viernes, 30 de mayo de 2014

The Doobie Brothers - Minute By Minute (1978)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Tenemos hoy por aquí a una banda de fuerte carisma en Estados Unidos, The Doobie Brothers. Reconozco que no sé mucho de la trayectoria del grupo más allá de discos como el que hoy nos ocupa y temas sueltos de su repertorio de grandes éxitos. Lo que sé es que en los días que el grupo editó este “Minute By Minute” el grupo lo comandaba el cantante y teclista Michael McDonald, un tío con un gran carisma, que como muestra de ellos ha hecho algún cameo muy gracioso en series como “Family Guy” (en nuestro país conocida como “Padre De Familia”.

Recuerdo que en su día, cuando compré este disco “Minute By Minute” en cd era poco menos que un ítem descatalogado del catálogo de Warner (lo sé porque en esos días, comienzos de 2004, trabajaba en el departamento de discos de unos grandes almacenes). Me viene ahora a la mente que a una cliente le conseguí el disco, pidiendo un traslado de un ejemplar desde un centro perdido en la península ibérica.

Yo, sin embargo, creo que me lo compré en la difunta Madrid Rock, en una remesa generosa, que tenían todos un piquetón de troquel de importación en el canto de la caja del cd. El precio, a pesar de ser de importación, era amable y creo que no llegaba a los 8,95 eur. (como mucho esa cantidad). Le di mucha caña o escuchas en aquella primera mitad de 2004 y periódicamente lo he recuperado en estos 10 años que lleva en mi poder. Por fin llega el turno de analizar este disco tan llevadero, ligerito y tan perfecto para los días en los que mejora el tiempo y se acerca el verano (aunque aún nos quede soportar los rigores alérgicos de mayo y comienzos de junio a algunos).

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Here to love you”: A base de un buen repiqueteo de teclados comienza el disco de la mano del tono entre lo agudo y la sensación asustadiza tan característica del señor Michael McDonald. Un buen tema, de factura de pop ingenuo, que durante buen rato presidirá este “Minute By Minute”, alejado de tiempos anteriores del grupo donde las formas eran más rudas. Dispone de sus notas de saxofón para concederle elegancia a este “Here to love you”, el cual abre el disco con mucha solvencia. Los coros femeninos escudan a ratos, sobre todo en el tramo final, a McDonald, sumando a la armonía de este tema de inicio de álbum.

2. “What a fool believes”: Quizás junto a “Long train running”, “What a fool believes” es el otro gran clásico de la trayectoria de los Doobie Brothers. Por él se recordará básicamente a este disco. El grupo ahondan en el pop de sensaciones ingenuas, sobre todo por esos tecladitos tan juguetones e infantiloides que por otro lado tan bien quedan a este tema. Los cambios melódicos, leves y no acusados, son una maravilla. El estribillo, con McDonald y los coros en el tono de falsete más agudo posible, es simplemente un clásico de la historia del pop. Reconozco que esta fue la canción que hizo que me interesara por este grupo, el cual me sonaba solamente por ser uno de los que se incluían en aquellos recopilatorios de “Esta Noche Cruzamos El Mississippi”, que con ahínco promocionaba Pepe Navarro en sus días más gloriosos en televisión. “Siempre es mejor que nada, nada de nada”, esta es una de las frases del estribillo que más se me quedaron en la retina y que más me gustan tararear mentalmente al recordar esta “What a fool believes”.

3. “Minute by minute”: Después de 2 temas con su cierto frenesí melódico pop, aunque dentro de esa envoltura leve y delicada, llegamos a un tema de medio tiempo. La canción título “Minute by minute” se mueve dentro del soul con gracia, aún sin perder ciertos matices en forma de notas sueltas de toques muy pop, para no perder la óptica sonora general de este disco. McDonald se relaja en el micrófono, al igual que los coros que lo acompañan y nos sirven para enjugar correctamente las buenas y emocionantes sensaciones que nos transmitieron las 2 canciones de apertura de este lp.

4. “Dependin on you”: Girando al pop orquestero de corte más clásico, sobre todo por los coros réplica que hacen la sombra al otro vocalista del grupo Patrick Simmons, que toma las riendas vocales por 1ª vez en el disco, “Dependin on you” ofrece momentos de buena elegancia instrumental en torno a los 2 minutos de duración. Ese sector instrumental, con notable solo de guitarra, es mucho más interesante que su estribillo que quizás carece de demasiada gracia. Si bien es cierto, “Dependin on you” mantiene el carácter del disco, confiriendo hasta el momento una unidad sonora muy bien llevada, medida y trabajada. Michael McDonald aparece en forma de coro auxiliar, pero como siempre de forma muy reconocible por su timbre vocal.

5. “Don’t stop to wath the wheels”: Ahora sí que llegamos a un tema que rompe con la línea de “Minute By Minute”. En “Don’t stop to wath the wheels” The Doobie Brothers parecen retroceder en el tiempo unos cuantos años para sellar un tema de factura rockera clásica e intensa. Buenos riffs de guitarra y una labor al micrófono de actitud muy rockera a las voces por parte de Patrick Simmons que repite protagonismo vocal en este episodio que media el disco.
6. “Open your eyes”: Michael McDonald regresa a las voces para volver a dar personalidad al disco con la canción “Open your eyes”, muy llevadera y rítmica. Nuevamente retornamos a esas formas sonoras livianas y ligeritas que tan características son de “Minute By Minute”. Si además el tema dura poco más de 3 minutos, casi no tenemos tiempo ni de pararnos a degustar la pieza.

7. “Sweet loving”: Alternancia vocal para llegar a “Sweet loving”. Un tema que a ratos parece ser decididamente una balada, pero que en otros momentos parece derivar al pop ingenuo que es sello personal de la obra. Hay varios coros acompañando a Patrick Simmons en las voces principales.

8. “Steamer lane breakdown”: Ahora es turno de un tema instrumental de claro sonido country. De alguna forma es un tema que choca con el resto del conjunto, pero que sirve como una especie de interludio de desconexión para posteriormente afrontar el tramo final de “Minute By Minute” con ganas, ya que “Steamer lane breakdown” resulta muy animada y bailable.

9. “You never change”: De “You never change” lo que más destaco son los cambios rítmicos tan acusados que nos ofrece. Más cercana al soul que al pop, esta pieza ofrece un buen dueto vocal a cargo de McDonald y Patrick Simmons en perfecta conjunción. En ciertas estrofas se acelera de forma muy interesante, para ofrecernos un estribillo más marcado y trabajo. Buen tema de tramo final, donde The Doobie Brothers suenan quizás más serios y sesudos en todo el disco. Hay ciertas notas de guitarra jalonadas por toda la melodía, cuya factura cálida es una cosa a tener muy en cuenta en el haber de esta pieza. Bajo nuestro punto de vista ésta es otra de las canciones a tener muy en cuenta de “Minute By Minute” y que termina por calar pasadas muchas escuchas, así que tengan paciencia.

