viernes, 27 de noviembre de 2015

Lori Meyers - Cronolánea (2008)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Hace algunas fechas en una entrevista conjunta a Santi Balmes y Gonçal Planas salió el tema de la evolución del indie español en cuanto a aceptación popular de una década a esta parte (más o menos). En efecto tienen razón, podemos encontrar en nuestra escena musical una serie de grupos que podríamos calificar como… ¿indie mainstream? Repasemos: Vetusta Morla, Lori Meyers, Sidonie, Supersubmarina, Izal, Deluxe (y después Xoel López)… Artistas todos ellos bien conocidos y con razonable capacidad de llegar a la gente, pero que en algún momento son o han sido catalogados dentro de la música independiente. Que conste que a mí me parece de perlas, no obstante tampoco es infrecuente encontrar cejas enarcadas o gestos de desconfianza ante esta progresiva “popularización”. Como esta discusión entre “purismo” y “apertura” lleva visos de convertirse en ancestral me da mucha pereza continuarla, de modo que haré mía la frase del mítico líder de los Kinks, Ray Davies, al decir aquello de: “Música buena es la que me gusta”. El hecho de que alguien pueda vender 1.000, 100.000 o 1.000.000 me resulta irrelevante.

Lori Meyers es uno de estos grupos que han prosperado y han incorporado seguidores de fuera del indie y “Cronolánea” juega un papel importante en esta circunstancia. Es un disco bisagra, con resabios de sus primeros lp’s (“Viaje De Estudios” -2004- y “Hostal Pimodán” -2005-) y donde se aprecian, por otra parte, atisbos de búsqueda de un sonido que pueda ser más amplio. Y efectivamente hay nuevos enfoques y una paleta sonora más variada, todo ello sacrificando algo de vehemencia y fuerza guitarrera en favor de un mayor sentido melódico. También se confirman ciertas tendencias latentes anteriormente; tienes muchas posibilidades de que Lori Meyers te guste si eres aficionado al pop rock clásico de toda la vida de los años 60 y 70, incluyendo al español (a veces me da la impresión de que la influencia de Los Brincos se acrecienta por momentos). Todo ello nos lleva a melodías sencillas, buenas armonías vocales, luminosidad, melancolía no demasiado trágica y en general un aire… encantador. Lori Meyers hicieron un disco bonito, ni más ni menos. Ello no significa que “Cronolánea” sea un disco almibarado, cursi o blandito; también se conservan efluvios de power-pop brioso y enérgico que dan un toque de urgencia e inmediatez que evita que la música se azucare mucho.

Otro elemento importante para esa expansión a otros públicos es la necesaria existencia de hits, o por lo menos canciones con gancho. “Alta Fidelidad” es un single en toda regla, directo, potente, melodioso, tarareable y posiblemente una de las canciones más reseñables del grupo; a su modo un pequeño clásico del indie español de los últimos tiempos. Pero es que el resto de singles tienen también una considerable pegada, tal como veremos luego en el análisis del disco, siendo éstos las excelentes “Luces de neón” y “Luciérnagas y Mariposas”. Son canciones que pueden ser éxitos y probablemente reflejo de una ambición bienintencionada. Es decir, llegar a gente sin sacrificar señas de identidad o integridad artística.

Afortunadamente tenemos entre manos algo más que singles, pues el tracklist el relativamente largo (13 canciones) y apenas tenemos relleno, y el que hay es “aceptable”. Canciones como “La búsqueda del rol”, “Intromisión”, o “Copa para dos”, a modo de ejemplo, mantienen un nivel bastante elevado y eliminan cualquier temor de encontrarnos solamente ante un disco de singles. Hay otros factores que también ayudan a que el disco no se haga pesado ni mucho menos, y es el hecho de que la variedad ahora es mayor. Eventualmente encontramos arreglos de cuerda, guitarras acústicas, pianos, más tonalidades estilísticas, etc. Todo ello supongo que es fruto de una evolución personal, y quizá el nombre del disco lleve consigo esa significación. “Cronolánea” es una mezcla de “cronología” y “miscelánea”, o lo que resultaría de mezclar la madurez propia del paso del tiempo con una visión más variada en múltiples aspectos. Además nos encontramos ante el tercer disco, lo que supone una especie de barrera psicológica que, o bien conduce a la magnificación total o (las más de las veces) a la picota y a la lapidación. En esta ocasión no se siguió ninguno de los derroteros radicales y Lori Meyers salieron relativamente airosos, si bien por los motivos citados en el primer párrafo algunos desertaron. También es cierto que otros muchos se subieron. En cualquier caso la formación del grupo para este disco es: el carismático Antonio López (Noni) como voz principal y guitarra, Alejandro Méndez como voz secundaria y guitarra, Alfredo Núñez en la batería y Sergio Martín en el bajo. Y ahora, la música.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Intromisión”: Supongo que esta canción es un juego de palabras, al ejercer de “intro” del disco. Es una canción más o menos larga (5:32) donde los primeros minutos son instrumentales y bastante pomposos, con arreglos de cuerda incluidos. A mitad de canción irrumpe la pista vocal con fuerza y vocación saltarina. Buenas armonías vocales y pegadiza melodía se añaden al tema más preciosista del disco. También de los más luminosos.

