sábado, 12 de septiembre de 2009

2007 Crowded House - Time On Earth

Quizás un apartado en el que no hemos ahondado mucho en la historia del blog, son los regresos acertados. Creo recordar que en ese aspecto solamente hemos tratado “Black & White 050505” de Simple Minds, y no es que se dé el caso de que Jim Kerr y los suyos hayan anunciado en alguna ocasión que lo dejasen. Pasó lo mismo con R.E.M. y su “Accelerate”.

Sin embargo, hoy sí que se da la ocasión de una banda que se disolvió y que tardaron una década en volver a juntarse contra todo pronóstico. Efectivamente, 1996 supuso el fin de una exitosa trayectoria de la banda australiana Crowded House, con el lanzamiento de su recopilatorio “Recurring Dream”. Esta banda liderada por Neil Finn, fue una de las formaciones que mejor definieron el pop sentimental y melódico desde mediados de los 80 hasta su disolución; canciones como “Four seasons in one day” o la mundialmente conocida “Don’t dream it’s over”, corroboran esta afirmación que les hago.

Neil Finn inició varios proyectos en solitario, como por ejemplo aquella aventura de la mano de su hermano en The Finn Brothers, que nos reportó alguna que otra aceptable canción como “Nothing wrong with you”. Hay que decir que ninguna de las tentativas de Neil al margen de Crowded House le reportaron el éxito que tuvo con su banda, aunque sí se mantuvo la aceptación por parte de la crítica de manera general.

Como suele decir Julian Ruiz ante los regresos después de mucho tiempo de las bandas: “hay que comer, ya que los royalties no dan casi dinero a estas alturas”. No obstante, a la hora de plantearse la refundación de Crowded House, había un elemento que no sería el mismo. El batería Paul Hester tras haber estado sumergido en una fuerte depresión, se quitó la vida unos años atrás. El resto de la banda con Nick Seymour al bajo y Mark Hart a la guitarra y teclados, (tras el letargo en el que se encuentran ahora inmersos Supertramp) sí que se reincorporaron al trabajo. Para suplir la baja de Hester, se unió a la banda un batería que me recuerda brutalmente a uno de los personajes de la serie “Futurama”.

El resultado de la reunión se concretó en el disco “Time On Earth”. Desde mi punto de vista un orgulloso regreso tras tanto tiempo y separación oficial del grupo. En la mayoría del disco nos encontraremos temas relajados y reflexivos, muy en la tónica que era habitual en la primera etapa de la banda, con algún que otro momento puntual de energía e incluso experimentación. Pasemos a ver cuáles son sus bondades.

