domingo, 31 de enero de 2016

Programa Nacha Pop “El Momento” (Temporada 7/ Programa 7)

El pasado sábado 19 de diciembre de 2015 fue un gran día para “DMR”. Tras la realización del programa dedicado a “The Luxury Gap” de Heaven 17 que llevamos a cabo en directo a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH), contactamos por teléfono con Nacho García Vega de Nacha Pop para poder dedicar un programa de nuestra 7ª temporada a la banda que lidera y al que hasta la fecha es su último disco de estudio “El Momento”.

Con Nacho, de actualidad debido al estreno esta semana de un programa de televisión llamado “A Mi Manera” en La Sexta, donde junto a otros grandes se empleará en hacer versiones de los otros y ver cómo los demás versionan lo suyo, compartimos una hora de radio comentando varios aspectos de aquellos días finales de Nacha Pop antes del hiato de varios años y también comentamos el presente de la formación.

Recordamos los días de grabación y de promoción de aquel disco, a Antonio Vega, a Carlos Brooking, a Ñete, al disco en directo “80-88” y alguna que otra cosa más, todo ello acompañado de la escucha de varias de las canciones que forman parte de “El Momento”. La foto que preside este artículo la sacó Alfredo Morales, que participó en el programa en directo previo sobre Heaven 17, instantes después de la conversación telefónica con Nacho.

Aunque el programa se grabó el 19 de diciembre de 2015, el estreno y emisión en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) se llevó a cabo el 16 de enero de 2016 a las 16.00h. Agradezco a Nacho García Vega su amabilidad y buena disposición y a Patricia Vizcaíno, que gracias a sus gestiones hizo que el programa se pudiera llevar a cabo.

Aquí les insertamos el reproductor con el audio para que lo escuchen directamente y también les ponemos link a Ivoox donde pueden descargarse el audio si así lo desean: http://www.ivoox.com/dmr-7-7-audios-mp3_rf_10261950_1.html
Leer más...

viernes, 29 de enero de 2016

Temporada 7/ Programa 8: Duran Duran y “Rio” (1982)

Volvemos a tratar el movimiento neorromántico de comienzos de los años 80 y de la mano de una de sus formaciones abanderadas: Duran Duran. Los chicos comandados por los muchos Taylor y el cantante Simon Le Bon serán de la mano de su 2º disco de estudio los protagonistas de un programa muy pop.

Será a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) este sábado 30 de enero de 2016. En teoría, salvo imprevisto de última hora, estaremos 4 contertulios para la ocasión (la vez que más nos hayamos reunido en esta temporada y número de colaboradores que considero óptimo).

Con este disco de 1982 el grupo alcanzó la cima del éxito por sus canciones tan pegadizas y por el apoyo promocional audiovisual tan magnífico que llevaron a cabo con la grabación de esos exóticos videoclips en Sri Lanka que han quedado para la posteridad.

Les esperamos este sábado. No se pierdan este programa que creemos será muy divertido, entretenido, lleno de buena música y modestas opiniones sobre todo lo que rodea a “Rio” y Duran Duran en general.

Links de interés:
Evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/1710007585923796
Emisión on-line RUAH: http://www.ruah.es/online.html
Leer más...

domingo, 24 de enero de 2016

Concierto Izal. Madrid (21-01-2016)

No olvidar de dónde viene uno es importante. Como decía el personaje de doña Rosa en “La Colmena” de Camilo José Cela, no hay que perder la perspectiva. Y creo que Izal no han perdido el norte, más allá de síntomas que puedan ponerlo de manifiesto, como el hecho de que una de las canciones de su último disco “Copacabana” se titule “Hacia el norte”.
Y esta reflexión de inicio que planteamos en nuestra crónica del primero de los 3 conciertos que Izal han ofrecido en Madrid en el Teatro Circo Price presentando su 3er. disco de larga duración, viene a cuento por un momento del concierto en el que Mikel Izal reivindicó las salas pequeñas y el acto de acudir a ver actuar a bandas que quizás a día de hoy no tengan nombre relevante, para ayudar a crecer a esas formaciones y a la música en general. A continuación una imagen de Mikel bien escudado por Alberto Pérez.
El grupo no olvida que no hace mucho se movían en esos circuitos de aforos reducidos o mínimos y por ello creo que personalmente consideraron el concierto del pasado jueves (a falta de que se celebraran las 2 siguientes noches consecutivas en el mismo recinto) como “el más acojonante de nuestras vidas”; no creo que Mikel quisiera regalar los oídos de forma simple y banal a la audiencia de esa noche pocos instantes antes de finalizar la actuación, sino que así lo sentía.
En estas primeras líneas busco explicar el motivo por el que quizás el concierto del jueves superó en su foro interno de percepciones al de abril de 2015 en el Palacio de los Deportes. Quizás Izal disfrutan y sientan cada noche como una celebración de un éxito muy trabajado. Y también es posible que ellos valoren más la calidad que la cantidad, ya que en el Price se reunieron entre 1500 y 2000 devotos, en lugar de los más de 10000 que estuvieron al unísono en la pasada primavera en la calle Goya.
También, en aquel concierto, Mikel ya nos comentó personalmente que hubo unos fallos técnicos al inicio del show que siempre dejan al protagonista con un regusto levemente amargo (empatizo con ellos porque uno, como técnico de radio, nota esos fallos a la hora de realizar su trabajo), aunque para el público externo pasó la cosa desapercibida.
Lo confesamos y seremos sinceros: a nosotros nos gustó mucho más lo del Palacio de los Deportes, pero lo que pasó el jueves en el Price tiene una importancia notable en muchos aspectos que iremos comentando ahora mismo y también nos agradó bastante. Además, ¿alguien se apuesta conmigo que para noviembre o diciembre de este año 2016, en el final de la gira de “Copacabana”, no vayan a tocar Izal nuevamente en el Palacio de los Deportes? No son parques, como dice cierta canción, pero son recintos de los que Izal puede decir “A los que volveremos”.
Bien, pues llegamos al Price, lugar que habíamos visitado previamente con The Human League y el maestro Battiato y nos sentamos en nuestra localidad asignada, perfectamente situada en la 2ª fila del graderío derecho mirando al escenario para poder tomar buena nota de lo que iba a pasar. Por cierto, nuestra fotógrafa Susana Hernanz, por problemas personales, no llegó a tiempo al recinto para realizar su trabajo durante los 3 primeras temas. Por ello, las fotografías son las que un servidor pudo tomar desde la grada y con la limitación habitual que supone una cámara compacta ya un poco obsoleta.
Un poquito antes de las 21.15h sonaba la megafonía teatral del recinto solicitando apagar los teléfonos móviles (hombre, por Dios…) y el quinteto compuesto por el teclista Iván Mella, el batería Alejandro Jordá, el guitarrista Alberto Pérez, el bajista Emanuel “Gato” Pérez y el guitarrista y cantante Mikel Izal se subían a las tablas en silencio propio, pero sobre el griterío del recinto completamente abarrotado.
No quise leer el set list que la diligente y profesional gente de G-News y Hook Managemente nos facilitaron antes de entrar, pero intuía que Izal abrirían con “Copacabana”, la canción título. Y así fue. Esa proclama que comienza tan solemne con ese “Antes que nada dejaremos claras las páginas que nos importan…” enfervoreció a los asistentes que se sumaron a grito pelado al grupo. El vértigo de “Copacabana” se continuó durante unos minutos sin pausa posible, ya que Izal encadenaron ésta con “Asuntos delicados” y “Hambre”, 2 de los singles rutilantes del previo “Agujeros De Gusano”. Tras este terceto de potencia y vértigo, Mikel pudo respirar para confesar al público que intuía que esa sería una gran noche. No se equivocaba.
Estructuralmente nosotros tenemos la sensación de un concierto que arrancó arrollador, y luego afrontó una bajada de intensidad para luego ir poco a poco escalando hacia la cumbre del desenfreno. Tras el arreón inicial se dispusieron la sesuda “En aire y hueso”, la melancólica “Despedida” y algún tema tan tradicionalmente celebrado como la apertura del primer lp “Magia Y Efectos Especiales” “Prueba y error”. Aquí les insertamos el video que grabamos de un tema que nos encanta, “Despedida”.

