martes, 18 de agosto de 2009

1983 Derribos Arias - En La Guía, En El Listín

Bueno, pues ya estamos de regreso, aunque todavía con días libres por delante. A ver, antes de nada me explico, por las posibles confusiones que se hayan podido crear. La dinámica de trabajo que sigo, es escribir en un ingente (a estas alturas) artículo de word el grueso de la revisión de turno, y posteriormente selecciono, copio y pego el texto individualmente en un documento aparte, en el cual hago la última revisión y a veces incluyo algunas cosas más. A lo que voy es que alguno de ustedes, se habrá extrañado al ver que este sábado 15 no había novedad, tras haber accedido el sábado anterior al blog y ver que desde el miércoles 5 ya estaba colgada la revisión de Madonna.

El caso, es que el domingo 9, en unas horas entre viaje y viaje, entré al blog y ví que unos párrafos que había agregado al inicio del artículo sobre los días de publicación de agosto, se habían quedado fuera. El motivo fue que por error copié y pegué en el post el texto inicial del documento de word generalista, que no tenía esos añadidos posteriores. Entonces, para más aclaraciones, revisen el inicio del artículo de Madonna, que procedí a editarlo añadiendo esos 2 párrafos que se quedaron en un principio en el olvido. Decirles, antes de entrar en materia, que este artículo corresponde al día 15, y que este sábado día 22 de agosto, tendrán nueva ración musical de nuestro lado.

Antes de meternos en harina, aviso que la propuesta que desde “Discos, música y reflexiones” hacemos para esta semana, puede ser algo controvertida: el grupo español Derribos Arias. Aquí habría que poner una pegatina de esas tan apañadas de “Parental Advisory. Explicit Content” en plan de advertencia, que a veces se incluyen en los cd’s. El caso es que la elección de hoy es poco accesible, difícil de comprender y ardua de apreciar, como cualquier arte de vanguardia al uso: es decir, que o te maravilla, o te parece una tremenda mier… (mejor no digamos palabras malsonantes). Igualmente, es muy probable que pocos de ustedes conozcan a este grupo, que formó parte de la gloriosa movida madrileña de la primera mitad de los años 80.

A más de alguno, le dejará muy en fuera de juego, que tras la revisión de un disco tan accesible (a la par que excelente) como el mundialmente conocido “Like A Virgin” de Madonna, me dé ahora por meterles aquí una propuesta tan underground, minoritaria, olvidada (injustamente) y subversiva. Yo, he de decirles que aprecio especialmente a esta formación de la que a continuación les hablaré, y que me estoy tomando esta revisión, a medida que la escribo, de la forma más emotiva posible y desde el afecto, para que a su vez sirva de pequeño y humilde homenaje al que fuera su líder: D. Ignacio Gasca, más conocido como Poch.

Digamos, haciendo un poco de tesis manida y “requete-repasada” de la movida madrileña, que hubo una serie de grupos fugaces con mucha gente en sus filas, que posteriormente y tras su disolución, darían lugar a otras bandas más que excelentes, lideradas por las personas que formaban parte de aquellas formaciones primerizas. Por un lado, sabrán la mayoría, que estaba Kaka De Luxe, de la cual surgieron bandas tan buenas como Alaska Y Los Pegamoides, Radio Futura o La Mode.

Por el otro lado, que es lo que realmente hoy nos atañe, y si cabe mucho menos conocido, estaba el grupo del cual surgiría la banda que hoy proponemos, Ejecutivos Agresivos. Este grupo de corta trayectoria tuvo un hit a mitad de camino entre canción del verano y un ska suave a la española, titulada “Mari Pili”, que personalmente me encanta. Bueno, pues de esta formación de nombre tan gracioso y acertado, saldrían bandas como Décima Víctima, Gabinete Caligari (sí, Jaime Urrutia formaba parte del proyecto) y nuestros hoy homenajeados Derribos Arias.

Tuve ocasión de conocer a esta banda con motivo de la reposición en otoño de 2005 los martes a las tantas de la madrugada en La2, de la antología del programa “La Edad De Oro”. El líder (tirano, por él mismo denominado) del grupo era, como ya hemos citado, Ignacio Gasca, alias Poch, que era quien había formado parte de aquellos Ejecutivos Agresivos. Se rodeó de músicos muy válidos como Alejo Alberdi y Juan Verdera, que junto al batería Manuel Moreno, alias Paul, darían forma al cuarteto definitivo que supondría Derribos Arias.