10. “How do the fools survive?”: El término “fool” está muy presente en el disco, no solo en el título del gran clásico de la obra ni en el del tema de cierre “How do the fools survive?”, sino que en fragmentos de la letra de otras pistas, como en “Sweet loving”, lo pudimos escuchar de forma clara. El caso es que “Minute By Minute” parece tener un cierto carácter conceptual por la abundancia de este término y por su compacidad de sonido en general. Con “How don the fools survive?” The Doobie Brothers cierran el álbum de forma genial. El tema recuerda también en parte al “Here to love you” de inicio, con lo que la sensación de disco conceptual se acrecienta. El cambio de ritmo de las estrofas al estribillo, con un Michael McDonald empleándose a tope en el micrófono es otra genialidad marca de la casa. La obra termina con ese toque ingenuo y liviano, que en definitiva también es algo que se puede asociar a la gente que se la puede tildar de “fool”.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Realmente, ya les confesé en la introducción, no soy un erudito en la historia de los Doobie Brothers, con lo que tampoco les puedo hablar mucho de lo que vino después para el grupo. Lo que sí fue evidente es que este disco funcionó más que bien en su día. Es cierto que gran parte del éxito se debió a “What a fool believes”, pero sería injusto decir que el disco es una mera comparsa para justificar un acompañamiento al citado clásico del grupo.

“Minute By Minute”, disco de portada de fotografía grupal de los Doobie Brothers en blanco y negro, con un serio Michael McDonald en su semblante, resulta optimista, divertido, ameno y ligero. Es un trabajo muy bien medido, inmediato y que no se hace nada pesado. Su sentir es de pop ingenuo (me he repetido con esta idea más que la cebolla en el artículo, soy consciente), aunque también incluye sus momentos de variación estilística para no resultar excesivamente monotemático en sus melodías y sonidos.

Resulta un disco muy apropiado para estos días que comienzan a ser muy luminosos y en los que se empieza a tener ganas de vivir más la vida que en los fríos días de invierno que hemos dejado atrás hace muy poco; este año más aún debido a las 13 jodidas semanas seguidas de 5 días laborables, sin ningún festivo intercalado, desde que tuvo lugar la festividad del 7 de enero hasta la tardía Semana Santa que vivimos semanas atrás.

De nuestro programa de radio, este sábado a las 16.00h y el miércoles a las 23.00h en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH), podrán escuchar la redifusión del programa-entrevista que tuvimos con Nicolás Pastoriza hablando de su último disco de estudio. Aparte de esas redifusiones, solamente nos queda un programa para poner el punto y final a nuestra 5ª temporada. Estén atentos.
Leer más...

jueves, 29 de mayo de 2014

Concierto La Broma Negra. Madrid (23-05-2014)

Había pasado más de un año desde la última vez que vi en directo a La Broma Negra, ya que en la última ocasión que “DMR” cubrimos uno de sus conciertos, fueron nuestros colaboradores radiofónicos Alfredo Morales y Mariano González los que acudieron al concierto en Alcalá de Henares y los que elaboraron la crónica que aquí publicamos. En esta ocasión, sí que pude asistir y Alfredo Morales fue quien también vino conmigo a ver cómo presentaba en Madrid el grupo su último disco “Déjanos La Luz Encendida”. Por ello, en este artículo van a poder leer las impresiones tanto de Alfredo como mías. La crónica de un servidor, algo más formal, y la de Alfredo, algo más emocional e irreverente. Como suele decir el refrán, el burro delante para que no se espante (y viene al pelo lo del “espante” por lo que escribe el sr. Morales) y comienzo yo con mi visión particular. No se podrá decir que nosotros vamos a los conciertos acreditados a solamente pasarlo bien (que también), sino que cumplimos con nuestro cometido.
La cita era en la sala Maravillas y aunque la actuación estaba prevista para las 21.30h, llegamos a dicha hora y al entrar en la sala nos invitaron a salir amablemente, ya que aún no habían abierto. En cuestión de un par de minutos, protocolariamente, volvimos a acceder y nos situamos frente al mástil del micro que dominaría en minutos Carlos Caballero, en esta sala de curiosa disposición, ya que es una sala estrecha y el escenario está dispuesto en horizontal y no en vertical. El show comenzó a las 22h en punto y ya intuí que en esta ocasión Álex Gómez y Carlos Caballero no estarían solos. Para esta actuación, y creo que para la presente gira, dispusieron de David, un teclista que ayuda a que los puristas no vean con malos ojos la propuesta anterior del grupo de llevar todas las bases sintéticas programadas. Abajo vemos precisamente a la nueva incorporación de La Broma Negra.
El grupo comenzó tal como empieza “Déjanos La Luz Encendida”, como reza la presentación de un disco con “Heridos”. Creo que uno de los aciertos principales del concierto residió en el perfecto diseño del set list ofrecido. La Broma Negra fueron alternando temas nuevos con temas antiguos. La elección de los temas de los trabajos anteriores fue a base de tomar por banda las canciones más potentes. Apenas hubo fisuras. Sí destacó que no hubiera sitio para piezas de tono excesivamente melancólico y de ritmo pausado, más allá de “El guardabosques” y “Nuestro amor destruirá el mundo”.
En los primeros compases estuvo presente también “Protege tus secretos”, ese potente inicio de la cara “b” de “Desilusiones De Grandeza”. Unos primeros minutos de concierto donde los fallos en el audio de retorno del grupo hizo que Carlos sufriera mucho para entonar unas cuantas canciones, si bien es cierto que si no hubiéramos notado los gestos hacia la cabina de mezclas por parte del cantante de La Broma Negra, no nos hubiéramos dado cuenta de esos asuntos, ya que la interpretación de las canciones era totalmente perfecta.
En uno de esos fallos, las bases de “Cenicienta” sorprendieron al grupo. De forma muy profesional, el trío acometió esta joya de “Joyas De Princesas Muertas” en un momento mucho más temprano del en que realmente tuviera que haber sonado. Durante las 2 horas casi exactas que duró el proceder de La Broma Negra en las tablas de la sala Maravillas, solamente eché en falta “Noche en el tejado”. Por lo demás, poco a poco, de forma muy cuidadosa, el grupo fue lanzando composiciones de sus repertorio tan notables como “Sonetos”, “Balas para matar el tiempo”, “Señor, danos la victoria” o ese himno que es “Los reyes no morirán en su cama”.
No podía faltar la alegre, melódicamente hablando, “Una mujer enamorada es otra forma de terrorismo” de “Desilusiones De Grandeza”. Y digo lo de no podía faltar, debido a que el sector de fans acérrimos de La Broma Negra que acompañan devótamente al grupo en todas sus actuaciones en Madrid, estuvieron pidiéndola en modo de “sing along” durante casi todas las pausas entre canción y canción. Ayudó a dar mucho ambiente y a que el grupo se marcara alguna broma al respecto al escuchar a sus fans cantar tan sentidamente el estribillo y el puente al mismo de esta canción. Se hizo de rogar, no obstante, ya que sonó en el tramo final. Tras cumplir con sus anhelos, el sector duro de fans de La Broma Negra buscó otra preferida y comenzaron a cantar versos de “Nieto de maestro de escuela”, otro gran clásico del repertorio último del grupo que fue uno de los pasajes notables de los bises. Abajo Álex con su guitarra eléctrica tan característica y a los coros.
En esos bises, con cuya ceremonia y protocolo Carlos Caballero no se mostró muy de acuerdo al hacer un comentario al micrófono tras volver del camerino, también sonaron “El envenenador de manzanas” y la épica “Su decisión, mi capitán”, quizás una de mis favoritas del penúltimo disco que ha editó el grupo. Se terminó con el perfil bajo de “El descanso de los bañistas”, marca de la casa que el grupo suela despedirse con un tema de esta factura, como otras ocasiones pueden hacer las veces “Fantasma” o “Los muertos”, temas que en esta ocasión no tuvieron cabida en este concierto de La Broma Negra. Un primer plano de Carlos Caballero en la siguiente foto.
Un momento muy destacable y al que esperaba mucho escuchar es “Tos de medianoche”. Ha supuesto el último videoclip del grupo y su momento de la actuación, más o menos a mitad de la velada, no defraudó. De hecho, la introducción a cargo de Álex Gómez, entonando ese desgarrado canto albanés, de grito desgarrado, fue uno de los puntos álgidos de la noche. Su estribillo “primero me pudriste y me mataste después”, fue coreado por muchos en la sala, entre los cuales me incluyo.
En definitiva, fue un concierto notabilísimo. Tras el término de la actuación pudimos hablar tanto con Álex como con Carlos y a ambos les confesé que cada concierto que les veo me gusta más, sin que esta afirmación sea un mero peloteo vacío. Carlos, con su últimamente consolidado look con sombrero cowboy y gafas de sol de piloto, y Álex, con su look habitual de camisa blanca con corbata y pantalón negro, están en un buen momento y acompañados de un músico que le da mucho empaque a su sonido y presencia en escena. En esta ocasión, dispusieron un nuevo telón de fondo, con unas pinturas de temática celestial que quedó bastante apañado. Estimo que La Broma Negra se anotaron un triunfo en su concierto de Madrid, en un buen viernes, rodeados de una audiencia o aforo más que aceptable en la sala Maravillas. Para Carlos Caballero y Álex Gómez, madridistas confesos, fue un punto favorable añadido a su semana de gloria. Para otros (atléticos como yo o simplemente antimadridistas como Alfredo Morales), fue un recuerdo positivo en una semana del mismo color que incluye el nombre del grupo.
Ahora, a continuación, podrán leer la crónica escrita por la otra parte de “DMR” que acudió al concierto de La Broma Negra, el señor Alfredo Morales, eso sí, embutido en su alter-ego de Kenzo Y El Dragón, titulares del irreverente blog “Atrocidades Del Pop Español”. Su estilo es más ácido, socarrón y destroyer. Estimo que este artículo, con su visión y la mía ya expuesta, resulta muy interesante para ver 2 descripciones del mismo evento en un estilo prosaico bastante distinto, ya que en las conclusiones y opiniones creo que estamos más o menos de acuerdo en un 95%. Sin más que añadir, solamente agradecer al grupo que nuevamente contaran con “DMR” para informar de sus andanzas, les dejo con el texto (las fotos intercaladas en su parte también son suyas; las de hasta ahora son mías) de Alfredo Morales (el cual les ruego se tomen con humor en parte) y antes un selfie, de esos tan de moda, que nos hicimos con el grupo tocando de fondo:
LA BROMA NEGRA EN MUNDO MILF”:
La Broma Negra es un grupo que descubrimos el Dragón y yo el año pasado con gran sorpresa. Su combinación de pop electrónico, guitarras y una voz particular e inconfundible nos llamo positívamente la atención. Fue a través de su álbum “Desilusiones De Grandeza” que nos adentramos en su mundo de oscuridad, capitanes a la deriva, princesas muertas y alguna que otra mujer enamorada con tendencia al terrorismo.
Es por eso que nuestra expectación era grande sobre su nuevo álbum publicado este año “Déjanos La Luz Encendida” y desde luego se han cumplido las expectativas con un buen disco, que si bien es en cierta forma continuista con el sonido de “Desilusiones De Grandeza”, yo lo encuentro bastante mas crudo y oscuro, sobre todo en las magnificas letras de Carlos Caballero. Musicalmente le han dado mas protagonismo a las guitarras de Álex Gómez, aunque he de decir que yo les hubiese dado todavía mas importancia; creo que es justamente en esa combinación de technopop y guitarras afiladas donde la Broma Negra juegan sus mejores cartas musicales.