2. “La búsqueda del rol”: Una canción bonita, incluso adorable. Pop conducido por un sutil y suavísimo punteo de guitarra, remitiendo a los años 60 en este aspecto y también en las voces. En el estribillo la cosa se anima y el ritmo es casi bailable. Al final todo resulta un juego de contrapesos entre lo delicado y rítmico, de tal modo que la canción no es caramelo puro, ni tampoco se pasa con la frivolidad. Letra tirando a melancólica sobre la búsqueda de sitio, identidades. etc. Muy buena.

3. “El secreto mejor guardado”: Pop animoso y alegre. Es una de las tres canciones que canta Alejandro, lo que significa que no es tan delicada pero tiene más jolgorio. Tono desenfadado y alegre que nos muestra que la esencia de Lori Meyers es coincidente con la esencia pop puro y duro bien clásico. Inicio muy disfrutable.

4. “Alta fidelidad”: Y Lori Meyers saca cierto airecillo macarra en este caso. Cabe decir que es uno de los singles por antonomasia de los granadinos y no por casualidad. Directa contundente, afilada, power pop en estado puro. Me parece que efectúa una buena compensación a la delicadeza de los anteriores cortes. Sencilla en estructura musical, también lo es en lo lírico. Parece que habla de un especie de “ni-ni” sin oficio ni beneficio, que encima echa la culpa a los demás de su situación. Imagínense a un especie de “Fumi De Morata” (obra y gracia de José Mota) encabronado con el mundo. La canción, eso sí, muy buena.

5. “Saudade”: Canción de corte acústico y relajado; melancólica y esperanzadora a un tiempo. Habla del tedio y la rutina compensado por el amor. En conjunto es una canción casi folk, reflexiva, y que no se complica la vida. Nuevamente canta Alejandro. No obstante tampoco es de lo más destacable, agradable sin más.

6. “Sin compasión”: Volvemos a coger arrestos y regresamos al pop rock con toques eléctricos. No es tan punzante como “Alta fidelidad” pero tampoco es tan delicado como algunos de los primeros temas, es por lo tanto un medio tiempo brioso y bien armado. La letra eso sí es más bien negativa: “Todo sigue igual o peor que ayer” dice el estribillo. Del mismo modo la voz de Noni no es tan luminosa como en otros cortes, sonando más apesadumbrada.

7. “Cúmulo de propósitos”: La canción es similar a la anterior pero con un toque más sutil. Es decir, estamos en los territorios del pop rock agridulce, a medio camino entre la melancolía y lo desenfadado. Recuperamos terrenos sesenteros de muy buenos fundamentos melódicos, sin complicaciones pero muy tarareables. Bonita canción.
8. “Luciérnagas y Mariposas”: En este caso distingamos lo estrictamente musical de lo vocal. Instrumentalmente, sobre todo si tenemos en cuenta el inicio, suena a rock clásico (más que a pop) y es una canción incluso con cierto músculo. La parte vocal es una de los elementos más hermosos que podemos encontrar en este disco, recuperando la delicadeza de otros cortes. Si juntamos las partes tenemos una muy bonita canción, sumamente emotiva, pero sin desplazarse para nada hacia el lado cursi. Excelente canción donde se palpa su influencia de Los Brincos.

9. “Funcionará”: Canción buenrollista musical y líricamente, que abunda en el pop rock amable y altamente melódico. La instrumentación empieza a hacerse patente en el estribillo, siendo el resto de la pista un vehículo para que el Noni cante. Es decir, no es que estemos inventando la rueda, pero tiene un punto populista y risueño que le hace tener cierto encanto.

10. “Transiberiano”: Una de las canciones más solemnes del disco y por lo tanto una huida del lado amable y naif de Lori Meyers. Se introduce un piano como novedad instrumental y tiene un ligero regusto (no me hagan mucho caso tampoco) a lo “Let it be”. Tiene cierta vocación de himno y aunque algo se nos empapa de tal propósito, tampoco creo que lo haga con la solidez suficiente. No obstante la canción no deja de ser bella; viniendo de este disco casi se le supone.

11. “Un mundo por delante”: Volvemos a una canción desenfadada y divertida, también de las más potentes. En esta ocasión las voces corren a cargo de Alejandro y el resultado es ciertamente divertido, sobre todo cuando alarga las estrofas al decir “no juegues a ser Diooooooos”. Es una vuelta en toda regla al power pop, conteniendo además una letra bastante doméstica sobre los problemas de una pareja para soportarse mutuamente. Nos dice Álvaro: “yo tampoco aguanto tus historias y tus frecuentes neuras de niña tonta”. Tranquilos, el estribillo es más conciliador. Además es una canción saltarina, leve, para divertirse.

12. “Luces de neón”: Uno de los platos fuertes del disco nos llega ya casi al final. De los singles éste es probablemente el más épico de todos. La fórmula es sencilla: una interpretación vocal más intensa por parte de Noni y un implacable ritmo de batería. La producción se orienta más a conseguir un efecto de pegada… Que además consigue. Pegadiza y sentida, la elección como single resulta impecable.