Desde el inicio del disco, Crowded House se muestran sentimentales en su sonido. “Nobody wants to” es un claro ejemplo de ello. Las marcas de sonido de estos australianos parecen haber permanecido inmutables al paso del tiempo y al largo periodo de separación que sufrieron. Neil Finn sigue demostrando con canciones como la que abre el álbum, que es un experto a la hora de componer canciones que llegan a tocar la fibra sensible. “Don't stop now” es una canción pop más ligera y rápida que la sentimental “Nobody wants to”. Sirvió igualmente como primer sencillo del disco. Dispone de un mayor ritmo e inmediatez, partiendo de la sencillez de su estribillo, que consiste tan solo en la repetición del estribillo. No suena nada mal. Vagamente nos puede evocar a “When you come”, aunque con algo menos de frenesí vocal por parte de Finn. “She called up” muestra el lado alegre y simpático del grupo. Recordando claramente a brillantes momentos del pasado como “Now we're getting somewhere”, es una canción luminosa y rebosante de felicidad y optimismo en lo que a su sonido se refiere. “Say that again” tiene un carácter más sombrío y destaca por su rítmico bajo a cargo de Nick. Tiene un sonido algo subterráneo y menos reluciente que otras canciones de la banda. El estribillo que contiene es de los que más pegadas tiene en el conjunto del álbum. “Pour le monde” es un canción de corte melancólico, que devuelve la calma que nos podría haber quitado el énfasis del estribillo y ciertas partes de “Say that again”. “Even a child” comienza con brío con una animosa guitarra, que nos puede aportar nuevamente alegría. Mucho brillo y energía positiva para uno de los temas más animados de la obra hoy propuesta. “Heaven that I’m making” es una de mis preferidas. Con su ritmo pausado y su estructura cíclica de vuelta al estribillo, genera una placentera calma. Neil se queja de que “este paraíso que estoy creando, no puede llegar lo suficientemente rápido”.“A sigh” es una pieza casi acústica y de las más sentidas del disco (y eso es decir mucho). En esta parte central, tan solo será “Silent house” la que tendrá algo más de intensidad, sobre todo en la parte final de su estribillo, ya que “English trees” es tema suave y un sentido homenaje al desaparecido anterior batería de la banda. En cierta parte de la letra parece haber una absolución entonada por Neil cuando dice “todos tus crímenes están perdonados”. Por decirlo de alguna manera es el “Wish you were here” particular de Crowded House, apoyada en un sonido suave y sentido. La verdadera joya de la corona, desde mi punto de vista, es “Walked her way down”. Es el tema más enérgico del disco, ayudado sobre todo por Finn y su entrega. El sonido de las guitarras suena con mucho arresto y es una canción única en su especie dentro de este relajado y sentido lp. Quizás este hecho hace que destaque más respecto a las otras. “Transit lounge” es el tema más experimental del disco. Con arreglos electrónicos y ciertas programaciones, con ayuda de acertados coros femeninos, se crea una composición para disfrutar de largas estancias en los aeropuertos. Finn alterna momentos susurrantes con otros de mayor intensidad en lo que a la voz se refiere. “You’re the one to make me cry” es una importante balada, que siguiendo en la línea de buscar ejemplos comparativos con otras canciones anteriores de la banda, me recuerda mucho a “You’re not the girl you think you are” y no me refiero únicamente al título. Instrumentalmente destaca por sus arreglos de corte clásico, que le dan mucha elegancia. Estupendo final (otra semana más) de la mano de “People are like suns”. Se me quedó muy marcada esa frase que dice “la gente son como soles, están ardiendo en su interior”. Tiene un regusto optimista que me gusta para terminar un disco muy humanizado.

Nuevamente sigo con la intención de hacerles una propuesta musical adecuada a las fechas en las que nos encontramos. También nos encontramos con otro caso en el que solamente la experiencia personal me justifica, ya que hace 2 años, tuve la suerte de acudir a la gira de presentación de este disco. Fue el 30 de septiembre de 2007 cuando se programó un concierto en la Sala Arena, para posteriormente ampliar aforo a La Riviera ante la buena respuesta popular en la venta de entradas.Aquel día, curiosamente, la seguridad estuvo bastante permisiva. Por ese motivo, les dejó flanqueando estos párrafos las mejores instantáneas que pude sacar. La situación, como los seguidores habituales de este blog sabrán, cambió radicalmente un mes y medio después en el concierto de Interpol. El concierto duró hora y tres cuartos. Estos australianos, prepararon una exquisita selección de las mejores canciones de la historia de la banda y varios temas del disco hoy presentado. Echar en cara a Neil y sus compañeros dejar de lado “Walked her way down”. Hubo instantes sumamente emotivos, como por ejemplo cuando sonaron los acordes de “Don't dream it's over”.Time On Earth se puede considerar un perfecto ejemplo de orgulloso y magnífico regreso. Es cierto que comercialmente hablando y en lo que a repercusión mediática se refiere, el resultado no fue tan importante como los picos de popularidad que alcanzó el grupo en 1986 o 1996 gracias a temas como “Don't dream it's over” o “Weather with you”. Lo que desde aquí les estoy valorando como orgulloso o acertada reunión, estriba en la calidad de la obra entregada. Canciones como “English trees” o “Walked her way down” lo justifican. A nivel personal he de destacar también, que en aquel concierto tuve la ocasión de conocer en persona a Neil Finn y a Mark Hart. Con el primero no pude más que estrecharle la mano y con Mark al menos le pude comentar que 5 años atrás le había visto actuar con Supertramp.Estos muchachos cuentan en su discografía con una buena colección de canciones delicadas, emotivas y muy elegantes. Al hablarles de Prefab Sprout hace unas semanas, ya busqué sacar comparativa entre ambas bandas. Por fortuna, el paso del tiempo y la larga interrupción de actividad de la banda en conjunto, no mermó su buen hacer a la hora de componer canciones. Lo único que sucede con estas bandas medianas, es que cuando paran y regresan, es complicado que vuelvan a suscitar el mismo interés que tuvieron en su primera parte. Hay varios ejemplos: Tears For Fears, The Lightning Seeds etc.