No podíamos perdernos la puesta en largo en directo de su nuevo disco. Ésta se celebraría en la sala Maravillas de Madrid, que no es otra cosa que el tugurio al que fui a ver a Austra el año pasado y que yo pensaba que ya estaba chapado (cosa que no me extrañaba nada, dadas las condiciones lamentables del lugar: un sitio en el que como se junten cien personas, te sientes como si estuvieras en uno de esos trenes que iban dirección Auschwitz... Y no precisamente en clase preferente). Pues me había equivocado, lo que realmente cerró tras el concierto de Austra fue el club Nasty, pero la sala en sí sigue en pie y a pesar de todo debemos celebrarlo, pues pudimos ver un excelente concierto de La Broma Negra.
Poco a poco fue llegando mas gente que estaba claro que conocía al grupo, con lo que se aventuraba un buen ambiente, no como ese concierto a lo Cowboy-George que vimos en Alcalá de Henares, que aunque muy bueno fue también tremendamente surrealista. Alrededor del escenario se fue formando un núcleo duro que nos iba a dar muchísimo juego en el concierto.
Antes de empezar la performance, me quedé ensimismado con la preciosa tela de fondo angelada, que como es lógico no conseguí identificar de que pintura se trataba. No me culpén, los animales no sabemos de arte y mi amigo el Dragón mucho menos; él, como mucho, entiende de montar muebles a piezas y lamparas suecas de facil colocación. También nos percatamos de que esta vez llevaban unos teclados. Yo esto ya lo sabia; curioso que es uno, me estuve escuchando una entrevista que dieron Carlos y Álex donde hablaban del ultimo disco y de que ahora en directo eran tres. Lo cierto es que la incorporación del nuevo teclista fue todo un acierto.
El grupo sale a escena, Álex sobrio y elegante,, con camisa blanca y una corbata negra que juraría que yo tengo una igual y que aun no he estrenado, pues no tengo ni puñetera idea de cómo hacer el nudo de la corbata; dirán ustedes que vaya inútil, pero les reto a que se pongan a cuatro patas como si fueran un gato y se hagan el nudo de la corbata, a ver qué tal les sale (esta historia de la corbata es totalmente real, no es la típica coña mia; ahí la tengo muerta de la risa... ).