13. “Copa para dos”: Acabamos con una canción jolgoriosa y luminosa, que no obstante es meditabunda en los que a letra concierne. “¿Por qué todo es tan difícil, con lo fácil que es?” se preguntan Lori Meyers. Fácil parece acabar con una canción así, pero el caso es que uno tras escuchar el disco continúa tarareando y moviendo la cabeza al compás. De nuevo el pop se muestra en su magnífica y clásica sencillez. Un final con gracejo y dulzura.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
No deja de ser un álbum de apertura y amplitud, en sus primeros discos, aunque solamente sea por proximidad geográfica, la sombra de Los Planetas era alargada y los vínculos eran inevitables y en muchos caso con razón. Aquí saltaban a un primer plano influencias que ya estaban anteriormente presentes pero de un modo más matizado. Una de ellas es sin duda el pop español de la época “ye-yé”, un estilo que en determinados momentos de nuestra historia musical hubiera significado fusilamiento al amanecer. De hecho, las semillas de este tipo de música ya habían germinado anteriormente en Lori Meyers (en 2005 lanzaron un ep donde versionaron “La caza” de Juan y Junior, canción de 1967), pero en este disco al despojarse de distorsión y de rudeza parece que ganan terreno. Soy consciente de que la moda revival surge periódicamente en infinitas variantes, pero no me deja de parecer meritorio conseguir material de éxito con un pilar musical que muchos pudieran considerar trasnochado (conste que no hablo por mí).

Queda claro que a partir de aquí comienza la época más masiva de Lori Meyers (en la cual siguen inmersos) dada la buena aceptación de sus singles y el tono más o menos accesible del conjunto de las canciones. La cosa continuó con un disco más mediático a todos los niveles, incluyendo un productor decididamente mainstream como Sebastián Krys (luego, no obstante, también produciría “Montaña Rusa” de Second) y un sonido mucho más sintetizado y ochentero. Hablamos de “Cuando El Destino Nos Alcance” (2010), un disco que efectivamente busca un público todavía mucho más amplio, sin que ello signifique una traición a unos principios insobornables o algo así. Cierto es que singles como “Mi realidad” o “¿A-Ha han vuelto?” pueden sonar en cualquier radiofórmula… Y dignificarla. Son singles pegadizos que cualquiera puede disfrutar pero muy gustosamente compuestos e interpretados. Aceptemos pues, que es probable que no vuelvan a lanzar una canción como “Tokyo ya no nos quiere”, pero creo que hay suficiente material como para que no se les caiga el monóculo a los puristas o a los exquisitos. Su última referencia es “Impronta” (2013) donde vuelven a un sonido más orgánico y se traen a un pope del indie español como Ricky Falkner al estudio. No obstante hubo cierto revuelo con el single “Emborracharme” y sus referencias más bien adolescentes al whatsapp (espero que en este caso la letra sea irónica, porque si no… Glups), pero al final ha sido “aceptado” porque por lo menos en lo musical cumple bien. Digamos que es un disco mucho más parecido melódicamente a “Cronolánea”.

En fin, que el disco que nos ocupa es sin duda básico para comprender la popularización de Lori Meyers y claramente una buena piedra de toque para iniciarse con los granadinos. En cualquier caso, si hubiera que resumir en una frase la esencia del disco diríamos que viene a ser un buen álbum de hermoso pop en español. Que no es poco.

Texto: Mariano González.
Leer más...

martes, 24 de noviembre de 2015

DMR cubrirá el concierto en Madrid de Digo Detroit (28-11-2015)

Parecía que no, por motivos personales, pero al final estaremos presentes en el concierto que el cuarteto de Barcelona Digo Detroit ofrecerá este sábado en la sala Fotomatón (muy cerquita de Plaza España, para que se sitúen) de Madrid. El grupo viene a presentar en directo su nueva entrega discográfica, el ep “Ascendente”.

La cita, véase el cartel, se anuncia tempranera (20.30h). Esperemos que así sea y a esa hora estén sobre las tablas los chicos de Multiversal, que son los artistas invitados de Digo Detroit para esta ocasión. Las entradas las pueden adquirir en la misma sala al módico precio de 6 euros o anticipadas en Ticketea.

Siempre es interesante descubrir grupos y mejor si es viéndolos en directo. Si no conocen a Digo Detroit es una buena ocasión por muchos motivos: sábado, céntrico, precio asequible. En todo caso, si no se animan, aquí contaremos a posteriori lo que haya dado de sí el evento. Agradecemos a Cookie de Promociones Sin Fronteras que haya contado con “DMR” para poder informarles de lo que suceda en la Fotomatón este próximo sábado.
Leer más...

domingo, 22 de noviembre de 2015

Programa Fleetwood Mac “Rumours” (Temporada 7/ Programa 3)

Fue un placer realizar un programa sobre el disco más celebrado de la trayectoria de Fleetwood Mac. “Rumours” tuvo nuestro merecido tributo el pasado 7 de noviembre de 2015 a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) y de ello nos encargamos Luis Felipe Novalvos y servidor en estudio y Mariano González (otra vez en formato “cutre-montaje” en la foto) vía telefónica.

Como en RUAH seguimos con actualización de automatizaciones, este programa no ha contado con las redifusiones que le hubieran tocado los miércoles 11 y 18 de noviembre a las 23.00h, ni el sábado 14 a las 16.00h. Por tanto, si no lo escucharon en directo ahora es cuando podrán hacerlo por 1ª vez.

Sonaron canciones realmente fabulosas que forman parte de este mítico disco de la historia del rock y apuntamos varios aspectos sobre la creación del álbum y las relaciones entre los componentes de Fleetwood Mac que supongo que se puedan ser de interés.