No tardó mucho en aparecer el set más íntimo, que no necesariamente acústico, en el que sobre el escenario se montó el particular Club Copacabana de los Izal, con mesitas de bar con lámparas de luz tenue, y una locución pregrabada presentando esa sección (lo pueden apreciar más o menos en la foto de arriba de este párrafo; la iluminación del Price no nos permitió ni mucho menos unas fotos con demasiado brillo). Un pasaje éste del show en el que hubo lugar para seguir rememorando el 1er. disco de larga duración del grupo con “Sueños lentos y aviones rápidos”.
Estamos en la gira de “Copacabana” y el escrutinio de temas del disco fue generoso, si bien creo que alguna no cayó. Fue sorprendente el momento en el que “Extraño regalo” y su estribillo sonó insertado como final de “Arte Moderno”, una de las nuevas canciones. No obstante, quizás la canción más celebrada del disco fue la que sonó como última de todo el listado; eso lo comentaremos unos párrafos más adelante. Arriba del párrafo Iván Mella en los teclados y abajo verán a Alejandro Jordá bien concentrado en su batería.
Por lo que tenía mucha curiosidad era descubrir cuáles de las canciones del maravilloso “Agujeros De Gusano” se caerían del set list. De su 2º disco, del que ya creemos que a mitad de la década es uno de los discos que quedarán para el recuerdo de la misma, resultaron damnificadas para nuestro disgusto “Jenna Fischer” y “A los que volveremos”. Mantuvieron el tipo los singles ya comentados y “Pánico práctico”, que apareció en el bis, y al margen “Palos de ciego” (en el momento íntimo del Club Copacabana y con ayuda de Martin al vibráfono) y la canción título, situada ésta en el tramo final.
El grupo fue subiendo poco a poco la rueda de intensidad hacia el tramo final. Se fueron sucediendo momentos tan bien recibidos como “Tu continente”, cosa que se intuía cuando el ukelele se veía en las manos de Mikel, la soberbia “Magia y efectos especiales”, y “La mujer de verde”, que ha terminado por ceder el puesto de cierre de actuación como último tema del bis (sorpresa que me reventaron unas chicas sentadas detrás de mí, que sí que leyeron el set list antes de comenzar el show y lo comentaron antes de comenzar la actuación). Tras este hit de Izal, que por otro lado quizás no sea de las que más nos lleguen a nosotros de su repertorio, el grupo se bajó del escenario para luego retornar con el bis. Y aquí nuestro video de “Tu continente”; no esperen buena calidad ni de audio ni de imagen.

Se intuía lo que se metería en el bis, viendo el tiempo que quedaba para las 2 horas de actuación (duración que intuíamos que tendría el show). No habría lugar para sorpresas y sí para cosas que no deben faltar a día de hoy en un concierto de Izal. Primero empezaron a sonar las notas alegres y luminosas acompañadas de silbidos que dan la personalidad a “Qué bien”. La buena estructura del Price, con generoso hueco entre las localidades (poca gente lo vivió sentado, por cierto), invitaba al baile y a mimetizar esos pases tan graciosos del videoclip de la canción. Buena imagen abajo donde las cuerdas de Izal, Alberto, Mikel y Gato, se juntaron más que nunca.
Luego llegó, como ya anunciamos líneas atrás, “Pánico práctico”, quizás nuestro tema favorito de Izal en este momento (por eso abajo de este párrafo les dejamos el video que grabamos de ella) y que disfrutamos como se merece y “El baile”, uno de los temas de “Copacabana” que llevan camino de ser uno de los clásicos que más claramente queden del 3er. lp de Izal.

En “El baile” Alejandro e Iván dieron un paso al frente y el grupo afrontó en línea (vean la fotografía de debajo de estas líneas) la interpretación de la misma hasta que Mikel se desmelenó y micro en mano se metió entre el patio de butacas. Con “El baile” se puso final al show que terminó con el grupo despidiéndose al ritmo de “Copacabana” de Barry Manilow.
Con estas 2 horas Izal presentaron su lp “Copacabana” en la 1ª de 3 entregas seguidas en Madrid. Fue una ocasión más para comprobar lo que Izal mueven a día de hoy, que es mucho. Mikel, Alberto, Gato, Alejandro e Iván lo dieron todo en este concierto donde no se apreció fallo alguno. El logo de “Copacabana” presidió iluminado el telón de fondo durante casi toda la sesión y se apagaría durante unas horas a eso de las 23.15h del jueves noche.
Aún quedaban en esos momentos otras 2 noches más, ya celebradas en estos momentos, donde el grupo reafirmaría su posición y reinado como la banda sensación de los últimos tiempos en el territorio indie musical español. La imagen situada aquí debajo muestra a Mikel inmerso dentro del público en mitad de “El baile”. Afinen la vista y a ver si le localizan.
El concierto que estamos ya terminando de narrarles, fue tan compacto y férreo que nos cuesta identificar los momentos álgidos del mismo (cosa que normalmente dejamos claro en nuestras crónicas); quizás “Tu continente” fue uno de los pasajes que destacaron algo más que el resto (sobre todo por su intro misteriosa y marciana, donde Iván y sus ambientes creados en sus teclados tuvieron mucho que ver), pero esto lo escribimos casi forzándonos a destacar algo sobre un conjunto tan igualado en su solvencia lineal de actuación.
Estoy seguro que los padres de Mikel, que iban a asistir según anunció el propio sr. Izal durante el concierto a la actuación del día siguiente, estarán muy orgullosos de su “hijo descarriado”. El fenómeno Izal se afianza con justicia y lo de esta semana en Madrid así lo certifica. Ser el único grupo que no duplica, sino que triplica actuación dentro del Inverfest que se está llevando a cabo con varias actuaciones en el Teatro Circo Price, creo que es una prueba meridiana. Para “DMR” fue un placer y un honor poder asistir y contarles lo que sucedió. Agradecemos a la gente de G-News y Hook Management que nuevamente hayan contado con nosotros, en especial a Gloria González.
Leer más...

