con estar registrado como usuario en http://www.20minutos.es es suficiente para poder votar. Agradeceríamos que si este blog les gusta, se tomen la molestia (si lo consideran oportuno y adecuado) de registrarse como usuario y posteriormente votarnos en el siguiente link: http://lablogoteca.20minutos.es/discos-musica-y-reflexiones-1578/0/. Cualquier ayuda es poca. Damos las gracias por anticipado. Quizás, también por ello, para llamar más la atención, me sorprendo escribiendo hoy sobre “The Joshua Tree” de U2.

Y me sorprendo, ya que tenía pensado meterle mano a “The Unforgettable Fire” o al “Pop” de 1997, pero el carácter masivo de esta obra, me ha hecho que, contra todo pronóstico, sea el protagonista del post de esta semana. Da la casualidad de que el sábado pasado hicimos nuestro programa en directo a las 16.00h en RUAH sobre el “War” del año 1983 y que hace casi un año que “Achtung Baby” fue el post semanal (cosa que he mirado ahora mientras escribo, descubriendo esta coincidencia de que ya era hora por tanto de un nuevo post escrito de U2).

Tanto de qué hablar y tan poco que contar que no se haya contado… Estamos ante uno de los fenómenos masivos mundiales del rock de la historia. U2 en los días que se editó este “The Joshua Tree”, eran la mayor banda del mundo, ya que Queen comenzaban a acusar el progresivo deterioro de la salud de Freddie Mercury, Pink Floyd ya no eran los que eran (Roger Waters out) y bandas como Dire Straits comenzaban su ocaso hasta su separación.

Por ello, Bono, The Edge, Clayton y Mullen jr. encontraron el momento idóneo para hacer saltar la banca. El grupo se tomó su tiempo para editar su nuevo disco tras “The Unforgettable Fire”. Fueron 3 años de hiato entre disco y disco, cuando en los 80 el ritmo de producción de las bandas era mucho más frenético, siendo comúnmente de lp por año. Entre medias, el grupo se convirtió en uno de los triunfadores del evento Live Aid, con una actuación para el recuerdo, y que por tanto permitió que el grupo dejara una buena estela de su presencia hasta que retornaran un par de años después.

La estética del grupo había evolucionado. The Edge con barba y pelo largo (sombrero al uso para taparse la alopecia, por otro lado), Bono con una coleta tersa en su cabellera, chalecos de cuero y botas de cowboy, y, bueno, los llamados “los otros 2”, Mullen Jr. y Clayton no cambiaron mucho; quizás si el bueno de Adam Clayton, sofistificando algo más su imagen, con un pelo muy cortito y unas gafas que le daban un aire más depurado que sus pintas de discos anteriores, con un medio afro rubio que daba mucho el cante.

Realmente “The Unforgettable Fire” ya marcaba las pautas sonoras de “The Joshua Tree”; es decir, que el disco no supuso un viraje en el estilo de U2, como sí se podía apreciar entre “War” y “The Unforgettable Fire”, sino que más bien, lo que hicieron los U2 fue sellar un lp que tenía unos temas mucho más masivos y con gancho que los ya de por sí muy buenos que incluía su 4º disco de estudio del año 1984. El comienzo es arrollador, ahora lo verán.