A continuación dejamos el link a Ivoox por si desean descargarse el programa y el reproductor aquí mismo insertado para que no tengan que desplazarse a ningún otro sitio por si desean escucharlo:  http://www.ivoox.com/dmr-7-3-audios-mp3_rf_9468320_1.html
Leer más...

viernes, 20 de noviembre de 2015

Temporada 7/ Programa 4: Peter Gabriel y “4 (Security)” (1982)

En su día, cuando comentamos el disco en artículo tema a tema en el blog, no era una muy acertada época del año para meternos con el disco que va a protagonizar nuestro próximo programa de radio de la 7ª temporada. Creo que el final del otoño le sienta mejor al 4º disco de estudio de Peter Gabriel que las puertas del verano.

Y es que este disco a ratos tan inaccesible del que en su día lideró a los Genesis, por su toque experimental y a ratos oscuro le pegará muy bien al próximo sábado 21 de noviembre de 2015. La cita será en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH), en riguroso directo a las 16.00h como es habitual.

Mariano González, quien junto a mí será la única voz que hablará sobre este artista y disco, fue quien me propuso esta opción tras rebuscar en el fondo de catálogo del blog para este programa (ya saben que es costumbre que el disco haya sido comentado por escrito por aquí antes de que le hagamos un programa de radio).

Esperamos que el programa sea de su agrado y les ayude a entender mejor a este disco, el cual quizás sea el más complicado de la discografía en solitario de Peter Gabriel.

Links de interés:
Evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/1523683891279478
Emisión on-line RUAH: http://www.ruah.es/online.html
Leer más...

jueves, 19 de noviembre de 2015

Concierto Texas. Madrid (17-11-2015)

Motivado, entre otras cosas, por ser un apropiado regalo para el cumpleaños de mi novia, el pasado martes 17 de noviembre nos desplazamos hasta el recinto del Palacio Vistalegre para ver por primera vez a la banda liderada por Sharleen Spiteri. Texas volvían a Madrid tras 2 años (de la cita de 2013 ni me enteré) para celebrar sus 25 años de trayectoria y lo hacían dentro de un ambiente previo de alta expectación, ya que llegamos a eso de las 20.15h, unos minutos tras la apertura de puertas, y la cola que había era enorme.
Consecuencia de ello, cuando llegamos a la sala del interior (no tuvo lugar en el ruedo principal el concierto; el recinto fue el mismo donde se llevó a cabo la fiesta de entrega de los Premios 20Blogs de 2009, por cierto), no había muy buenas posiciones y conseguimos situarnos al lado de una columna, ladeados a la derecha según se mira al escenario, en una 7ª u 8ª fila. Por cierto, poco antes de comenzar la actuación hubo lugar para que unas muchachas con mucha cara se hicieran hueco apiñando a la gente que estábamos por esa zona, con mala reacción (pero muy lógica por otro lado) por parte de los que ya estaban ahí situados hacía muchos minutos.
Poco después de las 21h, hora fijada para el inicio de la actuación, sin teloneros previos, salieron, después de que sonara “Polo mint city” en cinta como intro, Sharleen y Tony McGovern para comenzar con “Start a family”. A partir de ahí se sumaron el resto de componentes y el concierto fue poco a poco cogiendo peso. En el tramo inicial tuvo mucho que ver “When we are together”, uno de los singles más animados y de sonido de celebración de Texas que agradó mucho (a destacar la larguísima ovación al terminar esta canción) a un público realmente entregado a los encantos en todos los sentidos de Sharleen, ya que esta muchacha escocesa se mostró muy simpática durante las 2 horas de concierto ofrecidas e incluso esforzándose en hablar en algún momento en español. Arriba y debajo de este párrafo vemos un par de fotos de la primera canción interpretada del set list.
En este sector inicial hubo lugar para clásicos reconocibles de Texas, pero más del perfil bajo como “Everyday now”, que iban trazando la línea ascendente del show. A eso de mitad de la actuación, y tras una pausa musical en la que Spiteri nos estuvo contando una historia personal de mediados de los 90 y que en definitiva desembocaba en el motivo de una canción, Texas insertaron un trío de temas que terminaron de abrir la emoción entre la audiencia (y sobre todo hablo por mí).
El caso es que la canción de la que Sharleen nos contó su génesis, era “In demand”. Esta preciosa balada pop, que dispuso quizás de uno de los mejores videoclips de la banda con Sharleen en actitud romántica con el veterano Alan Rickman, la sirvieron en formato acústico y sonó gloriosa en su versión de más de 6 minutos que tocaron en esta actuación. Aquí el video que muestra este pasaje tan bonito y sentido del concierto de Texas.

Pero ahí no terminaba la cosa, se ve que no era momento para dar marcha atrás o bajar un paso en la escala de intensidad y su gráfica para luego remontar. Texas pisaron el acelerado y a continuación sonaron los acordes sureños tan cálidos que anunciaban que era el turno de “I don’t want a lover”. Y con este primer gran éxito mundial de la formación siguió el show. Aquí abajo, muy oscurecido por los malditos focos morados que tanto imposibilitan llevarse un buen recuerdo fotográfico, está Tony McGovern, el músico que más cerca nos cogía de nuestra posición; del resto no hicimos foto (era tarea imposible sacarles de forma mínimamente nítida con nuestra Olympus de 2006).
El terceto de locura de este sector del concierto se completó de forma inesperada para mí con mi otra gran debilidad sonora del grupo: “Halo”. El que fuera 2º single de relumbrón en España tras la efectiva “Say what you want”, sonó igual de pletórica que en estudio. No faltó nada en su instrumentación y sus notas volaron sobre la sala igual de épicas y obsesivas que siempre. Sharleen no defraudó y mantuvo los agudos del estribillo de manera soberbia. Grabé la canción, sin demasiado buen enfoque (la iluminación de la sala tampoco permitió buenas fotos a la distancia que estábamos) y con mucho movimiento de imagen por la lógica emoción de vivir en directo una canción que tanto me ha gustado siempre. Por tanto, el video tampoco está muy allá, pero aquí se lo inserto a continuación (se escucha, eso sí, mejor que en otras ocasiones).