La vida de esta formación fue bastante corta y en la misma solamente editaron un único lp. Los primeros sencillos o maxis incluyeron sus principales y más recordados himnos como la emotiva “Branquias bajo el agua” o la subversiva y corrosiva “A flúor”. Incluso el grupo dispuso de un clip, grabado como un bajísimo presupuesto por alumnos y gente de la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense, para poner imagen a “A flúor”.

Sería 1983 el año de máximo apogeo de Derribos Arias y en el que lanzarían su único disco de larga duración, que vino a titularse “En La Guía, En El Listín”. El disco es, si cabe menos accesible, debido a que en el mismo no se incluyen las canciones más inmediatas del grupo, citadas anteriormente, y que habían anticipado en forma de sencillos. Es decir, que con “En La Guía, En El Listín”, rizaremos el rizo en el terreno de lo underground y lo experimental. Pasemos a analizar qué hicieron estos chavales en su único lp.

Para tratarse de una banda de funcionamiento sumamente anárquico, no deja de resultar muy curioso que se empiece la estructura del disco de forma tan ordenada, con una pista de menos de 2 minutos, prácticamente instrumental, que se titula “Introducción”. Canción charanguera, con gritos desafinados y locos de Poch, a modo de caballo desbocado, y esos apunteos con carraca que ya mencionó en aquella mítica entrevista en “La Edad De Oro” que tanto le gustaban realizar. Sin embargo, tras esta locura, que incluye algún bocinazo y que tiene un carácter tan desenfadado, se da paso a la abrasiva y siniestra “Europa”. Aguerrido sonido de guitarra, que podría haber firmado cualquier grupo en la onda más gótica de la época, y un particular tributo al continente por parte de Derribos Arias. Poch ya nos muestra aquí su lisérgica forma de cantar, difícil de entender, con una despreocupada pronunciación y latigazos de intensidad, que tan característicos resultan. “Pobre cowboy Bill” es una de las pistas más cercanas al punk que incluye el disco. Incluso podría encontrarse un más que parecido razonable con alguna composición de cualquiera de los 2 primeros discos de The Clash. No hay que olvidar que Poch no dejaba de ser un personaje punk, aunque su aspecto se pareciera más al de un oficinista con resaca en un complicado lunes laboral en la oficina; sus ropas, a base de pantalones normales de vestir, combinados con camisas planas y esas gafas desastrosas y llenas de pedazos de celofán, estaban bastante lejos de la imagen punk al uso. Solamente en algún video he visto a Poch con unas botas militares por encima del pantalón y alguna chupa de cuero, pero he de decir que la imagen más clara que se me queda es la primeramente descrita, y que en parte me recuerda mucho al aspecto de David Byrne en sus primeros años con Talking Heads. De hecho, ese parecido con la banda de Byrne, lo he encontrado en algo más que la indumentaria del cantante, ya que el sonido de la versión de “Lo que hay” en “La Edad De Oro”, con la inestimable colaboración de Iñaki “Hitlerato” Fernández de Glutamato Ye-yé, me recuerda en muchas partes de guitarra al sonido de la cara b del vinilo de “More Songs About Buildings And Food” de los neoyorkinos. Precisamente, “Lo que hay” es la siguiente canción que nos encontramos en el disco en su versión más embrionaria y experimental, ya que hay que decir que posteriormente evolucionaría a esa versión que adelantaron en “La Edad De Oro” y a la larga mutaría en la medio-dance “Disco pocho”. En esta primera toma, se incluyen sonidos percusivos metálicos, desafines electrónicos, alguna trompeta perdida y una alternancia vocal de Poch usando sus falsetes y su tono más grave y macarra. Esta canción podría suponer alguna experiencia personal del excesivo líder del grupo en cualquier noche madrileña, estando algo pasado de vueltas: “He apoyado el codo sobre el disco, me van a echar de la discoteca…”, “esta música está mal” etc. “Aprenda alemán en 7 días” es la siguiente pieza que nos encontramos y quizás junto a “Lo que hay” la que más se recuerda del disco por separado. Uso de caja de ritmos, batería, teclados algo fantasiosos y acordes perdidos de guitarra para ayudar a un Poch que se mueve vocalmente entre el alemán y el español, promocionando ese particular método de aprendizaje que alude en el inicio de la canción. Uso de ritmos básicos de teclado para confeccionar una canción de sonido muy emotivo, y vagamente lejana a la sensación que te dejaba “Branquias bajo el agua”.“Íntima decoración” es un tema acelerado y punk de poco más de 2 minutos, que muestra a los Derribos más guitarreros y puros, sin ayuda de la electrónica enrevesada y experimental, que de vez en cuando les gustaba meter por ahí. “Crematorio” comienza con una base de percusión algo militarizada y se nutre de una fuerte línea de guitarra sobre la cual berrea Poch que “en el crematorio hace mucho calor”, de forma tal que parece que está metido en el propio crematorio cantando. Se compone de 2 núcleos cíclicos, que alternan la parte de la citada remarcada batería y posteriormente la sección más disoluta, en la que canta Poch de forma tan apurada. “Misiles hacia Cuba” empieza de forma esquelética con un martilleo incesante, tras el cual Poch se mueve sobre una compasiva batería y una relajada guitarra. No deja de ser desternillante esa parte de la letra en la que el sr. Gasca dice “hay que ver a Fidel, charlaremos con él”; me imagino a Poch de tertulia con Castro y con Iñaki de Glutamato Ye-yé metido en la misma, y me parto de risa. No lo puedo remediar. Aquí se hacen usos de algunos elementos de viento, al mismo tiempo que se meten apuntes desordenados de electrónica, que ayudan a crear el trance en el que te sumergían irremediablemente las canciones de Derribos Arias en muchas ocasiones. “La chica del Brasil”, vuelve a moverse, aunque de forma más suave, por la senda de punk/rock, esta vez ayudándose de notas de teclado algo disonantes para aportar desasosiego al corte. Es quizás la canción que menos me emociona del disco y más tras haber pasado antes por “Pobre cowboy Bill” o “Íntima decoración”. El tema que lleva el nombre del grupo, pone el broche final a esta obra vanguardista. En la letra de la misma, se incluyen tanto el título del presente disco, como del posterior recopilatorio de la banda “La Centralita De Información”, como del propio grupo. Canción himno o emblema de Derribos Arias, que comienza con ecos, voces perdidas que van y vienen, sonidos desordenados y graves notas de piano, que confieren un toque más oscuro al corte. Es junto a “Lo que hay” el tema más experimental y vanguardista del álbum. Igualmente, también hay alguna actuación en Tve perdida por youtube, en la que se puede ver una versión de la misma en plan más acelerado y punk. Esto es una característica básica del grupo, que tenía como atractivo principal para acudir a sus conciertos que rara vez repetían repertorio y que las canciones estaban casi siempre improvisadas, pudiendo distar bastante una toma de otra de concierto a concierto. Considero un cierre apropiado esta pista tan surrealista, con retoques siniestros y con un claro efecto de trance, parecido lejanamente a las voces pregrabadas en la canción “Pornography” de The Cure, que cierran el disco de mismo nombre de la banda de Robert Smith.