El teclista lucia modelazo, pantalón en plan látex y gorrilla tipo Andy Fletcher “A Broken Frame, circa 1982”. Afortunadamente el chico trabajó muchísimo más que Fletcher y cobró muchísimo menos. Qué injusto es el mundo. Lo cual nos lleva a dos conclusiones: la primera que a veces menos es mas y la segunda que el mundo fantástico de los putos amos no esta al alcance de cualquiera.
En cuanto a Carlos Caballero salió con su ya característico look vaquero, que parece ser que es su favorito últimamente y quién sabe si finalmente se convertirá en parte de la imagen mas reconocida del grupo, como también lo es la botella de vino que sacan al escenario y de la que Carlos bebe de vez en cuando; espero que sea vino bueno, porque el vinate es muy malo para la salud y para la voz. Lo podemos asegurar, ya que tanto el Dragón como yo tenemos experiencia en vinos baratos para economías destruidas.
El concierto comenzó con el tema que abre su último álbum. Se trata de “Heridos”, quizás la que podríamos calificar como canción standard de La Broma Negra. Yo desde luego pienso que es una canción muy representativa de este grupo: letra oscura, voz afectada, estribillo de los que dejan huella, melodías sintéticas y guitarras contundentes. Tras una canción nueva, una antigua, aunque no tanto pues “Protege tus secretos” data del 2012 y se trata de una de esas canciones que tanto me agradó cuando conocí al grupo pues me pareció y me sigue pareciendo todo un hit en potencia con ese estribillo irresistible marca de la casa. Llegó el momento de una de mis favoritas del nuevo álbum. Se trata de “Fresas con nieve”, la historia de una pareja que se va a casar y que empiezan a replantearse un montón de cosas, que si realmente se las replantearan las parejas habría muchos menos divorcios, muchos menos matrimonios y en consecuencia dejarían de invitarnos al Dragón y a mí a bodas de mierda, donde con la escusa de querer compartir su felicidad con los demás te meten unos sablazos inhumanos. Sinceramente, por mí que se queden con su felicidad y que no la compartan con nadie. El egoísmo a veces es bueno.

El setlist estaba inteligentemente equilibrado alternando las nuevas composiciones con otras ya clásicas de la discografía del grupo como “El caballero de la mano en el pecho” o “Los reyes no moriran en su cama”. Esta última fue muy celebrada, aunque un clamor se fue extendiendo entre el núcleo duro del grupo. Este núcleo de fans exaltados pedían a gritos la canción “Una mujer enamorada es otra forma de terrorismo”, una de las mas originales canciones del duo publicada en “Desilusiones De Grandeza” (2012) y que tenía que sonar esa noche sí o sí.
El grupo siguió desgranando su ultimo álbum con cortes como la siniestra y un tanto paranormal “Guardabosques” o “Nuestro amor destruirá el mundo”, donde las guitarras de Álex brillaron. Sin embargo, el núcleo duro seguía reclamando su canción sin cesar y esa “mujer enamorada” no llegaba. Carlos incluso hizo varias bromas al respecto primero diciendo “pero si esa canción ya no la tocamos” o “¿pero de verdad os gusta la canción o es para dar por culo?”.
Pues nada, esta gente del núcleo duro poco a poco, y como si de un conjuro mágico se tratara, fueron perdiendo su forma humana y transformándose en temibles trasgos, una raza de monstruos muy peligrosos, como pudimos comprobar en aquel surrealista y un tanto penoso concierto de “Miss Agencia Tributara” Ana Torroja en “Bronxtoles”, donde un trasgo nos acompaño y casi acabamos en comisaría. Ciertamente, nuestra experiencia en trasgos es amplia: el “movimiento trasgo” tambien nos acompañó en una excursión a Alcorcón para ver a Fangoria, donde había dos trasgos borrachos que asustaron al pobre Rafa Spunky e increparon a una mujer ciclista un tanto extraña, aparte de gritar a los cuatro vientos eso de “Puta Barça y puta Cataluña” sin venir a cuento; lástima que estos trasgos particulares no vinieran con nosotros al concierto de la Broma Negra, ya que sospecho que un “Puta Barça” entre canción y canción hubiese satisfecho a Alex y Carlos como buenos madridistas que son.

A pesar de la impaciencia de los trasgos por escuchar su canción, yo me lo estaba pasando en grande. Tocaron mi canción favorita del duo “Señor, danos la victoria”, cosa que no hicieron en Alcalá y que les recriminé personalmente en ese concierto. Además, un nutrido grupo de MILFS empezaron a invadir la sala por todas partes y esto era todo un festival de belleza madura. Bien por la Broma Negra, yo estaría muy orgulloso si mi público fueran MILFS.
Ademas todo este tema a mi ego le vino de perlas. Y esto, ¿por qué? Pues no por las MILFS en sí mismas, más bien por sus acompañantes masculinos, gente físicamente muy acabada y que dado que el Dragón y yo somos unos perfectos atletas, pues qué queréis que os diga... Me llego a quitar la camiseta y la lío parda; en un momento lo pensé en plan “dejad que las MILFS se acerquen a mí”, pero luego desistí pues estos novios son muy celosos y seguramente querrían defender su presa, con lo cual nuestro destino sería acabar hostiados (como dice la Broma Negra en “Nieto de maestro de escuela” “no somos muy buenos con los puños”) y nuevamente en comisaría donde ya nos conocen demasiado.

Por fin llegó el momento. Carlos mira el setlist y dice “no me lo puedo creer”. Había llegado por fin “la mujer enamorada”. El “mundo trasgo” estaba de enhorabuena y disfrutó la canción desde la primera a la ultima letra. Carlos a veces dejaba de cantar para que lo hiciera ese coro desinhibido y de otro mundo. La siguió “Domingo de pasión” con sus toques medievales y el predominio de los teclado; hay que decir que ha sido todo un acierto el incluir a un teclista en la formación en lugar de las bases programadas que llevaban antes. Ójala lo conserven mucho tiempo, pues le da mucho mas empaque al sonido del grupo, aparte de incluir algunos detalles diferentes a las versiones de estudio, porque además éste es un teclista de los que realmente tocan los teclados. Cosa difícil de ver últimamente. Sin embargo el núcleo duro no descansó y ahora pedían con pasión “Nieto de maestro de escuela”, con lo cual La Broma Negra estaban obligados a tocarla si no querían salir de allí a gorrazos.
El concierto, generoso en tiempo, iba llegando a su fin. A la melódica y un tanto amarga en la letra “Perdón por pegarte mis piojos”, le siguió “Cuidado con lo que matas”, con la que el concierto toco a su fin o más bien a un pequeño descanso, ese absurdo “me voy pero no me voy” de los bises; yo nunca entendí esta absurda costumbre y parece que Carlos tampoco, pues cuando volvió a salir dijo “esto de los bises me parece absurdo” y tenía toda la razón. Una convención de los conciertos que debería ser eliminada. En los bises nos cayó en primer lugar “Envenenador de manzanas”, lo cual mosqueó a los trasgos. Sin embargo, tras esta canción el núcleo duro tuvo un orgasmo brutal cuando sonó “Nieto de maestro de escuela”, canción que reclamaban y que La Broma Negra hizo muy bien en tocar, pues no hay que enfadar a estos pequeños monstruos. La siguió “Su decisión, mi capitán” una de mis favoritas del anterior disco que sonó grandiosa con los teclados y finalmente el concierto dio a su fin definitivo con la enérgica “El descanso de los bañistas”, título que me recuerda a la canción de Morrissey “The lazy sunbathers”, aunque ambas canciones musicalmente tienen poco que ver.