Con “Halo” e “In demand” ya tachadas de mis obligadas a escuchar, solamente quedaba una especialmente que deseaba escuchar. Me estoy refiriendo a “Inner smile”. Y es que, no me negarán ustedes lo bien que seleccionó Texas sus singles para el Grandes Éxitos que sacaron en su día. “Inner smile” llegó en los bises, donde Sharleen y los suyos hicieron una propina muy Elvis, ya que además de este temazo en el que, recuerden, en cuyo video Sharleen Spiteri se disfrazaba e imitaba al señor Presley, el concierto terminó con una versión animadísima del “Suspicious minds”. Por cierto, el video que ahora les inserto de “Inner smile” lo grabé con mi móvil; el sonido es mucho más saturado y la calidad de la imagen peor. Es lo que hay (bajen el volumen a casi el mínimo).

Quizás terminar con una versión no fue lo más acertado y más cuando Texas podrían haber finalizado con un tema propio que hubiera agradado más si cabe. De los que no recordaron y de los que eché en falta, me imagino por ejemplo el “Put your arms around me” del “White On Blonde”, que en formato íntimo y personal hubiera puesto el vello de punta a todos; y es que hubo muy poco espacio para momentos calmados y Texas ofrecieron un show muy animado en sus casi 2 horas de actuación. Con luz amarilla de fondo conseguí en la foto de aquí abajo un mejor primer plano de Sharleen.
He comentado hasta mitad del concierto y luego me he ido a los bises. Bueno, queda la 2ª mitad del concierto donde se situaron una cantidad de singles de gran éxito que supusieron un carrusel de emociones desbordadas. Por ahí anduvieron los sencillos del “The Hush” (disco que en su día se compró mi novia original). Primero sonó “In our lifetime” y hacia el tramo final del concierto la efectiva “Summer son”. En una posición correspondiente a sus galones, justo antes de parar para los bises, estuvo “Say what you want”, que transmitió sus sonidos de mesura y belleza musical a raudales que tiene. Aquí les dejo un fragmento que grabé de este clásico de la historia del pop.

El otro single que nos faltaba de “White On Blonde”, “Black eyed boy”, no podía faltar y también estuvo en la traca final de set list antes de que el grupo parara para luego volver con el ya comentado bis. Menciono también en la 2ª parte de concierto a “Guitar song”, que fue defendida con soltura y destreza en un tramo de actuación donde tenía duras competidoras de listado.
Se completaron 2 horas de concierto y aunque nos esperábamos quizás un retorno más al escenario por parte de la banda ante una respuesta tan entregada, no hubo lugar para más. Salimos como pudimos por los accesos ratonera de la sala del Palacio Vistalegre (deberían plantearse habilitar los 2 accesos para el desalojo post actuación, la verdad) y tiramos para casa bastante contentos.
Los motivos de satisfacción son evidentes. Primero de todo, Texas ofrece un repertorio pop de muy buen gusto que siempre es sinónimo de éxito y más aún cuando el mismo se basa en sus temas más celebrados. Sharleen ayudó mucho a que la satisfacción fuera tal. No me esperaba que la Spiteri fuera una seta, ni mucho menos, pero superó mis expectativas de simpatía. Incluso subió a un fan, lo cual se ve en la foto de arriba de este párrafo, con poco ojo (mira que escoger a un mexicano entre tanto español cuando actúas en Madrid) al que regaló un disco firmado y un momento que jamás podrá olvidar. El resto de la banda escuda genial a Sharleen Spiteri, la cual no hizo alardes, como es tradicional en su estilismo, y salió al concierto con un pantalón tipo del del video de “Say what you want” y un jersey que (lo siento, pero voy a soltar la bromita) del tipo “¿Dónde está Sharleen?”.
Además, en cuestión de set list, es de las veces en las que se han satisfecho mis deseos principales sin faltar ni uno, ya que la solicitud de “Put your arms around me” tampoco me hirió en exceso y pensar que en plan rareza se incluya algo como “Drawing crazy patterns” es más que descabellado siendo realistas.
Si a todo esto, y teniendo en cuenta el IVA cultural tan alto que tenemos en España, le sumamos que el concierto tuvo un precio tan asequible (en comparación con los disparates que otras bandas de igual o menor estatus solicitan), la cosa resulta si cabe más agradable. Consecuencia: otro grupo tachado de mi lista de “pendientes de ver” y una experiencia de concierto que quedará en mi memoria en una muy buena posición.
Leer más...

viernes, 13 de noviembre de 2015

Javiera Mena - Otra Era (2014)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
El último artículo de disco, que llevaba la firma de Alfredo Morales, hablaba de una diva como Marina Diamandis y su más que aprovechable último disco de estudio como Marina And The Diamonds. Hoy continuamos con el proyecto musical y personal encabezado por una mujer muy a tener en cuenta: Javiera Mena.