¿Éxito comercial del disco? Permítanme que me ría. Aquí no importa eso, aparte de que no se consiguieran grandes cifras de ventas y que el disco fuera distribuido a través de Grabaciones Accidentales, uno de los primeros sellos independientes. Lo que hay que destacar es que Derribos Arias es un grupo que tenía encandilados a parte de la crítica más respetada de la época y de todos los tiempos del país. Juan De Pablos y Jesús Ordovás estaban entre sus más fieles defensores y hasta el propio Pedro Almodóvar defendía a la banda de las acusaciones de grupo cutre que habían por ahí. Eso sí, creo que con Julian Ruiz no se llevaban tan bien, por eso de responder con el nombre del crítico, periodista, músico y productor a la pregunta por parte de Paloma Chamorro de que qué era lo que menos les gustaba de la música española.

Estoy de acuerdo con Almodóvar en que Derribos Arias para nada era una banda cutre. Desorganizados y anárquicos a más no poder sí, pero cutres no. Apoyo mi opinión en el hecho de que tanto Juan Verdera, como sobre todo Alejo Alberdi, eran unos excelentes músicos y tocaban maravillosamente bien. Que a la gente no le guste, o no entendieran lo que hacían estos chicos es arena de otro costal. No obstante, tampoco es que ellos fueran de virtuosos por la vida, al afirmar por su parte que lo que hacían era más bien aberrar que tocar. Evidentemente Derribos Arias es un grupo que hubiera cuajado excelentemente en la escena de Nueva York de aquellos años, o incluso de unos años antes. En España, un grupo de esta ralea jamás pasará de los circuitos independientes y nunca serán reconocidos lo suficiente.

