jueves, 24 de septiembre de 2015

Concierto Nacha Pop. La Elipa (19-09-2015)

No se imaginan el sábado que llevaba. Para comenzar el día, en la 1ª jornada del campeonato Bunwer en el que juego en el Torrepista C.F. el Aapla de Aravaca nos mete 6-0 (y yo soy el portero). Luego jugando un torneo de mus con mi buen amigo Jon, nos echan del mismo tras perder seguidas las 3 partidas que teníamos de margen (4-3, 4-1 y 4-2). Decidí poner punto y final a tanto mal fario con música (¿cómo no? Siempre he dicho que es terapéutico y ayuda a llevar los días malos). Por ello y como mi amigo y empleado de “DMR” me puso en sobreaviso de ello (aunque él no podría acudir por su aún convalecencia), tiré para La Elipa, a cuyas fiestas no acudía desde 2011 cuando vi a Loquillo, para ver a Nacha Pop.
Antonio Vega nos dejó en 2009, pero es de agradecer ver que Nacho García Vega ha aplicado razonablemente la canción de Queen y el show continúa. Yo me hice “nachapopero” curiosamente tras su concierto de 2008 en las fiestas de Torrejón de Ardoz. Aquel concierto, aún con Antonio en las tablas junto a Nacho, lo viví muy de tranquis, como espectador curioso, pero no siendo aún fan de Nacha Pop. Por eso, en esta ocasión, llegamos una media hora antes al recinto frente a la puerta del cementerio de La Almudena y tuvimos la ocasión de estar en primera fila, sorteando la incomodidad de una farola que dividía la visión del escenario (no estuvo muy hábil el consistorio al situar el escenario). Por esa facilidad al ponernos tan cerca, pensé que no iba a haber tanto público como el apoteósico concierto de Loquillo 4 años atrás, pero a las 22.30h todo se había atestado como merecía la ocasión.
De hecho, Nacho y su actual banda, donde miembros clásicos de Nacha Pop como Carlos Brooking o Ñete no están presentes, se presentaron en las tablas a las 22.27h, antes de la hora citada (la primera vez que lo veo). Y empezaron sin parar y con mucha fuerza. De hecho, empezaron con “Vístete”, un hit firmado por Nacho para “El Momento”, es último gran lp de estudio del grupo. En los primeros compases también sonó “No me olvidó” de “Dibujos Animados” de 1985, con ese pop tan bonito y que de forma curiosa mezcla alegría y nostalgia en sus sonido.
Tras la primera ocasión en la que Nacho se dirigió de forma directa al público entre canción y canción, llegó el turno de un grandísimo momento de la mano de “Grité una noche”. Esta canción, otro de los grandes éxitos del grupo que firmó en su día el propio Nacho, reportó unas dosis de reggae como dijo su propio autor antes de arrancarse con ella y sobre todo lo que transmitió es un buen rollo brutal; yo diría que es históricamente una de las canciones del pop español que mejores vibraciones puede transmitir en general. Aquí el video precario que saqué con la cámara de mi móvil.
No faltaron temas en el repertorio de Nacha Pop de la pasada noche de sábado que son más recientes como “Quítame este escalofrío”, que mantienen perfectamente el espíritu estilístico de Nacha Pop. Por ejemplo esta canción, nos gustó bastante, y eso que fue la primera vez que la escuchábamos. Desdibujando algo el orden riguroso de aparición de los temas, fueron cayendo “Suerte”, gran canción de Nacho al frente de Rico, una toma de “Relojes en la oscuridad”, donde Jesús Ortiz de Zárate tomó la voz cantante principal desde sus teclados y en la que Nacho retornó al escenario al final de la misma e inmortales del sector más recogido de la firma de Antonio Vega como fueron “Una décima de segundo” y “Lucha de gigantes”. Quizás uno de mis momentos favoritos de la noche junto a “Grité una noche” fue cuando llegó el turno de “Persiguiendo sombras”; quizás se me está viendo demasiado el plumero en el sentido de mi debilidad hacia el disco “El Momento” de 1987, ¿no? También hay que mencionarlo, hubo sitio para una versión de “Crocodile rock” de Elton John.