Otra cosa es que Brian Eno y sus matices electrónicos de producción es que se hicieron más grandes en este lp, cosa que ya había apuntado en “The Unforgettable Fire”. Eso se ve en esa intro arrolladora, que viene de lejos, de “Where the streets have no name”, con el mayor momento de The Edge de su historia a las guitarras. Un riff que echa para atrás, tanto como la fuerza con la que Bono entra al micrófono. Los subidones de intensidad generan el mismo impacto que las olas de un mar picado te provocan cuando te metes al mismo en una playa, y la épica en ciertos momentos del estribillo no tiene límites. Es la canción “explota-estadios” por excelencia del grupo. Una pieza que no se concibe de interpretar en un sitio que no sea un recinto al aire libre con capacidad para no menos de 50000 personas. Uno de los mejores temas del disco y de U2 en general, pero que compite encarnizadamente con los 2 siguientes por ser el mejor de la obra .Y eso no está claro, ya que las 3 canciones del inicio son muy buenas, pero de estilos muy distintos, con lo que la comparación es difícil e incluso innecesaria, ya que por ejemplo la siguiente “I still haven’t found what I’m looking for” baja el pistón de la épica y nos regala un medio tiempo cercano al country pop. Esta canción es cálida, cercana, nada pretenciosa (aunque pueda parecer lo contrario) y llega al público por su sencillez, contrastada mucho con la ampulosidad de la canción que la ha precedido. El videoclip en Las Vegas es muy gracioso, con The Edge poniendo a veces algunas caras de sopor muy notables mientras que toca la guitarra, soportando a Bono cantando a pleno pulmón a su lado, y sobre todo con Adam Clayton con una actitud disoluta y desinhibida en el final del video, con un botellín en la mano, pitillo en la boca y pillando un taxi, envuelto en lo que estimo era una borrachera de puntillo gracioso. Y es que salvo el videoclip de “With or without you”, siguiente canción y que conforma esta trilogía de apertura brutal, rodado en estudio y algo soso, los clips son muy llamativos (no olvidemos el jaleo que montaron en Los Ángeles en la azotea de un edificio el grupo, obligando a intervenir a la policía, ante el lío que se había organizado en la calle abarrotada de gente); por cierto, en el programa “Despierta Alcalá” de RUAH, no hace muchas semanas, y comentando este disco, dije que el video de “Where the streets have no name” había sido rodado en New York. Corrijo aquí el patinazo en antena. Pues lo dicho, ahora cambiamos de registro o estilo para dar paso al tercer hit descomunal de “The Joshua Tree”. Esa balada atormentada que es “With or without you”, donde la mano de Eno en la producción es patente, es de las preferidas a nivel mundial del grupo. La canción rompe en momentos de intensidad notables, con esos coros de Bono desgarrados, y la parte final instrumental, con The Edge en estado de gracia permanente en el disco, son de lo mejor del disco. Una canción realmente bonita y un inmortal del grupo, al nivel de las 2 canciones que la anteceden en la obra que nos ocupa. Quizás se mete toda la carne en el asador de inicio y luego el disco va poco a poco entrando en terrenos menos evidentes y de menor relumbrón. De esta forma, U2 dieron forma a una de las aperturas de disco más aplastantes e impresionantes de la historia de la música. Se vuelve al rock, aunque con un regusto amargo y alejado de la épica, en “Bullet the blue sky”. Un tema que se haber sido producido de otra forma este “Bullet the blue sky”, no hubiera desentonado en el “War” del año 1983 que comentamos en el programa del pasado sábado en RUAH. Es normal que de primeras no entre, y más tras ser “la pobrecita situada tras el trío de apertura”. Gana con el paso del tiempo y destaca por las distorsiones de la guitarra de The Edge, siendo uno de los pasajes donde más afilada y agria suena del disco. “Running to stand still” evidencia el sonido country de forma muy clara (mucho más que en los retazos que se podían intuir en “I still haven’t found…”), y con su carácter íntimo y acústico supone una composición de perfil bajo, muy sentida, que demuestra el gusto de U2 por América; por cierto, que en su día en el post sobre “Battle Born” de The Killers se me pasó, me recuerda muchísimo lo que han hecho Brandon Flowers y sus amigos de Las Vegas con esa canción “Heart of a girl” de su último disco a esta “Running to stand still”, ¿a ustedes no? Me refiero a ciertos aspectos o momentos, evidentemente. Esos alaridos-coro de Bono son clásicos dentro del envoltorio de este “The Joshua Tree”. Bonita pieza y, si reparan en ello, más variedad estilística aportada al disco, al no haber repetido estilo ni texturas en los 5 primeros temas. Tras este momento íntimo, con toques de armónica, pasamos a “Red Hill mining town”, un tema que va ganando fuerza y que destaca por sus arreones de intensidad. Destaca mucho aquí la base rítmica, ese tandem de Mullen Jr y Clayton, a los que la producción ha querido dignificar en este momento, ya que los arreglos de Eno y las guitarras de The Edge, en el plano instrumental, ha sido lo que más ha llamado la atención hasta el momento. Buen estribillo, quizás su aspecto más válido, en el que Bono se muestra con cierta rabia al entonarlo.
Uno de los momentos de pop rock más luminosos es “In god’s country”, con unos riffs de guitarra del sr. Evans, The Edge para los amigos, que destacan mucho. Quizás es de los instantes menos destacables del disco, y es que teniendo compañeras de obra tan potentes, es fácil palidecer en las comparaciones respecto a las mismas. Ahora llega “Trip through your wires”, de clara influencia country, visto desde el inicio con esas armónicas. Más allá de ser evidencia del vistazo a América que U2 transmitían en el disco, tampoco es otro tema memorable y junto a “In god’s country” suponen el pasaje menos llamativo de la obra. No obstante, no se preocupen, que en el tramo final el grupo remonta en cierta manera el vuelo. “One tree hill” es de los temas menos épicos y más relajados de “The Joshua Tree”. Los punteos de The Edge se mueven gráciles, e incluso saltarines, en una pieza que en el plano oculto del disco, suele gustar bastante a los seguidores más acérrimos de U2. Es en su tramo final donde se imprime un poco más de velocidad a la melodía y Bono se suelta más en el apartado vocal, sino tenemos en cuenta su epílogo final, claro. “Exit”, penúltima pieza del disco, es una rara avis dentro del conjunto. Su cierta experimentación, con claros cambios de humor, que van de lo íntimo y casi imperceptible, a un trueno sonoro lleno de fuerza y la mayor rabia del disco, pueden ser ejemplo de los caminos que tomarían el grupo en el siguiente disco “Achtung Baby”. Cosas como la maravillosa “The fly” podrían tener aquí un punto de partida. Se finaliza de forma muy sentida y recogida, con la interesante “Mothers of the dissapeared”. Una canción nuevamente implicada, en este caso con las cruentas situaciones vividas en las dictaduras de Argentina y Chile y las desapariciones de disidentes, eliminados y diluidos por esos regímenes autoritarios/dictatoriales. Un bonito homenaje humanitario, con el que U2 cierran su disco por antonomasia, aquel que les permitió llegar al estatus de superestrellas imperecederas.