Efectivamente 1983 supuso el año de mayor gloria de la banda. En esos meses la banda ofreció numerosos y caóticos conciertos, los cuales a veces se suspendían porque sí, o empezaban muy tarde, o simplemente se veían alterados por el abandono del escenario por parte de alguno de los 4 componentes. Por otro lado, quedarán para el recuerdo apariciones memorables en programas como “Musical Express” o sobre todo aquella actuación en “La Edad De Oro”. Aquella noche, regalaron las inmortales interpretaciones de “Lo que hay” o “Tupés en crecimiento”, ayudados en los coros por Loquillo e Iñaki Fernández, y en la guitarra por Sabino Méndez, en una versión que nuevamente me suena mucho a Talking Heads. Me pregunto qué tal hubieran quedado Derribos Arias en el CBGB…

Sin embargo, el descenso de la cumbre de la montaña se había iniciado ya en 1984. El maxisingle de “Disco pocho”, no tuvo gran aceptación, a pesar de ser un tema más elaborado, con retoques dance y bastante apañado. La volatilidad de los componentes y el carácter inestable de todos ellos (ver si no el abandono de la entrevista en “La Edad De Oro” por parte de Juan Verdera y el batería Paul), hizo que la banda se disolviera sin hacer nada de ruido. Me imagino simplemente a los 4 sentados en una sala, cada uno en su mundo, y poco a poco, sin decir nada, se van levantando de la mesa y se va cada uno por su lado.

Poch intentó seguir abriéndose camino en solitario en el mundo de la música con 2 discos, que no tuvieron demasiada repercusión y que también le costaron mucho editar. A mediados de los 80, su amigo Almodóvar incluso le regaló un papel en una especie de cortometraje-trailer titulado “Trailer Para Amantes De Lo Desconocido”, en el cual Poch interpreta a un rumbero que abandona a su familia para irse con una femme fatale interpretada por Bibi Andersen.

Para los que sean algo entendidos, sabrán que al bueno de Poch, se le desarrolló una enfermedad degenerativa del sistema nervioso, que fue poco a poco comiéndole por dentro, condicionando su movilidad, capacidad de hablar, etc. Terminó retirado en San Sebastián, atendido por su familia para fallecer tristemente hace casi 11 años en septiembre de 1998; de hecho, se puede encontrar algún video en youtube en el que se ve a Poch recogiendo un premio por su trayectoria y un disco de homenaje que se le hizo, en el cual se le ve bastante desmejorado por la cruel enfermedad.

No sé si en ese homenaje, el bueno de Jesús Ordovás quería quitarse a Poch de en medio lo antes posible, para que no se le viera su mal estado o simplemente porque no se fiaba de que éste le volviera a hacer una jugarreta tal como aquella que le hizo en Rockola en la fiesta de su Diario Pop de 1983. La broma consistió en que mientras Ordovás le entregaba un disco no sé si de oro o platino (no creo que Derribos Arias llegaran a tan altos niveles de ventas), Poch le vació un botellín de refresco en la cabeza. Aunque no tuve el gusto (o disgusto, ¿quién sabe?) de conocerle, me da la impresión de que Poch era como una fiera; es decir, que a lo mejor le vas a hacer una caricia y, o bien no te hace nada, o por el contrario se revuelve y te pega una dentellada.

El caso, es que en el video de la citada recogida del premio, al ver a Poch cantar a duras penas “Branquias bajo el agua”, visiblemente afectado por el estado avanzado de su mal, me recordó a cualquier soldado anciano, mutilado y retirado en un asilo, cantando las canciones de camaradería de ejército con sus compañeros de residencia. Poch es uno de los héroes caídos de la movida madrileña, a la sombra de otros más reconocidos como Enrique Urquijo, Carlos Berlanga, o el recientemente malogrado Antonio Vega. A su vez, Poch hacía gala de una extraña humildad diciendo que el premio era resultado del “enchufismo” y que debería habérsele llamado el “Premio al mucho morro”.