Cuando acudí a la sala La Riviera hace unos meses a informar del concierto de Band Of Skulls, tuve ocasión de charlar con mi buena amiga Mónica Caballero de Promociones Sin Fronteras, quien había acreditado a “DMR” para la ocasión. Antes del concierto estuvimos un rato hablando de grupos y artistas y Mónica, conocedora de mi admiración por Najwa en lo musical, me mencionó a Javiera Mena.

Posteriormente, a los pocos días, vi en la hora diaria de música española o en español de Kiss TV el videoclip de “Otra era”. Con la canción me sucedió el hecho ocasional de que quedó en el poso del subconsciente algo de la misma que hizo que unas semanas más tarde me metiera en Youtube a recuperar la escucha de la canción y tirase del hilo. Para entonces, ya había tenido lugar el concierto de gira de Javiera, por lo visto un éxito, en la sala But, club Ocho Y Medio, de Madrid. La verdad es que mi proceso de acercamiento a la artista que hoy nos ocupa fue un poco disoluto, como pueden sacar en conclusión de estas líneas, ya que quizás no me preocupé de meterme en el asunto de forma inmediata cuando me lo comentó Mónica; consecuencia de eso, todo rodó aleatoriamente.

El caso es que fui conociendo cada vez más y más de esta cantante chilena y de su trayectoria, comenzando por los temas más emblemáticos de su último disco hasta ver cosas más antiguas como cierta versión del “Yo no te pido la luna”. Como curiosidad personal les mencionaré que su hit “Que me tome la noche”, en cierta readaptación, ha sido un éxito veraniego entre mi círculo allegado de compañeros de la oficina.

“Otra Era” no está editado en España (otro motivo bueno de haber ido al concierto de Madrid, donde supongo se habría podido comprar en el merchandising) y Mónica no me ha conseguido enviar ni copia para prensa ni carpeta en mp3 con el mismo. Por tanto, el artículo de hoy se basa en las escuchas de cabo a rabo que he realizado de forma cíclica en Youtube, donde está subido el audio completo.

Haciendo un poco de intro personal sobre Javiera, esta cantante y compositora de Chile se ha ido haciendo cada vez más compleja en sus melodías y aportando algo más de misterio puntual en sus canciones. Eso se podía ya apreciar en pasajes de su anterior disco “Mena” de 2010 (véase “Hasta la verdad”) y se ha hecho más decisivo en varios momentos de su último disco protagonista del artículo presente “Otra Era”. “Otra Era” es un lp sin desperdicio. Aprovechable en todas sus canciones y que resulta muy variado. A ratos es bailable, a ratos íntimo, a ratos desenfadado, a ratos profundo, a ratos petardero… Un compendio muy bien medido y bien estructurado.

Tenía muchas ganas de saldar mis “deudas” veraniegas con Gala y Pet Shop Boys para meterme con esta revisión. También es correcto decir que en cierta manera “Otra Era” de Javiera Mena me acompañó mucho este verano y decididamente es en el gusto personal uno de mis discos de 2015, por mucho que la edición del disco sea del anterior 2014. Vamos con ello.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Los olores de tu alma”: El disco abre oscilante e hipnótico con unas bases rotundas que no tardan en sumarse a los sintetizadores. “Los olores de tu alma” es una canción sincopada y algo a salto de mata en su melodía, pero que acierta en la apertura de este álbum. Es una canción enérgica. Tiene gancho en su estribillo que para nada abunda en la evidencia. El sonido puede ser algo petardero, pero tras la escucha total del disco creo que no acusa excesos en ese sentido. Es un tema alegre, saltarín y que transmite un buen sentido del ritmo.

2. “Otra era”: He aquí la canción título. Nominada al Grammy Latino, oigan. Y aquí veo la nominación como justa o que en este caso más bien ensalza al premio al que opta, ya que si el premio finalmente lo consigue lo único que hará es rubricar el éxito que en sí es esta canción. Con “Otra era”, la canción, Javiera Mena demuestra que tras años de carrera ha conseguido alcanzar plenitud y perfección. Estamos ante una canción elegante, donde la electrónica es más propia de un artista de país escandinavo que de una compositora del cono sur. Javiera canta en un registro más comedido y da la impresión incluso de ser una cantante anglosajona que se atreve a cantar en español. El videoclip grabado, que recrea en movimiento la portada del disco (con Javiera de torso desnudo, corte de pelo de nutrido flequillo sobre la frente y con unas gafas que le dan un toque oriental), es sencillo pero muy acertado. Por cierto, no hace mucho la anteriormente conocida como Hannah Montana, se puso estas mismas gafas para no sé qué evento. “Otra era” es de las canciones más elegantes que he escuchado en los últimos tiempos. Desprende buen gusto en casi toda su duración. Está claramente en mi podio personal de mejores canciones que he descubierto durante el último año.

3. “Esa fuerza”: Dejamos el embelesamiento refinado, lejano y misterioso de “Otra era” y afrontamos “Esa fuerza”. De título apropiado, ya que la canción adquiere poderío en su estribillo, donde Javiera ciertamente se desgañita, quedándole bien la apuesta. Es una canción que puede recordarnos en parte a la apertura del disco “Los olores de tu alma”, pero el ritmo de base es más directo, con más beats y menos carácter hipnótico. Es de esas canciones que tardarán en recordar hasta que no le den un buen número de escuchas al disco y es que “Esa fuerza” tiene el hándicap de situarse tras la acaparadora “Otra era”. Den tiempo a esta canción por tanto. Y tomen nota del sector final que se afronta en un tono superior al resto de la canción; todo un subidón.