viernes, 22 de enero de 2016

Sharon Bates - Dirigido Por Adam Smithee (2013)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
De la mano del inefable Pablo Arribas, mr. Pichurra para los amigos, nos llegaron noticias de la banda vallisoletana Sharon Bates y su hasta ahora primer lp de estudio “Dirigido Por Adam Smithee”. Por motivos personales, no hemos podido asistir ni al concierto que ofrecieron en el Café La Palma en septiembre del año pasado ni al de la sala Costello de diciembre de también 2015. Por ello hemos perdido una buena ocasión de comprobar el directo de esta banda, que por su producto en estudio debe ser algo cuanto menos prometedor.

El caso es que este cuarteto de Pucela, compuesto por Cristian Haroche como cantante y guitarra, Daniel Peñalba también como guitarra, Javi Hernández en el bajo y Sergio Villar en la batería, llevan en activo desde comienzos de esta 2ª década de siglo/milenio con una propuesta de rock directo y con muchos guiños al glam de los años 70 del pasado siglo.

“Dirigido Por Adam Smithee” se ha editado ya hace bastante tiempo y el grupo aún sigue apostando fuerte por el mismo con una actividad en directo de lo más solicitada y habiendo podido coincidir con grandes de siempre como Loquillo o Duncan Dhu y otras bandas más del sector independiente como los célebres Supersubmarina.

El único disco de larga duración hasta la fecha de Sharon Bates, que es el protagonista del artículo de esta semana como ya habrán comprobado, se compone de 11 temas bastante acelerados y enérgicos que cuanto menos suponen un aguijonazo a cualquiera que esté apoltronado y medio atontado en el sofá de su casa. Dispónganse a moverse, que arrancamos.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Pierde el control”: Correcta apertura con “Pierde el control” la que disponen los Sharon Bates. Es un tema enérgico, pero sencillo de afrontar (habrá capítulos de carácter más bruto o agreste) que agrada en sus formas y sobre todo gracias a su estribillo que apuesta claramente por lo directo. La intensidad melódica es palpable y Cristian aporta con su forma de cantar ese toque glam que tiene la banda. Es vital comenzar un disco bien y Sharon Bates no pinchan en esta ocasión.

2. “Vértigo”: Es imposible comentar “Vértigo” sin mencionar su videoclip, grabado en 360º, les recomiendo que vayan a Youtube y prueben, ya que no resulta bastante habitual y aquí los Sharon Bates se anotan un punto a su favor. La canción es de los mejores temas del disco; lógico que se mereciera el honor del comentado videoclip. El vértigo se multiplica respecto a “Pierde el control” y también gana en sentido menos alegre, con una textura más concienzuda. “Dirigido Por Adam Smithee” de momento transcurre bien.

3. “Nena”: Es curioso como “Nena” cambia de ritmo tras sus primeros compases. Sin perder potencia en las bases sobre todo a cargo de Javi y Sergio, esta canción concede una especie de medio tiempo tras la aceleración y vértigo (el título a veces resulta apropiado) de los 2 primeros temas.

4. “Mil intentos”: Otro single, con videoclip en el que Cristian aparece con la cara algo ensangrentada al frente del grupo tocando en una especie de duchas alicatadas de lo que parece un gimnasio o centro deportivo. “Mil intentos” es otro hit facturado por Sharon Bates. Eso se aprecia en su estribillo, con la repetición de ese “tú me haces respirar” donde Cristian abunda en los agudos sostenidos y que llega de forma inmediata a la percepción. La melodía vuelve a ganar velocidad, aunque con una contundencia quizás levemente menor, apostando más por el ritmo.

5. “Lipstick rojo”: Melodía enojada, abrasiva y Cristian va en consonancia ya desde el comienzo con ese “Tú te crees que yo me chupo el dedo”. Una canción que en parte me recuerda a “Cientocero” de Supersubmarina, por su carácter malencarado y poco amable. Un puñetazo sonoro, lleno de brío y que supone sin duda el pasaje más intenso de “Dirigido Por Adam Smithee”.

6. “Robinson en Hyde Park”: Toca calmarse algo tras la sacudida de “Lipstick rojo” y Sharon Bates ofrecen una de las canciones más bonitas y delicadas del disco. Y es que quizás “Robinson en Hyde Park” sea una rara avis dentro del conjunto del lp, ya que Sharon Bates por lo general apuestan por lo potente. No obstante, el músculo melódico está presente en esta canción (claramente en su estribillo) y no carece de fuerza por mucho que su sentir sea mucho más amable.
7. “No se lo digas a mamá”: No conviene desviarse en exceso y por eso retornamos al descaro y al glam. “No se lo digas a mamá” tiene acordes de factura funk que le ofrecen un toque apañado a ratos. Ya hemos comentado que nos perdimos las 2 últimas actuaciones del grupo en Madrid, pero estamos seguro que este es uno de los temas que más deben brillar en el repertorio sobre el escenario de los Sharon Bates.

8. “Bámbola”: Turno ahora para un pop medio con “Bámbola”, donde de alguna manera la banda hace una especie de alto en el camino del disco para afrontar el tramo final de la obra. Quizás sea la canción que más fácilmente se puede recordar del disco tras la primera escucha. Es fácilmente quedarse con ella y dejarse llevar por lo pegadizo de sus repeticiones y por ciertos acordes de guitarra geniales.

9. “Diecisex”: Sharon Bates vuelven a pisar el acelerador para ofrecer otro tema de factura vertiginosa como es “Diecisex”. Es una canción que cuando quieres darte cuenta ya ha terminado, ya que dura poco más de 3 minutos y medio y no frena hasta su final.

10. “Instinto animal”: El sonido se vuelve agreste y agresivo con “Instinto animal”. Esta canción, que rivaliza con “Lipstick rojo” como tema más contundente del disco, imprime mala leche y energía sobrada en el penúltimo escalón de “Dirigido Por Adam Smithee”. Hay algún leve parón o silencio, pero para arrancar de nuevo con toda la cascada de potencia sonora. Un tema que invita a desmelenarse en un concierto afrontando un buen pogo por ahí en mitad de la gente.