En el tramo final Nacha Pop viraron a sus primeros tiempos y ahí pudimos escuchar la global “La chica de ayer” (por duplicado, ya que fue el tema de cierre en el bis acompañados de varios amigos y público que subió al escenario con Nacho y cia.), “Nadie puede parar” y “Sol del Caribe”; es decir, que con estos temas tan moviditos del primer disco y con la canción por excelencia de Nacha Pop, el espectáculo, que duró una hora y media casi clavada, cerro por todo lo alto y con mucho ritmo. Nacho García Vega se acompaña de una banda solvente donde destacan el citado Jesús Ortiz de Zárate en las voces y teclados, Goar Iñurrieta en la guitarra eléctrica y Francis García con su aportación de saxofón en puntos clave. Completan el grupo Diego Illán en la batería y Luismi Navalón al bajo, sin desentonar lo más mínimo en escena, si bien quizás en un 2º plano de lucimiento. Abajo en primera línea Francis y Goar.
Es un clásico en nuestras crónicas los reproches personales que hacemos a carencias o, mejor dicho, ausencias en el repertorio de los conciertos a los que asistimos. Me hubiera gustado mucho escuchar “Puertas abiertas”, “Asustado estoy” (la ausencia de ésta me sorprendió sobremanera, ya que es de la autoría de Nacho Gª Vega y puede que sea una de sus canciones más excelsas en el plano sentimental), “No necesitas más” o “Pagas caro mi humor”. No obstante, no creo que nos debamos quejar mucho. Es una suerte que a pesar de la triste desaparición hace ya 6 años del bueno de Antonio, Nacho siga manteniendo viva la llama de Nacha Pop y teniendo fresco el repertorio del grupo.
El recuerdo a Antonio Vega estuvo, como debe ser, muy presente durante toda la noche, hasta tal punto que se incorporó enlatado uno de los últimos solos de guitarra que Antonio grabó para el que iba a ser el siguiente disco de estudio de Nacha Pop. Esa canción se titula “Hazme el favor” y demuestra que las intenciones que se frustraron en 2009 eran buenas. Vean abajo la de gente que se sumó a Nacha Pop en la 2ª toma que tuvo lugar de “La chica de ayer”.
Para ir terminando con esta crónica, hay que decir que un punto a favor de Nacho Gª Vega es que al final del concierto acepta con buen humor un “meet and greet” con la gente que quiere pasarse a saludarle y a hacerse una foto de recuerdo. Nosotros no fuimos menos y estuvimos un rato con Nacho que en este caso acompañado de su guitarrista Goar Iñurrieta, nos atendieron muy amable y cariñosamente. Aquí abajo servidor perfectamente escoltado por Nacho y Goar.
Tras este lazo que pusimos al evento, nos alejamos del recinto y visitamos a nuestro amigo y colaborador Mariano González en su casa, sin cuyo aviso no hubiéramos asistido a este concierto, habiéndosenos pasado por completo. Y luego a descansar y dormir, que el día había sido intenso y estábamos algo tocados de salud como añadidura. Genial experiencia musical con Nacha Pop, uno de los mejores grupos de toda la historia de nuestro pop. Aprovechen la buena disposición de Nacho y miren de pasar a ver algún futuro concierto que merece mucho la pena; al respecto, y rectificar es de sabios, quizás dije de forma muy solemne en el post que dediqué a “El Momento”, que unos Nacha Pop sin Antonio Vega no serían Nacha Pop. Bueno, evidentemente la ausencia física (que en espíritu está presente) de Antonio es algo muy importante, pero el resultado con Nacho al frente es muy satisfactorio y es una alegría, visto lo que vimos en La Elipa, que siga con el grupo adelante.

2 comentarios:

César M. dijo...

Gracias por la crónica. Estuve en ese concierto. Nacho G. Vega es un tío muy majo, con el que por desgracia no he tenido ocasión de hablar o fotografiarme. Mi tema favorito del grupo es "Nadie puede parar". Como bien has indicado, pertenece al primer álbum, y creo que además fue la cara B del single "La chica de ayer". La versión original era más ¿rocker?. Pero en el 80-88 interpretaron una versión más energíca, dando un gran cambio al tema, que lo llevó a ser uno de los tres singles de dicho álbum en directo de despedida.

Abacab dijo...

César M., "Nadie puede parar" es un trallazo y sí es verdad que ha tenido tomas previas más cañeras; cierto que en el "80-88" suena muy enérgica y con justicia y merecimiento fue single de aquel lp en directo tan reseñable de la historia del pop español.

Gracias por escribir.