viernes, 13 de noviembre de 2015

Javiera Mena - Otra Era (2014)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
El último artículo de disco, que llevaba la firma de Alfredo Morales, hablaba de una diva como Marina Diamandis y su más que aprovechable último disco de estudio como Marina And The Diamonds. Hoy continuamos con el proyecto musical y personal encabezado por una mujer muy a tener en cuenta: Javiera Mena.

Cuando acudí a la sala La Riviera hace unos meses a informar del concierto de Band Of Skulls, tuve ocasión de charlar con mi buena amiga Mónica Caballero de Promociones Sin Fronteras, quien había acreditado a “DMR” para la ocasión. Antes del concierto estuvimos un rato hablando de grupos y artistas y Mónica, conocedora de mi admiración por Najwa en lo musical, me mencionó a Javiera Mena.

Posteriormente, a los pocos días, vi en la hora diaria de música española o en español de Kiss TV el videoclip de “Otra era”. Con la canción me sucedió el hecho ocasional de que quedó en el poso del subconsciente algo de la misma que hizo que unas semanas más tarde me metiera en Youtube a recuperar la escucha de la canción y tirase del hilo. Para entonces, ya había tenido lugar el concierto de gira de Javiera, por lo visto un éxito, en la sala But, club Ocho Y Medio, de Madrid. La verdad es que mi proceso de acercamiento a la artista que hoy nos ocupa fue un poco disoluto, como pueden sacar en conclusión de estas líneas, ya que quizás no me preocupé de meterme en el asunto de forma inmediata cuando me lo comentó Mónica; consecuencia de eso, todo rodó aleatoriamente.

El caso es que fui conociendo cada vez más y más de esta cantante chilena y de su trayectoria, comenzando por los temas más emblemáticos de su último disco hasta ver cosas más antiguas como cierta versión del “Yo no te pido la luna”. Como curiosidad personal les mencionaré que su hit “Que me tome la noche”, en cierta readaptación, ha sido un éxito veraniego entre mi círculo allegado de compañeros de la oficina.

“Otra Era” no está editado en España (otro motivo bueno de haber ido al concierto de Madrid, donde supongo se habría podido comprar en el merchandising) y Mónica no me ha conseguido enviar ni copia para prensa ni carpeta en mp3 con el mismo. Por tanto, el artículo de hoy se basa en las escuchas de cabo a rabo que he realizado de forma cíclica en Youtube, donde está subido el audio completo.

Haciendo un poco de intro personal sobre Javiera, esta cantante y compositora de Chile se ha ido haciendo cada vez más compleja en sus melodías y aportando algo más de misterio puntual en sus canciones. Eso se podía ya apreciar en pasajes de su anterior disco “Mena” de 2010 (véase “Hasta la verdad”) y se ha hecho más decisivo en varios momentos de su último disco protagonista del artículo presente “Otra Era”. “Otra Era” es un lp sin desperdicio. Aprovechable en todas sus canciones y que resulta muy variado. A ratos es bailable, a ratos íntimo, a ratos desenfadado, a ratos profundo, a ratos petardero… Un compendio muy bien medido y bien estructurado.

Tenía muchas ganas de saldar mis “deudas” veraniegas con Gala y Pet Shop Boys para meterme con esta revisión. También es correcto decir que en cierta manera “Otra Era” de Javiera Mena me acompañó mucho este verano y decididamente es en el gusto personal uno de mis discos de 2015, por mucho que la edición del disco sea del anterior 2014. Vamos con ello.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Los olores de tu alma”: El disco abre oscilante e hipnótico con unas bases rotundas que no tardan en sumarse a los sintetizadores. “Los olores de tu alma” es una canción sincopada y algo a salto de mata en su melodía, pero que acierta en la apertura de este álbum. Es una canción enérgica. Tiene gancho en su estribillo que para nada abunda en la evidencia. El sonido puede ser algo petardero, pero tras la escucha total del disco creo que no acusa excesos en ese sentido. Es un tema alegre, saltarín y que transmite un buen sentido del ritmo.