11. “El punto suicida”: Llegamos al final con “El punto suicida”. La canción más larga en duración del disco, superando los 5 minutos. En sus primeros compases resulta muy llamativo el increscendo melódico latente que desemboca tras el redoble de batería de Sergio. Ofrece cambios de ritmo interesantes entre estrofa y estribillos. Quizás, no solamente por su duración, sea la canción estructuralmente más compleja de “Dirigido Por Adam Smithee”. No la considero un cierre desacertado, funciona en esta posición.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Los Sharon Bates tenían previamente un EP “La Tercera Guerra Mundial”. Con su primer LP “Dirigido Por Adam Smithee” han sellado un álbum nervioso, eléctrico y de vértigo. Vértigo es la palabra que más me viene a la mente para definir sintéticamente el trabajo del grupo en este disco y puede que uno de sus temas relevantes se titule así tenga que ver. O no.

Editado en 2013, ha supuesto al grupo un buen resultado en lo que se refiere a actividad de conciertos, que es lo que permite a un grupo subsistir a día de hoy. Más allá de su gira propia, la cual ha sido muy extensa, destacan citas como haber tocado ya en el Sonorama, festival castellano de referencia actualmente, y haberse codeado con grandes artistas como ya hemos mencionado en la intro.

En este pasado 2015 ha habido un apéndice para “Dirigido Por Adam Smithee”, disco de portada llamativa, con esa especie de camarera de bar americano de los años 60 de expresión cariacontecida. El apéndice ha sido el EP “#En Directo Estudios Idemm Madrid” en el que ni más ni menos que el grupo se ha atrevido con una versión de “Amante bandido” de Miguel Bosé; una notable versión que les recomendamos que escuchen. Es respetuosa con la original y salen airosos del reto apostando por unos notables cambios de ritmo en la misma (lenta en estrofas y acelerada en estribillo).

Se divertirán escuchando este disco. Les sacudirá y les supondrá un espolonazo para que despierten. Adecuado para escuchar en esas mañanas en las que cuesta arrancar y afrontar los días o para ponerse a tono antes de salir de juerga un fin de semana.
Leer más...

miércoles, 20 de enero de 2016

DMR cubrirá el concierto en Madrid de Izal (21-01-2016)

¿Qué es mejor o más relevante? ¿Llenar el Palacio de los Deportes o reventar en 3 días consecutivos el Teatro Circo Price? A ustedes les dejamos la respuesta. Nosotros simplemente consideramos que ambos hechos son sinónimo de éxito y de que un grupo musical atraviesa un buen momento. Y, ¿quiénes se encuentran detrás de esto? Pues Izal, la formación de moda de los últimos tiempos.

Mikel Izal y los suyos se “despidieron” en abril en el pabellón de la calle Goya para meterse de lleno en la grabación de su nuevo disco. No obstante, sin ir más lejos, Izal fueron uno de los platos fuertes de un famoso festival que se celebra allá por el mes de septiembre en Madrid y en esos días ya vio la luz el nuevo álbum “Copacabana”.

Metidos ya en la gira de presentación, que se prevé extensa, el grupo recala en la capital afrontando 3 noches seguidas en el Price dentro del Inverfest; inicialmente iban a ser dos, pero ampliar una noche más es muestra del tirón notable del que disfruta el grupo. Nosotros tendremos la suerte de estar en la noche en la que el quinteto abrirá fuego, en apenas unas pocas horas.

No les animamos a ir, si es que aún no se lo han planteado y no sacaron su entrada, ya que los tickets están agotados desde hace tiempo (sinónimo de éxito, repetimos); si se quieren bregar en la reventa, es arena de otro costal. No obstante, no se preocupen, que en días sucesivos les comentaremos extensa y detalladamente lo que Gato, Alberto, Alejandro, Iván y Mikel ofrecerán en su 1ª noche en la capital. Visiten nuestra página durante las próximas fechas por tanto.

Agradecemos a Gloria González de G-News sus gestiones y que haya considerado a “DMR” como uno de los medios encargados de narrar lo que suceda en el Price; para nosotros es un honor y esperamos estar a la altura del acontecimiento.
Leer más...

martes, 19 de enero de 2016

Concierto La Broma Negra. Madrid (15-01-2016)