Como habrán podido sacar en conclusión, Derribos Arias, y sobre todo su líder Poch, fueron iconoclastas, rompedores, subversivos, excesivos, vanguardistas, demoledores, anárquicos y sobre todo únicos en lo que al panorama de la música moderna española se refiere. Puedo aportarles una anécdota personal cercana a un servidor, la cual no es para nada una leyenda, sino verídica. Un superior de mi empresa, que en sus años más mozos se movió como pez en el agua por la sala Rockola al conocer gente de su grupo al gerente de la sala, normalmente accedía a la zona vip, que creo que estaba en la zona alta de la sala. Por lo visto, una noche, allí estaba el bueno de Poch, sentado en una mesita, inmerso sesudamente en una revista a la cual prestaba mucha atención. Movido por la curiosidad, mi jefe se acercó a ver qué leía, y vio por detrás del cantante que estaba leyendo la revista del revés… Sobran las palabras.

Volviendo a la música, y para ir terminando, decir que “En La Guía, En El Listín” es una joya y un disco de culto dentro de lo que se hizo en los años 80 en nuestro país. Es difícil de encontrar en las tiendas o internet este ejemplar. En cd no sé si ha llegado a estar editado, pero el mismo se puede encontrar íntegro en el recopilatorio “La Centralita De Información”, al lado de sus otros éxitos que fueron editados como sencillos. La portada del disco, con esos colores mezclados de azul, gris, blanco y negro, que conforman lo que parece un mugriento parquet, sobre el cual están dispuestas las figuras del grupo en plan pegatinas, con unas poses y una estructura que me recuerdan bastante al “Introglicerina” de Seguridad Social, me parece un tremendo acierto. Es dura tarea, como he dicho, encontrar el disco de turno; a mí me costó un triunfo, pero ésta es una de esas ocasiones en la que la SGAE debería replantearse eso de sus ataques al intercambio de archivos. Gracias a ello, se consigue difundir música, que de otra forma estaría prácticamente muerta al no poder encontrarse por desgracia en las tiendas a estas alturas.

Como ven, la cosa es complicada, entonces pondré remedio de otra forma. Estos días de asueto, he estado pensando en añadir a partir de ahora en las revisiones un párrafo en el cual les haga recomendaciones para que se den un paseo por youtube (eso sí, sin poner el link de pantalla aquí, que no me gusta), con lo que hoy les sugiero que busquen la versión de “Lo que hay” en “La Edad De Oro” y “Aprenda alemán en 7 días”, que también se puede encontrar fácilmente. Destaco estas 2 porque están incluidas en el track list del disco analizado, pero como les he dicho, hay otras canciones del grupo, como “Branquias bajo el agua”, que les pueden gustar.

Tras haber escrito todo esto, solamente deseo haber hecho un aceptable homenaje a estos cuatro muchachos y especialmente a Poch. Me da la impresión de que algo me dejo, pero tampoco es cuestión de saturarles más, creo que ya es suficiente. Termino parafraseando una de las letras de las canciones más gamberras que compuso Poch y que era “Dios salve al lehendakari”, que decía cosas como “Dios salve al lehendakari, que no es un rastafari” o “con Poch de lehendakari, Gibraltar será de Euskadi”. Simplemente: Dios salve a Derribos Arias, Dios salve a Poch.

18 comentarios:

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!!!

Súper interesante blog, vengo del foro y me has gustado, ya tenía un favorito para música, pero hoy anotare otro al lado…………….jijiji

Un súper-abrazo de oso.

ordago13 dijo...

Uno de los grupos míticos de la movida, imprescidibles.
Gracías por rescatarlos del recuerdo.

selene dijo...

hey hola amigo a los tiempos jajaja asi que de vacasiones y unos dias libres por demas que suerte tienen algunos no jajajaj bueno que disfrutes mucho ya se te extrañaba mucho por aqui por la blogosfera bueno disfruta de los dias que te quedan me gusta que tengas un orden para escibir tus post por cierto que el nuevo diseño esta genial asi recortados los post esta mucho mejor te felicito por lo que estas mejorando bueno solo me pasaba para saludarte un besis
pd me encanta el video de “Like A Virgin” de Madonna,

saludos selene ;)

Hasta los cojones. dijo...

Un grupo que nunca llegué a conocer, la verdad es que no se por que, pero bueno…
Date por linkado ;)

http://gentedeputamadremasiva.blogspot.com/

Un abrazo y ánimo, que aun queda un mes entero. Buff…

Zinquirilla dijo...

Hola!!

Perdón por no responderte por lo del nick, he tardado en verlo porque la conversación se ha quedado rezagada, pero no me extraña con todo el mamoneo que hay montado.