2. “Otra era”: He aquí la canción título. Nominada al Grammy Latino, oigan. Y aquí veo la nominación como justa o que en este caso más bien ensalza al premio al que opta, ya que si el premio finalmente lo consigue lo único que hará es rubricar el éxito que en sí es esta canción. Con “Otra era”, la canción, Javiera Mena demuestra que tras años de carrera ha conseguido alcanzar plenitud y perfección. Estamos ante una canción elegante, donde la electrónica es más propia de un artista de país escandinavo que de una compositora del cono sur. Javiera canta en un registro más comedido y da la impresión incluso de ser una cantante anglosajona que se atreve a cantar en español. El videoclip grabado, que recrea en movimiento la portada del disco (con Javiera de torso desnudo, corte de pelo de nutrido flequillo sobre la frente y con unas gafas que le dan un toque oriental), es sencillo pero muy acertado. Por cierto, no hace mucho la anteriormente conocida como Hannah Montana, se puso estas mismas gafas para no sé qué evento. “Otra era” es de las canciones más elegantes que he escuchado en los últimos tiempos. Desprende buen gusto en casi toda su duración. Está claramente en mi podio personal de mejores canciones que he descubierto durante el último año.

3. “Esa fuerza”: Dejamos el embelesamiento refinado, lejano y misterioso de “Otra era” y afrontamos “Esa fuerza”. De título apropiado, ya que la canción adquiere poderío en su estribillo, donde Javiera ciertamente se desgañita, quedándole bien la apuesta. Es una canción que puede recordarnos en parte a la apertura del disco “Los olores de tu alma”, pero el ritmo de base es más directo, con más beats y menos carácter hipnótico. Es de esas canciones que tardarán en recordar hasta que no le den un buen número de escuchas al disco y es que “Esa fuerza” tiene el hándicap de situarse tras la acaparadora “Otra era”. Den tiempo a esta canción por tanto. Y tomen nota del sector final que se afronta en un tono superior al resto de la canción; todo un subidón.

4. “Sincronía, Pegaso”: He podido escuchar en alguna entrevista que Javiera Mena se queda como su canción favorita de “Otra Era” con “Sincronía, Pegaso”. En el momento que oí esa afirmación no coincidía con su autora, la cual también ponía voz a muchos fans que tienen a esta canción como predilecta; a día de hoy podría estar más de acuerdo. Estamos frente a una canción del sector de cierto misterio sonoro y donde nuevamente vemos las formas más refinadas y elegantes de la electrónica de Javiera. La letra, al igual que en muchos pasajes del disco, ofrece la ambigüedad que ustedes quieran darle, muy al estilo de lo que OBK han hecho desde hace tiempo. “Sincronía, Pegaso” ofrece paradas y cambios de ritmo geniales. El estribillo es otro acierto melódico, donde las repeticiones de palabras funcionan “Y déjalo ir. Pasa sobre ti. Rápido rápido, vuela vuela. Estás a punto de admitirlo, diciendo que sí que sí. Rápido rápido, vuela sobre ti. Dile que sí que sí, y déjalo ir”. E igual de importante que el comienzo y desarrollo, es muy importante que una canción sepa irse y “Sincronía, Pegaso” se marcha sigilosa y con unas notas entrañables. Por cierto, hay un video no oficial, con compilación de imágenes (muchas de ellas creo que están rodadas en Madrid) que es muy acertado (y lo dice uno que no es muy amigo de los videoclips impersonales; es decir, aquellos en los que no sale el artista o el grupo en el mismo).

5. “Pide”: Cuarteto de apertura brutal el que nos ha ofrecido “Otra Era”, alternando canciones potentes con otras que aun siendo también rotundas, apuestan por el cierto misterio en su sonido. Toca ahora relajarse y llega “Pide” con su electrónica de tintes ochenteros (muy del gusto esto de Javiera) que se mueve en un medio tiempo agradable que nos permite coger aire para el siguiente combo que nos arreará fuerte. Llega otro terceto de canciones intensas; abróchense el cinturón.
6. “La joya”: Quizás la canción pop y más accesible del disco sea “La joya”. Otra vez hemos de mencionar al videoclip que se grabó para este single. En él Javiera se divierte disfrazándose de heroínas del art pop como por ejemplo Carmen Sandiego o April O’Neill. Esta canción no ofrece tantos recovecos de producción como otras compañeras de disco, pero es un hit sin discusión alguna. Es una canción que siendo directa suena bastante relajada y llevadera, sin adoptar histrionismos. Creo que está estratégicamente muy bien situada en la parte central del disco.

7. “Que me tome la noche”: La canción más petardera del disco es “Que me tome la noche”. En esta canción, de letra ambigua nuevamente en la que quizás pueda haber lugar para cosas personales de la propia Javiera, la música suena con muchos beats y no se esconden los sintetizadores más llamativos y contundentes posibles. Su videoclip ha terminado por ser un clip con letra en el que se rinde tributo a un imaginario muy propio de las celebraciones del Orgullo Gay. Me gusta mucho “Que me tome la noche”. Javiera demuestra que rinde en el terreno que sea en “Otra Era”, ya sea con canciones más elegantes o menos evidentes, que con otras que se tiran a la yugular sin contemplaciones como es el caso de “Que me tome la noche”.