Al final de la actuación que vamos a comentar en este artículo, tanto a David Infantes, como a Álex Gómez, como a Carlos Caballero, les decía lo mismo. Algo más o menos como: “el concierto de hoy me ha gustado más que el anterior, pero menos que el siguiente que os vea”. Y me daba la impresión de que estos 3 músicos que a día de hoy forman La Broma Negra, uno de los proyectos musicales más personales e interesantes de nuestro panorama patrio a día de hoy, podrían pensar que estuviera dorándoles la píldora sin más.
Para nada es así. Tras ver a La Broma Negra presentar su último trabajo, el potente (pendiente de que aún lo comentemos por aquí) “Amigos, Temo Que Ya No Estemos En La Tierra”, en la magnífica sala que es la Moby Dick, salgo convencido de que el grupo está en su mejor momento y que están en ascenso. Eso se ve en muchos sentidos: el notable aforo que consiguieron en Moby Dick, su soltura escénica (con una sorpresa que añade originalidad a la propuesta) y la posibilidad de seguir creando canciones con igual capacidad de emoción como las que llevan proponiendo desde hace varios años con una periodicidad muy respetable.
Se cumplió el horario de inicio y tal como me comentó Carlos Caballero unos días antes, a las 21.45h como muy tarde comenzaría la actuación. En primer lugar salió David Infantes, que arrancó con una intro hasta que Carlos, Álex y Laura se sumaran al grupo. Y arrancaron con la potencia de “Despierta a la guardia”, uno de los temas más rockeros en algunas de sus secciones del nuevo disco y luego se metieron con el brío más pop en su melodía de “Virginia en los infiernos”, uno de los destacados temas del anterior trabajo discográfico “Déjanos La Luz Encendida”.
En este tramo inicial apareció el celebrado tema de arranque de “Desilusiones De Grandeza” “Señor, danos la victoria”, donde la percusionista Laura Pérez se hizo notar bastante y en buen sentido en coros en el estribillo acompañando a Carlos Caballero. Otro de los temas más queridos por el público y seguidores acérrimos de LBN “Fantasma”, tomó el testigo en este primer sector de las 2 horas de actuación exactas que ofreció el cuarteto actual. No obstante, tampoco es nuestra intención ir linealmente contando el devenir del concierto tal como transcurrió, con lo que vamos a comenzar a salirnos de la senda.
Con tanta creación y actividad, ha llegado ya un momento en el que La Broma Negra sufren a la hora de elaborar sus set list a no ser que se convirtieran en unos The Cure a la española o unos Springsteen y ofrecieran conciertos superiores en duración a las 3 horas. Esto nos lo confesaron tanto David como Carlos como Álex al terminar la actuación cuando retornamos a la sala tras ir a cenar algo a un recomendable sitio de comida mexicana express que no está muy lejos de la Moby Dick.
Por ello, hubo notables ausencias como “Los reyes no morirán en su cama” o “Sonetos” y la más sorprendente “Las chicas de El Corte Inglés”, uno de los singles más notables del nuevo disco del grupo y que se cayó del repertorio a pesar de que hubo algún que otro espectador que la esperaba (yo me sumo). No obstante, de “Amigos, Temo Que Ya No Estemos En La Tierra” cayeron casi todas las canciones de su listado.
Pudimos comprobar sus distintas texturas, desde temas más bailables a otros más oscuros y otros incluso asfixiantes (aquí nos estamos refiriendo en particular a “Canción de cuna”, un tema acongojante en todos los sentidos). Lo que se comprobó de forma más clara es que ese tema con aspiración de hit del repertorio de La Broma Negra y que buscaba convertirse en un asunto viral, “Franco tenía un polvo”, funciona genial en directo con su melodía bailable y a ratos obsesiva. Aquí les insertamos el video que grabamos de la misma.
Los finales de los últimos discos estuvieron todos presentes, ya que además de la oda a Edgar Allan Poe, también aparecieron “El descanso de los bañistas” y “Los muertos”, la cual permitió a Carlos ausentarse del escenario un par de minutos (los 2 últimos de carácter instrumental de la pista) que sirvió como falsa impresión de que ahí comenzaran los bises, cosa que no es así, ya que LBN no ofrece bises y está en contra de esa idea de irse del escenario y volver. Las fotos de Laura y David quedaron muy oscuras por la precariedad de nuestra cámara y por la iluminación de la sala que no la acompaña en ese sentido; no obstante, en un concierto de La Broma Negra no quedan mal así, creemos.
Momentos muy destacables, además del que supuso el gran hit del último trabajo “Franco tenía un polvo” fueron “Cenicienta”, que tiempo atrás representó en danza la actual percusionista de La Broma Negra en el concierto del Café La Palma de hace casi 4 años (y que en esta ocasión se dejó notar en los coros), junto a los singles “Tos de medianoche” y “Heridos” pertenecientes a “Déjanos La Luz Encendida”. Confesamos nuestra debilidad por “Los cuerpos celestes”, primer single del último disco, que sonó arrolladora en lo que hubiera sido el comienzo de los bises tras la ida y venida de Carlos Caballero en el tramo final de “Los muertos”.
Hay ciertos temas que no pueden faltar en un concierto de La Broma Negra como son “Balas para matar el tiempo” (la cual sufrió el único fallo de sonido en forma de acoples) y “Nieto de maestro de escuela”, que se sucedieron cuando la actuación estaba ya bien encarrilada. Sorpresa fue quizás “El lento y medido caminar del vigilante” y no tanto “Una mujer enamorada es otra forma de terrorismo” y su compañera de disco “Su decisión mi capitán”, que son canciones que siempre resultan muy bien en directo. Abajo una fotografía del grupo en blanco y negro realizada por Susana Hernanz.
El resultado global fueron 2 horas de actuación medidas al segundo, finalizadas con “Cuidado con lo que matas”, donde La Broma Negra presentaron sin fallos su último disco ante un público que disfrutó mucho con lo que ofrecieron en escena el cuarteto actual de LBN. En una semana tan triste para el mundo artístico en el que nos dejaron a los 69 años tanto Alan Rickman como David Bowie, Carlos Caballero, declarado admirador a fondo de Bowie, rindió un homenaje al mismo al comenzar a cantar a capella “Space oddity”. Hay que decir que la gente no se sumó a los coros y al final el guiño quedó menos solemne de lo que Carlos hubiera deseado, pero supongo que al bueno de Bowie le haría gracia si lo pudo ver desde donde se encuentre.
Carlos Caballero se presentó frente a su micrófono como si fuera un gótico drugo de “La Naranja Mecánica”, faltándole solamente la huevera por fuera del pantalón y cambiando el blanco por el negro que llevó. Hacía tiempo que no veíamos a Carlos con bombín y en esta ocasión se tiznó la cara que le daba un carácter más lúgubre si cabe. Álex Gómez cambió su icónica guitarra por otra menos llamativa, pero no por ello sus acordes y partes de guitarra eléctrica brillaron menos (de hecho en ciertos pasajes de ciertos pasajes se hizo notar más que en otras ocasiones su trabajo en las cuerdas). Su look volvió a ser tan formal y elegante como de costumbre, con pantalón negro, camisa blanca y corbata oscura. David Infantes mantuvo su forma de tocar los teclados muy echado para adelante y en su aspecto se presentó con sombrero del lejano oeste, sin renunciar a sus lentes tintadas.
No obstante, la novedad que ofrecía La Broma Negra para esta ocasión era la incorporación de Laura Pérez como percusionista y voz de apoyo femenina para Carlos. Ya había colaborado con LBN anteriormente como hemos comentado líneas arriba y ahora se ha aplicado para ofrecer un look más personal a La Broma Negra. Javier Pellín ofreció al grupo un sonido más directo, pero la imagen del grupo se normalizaba o se hacía más tradicional con un batería al uso. Laura, de pie durante toda la actuación y con una estructura base de percusión, hace que el grupo no caiga en lo usual. Su look, bastante gótico para esta ocasión, le fue muy bien al grupo, ya que el resto de componentes no abusan de ello y por ello no satura. Además, tuvo su momento de baile, con unas alas doradas que terminaron por envolver a Carlos en un momento que reportó el pasaje más visual de la actuación. Véanlo aquí abajo.
La sala Moby Dick le va muy bien a LBN. A nosotros nos gusta mucho. El juego de luces fue estupendo y le fue muy bien al grupo. El sonido, salvo un par de detalles sin especial relevancia, fue de alta nota igualmente. Y la respuesta de la gente mejor que nunca. El grupo ovacionó con ganas y bastantes segundos cada uno de los temas que interpretó la formación. Un aforo nada desdeñable, donde solamente faltó el sector “DMR” de los seguidores de La Broma Negra, ya que ni Alfredo Morales ni Mariano González (ambos por motivos personales) pudieron asistir. Sin embargo, el núcleo duro de seguidores de la banda no faltó, con sus camisetas de merchandising del grupo enfundadas y coreando cada uno de los temas que LBN iban interpretando.
En resumidas cuentas, La Broma Negra va a más. A su ritmo, pero a más. Paso a paso se va notando. El grupo ha hecho un grandísimo trabajo promocional con “Amigos, Temo Que Ya No Estemos En La Tierra”, desde la portada del disco hasta los videoclips más allá del contenido musical. Este concierto supone un punto de inflexión, con una propuesta en directo que vuelve a ser más personal y que confiemos se afiance y siga ganando adeptos poco a poco. Agradecemos al grupo que haya contado con nosotros una vez más para narrar sus andaduras. Siempre lo pasamos en grande y en un auténtico honor.
Leer más...

domingo, 17 de enero de 2016

Programa Heaven 17 “The Luxury Gap” (Temporada 7/ Programa 6)

El pasado 19 de diciembre de 2015, en plena jornada de reflexión electoral, abordamos a las 16.00h en directo en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) un programa sobre un grupo que en sus letras de sus primeros discos tenían muy presente el discurso político e ideológico, magistralmente insertado en sus melodías sintéticas: Heaven 17.