Derribos Arias? me ha sonado a unos almacenes que hay en Sevilla, no los conocía pero encantada de descubrirlos aquí.

Saludos.

Abacab dijo...

Vamos a ir respondiendo.

Común, gracias por tus halagos y por tenerme en cuenta para tu votación en el concurso. Agradecería tu voto, pero me gustaría más si cabe que te vea habitualmente por aquí.

Ordago13, de nada. Era una labor que tenía en mente desde hace tiempo. Derribos Arias y Poch se merecían un homenaje en mi blog.

Selene, gracias por tu apoyo, simpatía, presencia etc. Celebro que te guste el diseño del blog, pero sin tu ayuda al recomendarme "El escaparate de Rosa" no hubiera podido hacerlo; así que tú tienes mucho que ver en las mejoras. Celebro que te guste Madonna y su clip.

Hasta los cojones, ahí estaremos. Me parece una buena idea tu propuesta. Pues si no te suena el grupo, anímate a escucharle algo; a lo mejor te sorprenden, lo que no sé es si positiva o negativamente.

Zinquirilla, efectivamente en Madrid también eran muy conocidos los "Saldos Arias" en los años 70. Precisamente hubo un incendio monumental en su sede en La Gran Vía de Madrid que acabó con los mismos. A mi al principio también me recordaban a esos almacenes, pero no tienen nada que ver. Anímate a descubrirlos; no te dejarán indiferente, pero probablemente te echen para atrás. No te preocupes por no responder en el foroblog; a ratos resulta algo caótico y es difícil de seguir.

Gracias por escribir.

Drywater dijo...

Un análisis completo y detallado de los Derribos. Un amigo mío tenía un single original de "Branquias" y lo cambió por un centenar de otros singles raros y alternativos.
Confieso que nunca los he escuchado más allá de "Branquias" y el homenaje a Poch que no me convenció, pero ahora me he animado a buscar ese recopilatorio y escucharlos un poco.
Un saludo

Abacab dijo...

Drywater, cogiendo el recopilatorio "La Centralita De Información" tendrás "En La Guía, En El Listín" al completo además de sus grandes éxitos y algún tema tardío de Poch en solitario como "Un poco shiego".

"Branquias bajo el agua" es quizás su mejor canción, pero "Tupés en crecimiento", "A flúor", "Lo que hay" o "Aprenda alemán en 7 días", desde mi punto de vista, no están nada mal.

Espero que lo disfrutes. Gracias por escribir.

Deckard dijo...

Pues a pesar de "lo peculiar de la propuesta" parafraseando tu comentario en el hilo "1984 Bruce Springsteen - Born In The U.S.A.", yo sí que dediqué un buen rato a escuchar la discografía de Derribos Arias.

Pues bien, para mi Derribos Arias, y más concretamente el sobrenombre de "Poch", es un recuerdo lejano, el recuerdo de escuchar por las noches, metido en la cama, ya que al día siguiente tocada "ir al cole" y luego "al insti", el Diario Pop de Jesús Ordovás en Radio 3 de RNE, en el que se mencionaban frecuentemente esos nombres y se escuchaba su música, aunque he de reconocer que en aquel momento no prestaba mucha atención a ambas cosas, más preocupado como estaba por otros gustos musicales como el Punk y la música, digamos "siniestra", como la de Parálisis Permanente, grupo del cuál me sigue apasionando escuchar "Quiero ser santa", "Autosuficiencia"...

Pero ese poso de recuerdo estaba ahí, como un referente mítico de aquellos años, y tu revisión me ha hecho escuchar gran parte de sus temas, con un resultado desigual, no están mal, pero tampoco me han vuelto loco en general, excepción hecha del "Branquias bajo las aguas", que me ha parecido un tema realmente muy muy bueno, con una base acústica y de guitarras y teclados realmente impresionante, muy por encima del nivel de otros grupos españoles similares de aquella época... No eran nada cutres, no... Aunque sólo sea por este tema, ya forman parte de mi gramola particular, y formar parte del olimpo de los dioses de la música española de los '80... "A fluor también está francamente bien, les pienso dar una segunda oportunidad y escuchar todo de nuevo con calma, como bien sabes, hay temas y grupos que hay que escucharlos varias veces para darse cuenta de lo tremendamente buenos que son...