Nada menos que dos horas y 25 canciones de concierto que se hizo corto y donde todo el mundo salió satisfecho. Los trasgos recuperarían su forma humana y empezarían a enfilar su camino a casa como niños buenos. También hubo tiempo para las anécdotas y el humor, como cuando alguien le dijo a Carlos que llevaba la bragueta abierta y éste respondió subiéndosela “bueno no pasa nada, estamos en confianza”.
Estuvimos charlando un rato con Álex y Carlos, felicitándoles por el magnífico concierto ofrecido, donde esta vez sí, todos los factores estuvieron a favor del grupo, a pesar de ciertos problemas de sonido que el público no notó en absoluto. La Broma Negra demostró que tiene un publico fiel y devoto que celebra cada canción y lanzamiento del duo. Ahora es cuestión de darse a conocer a mas gente para que se vaya ampliando esa base de fans. ¡¡No todo van a ser MILFS!!
Leer más...

miércoles, 28 de mayo de 2014

Discos, música y reflexiones cubrirá el concierto en Madrid de Tom’s Cabin (30-05-2014)

Ya vimos a Tomás Hernández al frente de su proyecto musical Tom’s Cabin no hace mucho. Fue en una siempre complicada  noche de domingo en la céntrica sala Costello y realmente quedamos muy contentos con lo que pudimos vivir en aquella ocasión. Tras haber sido finalista en los Premios Villa de Madrid del presente año, Tom’s Cabin están en un muy buen momento y por ello nos ofrece otra posibilidad de vivir su directo en Madrid.

Temas de su primer disco nutrirán principalmente su repertorio, pero estén seguros de que Tomás nos ofrecerá más de una versión de algún otro artista, cosa que no habrán de desdeñar, ya que en el concierto al que asistimos hace unos meses atrás, hubo una cover de un tema de Paolo Nutini (el “Jenny don’t be hasty”) que fue un total subidón.

Por todo lo expuesto, no sean bobos y vayan este viernes (en esta ocasión no tienen la excusa de que sea una noche de domingo de bajona) a La Boca Club, situado en la céntrica calle Echegaray, a las 22h a comprobar el directo de Tom’s Cabin. Durante la próxima semana les comentaremos qué tal ha ido la cosa. Agradecemos a Cookie de Promociones Sin Fronteras que nos haya considerado como medio de comunicación para informar sobre este interesante concierto.
Leer más...

martes, 27 de mayo de 2014

Discos, música y reflexiones cubrirá el concierto en Madrid de Bauer (29-05-2014)

Este próximo jueves 29 de mayo de 2014 acudiremos a la sala Costello, lugar que tardamos mucho en visitar y al que vamos mucho últimamente, a ver la actuación que en Madrid ofrece el grupo Bauer. Vienen dispuestos a presentar el material incluido en su último disco de título “Azul Eléctrico”. La actuación comienza a las 22.15h, pero antes pásense a disfrutar la sesión del Dj Pichurra, del cual ya hemos informado favorablemente en otras ocasiones que le hemos visto pinchar.

A buen seguro recomendamos que lo consideren para sus agendas sociales del jueves por la noche. Siempre es interesante acudir a un concierto en sala y poder descubrir a esta banda y a su propuesta. Nosotros les informaremos durante la siguiente semana de lo que tendrá lugar, pero les recomendamos mejor que lo vivan de primera mano y luego, si quieren, cotejen sus impresiones con respecto a las nuestras. Agradecemos a Pablo Arribas que nos haya tenido en cuenta para poder informarles de este concierto.
Leer más...

viernes, 23 de mayo de 2014

Discos, música y reflexiones cubrirá el concierto en Madrid de La Broma Negra (23-05-2014)

La Broma Negra presenta en Madrid en la sala Maravillas su último disco “Déjanos La Luz Encendida”. La cita es en pocos minutos y por motivos técnicos no hemos podido informarles antes de ello, ni hemos sabido de nuestra acreditación al evento. Les informaremos en próximos días de lo que Carlos Caballero y Álex Gómez nos ofrezcan en unos minutos.
 
Les agradecemos personalmente al grupo que nos hayan tenido en cuenta para poderles informar una vez más en nuestros dominios de sus siempre interesantes actuaciones, con un directo muy llamativo y cuidado.
Leer más...

Temporada 5/ Programa 15: Nicolás Pastoriza y “Poetas & Motocicletas” (2013)

Nuevo y último capítulo de entrevistas de la 5ª temporada de radio de “Discos, música y reflexiones”. Para poner el cierre a este tipo de programas que realizamos por esta temporada, tuvimos el lujo de poder contar con el músico vigués Nicolás Pastoriza, quien muy amablemente nos atendió telefónicamente para poder hablar principalmente sobre su último disco “Poetas & Motocicletas”.

Aunque el motivo principal del programa fue dar tratamiento y analizar su último lp, escuchando varias de las canciones que lo componen, pudimos también hablar con Nicolás sobre otros aspectos generales de la música en sí, sobre los cuales este músico de largo recorrido nos aportó su interesante y valiosa visión.

Quedó un programa ameno y repleto de canciones notables. La cita será a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá deHenares (RUAH) este sábado 24 de mayo. Podrán escucharlo en redifusiones los siguientes miércoles 28 de mayo y 4 de junio a las 23.00h y el sábado 31 de mayo a las 16.00h en la misma sintonía. De momento, les esperamos en el estreno de este sábado. ¡No se lo pierdan!

Links de interés:
Emisión on-line RUAH: http://www.ruah.es/online.html
Leer más...

lunes, 19 de mayo de 2014

Discos, música y reflexiones entrevistó a Nicolás Pastoriza

Tras la emisión en directo del programa que dedicamos a Hall & Oates en Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH) el pasado 10 de mayo a las 16.00h, contactamos con Nicolás Pastoriza via telefónica. El motivo era llevar a cabo la grabación de la última entrevista de nuestra 5ª temporada en las ondas.

Terminar con Nicolás y el análisis radiofónico de su disco “Poetas & Motocicletas”, el último que ha editado hasta el momento, fue una buena forma de dar por terminado este apartado de programas hasta la hipotética 6ª temporada. Nicolás aguantó con paciencia durante un buen rato al teléfono para llevar a cabo la grabación de la entrevista.

Con su buena disposición y la compañía de 4 temas de su último trabajo, creemos que nos quedó un buen resultado. Podrán comprobarlo este sábado 24 de mayo de 2014 a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH). Aquí les dejamos el link al evento en Facebook por si se quieren sumar.

Agradecemos a Pablo Arribas sus gestiones para que esta entrevista se pudiera llevar a cabo y por supuesto la amabilidad y buen trato que recibimos del propio Nicolás.
Leer más...

viernes, 16 de mayo de 2014

Nicolás Pastoriza - Poetas & Motocicletas (2013)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
La reserva cultural del noroeste patrio, quiero decir la ciudad de Vigo, es lugar de numerosos artistas musicales de especial relevancia a los que hay que prestar especial atención. Hoy nos ocupa uno de los protagonistas que quizás menos brillen en el panorama más cacareado a nivel nacional, pero que más relevancia y respeto tienen dentro del mundo cultural vigués.

Tenemos como protagonista al músico Nicolás Pastoriza que en el pasado 2013 editó su nuevo disco “Poetas & Motocicletas”. De título muy lírico, ciertamente este nuevo disco de Pastoriza ofrece un conjunto de 7 canciones que, con sus matices puntuales, destila intimidad y cercanía. Las piezas que componen el disco tienen una instrumentación delicada y muy pulida, con sus momentos de intensidad, pero que como idea o sensación general transmite sensibilidad a raudales.

