sábado, 10 de abril de 2010

08-04-2010 Concierto Sôber. Madrid

Antes de nada, decirles que las fotos de este reportaje tienen más valor que ninguna de las realizadas hasta el momento, no por la calidad de las mismas, sino porque en un momento de la noche del jueves las di por perdidas, debido a un fallo de la tarjeta XD a la hora de descargarlas en el ordenador. Desaparecieron de buenas a primeras y me acosté a las 4 de la madrugada para intentar recuperarlas. Tuve que consultar varios foros con comentarios sobre el asunto e instalando uno y mil programas de recuperación de archivos, hasta que uno al fin me permitió el recuperado sin necesidad de clave, ni dinero de por medio. Así que disfrútenlas más que nunca. Hoy, se las voy intercalando desde el principio, puesto que se suma el hecho de que al ser un concierto de menor duración, la crónica no es tan larga como en otras ocasiones.Tiempo de reuniones estos días que nos ocupan. Si hace un par de semanas les dejé por aquí la crónica del concierto de Spandau Ballet en Madrid, tras 2 décadas de desavenencias, hoy, y salvando diferencias más que evidentes en el estilo de música o género que se defiende, tenemos el reportaje sobre la confirmación de la reunificación (podríamos decir más bien finalización de las vacaciones indefinidas que se había concedido) de la impagable banda metalera nacional Sôber.De forma inexplicable y en un movimiento que nunca comprendí, este grupo decidió parar su actividad bruscamente en 2005, cuando estaban en lo más alto de su carrera y popularidad, para crear 2 proyectos independientes surgidos de la unión creativa de 2 parejas formadas por sus 4 componentes. Por un lado Savia, encabezada por el vocalista y bajista Carlos Escobedo y el batería de Sôber Alberto Madrid y por el otro Skizoo liderado por Jorge Escobedo y Antonio Bernardini, junto al vocalista Morti.Por fortuna hace un par de meses me enteré de la reunificación de Sôber, aunque cambiando forzadamente de batería respecto al que formaba parte del grupo antes su separación temporal, puesto que Alberto Madrid se nos fue en un accidente de circulación hace unos años. Manu Reyes ha sido el elegido para suplir dicha carencia, cosa que ya hizo previamente en Savia.Había 2 citas para ver a la banda fijadas desde hace un tiempo. Por un lado son quienes abren boca en el día Heavy del Rock In Rio de este año, antecediendo las actuaciones en su escenario de Motörhead y Metallica. Por cierto, los actuales Marillion de los que les hablé por encima la pasada semana (la formación liderada por el cantante Hogarth) también estará ese martes 14 de junio en este evento.Sin embargo, y gracias a un amigo, me enteré de que Sôber habían tenido a bien dar un concierto gratuito este pasado jueves a las 18.30h en la zona de Colón de Madrid. Yo descubrí al grupo cuando fui a ver a HIM allá por noviembre de 2000. Actuaban como teloneros de la banda de Ville Valo y he de decir que guardo un mejor sabor de boca de los 35 minutos de los hermanos Escobedo y cia. de aquel día, más que de la fría puesta en escena de mi grupo más admirado en aquellos meses, los finlandeses que habían compuesto la maravillosa “Join me” y “Your sweet 666”.Recuerdo con cariño las palabras de un compañero de antaño de conciertos, que me dijo que si yo conocía al grupo, a lo que le respondí negativamente, y él me dijo acto seguido que no le gustaban mucho. Cuando salimos de la sala le pregunté que si era verdad eso de que no le gustaban mucho Sôber. Yo aluciné de la potencia y entrega de la formación; jamás he visto a un tío como Carlos Escobedo atizar unos latigazos tales a su espalda de arriba abajo tocando el bajo y cantando a la vez. Les diré que desde entonces, ese amigo mío les llegó a ver en 8 ocasiones más.Yo sumé a aquella experiencia un concierto gratuito en octubre de 2001 o 2002 en las fiestas patronales de mi municipio. Aquello ya fue un concierto de hora y media y nuevamente el resultado fue brutal. Para entonces Carlos se había quitado ya las gafas que lucía en su concierto de teloneros de HIM y se había dejado crecer la perilla que gasta a día de hoy.He de decirles que Sôber estaban a puntito de pasar por el blog en forma de revisión de disco, que ya tocaba, pero debido a este agradable acontecimiento, primero pasarán en formato de crónica de actuación y en unas semanas aparecerá una revisión de alguno de sus discos de estudio.La hora del concierto estaba prevista para las 18.30h, pero al final se demoró hasta las 19.05h más o menos. Me di un paseo por la plaza de Colón, pero luego descubrí que el concierto se celebraba enfrente cruzando la calle Goya, en la terracita del café Hard Rock. Había un gran número de seguidores a las 18.25h cuando llegué yo, todos ellos de negro, con sus brazos tatuados, sus perillas, y en la mayoría de sus casos con el pelo rapado, siguiendo la estética de la banda.El escenario estaba al mismo nivel que el suelo, con lo que en esta ocasión y más que nunca, me sentí privilegiado de mis 2 metros de estatura. Eso me permitió ver el concierto, ya que otra gente tenía que estar de puntillas para ver algo, sin necesidad de tener a un tío enorme delante como yo.Centrándonos en el concierto, el show vino a demostrar que Sôber no parece que hayan estado separados 5 años. La intensidad de su directo y la fuerza de su música se mostró inquebrantable a pesar del tiempo y la distancia. Se comenzó con “Cientos de preguntas”, una de las mejores piezas de su último trabajo de estudio “Reddo”, que la gente no dudó en corear como se merecía ese estribillo: “Cientos de preguntas hoy retumban en mi cerebro…”. “Lejos” proseguiría la histeria de la decente cantidad de seguidores que allí nos juntamos, aunque la primera muestra de intensidad brutal vino de la mano de “Cubos”, en el que la gente terminó de enardecer, sobre todo en las primeras filas, que eran las que estaban más allá del seto que separaba la terraza de la calle en sí.Tras la fuerza y contundencia de “Cubos” hubo lugar para la curiosa “El hombre de hielo”, con esas partes tan acústicas y dolidas, que por otro lado se alternan con la intensidad del resto de la pista. Fue el último ejemplo de “Reddo” y para mi una pena, pues me hubiera hecho ilusión escuchar “La nube”.De aquí al final de los 45 minutos de concierto, no hubo lugar para parones, al encadenarse “Oxygeno”, “Arrepentido”, “Prisión de placer”, “Diez años” (en la que Carlos aprovechó para agradecer a la gente que siguiera fiel a la banda) y “Loco” para terminar el concierto en todo lo alto. Parece ser que esa afirmación previa al show en la que Carlos Escobedo aseguraba que estarían tocando hasta que les echara la policía, no dejó de ser una bravata. La gente a las 19.50h se mostraba reticente a irse, esperando un bis que nunca llegó.Al final del concierto Carlos emplazó a la gente a la cita en La Riviera de dentro de unas semanas, para poder ver un concierto de larga duración de la banda. Este excelente aperitivo sirvió para muchas cosas. La 1ª para confirmar que Sôber han vuelto, o mejor dicho, que nunca se fueron. La 2ª para seguir demostrando que Carlos Escobedo al menos intenta hacer cosas algo fuera de lo habitual, como cuando con Savia hizo un concierto en la Sala Arena, que se alargó en plan maratoniano; un concierto gratuito en el centro de Madrid es de agradecer y no todo el mundo se arriesga. Bravo por ello Sôber. Y en 3er. lugar, básicamente para ver que la gente no ha olvidado al grupo y que alguno más que yo echaba de menos a la formación.Veremos el devenir de Sôber en esta nueva etapa que han comenzado: los nuevos temas, el éxito de sus conciertos, el reconocimiento de crítica y público que tenían en 2004 etc. En lo que a “Discos, música y reflexiones” se refiere, tendrán nuestro apoyo como antes de que pararan su actividad. Curiosamente, poco antes de enterarme de la reunificación, estaba a puntito de meterme a conocer a fondo la discografía de Savia. Casualidades de la vida.