4. “Sincronía, Pegaso”: He podido escuchar en alguna entrevista que Javiera Mena se queda como su canción favorita de “Otra Era” con “Sincronía, Pegaso”. En el momento que oí esa afirmación no coincidía con su autora, la cual también ponía voz a muchos fans que tienen a esta canción como predilecta; a día de hoy podría estar más de acuerdo. Estamos frente a una canción del sector de cierto misterio sonoro y donde nuevamente vemos las formas más refinadas y elegantes de la electrónica de Javiera. La letra, al igual que en muchos pasajes del disco, ofrece la ambigüedad que ustedes quieran darle, muy al estilo de lo que OBK han hecho desde hace tiempo. “Sincronía, Pegaso” ofrece paradas y cambios de ritmo geniales. El estribillo es otro acierto melódico, donde las repeticiones de palabras funcionan “Y déjalo ir. Pasa sobre ti. Rápido rápido, vuela vuela. Estás a punto de admitirlo, diciendo que sí que sí. Rápido rápido, vuela sobre ti. Dile que sí que sí, y déjalo ir”. E igual de importante que el comienzo y desarrollo, es muy importante que una canción sepa irse y “Sincronía, Pegaso” se marcha sigilosa y con unas notas entrañables. Por cierto, hay un video no oficial, con compilación de imágenes (muchas de ellas creo que están rodadas en Madrid) que es muy acertado (y lo dice uno que no es muy amigo de los videoclips impersonales; es decir, aquellos en los que no sale el artista o el grupo en el mismo).

5. “Pide”: Cuarteto de apertura brutal el que nos ha ofrecido “Otra Era”, alternando canciones potentes con otras que aun siendo también rotundas, apuestan por el cierto misterio en su sonido. Toca ahora relajarse y llega “Pide” con su electrónica de tintes ochenteros (muy del gusto esto de Javiera) que se mueve en un medio tiempo agradable que nos permite coger aire para el siguiente combo que nos arreará fuerte. Llega otro terceto de canciones intensas; abróchense el cinturón.
6. “La joya”: Quizás la canción pop y más accesible del disco sea “La joya”. Otra vez hemos de mencionar al videoclip que se grabó para este single. En él Javiera se divierte disfrazándose de heroínas del art pop como por ejemplo Carmen Sandiego o April O’Neill. Esta canción no ofrece tantos recovecos de producción como otras compañeras de disco, pero es un hit sin discusión alguna. Es una canción que siendo directa suena bastante relajada y llevadera, sin adoptar histrionismos. Creo que está estratégicamente muy bien situada en la parte central del disco.

7. “Que me tome la noche”: La canción más petardera del disco es “Que me tome la noche”. En esta canción, de letra ambigua nuevamente en la que quizás pueda haber lugar para cosas personales de la propia Javiera, la música suena con muchos beats y no se esconden los sintetizadores más llamativos y contundentes posibles. Su videoclip ha terminado por ser un clip con letra en el que se rinde tributo a un imaginario muy propio de las celebraciones del Orgullo Gay. Me gusta mucho “Que me tome la noche”. Javiera demuestra que rinde en el terreno que sea en “Otra Era”, ya sea con canciones más elegantes o menos evidentes, que con otras que se tiran a la yugular sin contemplaciones como es el caso de “Que me tome la noche”.

8. “La carretera”: Toca el turno de otra canción de hierro, de fuerza. “La carretera” se podría sumar al combo formado por “Los olores de tu alma” o “Esa fuerza”. Es una canción potente, de melodía firme, pero no tan “trompetera” como la predecesora “Que me tome la noche”. El puente entre estrofa y estribillo es lo que más me gusta de la canción, ya que en el mismo hay un giro vocal que me gusta mucho cuando empieza el verso “esto fue tanto distinto que me cuesta olvidar…”. Aquí no hay tanto desparrame, pero Javiera, que ya viene lanzada desde el estribillo desaforado que afronta al micrófono en “Que me tome la noche”, ofrece una energía más que notable en la voz de esta canción que también tardaré en entrarles; nuevamente el motivo estriba en que está detrás de un icono del disco como es “Que me tome la noche”.

9. “Quédate un ratito más”: “Pide” era hasta el momento el medio tiempo único del disco y ahora con “Quédate un ratito más” Javiera Mena nos regala una preciosa y delicada baladita que rompe con el conjunto de la obra, pero que para nada sobra en “Otra Era”. Es una canción que sirve para ir dándonos la despedida con el momento quizás más sentido del álbum.

10. “Espada”: De letra a tener en cuenta, “Espada” también es otro de los singles tótem de “Otra Era”. Nos encontramos con otra canción más accesible en su sonido y melodía, al estilo de lo que “La joya”, otro single del álbum, ofrecía. Si bien hay que apuntar que “Espada” tiene un sonido menos alegre y transmite sensaciones más serias y sobrias. Creo que está bien escogido en este caso acabar con un hit como éste. No funciona mal el primer paso de la balada “Quédate un ratito más” y luego este ya clásico del repertorio de Javiera Mena para dar por finalizado al álbum.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Con “Otra Era” Javiera Mena ha ampliado muchas cosas: seguidores, alcance global, espectro musical, nivel de culto… Todo positivo. A día de hoy es considerada una artista de culto, con lo bueno que ello puede conllevar. Este último disco ha terminado de situarla a nivel internacional, atravesando decididamente las fronteras de su país de origen; eso siempre es un triunfo mayúsculo cuando no eres estadounidense o británico.