Nicolás Pastoriza es conocido por, entre otras muchas cosas, haber estado recientemente de gira con Iván Ferreiro. Además, el vínculo con el ex-líder de Piratas va más allá de la gira, ya que recíprocamente han colaborado en sus últimos discos como músicos y también hay que destacar en el último y llamativo videoclip de Ferreiro, Pastoriza hace un cameo dentro de ese mundo de oficinas de partidos políticos, gente con traje, corbata y mucha corrupción. Dejemos ya la introducción y veamos lo nuevo que nos ofrece Nicolás Pastoriza con este “Poetas & Motocicletas”.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Psicofonía en fa mayor”: “Poetas & Motocicletas” comienza con la ambigua “Psicofonía en fa mayor”. La ambigüedad viene asociada al contraste entre la inocente y de tintes infantiles melodía y la letra a modo de advertencia que Nicolás Pastoriza nos entona con un tono que incluso puede resultar algo amenazante. Finalmente la cosa no va a más y no hay que lamentar heridos. Nicolás con esta pieza parece advertir al oyente de que sea responsabilidad suya que escuche lo que él grabó. Por fortuna, asumimos el riesgo para comprobar que “Poetas & Motocicletas” merece la pena y no hay nada de lo que asustarse.

2. “Drogas 2.0”: En la 2ª canción el título es rotundo. “Drogas 2.0” sin embargo no rompe bruscamente respecto a la anterior “Psicofonía en fa mayor” de inicio de la obra. Melódicamente alterna rudas notas de guitarra eléctrica, aunque en ritmo de medio tiempo, con una ornamentación de teclados muy sentida y cuca. En el estribillo la batería entra con fuerza al mismo tiempo que las guitarras se endurecen más y toman el primer plano sonoro de la mezcla. “Drogas 2.0” en cierto modo, en sus estrofas, transmite un cierto carácter hipnótico que por lógica le viene como anillo al dedo.

3. “Plutón”: Quizás con “Plutón” nos encontramos con la canción más inmediata de “Poetas & Motocicletas”. Con esta pieza, Nicolás Pastoriza crea el estribillo más pegadizo de la obra. La instrumentación alterna un vigor guitarrero notable que se suaviza con unas notas delicadas de teclado que se repiten cíclicamente durante toda su duración. Destila una cierta desesperanza en la letra que sumada al tono épico de la melodía da como resultado lo que es, es decir, una pieza redonda y muy destacable. Supera los 5 minutos, pero incluso se nos hace corta.

4. “Ojos gris metalizado”: Con vigor y ritmo entra “Ojos gris metalizado”. Como pueden ver, casi todos los títulos del disco son muy llamativos y esta forma de definir a unos ojos (con un adjetivo o color más derivado del mundo del comercio automovilístico) es otro ejemplo de ello. Tras el arreón de inicio, en lo instrumental “Ojos gris metalizado” aumenta su dosis de intensidad en el estribillo y quizás sea el momento más rockero en global de “Poetas & Motocicletas”. La emotividad, muy asociada al tono vocal de Nicolás, sigue muy presente, aunque ahí se ha rebajado algo la dosis con respecto a la muy intensa e inmediatamente previa “Plutón”.
5. “Poetas & motocicletas”: Quizás retomamos la calma y sensación acústica que tuvimos en los primeros minutos del disco con “Psicofonía en fa mayor” con la canción título. “Poetas & motocicletas” conforma un medio tiempo bien adornado con el mellotron a cargo del propio Nicolás y unas cálidas notas de guitarra. Los matices instrumentales que incluye esta pista en su tramo final, acompasado con el tarareo relajado de Nicolás, ayudan a engrandecer la canción y confirmarla como otro de sus temas notables, no siendo el caso de que la canción título sea indigna de ese favor.

6. “Basura espacial”: De la bella languidez de la canción título, pasamos a la en cierta parte agria “Basura espacial”. No es en el sentido melódico, donde destaca el contraste de energía entre estrofas y estribillo, sino en la letra, donde vemos cierta desesperanza a la par que alguna referencia fílmica de nuestro agrado. Deseos frustrados pedidos a estrellas fugaces ingratas que nos devuelven chatarra espacial, es lo que Nicolás Pastoriza pone en queja en el estribillo de esta canción que nos lleva de su mano al final de obra.

7. “M.I.L.F.”: Emm, pues sí, el disco termina con otra canción de título llamativo. En lo musical la canción es alegre y desenfada, con teclados de relumbrón. En la letra hay sentimientos encontrados, con notable aire de reproche a la par que de reafirmación personal: “para empezar te diré lo que me quiero, es de ese amor que da asco por sincero” comienza diciendo Nicolás para luego elaborar el tratado a comunicar a la otra parte contratante, aclarando que ese sentimiento estuvo antes presente por la otra parte que escucha. Final por tanto con cierto todo agridulce, pero que es más dulce que agrio, ya que no hay nada mejor en la vida que superar los malos momentos y en esta historia que pone el cierre final a “Poetas & Motocicletas” que nos narra Nicolás Pastoriza está claro que el amor dejó muchas heridas, las cuales se ven superadas al menos por poder contarlo. Eso sumado a su melodía luminosa nos hace terminar el disco con optimismo.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Este “Poetas & Motocicletas”, sucesor del disco “El Niño Con La Raqueta En El Espejo” de Nicolás Pastoriza, ha tenido por lo general bastante buena acogida. Las buenas críticas en la red son comunes y “DMR” va también en ese sentido. Estamos ante un disco sintético. 7 temas concisos. Bien dirigido y con mucha intención de lo que busca transmitir.

Este disco, de bonita portada paisajística, transmite la sensación general de mucho sentimiento. No obstante, no estamos para nada ante un disco sensiblero, ya que las cosas, cuando hay que poner los puntos sobre las íes al decirlas Nicolás no escatima en ello. Hay variedad sonora, ya que hay capítulos melódicos inocentes, aguerridos, épicos y desenfadados.

Somos amigos de los discos que no exceden y de hecho, allí en Vigo también había un tal grupo llamado Golpes Bajos que en su corta discografía maravillaron al mundo con mini lps. Creemos por tanto un acierto el compendio de temas que ha ensamblado Nicolás Pastoriza para su última creación. En directo también está recibiendo buenas críticas el concierto que ofrece Nicolás en la gira de presentación. Fue una lástima que nos perdiéramos su actuación en la sala Costello hace un tiempo atrás, pero teníamos otros compromisos personales ineludibles. Intentaremos ir a la siguiente. Mientras tanto, seguiremos disfrutando de los 7 capítulos que forman parte de “Poetas & Motocicletas”. Y lo respectivo a Nicolás Pastoriza y su último disco no termina aquí; antes de lo que se imaginen, más...
Leer más...

lunes, 12 de mayo de 2014

Programa Miguel Bosé “Cardio” (Temporada 5/ Programa 13)

Miguel Bosé y su, hasta la fecha, último disco de temas inéditos “Cardio”, editado en 2010, fueron protagonistas de nuestro programa “12+1” de nuestra 5ª temporada. Lo llevamos a cabo el pasado 26 de abril en riguroso directo a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH).