5 comentarios:

lisebe dijo...

Bien no te preocupes que pasaremos por aquí a ver el reportaje fotográfico!! Vale la pena no solo por el esfuerzo sino por el grupo.

Besosss

Pd.- Sí ciertamente no funciona subir fotos de blogger yo a ver si el lunes publico ya me doy por vencida.. se vé que google está haciendo pruebas de nuevo!! En fin paciencia Abacab

ordago13 dijo...

te gusta sober???

No esperaba eso de ti jajaja

Es que a mi no me llaman mucho.

Intenta entrevistarlos si puedes

Abacab dijo...

Lisebe, finalmente se pudiero subir las fotos, pero de una forma un tanto peculiar, porque las imágenes recuperadas no las admitía blogger; tuve que hacer varios cambalaches para conseguir el resultado que figura a día de hoy. Gracias por tus palabras.

Ordago13, si es que creo que tienes una visión mía algo sesgada en tanto a gustos, pero la realidad es que mi abanico de estilos y géneros es bastante amplio. Intentaré lo de la entrevista en un futuro.

A los 2, gracias por escribir.

Moisés dijo...

Que suerte haber disfrutado de ese concierto "clandestino", yo me enteré tarde y ya tenía entradas para ver otro concierto, no pude ir.

Veré a Sôber hoy en La Riviera.

Muy grande tú blog!

Abacab dijo...

Moisés, la verdad es que el concierto estuvo bien, pero supongo que no fue nada comparado con el que ofrecerían en La Riviera y al que asististe. Un placer ver tus comentarios por aquí.

Por cierto, permanece atento a las próximas semanas, puesto que está al caer la revisión de un disco de estudio de Sôber.

Gracias por escribir.