Pero una cosa me ha llevado a la otra, y el recuerdo de "Derribos...", me ha llevado a un grupo que si escuché algo más en su momento, el mítico "La Mode", con su "Enfermera de noche" que siempre me pareció un tema emocionante y apasionante, y su "Aquella canción de Roxy" que no recordaba del todo bien, y al volver a reescuchar, me ha parecido buenísimo, con una referencias musicales además (Roxy Music y Brian Ferry) de primer orden y que son toda una declación de intenciones... El estribillo es sencillamente sublime:

"El coche no era mal lugar,
la noche resultó ideal,
aquella canción de Roxy fue la señal.

Tu piel se fundió con mi piel
y Bryan Ferry dijo ok,
aquella canción de Roxy fue lo que fue.

En la trasera del capó
mientras sonaba el transistor,
aquella canción de Roxy fue el detonador.

Y el mundo acabó por surgir
entre mi lengua y tu carmín,
aquella canción de Roxy fue decir tú que sí."

Sin todos estos momentos musicales, francamente, a día de hoy, no podría vivir, o al menos mi vida sería bastante peor... ;-)

Abacab dijo...

La Mode eran excelentes Deckard. Curiosamente, a mi me gusta mucho un disco de la efímera etapa "post-Zurdo" con el cantante Daniel Ballester en su lugar, que se llamaba "La Evolución De Las Costumbres". No obstante, a pesar de que el álbum no estaba nada mal, la sombra de Fernando Márquez era demasiado alargada y tras dicho trabajo se separaron definitivamente.

Me ha gustado mucho que sacaras a colación a La Mode con motivo de Derribos Arias. Creo que como bien dices, deberías darles una 2ª oportunidad a Poch y compañía, dejando que el paso del tiempo muestre en tu mente si las canciones te causan ahora una mayor adicción que hace tiempo. A veces sucede. No obstante, "Branquias bajo el agua" y "A fluor", quizás sean de lo mejor y más accesible que hicieron.

Como siempre, gracias por escribir.

DDAA dijo...

Un artículo que te puede interesar

Público.es - Las cintas perdidas de la movida

Abacab dijo...

DDAA, efectivamente un artículo que me interesa (y mucho). Excelentes noticias. Un honor recibir tu visita.

Gracias por escribir.

Anónimo dijo...

Llegué aquí buscando datos sobre Derribos. En concreto quería saber si Poch es el autor de Branquias... o es de autoría conjunta o qué. Pero, bueno, no hay manera. Nadie pone el autor de la canción, sólo interesa el intérprete.
Yo conocí a Poch personalmente, por los bares de Malasaña, y una vez le acompañé al hospital porque se cayó por una escalera. Era muy extravagante pero no tenía nada de fiera. Era muy correcto.

Abacab dijo...

Anónimo, creo que efectivamente Poch es el autor de "Branquias bajo el agua". No he reparado en ello puesto que dicha canción no pertenece en sí a "En La Guía, En El Listín". Solamente la he mencionado de pasada en el repaso a la situación previa de la banda al lanzamiento del disco.

Lo que comentas de que Poch fuera una fiera o no, supongo que es una distorsión de la realidad que tenemos los que no pudimos tratarle en persona, por los videos de sus actuaciones, participaciones en programas de televisión y algún testimonio que figura por la red de otros que sí le trataron. Lo mío es solo una conjetura, no puedo afirmar nada al respecto.

Si vuelves a pasar por aquí, sería interesante que nos pudieras contar más detalles o curiosidades del contacto personal que tuviste con él. Me encantaría leerlo, puesto que me ha gustado mucho ver tu comentario.

Gracias por escribir.

prince michael PELAO III dijo...

POOOOOOOOOCH!fenomeno ultratumbero!

Abacab dijo...

Prince michael PELAO III, en efecto Poch era un fenómeno. Eso no se puede rebatir.

Gracias por escribir.

DDAA dijo...

Por si el anónimo vuelve a caer por aquí alguna vez, la primera versión de Branquias... sólo va firmada por Poch, algo lógico porque fue el autor de letra y música. La versión extendida (y un grave error, desde mi punto de vista) iba firmada por todo el grupo, productor incluido. Poch era demasiado generoso en este aspecto y a veces regalaba autoría a los demás miembros sin que hubiera motivo para ello.

Abacab dijo...

DDAA, no has podido explicarlo mejor. Muchísimas gracias por tu aclaración al respecto, ya que yo no podía aportar datos exactos o afirmar nada al respecto. Esperemos que el "anónimo" pase por aquí nuevamente y pueda aclarar su duda.

Gracias por escribir.