Nos propusimos una vez más (ya que hace unas temporadas les acercamos en otro programa su debut “Penthouse And Pavement”), abrirles el camino a una banda con cierta popularidad en el Reino Unido, pero muy desapercibidos por lo general en España.

En el programa estuvimos presentes Alfredo Morales y servidor de ustedes (con cierto nerviosismo por la entrevista que realizaría al término del programa a Nacho Gª Vega de Nacha Pop) y Mariano González, nuevamente por teléfono e insertado en el montaje cutre-salchichero que realizamos con Paint.

Aquí queda insertado el reproductor para que escuchen el programa, que quizás sea el que más pulido nos haya quedado en lo que llevamos de temporada y también les dejamos el link a Ivoox donde pueden descargárselo si lo desean: http://www.ivoox.com/dmr-7-6-audios-mp3_rf_10099925_1.html
Leer más...

viernes, 15 de enero de 2016

Temporada 7/ Programa 7: Nacha Pop y “El Momento” (1987)

Cuando Nacho García Vega y Antonio Vega se juntaron en 2008 para recuperar a Nacha Pop, a aquella gira la llamaron “Reiniciando”. Por ello, ¿qué mejor que para reiniciar la 7ª temporada de radio y nuestra actividad general tras las vacaciones navideñas de 2015 que volver con Nacho García Vega como protagonista?

Fue un placer poder contar con su presencia a través del teléfono en nuestro programa. La grabación del programa que emitiremos este sábado 16 de enero de 2016 a las 16.00h en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (¿se han dado cuenta cuánto “16”?) la llevamos a cabo el 19 de diciembre de 2015 tras finalizar el programa en directo sobre “The Luxury Gap” de Heaven 17.

El programa de este sábado está dedicado principalmente a “El Momento”, sus canciones y todo lo que rodeó a Nacha Pop en aquellos días. No obstante, aprovechamos la hora de programa para poder comentar con Nacho otros muchos aspectos sobre la banda y hablar también del presente del grupo, el cual disfruta de muchas actuaciones en directo y tiene en agenda la edición de un nuevo disco de estudio, cosa que no sucede desde que “El Momento” viera la luz en 1987.

Estén atentos y no se pierdan la emisión del programa este próximo sábado 16 de enero de 2016 a las 16.00h en RUAH. Aunque posteriormente subiremos el podcast a nuestro perfil en Ivoox, siempre es de agradecer su presencia cuando estamos en antena.

Links de interés:
Evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/1670047196545476
Emisión on-line RUAH: http://www.ruah.es/online.html
Leer más...

martes, 12 de enero de 2016

DMR entrevistó a Nacha Pop

Como verán, tras nuestro merecido descanso navideño, estamos regresando por la puerta grande. Si bien es cierto que esto que ahora les comentamos es trabajo que hicimos antes de desconectar por unas semanas (parcialmente; si no, vean nuestras crónicas de los conciertos de Kraftwerk en Grenoble y de Danza Invisible + La Guardia en Madrid).

Cuando realizábamos el pasado 19 de diciembre nuestro programa en directo dedicado a Heaven 17 y su 2º disco de estudio “The Luxury Gap”, teníamos un cierto cosquilleo dentro, ya que en agenda, para unos minutos tras terminar el programa, estaba marcado contactar con el gran Nacho García Vega de Nacha Pop. Nuestro propósito (que les confieso teníamos en el “cajón de debes” de nuestra actividad radiofónica desde hace mucho tiempo) era entrevistarle para homenajear a “El Momento”, disco de 1987 y que hasta la fecha es el último de estudio de Nacha Pop.

Salvo un corte de línea telefónica inicial, la entrevista se llevó a cabo sin problemas con Nacho en muy buena disposición (nunca mejor dicho en este caso esta expresión). Hablamos sobre el presente y futuro del grupo (que pasa por un nuevo disco de estudio con composiciones que comenzaron a escribir Nacho y su primo Antonio Vega antes de que falleciera en 2009), lógicamente hicimos un buen repaso a fondo de “El Momento” y también comentamos cosas anexas como fue el exitoso disco en directo “80-88”.

La emisión del programa se llevará a cabo este sábado 16 de enero a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH). Estamos muy contentos en “DMR” de haber llevado a cabo este programa con Nacho García Vega y confiamos en que el mismo sea de su agrado e interés. Agradecemos a Patricia Vizcaíno sus gestiones para que este ítem tan valioso dentro de nuestra 7ª temporada de radio haya podido llevarse a cabo.
Leer más...

lunes, 11 de enero de 2016

DMR cubrirá el concierto en Madrid de La Broma Negra (15-01-2016)

Retornamos a la actividad tras nuestro descanso navideño y no se nos quejen, que volvemos con ganas y mucho movimiento como irán viendo en los próximos días. 2015 ya vio el lanzamiento de “Amigos, Temo Que Ya No Estemos En La Tierra” el nuevo disco de La Broma Negra y 2016 empieza con buen pie para el grupo con su concierto de presentación en Madrid.

El lugar escogido creo que viene a La Broma Negra como anillo al dedo. La sala Moby Dick será donde Carlos Caballero, Álex Gómez y David Infantes (no sabemos si con Javier Pellín en la batería como sucedió en las últimas actuaciones del grupo) presentarán en directo el nuevo material y seguramente varios de los temas de su repertorio.

Casi autonombrándonos “cronistas oficiales” de La Broma Negra en directo, ya que casi siempre les acompañamos en sus actuaciones en directo desde que les conocimos en 2011, no podíamos faltar en esta relevante cita. Día inmejorable, viernes, y un lugar muy apañado para vivir un buen concierto (confesamos que la Moby Dick nos gusta bastante para asistir a un concierto y hemos tenido muy buenas experiencias siempre que hemos ido allí).