Acudieron al estudio nuestros contertulios Luis Felipe Novalvos, que debutaba en la 5ª temporada de “DMR” en las ondas, y José Antonio Sánchez, habitual tertuliano en nuestros programas dedicados a artistas nacionales. Mariano González tomó participación telefónica por su convalecencia física (de ahí el enésimo cutremontaje del año que encabeza el post) y servidor de ustedes, Víctor Prats, como es habitual, ejerció de presentador y moderador.

No hubo opción, como en el multitudinario programa de hace un par de temporadas sobre “Velvetina” de que nuestros oyentes pudieran llamar para comentarnos sus impresiones, pero sí que leímos sus impresiones que fueron dejando en el chat box de la emisión on-line de RUAH y en el evento creado en Facebook.

Fue un buen programa, el de más audiencia de esta temporada (y es que el bueno de Miguel mueve montañas o, mejor dicho, legiones de seguidores), repleto de buena música aportada por los 4 temas que pusimos de “Cardio”. A continuación el widget insertado para que escuchen aquí mismo el programa. También les dejamos el link directo a Ivoox por si se lo desean descargar: http://www.ivoox.com/dmr-5-13-audios-mp3_rf_3103916_1.html
Leer más...

viernes, 9 de mayo de 2014

Temporada 5/ Programa 14: Daryl Hall & John Oates y “Big Bam Boom” (1984)

Nuestro siguiente programa de la 5ª temporada está dedicado a recuperar a un dueto musical muy válido que a día de hoy están muy olvidados y poco reivindicados. Bien es cierto que Daryl Hall y John Oates llevaban ya un buen tiempo editando muy buena música allá por 1984, y no en vano el disco que nos ocupará para dignificar a estos 2 es quizás su canto del cisne.

Tras “Big Bam Boom” Hall & Oates volvieron a tener poca repercusión, tanto juntos como en solitario. Venían de la resaca populista de su “H2O”, en el que se encontraba la masiva “Maneater” y vivían por tanto su mejor momento, estando además acompañados por músicos tan interesantes y buenos en lo suyo como el saxofonista Charlie DeChant o el guitarrista G.E. Smith.

En este “Big Bam Boom” hay grandes temas como por ejemplo “Out of touch”, pero ahí no queda la cosa. Confiamos en que les surta el interés o les resurja, mejor dicho si es que les conocen de antes, y se sumen a nuestra emisión en directo este próximo sábado 10 de mayo a las 16.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH). Les esperamos.

Links de interés:
Evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/632081726870111/
Emisión on-line RUAH: http://www.ruah.es/online.html
Leer más...

viernes, 2 de mayo de 2014

Arcade Fire - Reflektor (2013)

ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
Hay grupos a los que se les nota la intención de querer dominar el mundo y se puede ver cómo miden sus pasos discográficos tras un éxito notable. A otros se les nota todo lo contrario y creo que en este 2º conjunto podemos meter a los canadienses Arcade Fire. Tras editar “The Suburbs” y confirmarse como la sensación del momento en 2010, el grupo ha decidido ir por libre en el lanzamiento de su 4º disco de estudio.

Dejando totalmente de lado sus momentos ampulosos y las canciones-himno que les caracterizaron en sus primeros discos (sobre todo en el 1er. y 2º disco), el grupo encabezado por el matrimonio compuesto por Win Butler y Regine Chassagne, opta por desarrollar su lado bailable y rítmico, el cual se podía ver en pasajes tales como “Sprawl II (mountains beyond mountains)” de “The Suburbs”. El 3er. disco de Arcade Fire era ambicioso en el sentido de ser un trabajo amplio en el abanico de los géneros que trabajó el grupo. A día de hoy, tras escuchar este “Reflektor” da la impresión de ser un disco bisagra entre los comienzos del grupo y el, quién sabe, futuro de la banda.

Creo que en el grupo siguen, si no los mismos, casi todos los componentes habituales de esta nutrida formación musical (o al menos eso parecía verse en el videoclip de “Reflektor”, la canción título que ha sido a la par el primer single de la obra). No tan extenso como “The Suburbs”, pero sí generoso nuevamente resulta “Reflektor”, con lo que decido pasar a hablar ya de sus canciones.

ANÁLISIS DEL DISCO.
1. “Reflektor”: La canción título, primer single además, marca las pautas generales del disco y las líneas maestras de los mejores pasajes del lp, que serán los más bailables y electrónicos. Es una canción larga, como la mayoría de las del lp, con intensidad y rabia tamizada con cierta nocturnidad y misterio en sus formas que no se pueden obviar. A pesar de ser muy generosa en duración, cierto es que no se hace pesada en absoluto. Su videoclip, con el grupo provistos de sus versiones cabezudas, vagando por el campo y conduciendo camiones añejos por caminos perdidos en mitad de la noche, también resulta chocante y llamativo. Un buen anticipo de disco, que sin duda llama la atención de cualquiera que haya seguido hasta la fecha la trayectoria del grupo, y que también ayuda a formarse una idea bastante fiel de muchos de los sectores que forman parte del nuevo disco, los que a la par son los más destacables (al menos para nuestro gusto personal).

2. “We exist”: Destacando por esos latigazos de guitarra eléctrica que me recuerdan en parte a los The Clash, “We exist” es un tema que a la larga se ha terminado convirtiendo en uno de mis favoritos del disco. Tiene un cierto carácter agrio dentro de una melodía de férrea base. Buena simbiosis vocal entre Regine y Win. Algunos efectos sonoros evocan al leve carácter clásico del sonido primigenio del grupo, pero hay que afinar mucho el oído para caer en esos detalles.

3. “Flashbulb eyes”: Tema experimental y bizarro es “Flashbulb eyes”. Sonido de laboratorio y retrofuturista para una canción dotada de una base rítmica notable, aderezada con notas sintéticas extrañas y notas de guitarra eléctrica que se amoldan a la peculiar melodía de esta pieza de reducida duración.

4. “Here comes the night time”: Arcade Fire en este nuevo disco han metido una especie de suite inconexa llamada “Here comes the night time”, dividida en 2 partes separadas dentro del disco. Esta primera parte comienza acelerada y desaforada, para solamente retomar ese frenesí en su sector final. El resto de su duración resulta pachanguera e ingenua, sin que sea un pasaje demasiado memorable del disco. Sí reconozco que en su tramo final, con toda la fanfarria activa y Win manteniendo el ritmo al micrófono, resulta más notable.

5. “Normal person”: Igual que en “We exist” veía algún retazo punk en las guitarras eléctricas, “Normal person” quizás sea el tema más punk del disco. Regine se hace notar acompañando a Win en ciertas partes en esta canción de poderosas guitarras eléctricas.

6. “You already know”: Continuando en la onda del pachangueo que nos dejaba en gran parte de su metraje “Here comes the night time” en la primera de sus partes, llega “You already know”. Esta canción no va a ningún lado en particular y de alguna forma acerca a Arcade Fire al pueblo llano, ya que es una pieza que está muy lejos del nivel de exigencia que se la ha visto al grupo hasta la fecha en cualquiera de sus canciones. Confirma de alguna forma un sector algo flojo del disco que todavía durará unos minutos más.