8. “La carretera”: Toca el turno de otra canción de hierro, de fuerza. “La carretera” se podría sumar al combo formado por “Los olores de tu alma” o “Esa fuerza”. Es una canción potente, de melodía firme, pero no tan “trompetera” como la predecesora “Que me tome la noche”. El puente entre estrofa y estribillo es lo que más me gusta de la canción, ya que en el mismo hay un giro vocal que me gusta mucho cuando empieza el verso “esto fue tanto distinto que me cuesta olvidar…”. Aquí no hay tanto desparrame, pero Javiera, que ya viene lanzada desde el estribillo desaforado que afronta al micrófono en “Que me tome la noche”, ofrece una energía más que notable en la voz de esta canción que también tardaré en entrarles; nuevamente el motivo estriba en que está detrás de un icono del disco como es “Que me tome la noche”.

9. “Quédate un ratito más”: “Pide” era hasta el momento el medio tiempo único del disco y ahora con “Quédate un ratito más” Javiera Mena nos regala una preciosa y delicada baladita que rompe con el conjunto de la obra, pero que para nada sobra en “Otra Era”. Es una canción que sirve para ir dándonos la despedida con el momento quizás más sentido del álbum.

10. “Espada”: De letra a tener en cuenta, “Espada” también es otro de los singles tótem de “Otra Era”. Nos encontramos con otra canción más accesible en su sonido y melodía, al estilo de lo que “La joya”, otro single del álbum, ofrecía. Si bien hay que apuntar que “Espada” tiene un sonido menos alegre y transmite sensaciones más serias y sobrias. Creo que está bien escogido en este caso acabar con un hit como éste. No funciona mal el primer paso de la balada “Quédate un ratito más” y luego este ya clásico del repertorio de Javiera Mena para dar por finalizado al álbum.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Con “Otra Era” Javiera Mena ha ampliado muchas cosas: seguidores, alcance global, espectro musical, nivel de culto… Todo positivo. A día de hoy es considerada una artista de culto, con lo bueno que ello puede conllevar. Este último disco ha terminado de situarla a nivel internacional, atravesando decididamente las fronteras de su país de origen; eso siempre es un triunfo mayúsculo cuando no eres estadounidense o británico.

Que la canción “Otra era” haya sido nominada al Grammy Latino y esté pendiente de ver si se lleva el gato al agua a día de hoy, no es más que el espaldarazo oficial. Este disco ha llevado de gira internacional a Javiera con notable éxito (lo de Madrid que nos perdimos fue por lo visto un triunfo de salir por la puerta grande) y suponemos que aún le queda recorrido, al menos hasta que Javiera edite el siguiente lp.

Las maneras demostradas en este disco, de portada controvertida por lo del pecho desnudo de Javiera en la misma, muestran un avance como compositora. Las letras a ratos son más evidentes que ambiguas, pero cada uno las puede hacer suyas como buenamente quiera. También me gusta del disco, ya lo sabrán los seguidores habituales del blog, el número de canciones de su listado: 10 temas, compacto y perfecto, ni uno más ni uno menos.

Con mi buen amigo Alfredo Morales suelo tener puntos de vista encontrados con los grupos. Él siempre quiere originalidad y que los grupos se alejen de ejercicios de estilo. Yo le rebato diciendo que si una canción suena bien, me da igual que el estilo lo hayan inventado o no el grupo en cuestión o que suenen parecidos a fulanito o menganito. En este sentido, Javiera Mena no nos ha descubierto América con “Otra Era”, de acuerdo, pero lo que sí ha conseguido es un compendio de canciones muy bien elaboradas que demuestran buen sentido del ritmo y en muchos momentos muy buen gusto. A mí me ha valido de sobra. Espero que a ustedes también.

No les estoy hablando este año de las redifusiones de nuestro programa de radio, ya que no hay continuidad, radiofórmula o emisiones en diferido en estos momentos en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH). Así que, o nos escuchan en directo o han de esperarse a que subamos el podcast a Ivoox. Lo único que puedo adelantarles es que el próximo sábado toca el 4º programa de la 7ª temporada en la que estamos inmersos. Aún no sabemos sobre quién lo haremos. Durante esta semana próxima iremos informando y el próximo viernes lo que habrá será un artículo promocionando dicho programa. La revisión de discos tema a tema retornará el 27 de noviembre, en 2 semanas, de la mano de Mariano González, al cual le llega el turno; tampoco puedo adelantarles de quien les hablará. Dirán ustedes que qué poco sé de este proyecto siendo el director del mismo, ¿no?