En la siguiente semana les narraremos lo que suceda y de momento solamente les animamos a que se sumen al plan este viernes 15 de enero a las 21.30h y vayan a ver en directo la más que interesante que LBN ofrece siempre en directo. Agradecemos al grupo que una vez más haya contado con nosotros para poder informarles de sus andanzas.
Leer más...

domingo, 3 de enero de 2016

Concierto Danza Invisible / La Guardia. Madrid (26-12-2015)

Bueno, antes de nada, feliz 2016 a todos ustedes. He aquí la 2ª y última excepción a nuestro descanso navideño, que no está siendo tan acusado como podrán comprobar con esta crónica y lo que Alfredo Morales reportó del concierto de Kraftwerk en Grenoble. He de reconocerlo: al concierto que les voy a narrar iba bastante contrariado. Tras una larga siesta normalmente te levantas con el pie algo torcido y a eso se sumó que esa misma tarde ustedes lectores me avisaron de que en otro blog se estaban copiando varias opiniones de nuestras revisiones de discos, sin mencionar por lo visto la fuente origen presente.
Por ello, iba algo de mala gana, pero al menos había razones para intentar levantar el vuelo y tomárselo a bien, ya que además la entrada era un regalo de cumpleaños que me hicieron y el ir con el gesto torcido no es muy apropiado. La principal razón de poner buena cara es que Danza Invisible formaban parte del plan y ya saben que los de Málaga son un grupo que aprecio bastante, muy en desacuerdo con mi buen amigo Alfredo Morales, que los suele poner a caer de una burra (no siempre tenemos que estar de acuerdo entre amigos, faltaría más). Hacía mucho que a los Danza en sí no les veía en directo. La última vez data de los comienzos del blog, hace ya más de 7 años, en un intensísimo concierto en Alcalá de Henares. Curiosamente aquel verano de 2008 les vi en 3 ocasiones. Aquí abajo Javier Ojeda en un momento de la actuación de Danza Invisible en la que se sentó al borde del escenario.
Después, lo más parecido que vi a Danza Invisible, fue a Javier Ojeda en solitario interpretando temas de Danza Invisible en un concierto-festival, en el que iba acompañado de otros músicos que no eran Chris Navas, Antonio L. Gil ni Manolo Rubio. Por ello, a medida que se iba acercando la hora, se iban dejando de lado los nubarrones mentales para ser sustituidos por muchas ganas de ver a los Danza en escena. Llegamos a la sala But puntuales a la hora citada para la apertura de puertas (las 20.00h), y tras un ratito haciendo cola accedimos y nos situamos frente al escenario en 3ª fila en el lado contrario de donde estuvimos las 2 últimas veces que acudimos a esta correcta sala (cuyo único “pero” es su desalojo al terminar los shows) a ver a Second con Kuve y Los Ganglios. A continuación en primer plano Antonio L. Gil y en 2º plano el percusionista actual de los Danza Invisible en directo.
Se respetaron los horarios. Danza Invisible salieron a escena a las 20.30h muy puntualmente y abrieron con un acierto pleno: “El pintor y la modelo” de “Maratón” de 1985. Ya sabía que la habían recuperado hacía un tiempo, pero no dejó de sorprenderme que sonara y me alegró mucho, ya que en todas las ocasiones que había visto a Danza (4 hasta la fecha; además de las citadas de verano de 2008 hubo otro gran concierto en julio de 2006 en la avenida Pablo Iglesias en las fiestas veraniegas de Chamberí) nunca había caído. Aquí les inserto el video que grabé de la misma.

Ciertamente los Danza hicieron bingo. Bingo personal, voy a decir. Esto significa que no se dejaron ni un solo tema de los que son imprescindibles en uno de sus conciertos, bajo mi humilde punto de vista (dejando por imposible que la controvertida canción “Pero ahora” de “Efectos Personales” forme parte de algún set list del grupo); y esto tiene más mérito si además la duración de este concierto es un poco menor a la habitual de la que ofrece Danza Invisible. Venga, pongamos algún pero: de “Pura Danza” sí que me faltó “Donde el corazón nos lleve”; pero nada más. En la oscuridad aquí a continuación dejamos una foto de Manolo Rubio, que nos cogía justo al otro extremo.
En el escrutinio fueron lanzando hits de mayor y menor intensidad. Canciones por un lado queridas para los que nos consideramos seguidores de Danza Invisible a fondo (como por ejemplo que suenen de “Música De Contrabando”, disco de 1986, “Agua sin sueño” o “Espuelas”, esta última inmersa dentro de “El club del alcohol” al final del concierto) y otros trallazos de dominio público como “A sudar”, que fue de las primeras en desfilar, “Catalina”, en el tramo final del show y las inmortales “Sabor de amor”, que sonó a mitad de actuación (no tiraron de evidencia de guardársela para el final del show) y “Sin aliento”, que prendió fuego a la sala cuando se iba afrontando la recta final. Inserto el video que grabé de este temazo justo aquí (atención: el audio está más alto, ya que la cámara de mi móvil graba en mayor volumen que mi cámara de fotos).

Como curiosidad personal puedo comentar que hubo un momento en el que Javier Ojeda preguntó al público por preferencias para la siguiente canción que tocaría y acerté gritando “El ángel caído”; lo que pasó es que Javier no se percató de ello. Vean debajo a Chris Navas concentrado en su bajo.
El bis estuvo muy bien medido, ya que además del ya comentado final de fiesta tan efectivo que es “El club del alcohol”, se incluyeron la versión readaptada de Van Morrison “A este lado de la carretera” (que curiosamente se me había olvidado a lo largo del concierto y no reparé en la misma hasta que empezaron a sonar sus acordes) y “Naturaleza muerta”, la cual sí que esperaba con ganas (es una de mis favoritas de siempre y en lo que coincido con la persona que me regaló la entrada y que me acompañó a la sala But) y por la que empezaba a impacientarme al ver que a los Danza Invisible se les acababa el tiempo y no salía la bola del bombo. Oigan, que se me ha pasado, les inserto ahora aquí el temazo que es “Agua sin sueño”, que también la grabé en video.