Si el otro día al hablar de Rick Astley y su disco de debut, hablamos de fenómenos mundiales a nivel músical del año 1987, U2 serían los otros triunfadores claramente. Sobra decir que Rick y U2 no eran competencia directa y sus propuestas están claramente diferenciadas.

“The Joshua Tree” arrasó y permitió a estos 4 irlandeses traspasar la última puerta del éxito mundial, convirtiéndose en leyendas. ¿Grupos que lo hayan conseguido después? Pues quizás Nirvana con su grunge, ya que creo que ni en su día Oasis o Blur, ni Coldplay, ni The Strokes, ni The Killers, ni Arcade Fire de momento han llegado a tal nivel de histeria colectiva masiva.

Para muestra un botón: el “Melody Maker” vino a poner en portada de uno de sus últimos números de 1987 al grupo (la foto que encabeza el artículo la he sacado de ahí) y tituló el número como “1987: el año de U2”. Pues así fueron las cosas y así se las estamos recordando. Este disco demostraba el gusto del grupo por América y su fascinación por el tema, cosa que no solamente se ve en los guiños sonoros al country, sino en temas como en “Bullet the blue sky” en su letra (¿quién no recuerda a Bono en el video desde México D.F. interpretándola con aquel paraguas con la bandera de los Estados Unidos, haciendo movimientos de drive de golf?) y en los videoclips grabados para “Where the streets have no name” o “I still haven’t found what I’m looking for”.

El posterior disco en directo “Rattle And Hum”, aderezado con algunas versiones de clásicos como Hendrix y que incluyó el masivo hit, número 1, de “Desire”, vino a plasmar la esencia U2 de aquellos días. Como documental de un grupo arrollador a nivel de masas en su mejor momento histórico, no tiene precio. Supongo que el grupo tuvo que tomar perspectiva para no perder la cabeza tras toda la vorágine que rodeó a “The Joshua Tree” y su promoción, y por ello “Achtung Baby” no vería la luz hasta 1991; aún así, a Bono le fue imposible mantenerse sobrio y a partir de aquí comenzó su mesianismo sin fronteras y esas cosas que se sacaba de la manga, como los futuros alter-ego que se creó con The Fly o Mr.McPhisto (me como un pisto… Perdónenme la gracieta, pero así me ha salido).

La portada en blanco y negro, con fotografía de Anton Corbijn, también ha quedado para la historia, y es que todo lo que rodea a este disco es mítico. También supuso el comienzo del gusto del grupo por dar títulos largos a sus canciones, cosa que repetirían en sus discos posteriores en algunos temas. Personalmente estimo que el disco no es tan redondo como nos lo pintan. El poder de sus 3 temas de inicio es arrollador, pero creo que “Achtung Baby” es mucho más perfecto y además arriesgado.

Lo que no podemos negar es que este “The Joshua Tree” es de los álbumes más exitosos de la música moderna y marcó una época, un momento. Creo que U2 no volverán a editar discos que lleguen al nivel emotivo que tenían en conjunto sus grandes obras pasadas, pero el regusto masivo se les quedó marcado desde este año 1987 y cualquier gira que hagan arrasará; al respecto, tengo pendiente de verles en directo (una de mis grandes carencias), a ver si regresan por Madrid y pillo entrada para cuando sea. Pues esto ha sido “The Joshua Tree” y mi humilde (y siempre discutible) opinión. Digiéranlo como puedan.

Sobre nuestro programa de radio, estamos en semana de reiteración o repetición y tanto hoy a las 16.00h como el miércoles a las 23.00h en RUAH y en &radio, sonará el programa sobre “Duke” y Genesis. El programa sobre Kraftwerk y “Electric Café/Techno Pop” ya lo subimos a Ivoox. El próximo sábado habrá nuevo programa en directo. Ya crearemos el evento en Facebook anunciando sobre quién irá. Estén atentos.

2 comentarios:

ANRAFERA dijo...

Excelente album! Enhorabuena por este "musical" blog. Me tendrás por aquí en mas de una ocasión, me encanta la musica y tus entradas.
Saludos.
Ramón.
P.D.: Lo bueno de los concursos es conocer los trabajos de otros bloggeros. Me alegra haber llegado aquí.

Abacab dijo...

ANRAFERA, yo igualmente alegre de que hayas llegado aquí y te pases todo lo que estimes oportuno.

Saludos y gracias por escribir.