Que la canción “Otra era” haya sido nominada al Grammy Latino y esté pendiente de ver si se lleva el gato al agua a día de hoy, no es más que el espaldarazo oficial. Este disco ha llevado de gira internacional a Javiera con notable éxito (lo de Madrid que nos perdimos fue por lo visto un triunfo de salir por la puerta grande) y suponemos que aún le queda recorrido, al menos hasta que Javiera edite el siguiente lp.

Las maneras demostradas en este disco, de portada controvertida por lo del pecho desnudo de Javiera en la misma, muestran un avance como compositora. Las letras a ratos son más evidentes que ambiguas, pero cada uno las puede hacer suyas como buenamente quiera. También me gusta del disco, ya lo sabrán los seguidores habituales del blog, el número de canciones de su listado: 10 temas, compacto y perfecto, ni uno más ni uno menos.

Con mi buen amigo Alfredo Morales suelo tener puntos de vista encontrados con los grupos. Él siempre quiere originalidad y que los grupos se alejen de ejercicios de estilo. Yo le rebato diciendo que si una canción suena bien, me da igual que el estilo lo hayan inventado o no el grupo en cuestión o que suenen parecidos a fulanito o menganito. En este sentido, Javiera Mena no nos ha descubierto América con “Otra Era”, de acuerdo, pero lo que sí ha conseguido es un compendio de canciones muy bien elaboradas que demuestran buen sentido del ritmo y en muchos momentos muy buen gusto. A mí me ha valido de sobra. Espero que a ustedes también.

No les estoy hablando este año de las redifusiones de nuestro programa de radio, ya que no hay continuidad, radiofórmula o emisiones en diferido en estos momentos en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH). Así que, o nos escuchan en directo o han de esperarse a que subamos el podcast a Ivoox. Lo único que puedo adelantarles es que el próximo sábado toca el 4º programa de la 7ª temporada en la que estamos inmersos. Aún no sabemos sobre quién lo haremos. Durante esta semana próxima iremos informando y el próximo viernes lo que habrá será un artículo promocionando dicho programa. La revisión de discos tema a tema retornará el 27 de noviembre, en 2 semanas, de la mano de Mariano González, al cual le llega el turno; tampoco puedo adelantarles de quien les hablará. Dirán ustedes que qué poco sé de este proyecto siendo el director del mismo, ¿no?
Leer más...

domingo, 8 de noviembre de 2015

Programa OBK “Antropop” (Temporada 7/ Programa 2)

En este programa celebrado el pasado 24 de octubre de 2015 en directo en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) prestamos atención al disco “Antropop” del por entonces dúo compuesto por Miguel Arjona y Jordi Sánchez.

Los colaboradores que tomaron parte del programa fueron José Antonio Sánchez, que debutaba en la 7ª temporada de “DMR” en las ondas, Mariano González (nuevamente vía telefónica y obligatoriamente insertado en el montaje habitual fotográfico) y servidor de ustedes Víctor Prats.

Aparte de nuestras opiniones y reflexiones, más o menos válidas para depende quién, y las canciones que seleccionamos del disco para su escucha, en el programa tuvimos la ocasión en el 3er. bloque del mismo de compartir unos minutos en antena con el propio Jordi Sánchez, cantante de OBK; en plena promoción de su nueva entrega discográfica “De Corazón”, Jordi nos atendió amablemente y nos pudo contar cosas bastante interesantes en el rato que estuvo con nosotros.

A continuación les dejamos el enlace a Ivoox donde se encuentra alojado el audio y el reproductor insertado con el programa para que lo escuchen aquí mismo sin necesidad de desplazarse a otros lugares: http://www.ivoox.com/dmr-7-2-audios-mp3_rf_9309198_1.html
Leer más...

viernes, 6 de noviembre de 2015

Temporada 7/ Programa 3: Fleetwood Mac y “Rumours” (1977)

Honestamente creo que en “DMR” siempre abordamos discos que merecen la pena, ya sea en nuestro blog en primer lugar o luego a posteriori en nuestro programa de radio. Lo que sucede es que a veces estamos de acuerdo con la historia o la humanidad y abordamos discos que tiene carácter mítico o de gran obra dentro de la historia de la música moderna. Este sábado, en el 3er. programa de nuestra 7ª temporada tendrá lugar uno de esos casos.

Nos encargaremos a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) de analizar el disco “Rumours” de la banda Fleetwood Mac. La veterana formación, aún en activo y con su quinteto clásico nuevamente reunido, se consagró en 1977 de la mano de este excepcional disco.

Hablaremos de la buena ristra de clásicos o hits que tiene el álbum y de las muchas otras canciones menos conocidas que son auténticas joyas ocultas dentro de su listado. Salvo imprevisto de última hora informo que los colaboradores que tomarán parte del programa serán Luis Felipe Novalvos (que debutará en la 7ª temporada), Mariano González (aún por teléfono) y servidor de ustedes Víctor Prats.

Por la calidad de las canciones y por las muchas cosas que comentaremos, algunas que puede que no conozcan (la mayoría las aportará el señor Novalvos), les recomendamos que pasen la sobremesa de este próximo sábado con nosotros. Además, creo que este programa aún no podrá disfrutar de redifusiones en RUAH debido a actualización de funcionamiento que todavía perdura.

Links de interés:
Evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/478392955665525
Emisión on-line RUAH: http://www.ruah.es/online.html
Leer más...