El concierto, quizás también por ser en Madrid y por ser en una sala parecida a la antigua Aqualung, me recordó mucho al correctísimo disco en directo de mediados de los 90 “Al Compás De La Banda”, y es que ayudó mucho que sonaran piezas coincidentes en listado como “La estanquera del puerto” o “Reina del Caribe”, muy relevantes dentro de ese lp en vivo que les recomiendo mucho que escuchen si aún no lo han hecho; tomando en parte una impresión del propio Javier Ojeda que leí por ahí, quizás no sea un disco tan fresco como el “Directo” de los años 80, pero es más que aprovechable.
Ya lo he citado. Quizás la mayor sorpresa me la supuso “Espuelas”, cuando sonó insertada en “El club del alcohol”. Sonó corrosiva e intensa, mucho más que en estudio, con un Javier Ojeda que bramaba al micrófono eso de “Vivo o muerto…”. También me sorprendió que sonara íntegra “Por ahí se va”, otro hit del grupo de los últimos 90 y que solamente recordaba haber escuchado en forma de guiño (quizás un par de versos cantados por ahí por Javier) en alguno de los conciertos anteriores que había visto de Danza.
Poco más de hora y 15 minutos, pero muy bien aprovechados. Un set list sin fisuras, que contentó a los fans y los no tan fans y que contó con el cuarteto clásico a pleno rendimiento. Antonio L. Gil, al cual tuvimos justo enfrente, demostró lo buen guitarrista que es, con momentos tremendos de interpretación de los acordes melódicos de los hits de Danza, Chris Navas sigue con su característica forma de tocar el bajo, con sus inseparables gafas de sol y con esa conservación física que nos hace dudar de un pacto con el diablo a lo Dorian Grey, por no mencionar en ese aspecto al señor Ojeda (en primerísimo plano en la foto de arriba de este párrafo), por el que tampoco parecen pasar los años. Y es que el cantante de Danza Invisible es puro nervio (había un chico al lado mío que se partía de risa al intentar sacarle una foto a Javier, diciendo que no paraba de moverse) y estuvo a su nivel; si bien, la vez que más desaforado le vi fue en el concierto de 2008 en Alcalá de Henares. No obstante, Javier estuvo a su nivel, y si no, como ejemplo, la foto que ponemos a continuación, completamente desgañitado; de hecho, comenzó con americana y terminó sin ella.
Por cierto, por lo visto los Danza el día anterior tuvieron algún incidente en no sé qué pueblo por no sé qué multa; Javier Ojeda en varias ocasiones soltó reprimendas al aire al alcalde del pueblo en cuestión y se le notaba a ratos la mala leche al respecto. Y, perdón, no podemos olvidar al carismático Manolo Rubio, el “sargento Furia” apodado por Javier Ojeda, que con sus teclados y guitarras aporta el toque y rúbrica a la música de Danza Invisible. Danza Invisible contaron con un batería de turno (desde que se fue Ricardo Texidó en los 90 nunca ha habido un miembro oficial en esa sección) y un percusionista que se sumó a guitarras en el tramo final. El batería que toca con La Guardia también se sumó a los Danza en un momento. Luego Javier Ojeda completaría el intercambio al sumarse a La Guardia en el bis de su correspondiente actuación.
Pues muy contentos terminamos con lo ofrecido por Danza Invisible. Sigo contento a día de hoy, una vez asentadas las sensaciones. Terminó siendo un regalo muy acertado. Además, a Danza Invisible siempre les había visto en fiestas municipales y al aire libre. Siempre es un punto distinto ver a un grupo en sala. Pero aquí no acababa la noche. Y es que, aunque yo no sea muy seguidor de La Guardia (como sí que lo soy de los Danza Invisible), hubiera sido una tremenda y horrenda falta de respeto hacia Manuel España y sus muchachos dar la espantada y marcharnos del recinto una vez terminada la actuación de Danza Invisible. Yo no soy de esos.
Tardaron algo más de lo previsto en salir a escena La Guardia, pero cuando lo hicieron, lo hicieron con determinación. Ni mucho menos soy un experto en la discografía de La Guardia (quizás mi buen amigo David Sánchez Arribas sería quien, si hubiera venido al concierto, podría contarles algo con más conocimiento que servidor), pero lo que sí se pudo palpar fue el enfoque claro del grupo. Apoyados en su pop con matices country en muchos momentos (también a eso ayuda el look de algunos de los músicos que están junto a Manuel España en La Guardia), ofrecieron una hora y 15 minutos de actuación muy rítmica. A continuación un primer plano de Manuel España.
Fue en los primeros segundos cuando sonó uno de sus recordados éxitos “Mil calles llevan hacia ti”. El público respondió con entusiasmo a este trallazo que La Guardia decidieron situar en 3er. lugar (creo recordar) de su repertorio para que la gente terminara de meterse en el concierto. Varios fueron los temas que se me terminaron quedando de la actuación como “Pequeña Lolita” o “Blues de la Nacional II” (uno que ha vivido siempre (ahora y antes) pegado prácticamente a esa autopista no le puede pasar desapercibido un tema titulado así. Les insertamos a continuación un fragmento que grabamos de “Mil calles llevan hacia ti”.

La Guardia sí que no se salieron del guión y sí que se guardaron para el final del su actuación su tema más reconocible: “Cuando brille el sol”. No obstante, ahí no terminó la fiesta y hubo espacio para que Manuel España y su grupo, en este caso acompañados por un enérgico y entregado Javier Ojeda sellaran su actuación con “Mueve tus caderas”, la cual funcionó bastante bien como cierre del concierto y de un evento que resultó muy apañado. Y aquí de seguido un cachito de “Cuando brille el sol”. Suban el volumen, que este fragmento lo grabé con la cámara de fotos.

Terminó el concierto y como teníamos mucha hambre salimos echando patas para zamparnos unas hamburguesas en una cadena de comida rápida cercana a la sala. No nos quedamos en esta ocasión a intentar saludar a Javier Ojeda, al cual podemos considerar amigo de “DMR” tras la entrevista que le hicimos ya hace unas temporadas y el backstage tan interesante que tuvimos en Torrejón de Ardoz hace unos años (donde en un pequeño debate a colación sobre un artículo que Javier hizo en su blog sobre Springsteen, incluso nos deleitó cantando a capella un par de versos de “I’m on fire”), ni tampoco pude quedarme a charlar con una buena seguidora de nuestro programa de radio, Mai, que también acudió a la cita y que tuvo la suerte de estar en primerísima fila y frente al palo del micrófono de Ojeda/España. En la siguiente foto verán a Javier Ojeda en su colaboración en las tablas junto a La Guardia.
En definitiva, me lo pasé muy bien. Fue una noche de buena música en una muy buena sala (la sala But reitero que es muy buen sitio cuyo único punto negativo es su desalojo) y con un ambiente fenomenal. La gente vivió el concierto con emoción y mucha ilusión, pero desde el mantenimiento de las formas, sin que la histeria se desatara y provocara situaciones incómodas.
Danza Invisible y La Guardia terminaron muy bien el 2015, tocando en Madrid, en una sala de buen aforo que prácticamente completaron y demostrando que en el escenario siguen funcionando muy bien, por mucho que hayan pasado décadas de sus momentos de mayor apogeo mediático. La vida tiene sus etapas.
Leer más...