Quiero decir que “Time On Earth”, para aquellos que conocemos a Crowded House fue un más que decente regreso y nos agradó mucho escucharlo. Sin embargo, a nivel generalista, promocional y mediático no se le prestó demasiada atención. La portada se compone de unos bloques cuadrados que parecen cajas forradas de papel de periódico, un esquelético árbol y una serpiente gigante llevándose a la boca a un hombre. Curiosa portada sin lugar a dudas.

He de decirles que ando algo perdido sobre los movimientos actuales de Crowded House. Si no se ha producido nueva ruptura, debería de estar cerca el lanzamiento de un nuevo disco en las próximas fechas. Si esa fuera la situación y si lo que se publica tiene un nivel incluso ligeramente inferior al del lp hoy revisado, volver a sentarse a escuchar a Neil Finn y su banda valdrá nuevamente la pena.

13 comentarios:

Zinquirilla dijo...

Me gusta bastante este grupo. Como anécdota, supe de ellos porque un día mi hermana me dio un casette de una amiga asegurándome que aquellas canciones me gustarían. Y así fue Y bastante. De hecho, un viaje en carretera sin el Don't dream it's over, no es lo mismo.

Y también curiosamente estuve a punto de ir a ese concierto de septiembre del 2007.

Saludos.

dijo...

Siempre es divertido montarse a la máquina del tiempo musical que es este blog. Aunque ahora todo esté impregnado de lo retro y nos bombardeen con décadas anteriores, aquí hay hallazgos que pasan inadvertidos para el recopilador distraído-

Milhaud dijo...

De Crowded House la verdad es que me gusta mucho su primera etapa, pero tras el regreso les veo bastante insulsos. Han madurado, y con ello han perdido parte de la chispa que les hizo tan grandes en la segunda década de los años 80.

"Time On Earth" no es mal disco, pero no tiene canciones mágicas como "Private Universe", "Better Be Home" o "Four Seasons In One Day".

Deprisa dijo...

Coincido plenamente con Milhaud. Nada más que añadir.

serreina dijo...

Vaya, has hecho que recuerdo temas que tenía olvidados de mi juventud (aún soy joven, pero ya no tanto), y aunque nunca he tenido en propiedad un disco de esta banda, si que he tenido varios de sus temas en distintas recopilaciones de lo mejor del año, que en esos tiempos compraba (como los BOOM¡, no se si los recuerdas).
Me dan ganas de comprar este nuevo disco, aunque ya lleve dos años en las estanterías. Ten por seguro que en mi próxima visita al FNAC, lo he de buscar, y si esta aun precio razonable, lo comprare, y ya te comentare que te parece.

Saludos

Señor Werty dijo...

“hay que comer, ya que los royalties no dan casi dinero a estas alturas” cuanta razón, supongo que eso y que a muchos grupos les puede el éxito de sus primeros trabajos es por lo que vuelven a juntarse muchpos grupos, eso si, con suerte dispar, por ejemplo hoy me he enterado que ha sacado nuevo disco "bananarama" hehe

sau2

Abril Lech dijo...

Vengo de otro Blog de música, no se si pertenecen al mismo autor porque ya estoy mareada y al mismo tiempo me he quedado colgada escuchando temas bellísimos y el reloj me dice que tengo que irme a trabajar! Amo todo loq ue tenga que ver con la música de manera que pasar por aquí ha sido un verdadero placer. Te invito a conocer mi Bello Abril, y si te gusta te invito a votar por mi en los Premios 20Blogs. Gracias!"

jairo F.Quindós dijo...