7. “Joan of Arc”: En “Joan of Arc” Arcade Fire presentan una canción nuevamente anárquica, que de alguna forma es la prima hermana de “Normal person”. De hecho, el comienzo es a troche y moche, muy atropellado. Luego el tema se normaliza, y aunque tiene un cierto carácter agrio y algo de encanto, lo cierto es que es otro tema que tampoco nos contenta del todo. A estas alturas quizás se puede haber perdido la fe en Arcade Fire, o al menos en este disco que nos entregan, pero todavía no le den al “stop” y continúen escuchando, que lo mejor viene a partir de ahora. 
8. “Here comes the night time (part 2)”: Con la 2ª parte de “Here comes the night time” comienza el resurgir del ave Fénix de Arcade Fire en su “Reflektor”. Si desde que escuchamos las 2 primeras canciones hasta ahora hemos atravesado un sector de canciones muy discretitas de nivel, el grupo sellará una 2ª mitad de lp muy notable. Centrándonos en esta 2ª parte de “Here comes the night time”, pasamos del pachangueo y de la locura de la 1ª parte a un rollo misterioso y verdaderamente nocturno muy sugerente y elegante. Su decadencia sonora y melódica hace grande a esta canción que nos permitirá adentrarnos en un universo de melodías más oscuras y bailables que, aunque igualmente están muy alejadas de los himnos del grupo tradicionales, nos permitirá experimentar muy buenas sensaciones sonoras, las cuales, también hay que advertirlo, cristalizarán cuando hayan concedido al menos unas 5 o 6 escuchas tranquilas a este disco.

9. “Awful sound (Oh Eurydice)”: En “Awful sound (Oh Eurydice)”, Regine toma quizás el protagonismo vocal de forma más clara en el disco en algunas partes de esta canción para ayudar a conformar la pieza de sonido más triste de “Reflektor”. Su sonido es muy melancólico y sentido en varias partes. Esta pieza forma una suite con extraña compañera de cama con la siguiente pieza; quizás lo verán de forma más clara por sus complementos de nombre en el título con lo indicado entre paréntesis.

10. “It’s never over (Oh Orpheus)”: Quizás la pieza que más me gustó de primera escucha y que a día de hoy me sigue pareciendo una de las mejores del disco es “It’s never over (Oh Orpheus)”. Aquí Arcade Fire apuestan claramente por el ritmo y el baile (no en vano, un día que fui a Fnac Callao, poco después de que saliera el disco, en una pantalla había un video promocional del grupo tocando en un discoteca, que de forma clara pone sobre la mesa las intenciones de estas nuevas composiciones). Regine sigue fuerte en esa pieza en el apartado vocal. Alterna notas de teclado muy sensibles con unas bases y otras notas muy rotundas y potentes que conforman un entramado sonoro que roza la perfección. Tiene retazos de intensidad a golpetazos melódicos y vocales que le dan mucha presencia y cuerpo. Buena base rítmica, con notable línea del bajo en ese apartado.

11. “Porno”: La pieza de mayor misterio y sensaciones sonoras sutiles es “Porno”. Quizás su título puede llevarles a equívocos o ideas preconcebidas de que se vayan a encontrar una pieza distinta en sus formas. Sin embargo, Porno resulta muy interesante y más aún al insertarse en medio de 2 de los pilares de soporte de “Reflektor”. Su nocturnidad e introversión es otro ingrediente distinto que suma al buen sabor de boca que deja la 2ª mitad del disco. Se crean unas atmósferas de teclados realmente fabulosas, que navegan entre lo nocturno y lo meramente onírico.

12. “Afterlife”: Dentro del disco, al igual que entre “Normal person” y “Joan of Arc” podíamos ver algo de parecido o hermanamiento entre canciones, con “It’s never over (Oh Orpheus)” y la presente “Afterlife” nos puede pasar algo parecido. Estamos ante otra canción de formas movidas y muy rítmicas. Los coros lisérgicos de Regine en el estribillo tan marcado y reiterativo que también canta con Win en las frases principales, son muy notables. Aunque la canción quizás peque algo de ser repetitiva, creo que es uno de los mejores momentos de “Reflektor”. Ayuda a enaltecer a la obra y aunque no tiene mucho que ver con los Arcade Fire de los himnos para masas, a nosotros nos gusta bastante esta variante del grupo (cosa que ya apuntamos en su día cuando analizamos “The Suburbs”). “Afterlife” me gusta desde sus primeros segundos, por cierto, muy parecidos a los de la canción título del álbum, con ese sonido descolgado y descabalado a base de sintetizadores nerviosos. Por momentos es muy hipnótica y oscilante, por los ya citados coros de Regine.

13. “Supersymmetry”: El capítulo final de “Reflektor” es a modo de epílogo con una pieza liviana, casi imperceptible y más aún tras la escucha de la animada y movidita “Afterlife”. “Supersymmetry” funciona bien como despedida, sin sobresaltos o locuras. Es una forma de decir adiós hasta la siguiente ocasión de forma elegante y sobria.

RESULTADO, CONCLUSIONES Y REFLEXIONES.
Tras “The Suburbs” Arcade Fire se ganaron el estatus de gran grupo o gran esperanza del panorama musical mundial. De esta forma, cualquiera de sus nuevos discos es esperado con ganas y se analiza con lupa. Con mucho menos recorrido o historia de la banda en cuestión, este “Reflektor” ha sido un disco que ha causado unas sensaciones parecidas a las que en su día causó el “Zooropa” de U2 a la gente. Un disco algo incomprendido y que muestra una evolución del grupo.

La repercusión de “Reflektor” se aprecia en hechos como que el videoclip de la canción título y single de presentación se ha puesto hasta la saciedad en Kiss Tv (y eso que es un video de casi 8 minutos), pero la gente ha acogido a este trabajo con cierta tibieza. Cierto es que tiene un sector muy anodino en el tramo central de la obra, pero por su comienzo y 2ª mitad, creo que es un trabajo que en conjunto está bastante bien. Yo le daría algo más de un 7 sobre 10.

Veremos si el grupo tiene bemoles de continuar la senda que han marcado o retornan forzados por la crítica a sus formas coreables y ampulosas de antaño. Este disco, de portada clásica con esa imagen de estatuas (que no me he molestado en buscar por ahí, pero que me atrevo a adivinar que es una representación de Orpheus y Eurydice, con sendas odas en el disco), no permite a Arcade Fire terminar de consolidar su liderato mundial musical (cosa que quizás hubieran logrado con algo parecido a lo que han ofrecido los Of Monsters And Men con su disco de debut). En tanto a su gira de presentación, salvo festivales puñeteros, no tenemos ningún concierto individual de gira programado por nuestro país para intentar rememorar aquel ya mítico concierto de 2010.

Este nuevo disco lo que sí demuestra es gallardía y valentía a la hora de ofrecer una propuesta musical con el riesgo que conlleva “Reflektor”. Igualmente, “Reflektor” pone de manifiesto que Arcade Fire pueden sellar otro tipo de música con maestría, aunque ya de eso nos dieron ideas en “The Suburbs”. ¿Qué será lo siguiente?

De nuestro programa de radio informarles que este sábado a las 16.00h y el próximo miércoles a las 23.00h en la sintonía de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (RUAH), podrán escuchar la redifusión del programa que dedicamos a “Cardio” de Miguel Bosé. El siguiente sábado 10 de mayo habrá nuevo programa en directo, con lo que la próxima semana no habrá artículo de revisión de disco, sino post promocional de lo que haremos en las ondas.
Leer más...