Abacab grande el Don´t dream It´s over, me encanta este temazo. Dios si es que siempre lo ponen en kiss Fm y no veas como me gusta, buen trabajo y de nuevo me has descubierto un grupo que por edad apenas conocia.
Un saludo esta semana me toca entrevista con juan a mi ya estoy nervioso.

Deprisa dijo...

Y aprovecho para hacerme seguidor ;)

Deprisa dijo...

Hoy a partir de las 00:00, en mi blog nos vemos las caras. Un saludo.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Enhorabuena has consegido el premio del Pack Zurdo y la camiseta.

Mándanos la dirección donde quieres que te lo mandemos:
info@luzdegasradioblog.es

Mariano Zurdo dijo...

Enhorabuena por lo que has aportado al concurso, de verdad. A parte de la calidad de tu blog, has aportado mucha vidilla, ¡colchonero, que eres un colchonero!

El pack zurdo vuela hacia tu buzón...

Abacab dijo...

Ufff! 12 comentarios esta semana! Cuánto trabajo, pero qué alegría!! Vamos por orden.

Zinquirilla, me encantan esas historias personales que hay detrás de la música. En algunos post, también a veces cuento como llegué a conocer el grupo. Es una pena que no fueras al concierto, pues fue excelente; al menos espero que con las fotos que he colgado y la pequeña reseña al mismo, te hayas quitado una pequeña espina.

Tú, celebro que disfrutes con estos viajes en el tiempo y a través de la música que realizo. Efectivamente, suelo ir a ítems que están excluidos de los recopilatorios tradicionales.

Serreina, me alegra sobremanera que el post te haya planteado la posibilidad de adquirir el disco. Realmente eso es lo que busco, levantar el interés por el álbum del que hablo. Es probable que sea difícil de encontrar, a pesar de no ser muy antiguo, pero es que la repercusión a nivel de nuestro país tampoco fue demasiado grande, menos en lo del ensanche moral de ampliar aforo en Madrid. Esperaré tus comentarios sobre el mismo si finalmente lo compras o lo consigues por otros medios y lo escuchas.

Sr.werty, me has dejado de piedra: vuelven Bananarama! Lo que me faltaba por ver. Esa frase que tomé de Julián Ruiz es sarcástica, pero muy real.

Jairo, “Don’t dream it’s over” es una canción que llega al alma, a pesar de efectivamente estar muy sobreexpuesta en las radio-fórmulas. Para ti y para mi, estos grupos tienen un carácter especial, al recordarnos nuestros más tiernos años. La entrevista en Luz De Gas fue estupenda. Muy, muy agradecido quedo por tus palabras hacia este humilde blog. Llegaste a emocionarme. Sabes que el sentimiento por “Los mundos de Jairo” es mutuo y sincero, y que una de las cosas de los Premios 20Blogs que más valoro ha sido conocerte.

Deprisa, un honor verte como seguidor, pero creo que ya lo estabas como Deprisa Deprisa, o no sois el mismo? Me daré una vuelta por lo que dices en el otro comentario; será que sois varios, supongo. Bienvenido.

Luz De Gas, madre mía, he hecho doblete! Un honor conseguir el “Pack Zurdo” y la camiseta del programa. Siempre que puedo sabes que estoy en directo escuchando tu buena labor en las ondas.

Sr. Mariano Zurdo, preciosas palabras las tuyas hacia mi. Al igual que me pasa con Jairo, también me alegro de haberte conocido y tener presente tu blog. Tengo pendiente hacerme seguidor expreso del mismo y del de Serreina; a ver si tengo tiempo este fin de semana de darle el “click” al ratón. Un placer recibir el “Pack Zurdo”. Tengo serias dudas de por cual empezar de los 2 libros. Gracias por enviármelo a casa, aunque incluso hubiera podido pasarme un día por “La Clandestina” a recogerlo; no descartes una visita sorpresa quizás antes de la ceremonia de entrega de los premios. Dejo abierta esa posibilidad, si es que encuentro tiempo.

A todos, gracias por escribir.